Twittear

21 agosto, 2013

Nuevas masculinidades

Estoy leyendo un libro de neurociencia de alguien que sabe tanto como Antonio Damasio, quien a pesar de ello no deja de reconocer en cada página las dificultades de un territorio como nuestro cerebro, y cuestiones tan espinosas como las emociones, los sentimientos y los procesos de aprendizaje. Pero también de la pasmosa facultad de nuestra memoria para expandirse y en un “efecto proustiano” vincular el recuerdo de una interacción a nuestro pasado y a menudo el pasado de nuestra especie biológica y nuestra cultura.

Por eso cuando leo cosas como lo que haya de ser la “masculinidad” puestas en manos de quien ni es claro el título con el que las aborda, y lo que le guía es un propósito ideológico, me echo a temblar. Si además nos proponen talleres para cambiarla como se hace aquí me pregunto si acaso como hacen los horteras con sus coches hay quien considera que al igual que a ellos se nos puede tunear.

De entre las muchas derivas del neofeminismo no es la menor que, en un demostración más de su inmensa osadía y voluntad de control social, haya decidido por su cuenta tomar como propio territorios como: lo que haya de ser la masculinidad, el aprendizaje en la escuela y fuera de ella y en general haya decidido que todo lo que tiene que ver con la moral social le compete y le compete de forma exclusiva. Y a estos efectos de nada está valiendo la demostración de la puerilidad de planteamientos como que los juguetes para niños y para niñas hayan de ser los mismos o que en la escuela cualquier desviación del patrón de que niños y niñas hayan de tener la misma conducta  deba ser castigado.

En este escrito ya mencionado en la bitácora se vuelve sobre el poder omnímodo y todopoderoso de la publicidad como configurador de la “personalidad” de cada uno, por supuesto sin percatarse de que no hay equivalente masculino a “porque nosotras lo valemos”, además de dar a ésta una dimensión completamente desorbitada sobre lo que pueda significar en nuestras vidas. No es ya que seamos pizarras en blanco sobre las que escribir desde que nacemos, es que un spot publicitario nos puede cambiar la vida. Si así fuese y teniendo en cuenta el papel que en ella juegan mujeres y hombres habría que concluir que nuestro futuro -el de los hombres- sería muy negro, aunque al autor del artículo muestre un claro sesgo selectivo.   

Pero más sorprendente me parece la actitud de la sociedad ante este tipo de prácticas que han decidido sustituir la figura del especialista  con título reconocido y sabiendo sobre qué postulados metodológicos trabaja, por la del experto, generalmente alguien a quien han decidido nombrar así sus pares, no en la academia, no en la universidad o el colegio profesional, sino entre sus correligionarios o si se quiere más claro entre quien quiera que sea que gobierna la llamada perspectiva de género y cuya metodología será aquella que mejor se adapte a los propósitos ideológicos de la misma.

Como sorprendente es que, ante las oscuras resonancias de los programas neofeministas que se proponían cambiar al hombre, cambiar la masculinidad, son ahora los profeministas quienes con igual propósito aunque distinta denominación nos proponen esos talleres sobre Nuevas masculinidades. Un curso acelerado de unos meses nos puede hacer un hombre nuevo. ¿A qué me recuerda esto? 

P.S. para los que tan preocupados se muestran por la imagen que de la mujer da la publicidad, este anuncio nunca ha existido. 

14 comentarios:

  1. Ahora mismo y a tenor de los datos con los que contamos en relación con el Alvia descarrilado en Santiago, más que del macho veloz, deberíamos estar hablando del profeminista precipitado y temerario.

    Realmente los profeministas no están siendo ejemplares en los modelos de masculinidad que propugnan si nos atenemos no sólo a la insuficiencia de su pensamiento, también a su práctica. Un pensamiento lleno de clichés y prejuicios contra cualquier varón que no sea ellos mismos o sus amigos, y que puede dar lugar a una situación tan bochornosa como la que debe estar viviendo el autor de un artículo tan desafortunado como el comentado, que de ir dirigido contra el maquinista acabó volviéndose contra él.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:07 a. m.

    Interesante información sobre gastos sanitarios

    http://ideas.time.com/2013/08/23/women-should-pay-more-for-health-care/?iid=op-main-lead

    Alberto

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:10 a. m.

    Un vídeo interesante sobre custodia compartida

    http://www.youtube.com/watch?v=1o2raj2EaJQ&desktop_uri=%2Fwatch%3Fv%3D1o2raj2EaJQ&nomobile=1
    Ana

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:26 a. m.

    Interesantísimo artículo sobre la hombría, guerra y coacción femenina, principalmente durante las dos guerras mundiales del siglo XX.
    ¿Quién se beneficia de tu hombría?

    http://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2013/05/16/las-plumas-blancas-hombria-guerra-y-coaccion-femenina/

    Saludos:
    Raúl

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humberto11:57 a. m.

      Muchas gracias, Raúl, por descubrirnos ese blog, que tiene una pinta magnífica, y yo al menos no lo concía.

      Eliminar
    2. Anónimo11:29 a. m.

      Hay un caso muy próximo a nosostros sobre coacción femenina para que los hombres partipen en la guerra: la de Dolores Ibárruri (la Pasionaria), cuando ésta jaleaba a los hombres de su bando para que matasen a los hombres del bando nacional. Y ya ven, Dolores Ibárruri es hoy en día puesta como un ideal por el feminismo hispano.


      «Es mejor ser la viuda de un héroe que la mujer de un cobarde».

      http://es.wikiquote.org/wiki/Dolores_Ib%C3%A1rruri

      José

      Eliminar
    3. Anónimo1:16 a. m.

      Un amigo que militaba en los comienzos del Bloque Nacionalista Galego (BNG)[nacionalista de izquierdas y muy feminista] me hablaba de una dirigente que, frente al creciente pacifismo y antimilitarismo en sus filas (y en las filas afines)mantenía que los jóvenes gallegos (hombres, claro)debían hacer el servicio militar para aprender a manejar las armas ante una hipotética revolución independentista. Y nadie la recriminó.

      Arturo

      Eliminar
    4. Mientras el neofeminismo se ha especializado en el victimismo, esto es, en exagerar, cuando no inventar, experiencias traumáticas sufridas por las mujeres, en los EE.UU se está desarrollando un inmenso programa liderado por el psicólogo positivista Martín Seligman, para dar cursos de resiliencia (capacidad para soportar traumas y recuperarse de ellos) a todo el Ejército, en la intención de minimizar y prevenir los problemas psicológicos derivados de un conflicto bélico.

      Esto se lleva haciendo con otros nombres y otros procedimientos a lo largo de toda la Historia. Con lo que al final resulta que se nos dice que caminamos hacia la igualdad pero si así fuera lo hacemos siguiendo las pautas de siempre, haciendo de la mujer un ser frágil y del hombre un machote capaz de superarlo todo y así no nos debe extrañar que un juzgado hay concedido a una profesora la jubilación anticipada por no recuperarse de un conflicto con la madre de una alumna que cogiéndola del pelo acabó zarandeándola, pero en EE.UU esté prohibido que cualquier ex soldado de los miles que cobran pensiones de miseria (300 €) pueda alegar algo parecido al “síndrome del Golfo”.

      Eliminar
    5. Anónimo5:09 p. m.

      Agradecería mucho la referencia al caso de esa profesora a la que se concedió la jubilación anticipada. Gracias.

      (Athini Glaucopis)

      Eliminar
    6. Pues de momento no puedo satisfacerte el gusto, porque lo he mencionado de memoria y ahora no lo localizo en la red. Fue en Cataluña y seguramente se trataba de una noticia de La Vanguardia, pero ahora la busco en Google y no me sale. Lo seguiré intentando. Te pido disculpas

      Eliminar
    7. He buscado un poco más y me parece que puede ser este caso http://www.europapress.es/epsocial/noticia-detenida-madre-alumna-agredir-profesora-constanti-tarragona-20111007133813.html
      pero ahora lo que me falta es la noticia de la sentencia. Lo que me ha quedado claro es que fiarse de la memoria no es buen método.

      Eliminar
  5. Es realmente interesante el enlace Raúl. Para mí el tema de los "invisibles" de las relaciones entre los sexos constituyen quizá la parte más interesante de lo que pueda aportar una bitácora como ésta, pero efectivamente es muy difícil hablar de lo invisible.

    Si importante es lo se que cuenta sobre este movimiento de las plumas blancas, lo que no debemos olvidar es que en el momento presente algo también invisible puede estar pasando, con idéntica distribución de personajes, y no estemos siendo capaces de sacarlo a la luz.

    En el tema de los sexos ocurre lo que con el Universo que la parte que conocemos representa el porcentaje menor porque la parte del león se la lleva la materia oscura.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5:12 p. m.

    Cuelgo esta noticia porque me ha dejado absolutamente perplejo y no me refiero a lo del cine X que por mí que haga lo que quiera, me refiero a ese párrafo en el que dice que agredió hace 4 meses a su compañero, fue puesta en libertad al día siguiente y el fiscal sigue sopesando si sancionarla o no. ¿En Suecia no tienen claro si una agresión es sancionable o no cuando se trata de una mujer a un varón? Cada día tengo la impresión de vivir en un mundo más extraño.

    http://www.lavozdegalicia.es/noticia/gente/2013/08/29/pipi-calzaslargas-actriz-porno/00031377768130615230638.htm

    Alberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo6:10 p. m.

      Aquí os dejo un enlace a un video que acabo deencontrar sobrela desechabilidad de los hombres (son cuatro, ero aparecen juntos)
      http://www.youtube.com/watch?v=rKAZRyJcPL4&feature=youtu.be

      Arturo

      Eliminar