Twittear

27 agosto, 2011

Hay que salvar a los niños

Traduzco algunos párrafos de la última entrada del blog: La cause des hommes,  que justamente lleva ese título:  Hay que salvar a los niños.


Educados por las mujeres, tanto en casa como en la escuela, los niños fracasan. Autor de: Nos enfants aussi ont un sexeComment devient-on fille ou garçon ? , el psiquiatra infantil Stéphane Clerget dice que es imperativo volver a introducir a los hombres en la educación y, la custodia compartida generalizada en los casos de divorcio.

... 

¿Estamos  bastante atentos a los estereotipos hoy, cuando educamos a los niños?

¡La escuela está llena de estereotipos! Los chicos son tratados más severamente que las chicas, son castigados más a menudo que las chicas. La escuela es hoy un verdadero problema para los chicos, porque son algo más inquietos, más kinestésicos y porque les es difícil permanecer sentados durante ocho horas haciendo trabajos de escritura. ¡En el colegio, incluso  hay  chicos que juegan a ser menos buenos para evitar ser tratados como chapones o como chicas!

Es totalmente necesario adaptar la escuela y masculinizar el cuerpo docente, sobre todo en infantil y primaria, ya que casi todo el personal es femenino. Es más mixto el cuerpo docente en secundaria, pero, en ese momento, desgraciadamente para los chicos, la selección ya está hecha. Personalmente, defiendo una  verdadera paridad del personal en la Educación nacional, y no solamente de los profesores. Si no hacemos esta revolución, si no reintroducimos a los hombres en la escuela, corremos hacia la catástrofe.

¿Se hace preciso cuestionar el carácter mixto?

Sería una mala solución, porque el carácter mixto tiene ventajas enormes: favorece los lazos entre los hombres y las mujeres. Pero sería mejor que la situación actual.

¿Los padres de hoy no están atentos a estos estereotipos?

Los padres comienzan de nuevo a interesarse por el éxito escolar de sus niños, pero generalmente es a partir de secundaria. Infantil y primaria continúan  de la mano de las  mamás. Y teniendo en cuenta el número de divorcios, muchos padres ven a sus niños solamente el fin de semana, y generalmente no es para hacerles trabajar. De resultas, en la cabeza del niño, la masculinidad se asocia con el ocio, mientras que la dimensión disciplinada de la vida se asocia con lo femenino. Cueste lo que cueste es necesario desarrollar la custodia compartida, hoy desgraciadamente pocas veces concedida, para que los padres actúen conjuntamente, y lo antes posible, en lo relativo a la educación escolar. Los niños hoy están en peligro. 

Le Figaro magazine, 20 août 2011     par Sophie Roquelle



20 comentarios:

  1. Lo cierto es que el comentario que he puesto en la entrada inmediatamente anterior, podía ir perfectamente en esta. En cualquier caso, creo que algo se empieza a mover en la buena dirección de la construcción de un masculinismo activo frente a la ideología evanescente de género.

    ResponderEliminar
  2. Leído en una publicación del Grupo Prisa. Algunas talibanes de género del mismo grupo seguro que reprochan su contenido:

    http://www.elpais.com/articulo/revista/agosto/Feminista/radical/elpten/20110828elpepirdv_4/Tes

    Hace mese puse aquí un artículo que también desglosaba el hartazgo que las mujeres de otros países (en aquel caso, holandesas) tienen sobre los dogmas oficiales de género. Claro que para una purista, artículos como el de Luz son señal de una peligrosa involución...

    ResponderEliminar
  3. A mi me preocupa especialmente la tendencia a asociar las buenas notas con las niñas, y que tanto alumnos como profesores y padres den por hecho que es normal que a los niños les vaya peor que a las niñas en el colegio, y que, en general, estudiar es cosa de niñas.

    ResponderEliminar
  4. Hace un par de años, Pascal anunciaba sus cursos de técnicas de estudios con fotos en las que aparecían más niñas que niños (4 chicas, 2 chicos). Varios activistas masculinistas enviamos cartas a su sede central con un contenido similar a tu post, Manu. Si veis los anuncios hoy, en la foto aparece un chico y una chica. Por lo menos, en este caso hemos logrado una paridad promocional...

    Otra anécdota. En el bachillerato de la excelencia implantado en Madrid, han sido elegidas 72 chicas y 65 chicos. Se han creado cuatro grupos de ciencias y uno de humanidades, este último mayoritariamente compuesto por chicas e implantado a última hora. Que haya más chicas en el bachillerato de la excelencia contribuirá a fomentar el estereotipo que señala Manu...y en modo alguno servirá para alertarnos de los peligros a los que se enfrentan los chicos y que Emilio señala en su post.

    ResponderEliminar
  5. Este último post de Pelle Billing está muy relacionado con lo comentado aquí:

    http://www.pellebilling.com/2011/08/philip-zimbardo-on-the-lives-of-boys/

    El video es interesante, así como algunos de los factores que añade Pelle en su post y que traduzco:

    - El sistema educativo no está adpatado a los estilos de aprendizaje masculinos.
    - La sociedad (occidental) propaga una imagen negativa del hombre.
    - La ausencia del padre en muchas familias (muchos niños carecen de padre) propicia que muchos chicos tengan dificultades en encontrar roles masculinos (ni positivos ni negativos), incluso en el entorno escolar.
    - Carecemos de una visión de masculinidad positiva en este mundo "postmoderno". Y sin esa visión, bien puedes dedicarte a (anestesiarte) jugando a la Playstation y ver pelis porno.

    ResponderEliminar
  6. Es verdad lo que dices Manu, pero además es una verdad paradójica, ya que no hace más de 20-30 años lo que se discutía era la capacidad de las chicas para, al menos, ciertos estudios.

    Desde luego es decisivo lo que ha pasado de un tiempo a esta parte con la autoestima de los chicos. Son temas silenciados, pero si uno va a desfile de disfraces de Carnaval de esos que se celebran en los coles y observa el disfraz de ellas y el de ellos, la uniformidad "no impuesta" en las unas y los otros y, sobretodo, la imagen que desean transmitir quizá esté descubriendo algunas claves importantes sobre este asunto.

    ResponderEliminar
  7. Plutarco, el comentario podría ser el mismo que hice a Manu, quizá sólo añadir que, por un buen motivo uno es capaz de hacer grandes cosas, el problema es cuando a uno le dicen que los buenos motivos a él no le corresponden o que su mera existencia es un problema. Un poco de eso es lo que está sucediendo con los chicos hoy.

    ResponderEliminar
  8. No se si habéis seguido estos días una noticia publicada en algunos medios que se hace eco de un nuevo estudio de género surgido de la Universidad de California (origen principal del argumentarlo de la ideología de género). El diario Público, por ejemplo se hace eco con el titular “La inteligencia espacial no es cuestión de género”. El investigador Moshe Hoffman (he indagado su CV y es economista) concluye a través de un estudio en dos remotos pueblos del norte de la India “que presentan el mismo origen biológico”, pero una de ellas es de organización patriarcal y otra matriarcal, que genes, hormonas y naturaleza para nada tienen que ver con la inteligencia espacial. Poniendo puzzle a las mujeres de las dos sociedades, las “matriarcales” tenían los mismos resultados que los hombres. Para más inri, dentro de la sociedad patriarcal, los resultados eran bastante mejores en los hogares que tenían como propietaria a una mujer. Conclusión del estudio que resalta Público: “que el entorno tiene un gran impacto en la brecha de género y que las medidas políticas que se tomen pueden ser cruciales para reducirlo”. Asumiendo que todo esto sea dogma de fe, ¿por qué las conclusiones suelen ser implantar políticas de género que favorezcan a las mujeres cuando un estudio "demuestra" una nueva brecha de género?. Si el entorno condiciona la destreza espacial de las mujeres y hace que no estudien carreras técnicas por esa razón, ¿por qué un entorno educativo y social que propicia el fracaso escolar masculino no debe ser modificado también?. ¿Por qué en la Universidad de Murcia a las chicas que decidían estudiar una carrera técnica se les cocbraba menos matrícula que a los chicos, cuando la presencia femenina en el alumnado universitario es ya mayoritaria?. ¿Por qué los niños no se salvan y las niñas si?.

    Otros estudios realizados en países económicamente avanzados y con igualdad de oportunidades educativas para hombres y mujeres se empeñan en manifestar esta brecha de género “a favor de” de los hombres http://www.sciencenews.org/view/generic/id/6789/title/Mental_Meeting_of_the_Sexes_Boys_spatial_advantage_fades_in_poor_families) para frustración de los ideólogos de la Universidad de California . La prensa anglosajona por lo menos ha mencionado estos estudios, en la española no los he visto.

    ResponderEliminar
  9. Plutarco, el enlace que pones conduce a una página de pago, pero es que además el título habla de que se desvanece lo de la superioridad en inteligencia espacial en los chicos de familias pobres. Corrígeme si me equivoco.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo6:40 p. m.

    Estimado Emilio, si no te importa coloco aquí un comentario sobre el asunto de la masculinidad. Lo pongo aquí para evitar tener que estar saltando de un artículo a otro. En realidad, todo está íntimamente relacionado.

    Discrepo, amigos. La masculinidad y la feminidad son algo más que tener XY o XX. Estoy conforme con que una persona con XY sea considerada hombre, sin más requisitos. O que una persona XX sea considerada mujer, de acuerdo hasta ahí. Pero todos sabemos que hay personas XY de quienes no podemos decir que sean muy masculinas. O personas XX que tienen comportamientos que distan mucho de ser femeninos. El significado de masculino (o femenino) se solapa sólo parcialmente con el de hombre (o mujer). Así, podemos decir indistintamente que tal persona es de sexo masculino o que esta persona es hombre. Significan aproximadamente lo mismo. Sin embargo, también podemos decir que tal hombre es, por ejemplo, amanerado, o afeminado. E ídem para las mujeres.
    Los cerebros de niños y niñas, de hombres y mujeres son distintos. Hay diferencias sistemáticas ya constatadas. En consecuencia, sus conductas también son sistemáticamente diferentes. Obviamente, esto es observable desde la más tierna infancia. Por tanto, la masculinidad la debemos definir a partir de los rasgos, tendencias y conductas que observemos, universalmente, en la población de niños y hombres (ídem para las mujeres). El hombre que carezca de los rasgos universalmente observados que componen la masculinidad no dejará por ello de ser hombre, pero nadie lo considerará viril, muy masculino o varonil. Si un hombre colecciona muñecas y juega con ellas, se amedrenta con facilidad ante el peligro, no es nada competitivo, dedica largas horas a mirarse al espejo, anda y se mueve afectadamente, etc., admitimos que su sexo es varón, pero nadie, en ninguna parte del mundo, dirá que se comporta como masculinamente. Si una mujer tiene modales de hombre, decimos que es mujer, pero mujer marimacho.
    Creo, amigos, que si lo que aquí estáis diciendo es que los hombre deberíamos tener derecho a comportarnos de manera diferente a como lo hace el hombre “típico” (independiente, decidido, competitivo, valiente…) sin que por ello nadie nos cuestionara el sexo, tenéis (o tenemos) la batalla perdida. Porque, como digo, no se cuestiona que se sea hombre en su sentido cromosómico o gonadal, sino, principalmente, la hombría, que es diferente. Porque hombría, diccionario en mano, es: “Cualidad buena y destacada de hombre, especialmente la entereza o el valor”. Y esto es lo que se cuestiona, la hombría, no el sexo gonadal del hombre carente de entereza y valor. Y cuando digo “se” cuestiona, quiero decir que tanto hombres como mujeres cuestionan la masculinidad u hombría de aquel hombre que carezca de entereza o valor. Pero, igualmente, cuando una mujer carece de las cualidades típicas de las mujeres, cuando carece de feminidad, tanto hombres como mujeres cuestionan la feminidad de esa mujer, no su sexo gonadal. No debemos, en mi opinión, imputar estas cosas al feminismo (ni al machismo). En todos los lugares de este mundo los hombres y las mujeres esperan que los hombres se comporten con hombría y las mujeres femeninamente...
    Sigue...
    Raus

    ResponderEliminar
  11. Voy a ver si consigo un abstract mas extenso de ese estudio, la referencia la he sacado de un artículo de un periódico americano. El estudio que menciono señala que en los países desarrollados con igualdad de oportunidades educativas para chicos y chicas, la ventaja espacial de los niños se mantiene...al mismo tiempo que entornos de pocos recursos económicos en esos mismos países parecen incidir negativamente en ese aspecto. En cualquier caso Pinker y otros han tratado este tema en mayor profundidad que el economista de la Universidad de California en San Diego.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo6:40 p. m.

    La presión contra el hombre sin valor no viene sólo de las mujeres, sino también de los hombres. Y esto lo sabe cualquiera que haya ido a la escuela o hecho la mili. La mofa contra el débil y el acoso y escarnio que sufre el apocado por parte de la comunidad de hombres no es menor que lo que puede sufrir por parte de la población de mujeres. Y a éstas, desde luego y por naturaleza, les gustan los hombres viriles, fuertes, valientes y competitivos. No son gustos o inclinaciones que podamos atribuir a ninguna, ideología, corriente cultural o moda: son universales e intemporales, propias de todas las culturas y todos los tiempos. Se trata de inclinaciones naturales, de instintos. La mujer quiere ver al hombre valiente. Repudiará al temeroso o melindroso.
    En este mismo sentido, he de decir que esa foto o imagen de la Junta de Galicia en que un chico aparece de rodillas ante una chica ofreciéndole un ramo de flores, no representa, en realidad, ningún deseo feminista, sino femenino. De hecho, las feministas más radicales repudiarían esa imagen por muchas razones. Ser cortejadas y adoradas por el hombre es lo más propio y natural de cualquier mujer de este mundo. Pero nos equivocaríamos si pensáramos que esa natural sumisión del hombre a las mujeres en el momento del cortejo no tiene nada que ver con el actual estado de poder feminista, pues resulta que, en realidad, una mujer nunca está definitivamente cortejada o conquistada por un hombre, de modo que lo que las mujeres llevan en la cabeza es que el hombre las corteje (que se someta a sus deseos o caprichos) y proteja de manera permanente. En un momento álgido del feminismo de género como es el que vivimos, resulta que los sueños de la mayor parte de las mujeres son los sueños intemporales de todas las mujeres de este mundo: que el hombre las corteje y las proteja. Y si no, ¿cómo explicar el tremendo éxito de taquilla que una película como Pretty Woman tuvo (y tiene) entre las mujeres? Aunque entre los deseos femeninos universales (naturales) y las reivindicaciones feministas hay diferencias notables, ambos mundos tienen rasgos comunes de tremenda importancia. A saber: en ambos casos las mujeres piden que el hombre las proteja y cuide. Cambia mucho la manera de solicitarlo y la concepción que ambos mundos han desarrollado del sexo masculino, pero, en definitiva, tanto la feminidad como el feminismo exigen al hombre un trato diferencial y privilegiado.
    Saludos.
    Raus.

    ResponderEliminar
  13. A ver, primero tengo que decirte que los temas de género me aburren muchísimo. No sé como me meto en estos berenjenales pero aquí estoy :-)
    Los estereotipos sexistas son terribles y la escuela está lleno de ellos. De acuerdo. Efectivamente, el tener que ir de duro puede ser una pesada carga para los chicos como lo es para las chicas tener que fingir fragilidad. Esto ha ocurrido siempre pero es ahora, casualmente cuando las mujeres tienen más oportunidades, cuando algunos empiezan a darse cuenta de que la moneda del sexismo tiene dos caras. Bueno, más vale tarde que nunca. ¿Son las mujeres las que han creado y mantenido estos estereotipos? Pues hay que ser un poco retorcido para pensar que sí, francamente. En cualquier caso, no se trata de una guerra de sexos: el sexismo es malo tanto para hombres como para mujeres. No sé por qué pero todas las niñas que conozco están totalmente obsesionadas con el tema de las princesas. Exageradamente. Mucho más que cuando yo era pequeña. Resulta que ahora el anhelo de esas niñas es encontrar al príncipe azul cuando sean mayores. Bueno, hay quien piensa que mejor para las crías porque, total, cuando conozcan al príncipe, éste las mantendrán y después si se divorcia ella se quedará con todo (como la Barbie divorciada del chiste :-)). Bueno, pues yo creo que esto es tan terrible para el hipotético príncipe azul como para la princesa. ¿No es terrible vivir pensando que alguien te tiene que rescatar en la vida porque tú misma no puedes manejar tu libertad? ¿No es terrible vivir pensando que tú deber es ser el rescatador, proteger y asumir todas las responsabilidades? Bueno, me voy por las ramas. Sólo quiero decir que por el bien de todos hay que cambiar estas cosas. No tiene sentido seguir con una guerra de sexos absurda.

    Respecto a la feminización de la enseñanza primaria. ¿Por qué crees que ha ocurrido? ¿Te parece que es una operación de las mujeres para tomar el control de la sociedad? ¿No será más bien que la profesión de maestro no es 'glamurosa' y por eso los chicos no la suelen escoger? Reconoce que 'soy piloto' suena mejor que 'soy maestro'. ¿Tú crees que realmente alguien ha impedido a los varones ser maestros? ¿No será más bien que no lo han hecho porque no han querido? Me gustaría que contestaras honestamente. Me parecería genial que hubiera paridad en el sistema educativo. Ahora, echarle la culpa a las mujeres del fracaso del sistema me parece una broma de mal gusto. Por cierto, las maestras son mujeres pero los legisladores y los jefes de los departamentos de pedagogía que los asesoran no lo son en su mayoría. En otros comentarios te explicaba las razones por las que yo creo que las chicas tienen más éxito en la escuela. No voy a repetir. A propósito, cuando estudiaba física más del 90% de los profesores eran varones. Muchos decían que las mujeres no servían para la ciencia. Casi todos te miraban con condescendencia. Uno en concreto decía que lo más que una mujer se podía acercar a la física era casándose con un físico. Algunas compañeras abandonaron la carrera, yo no. Hoy pienso que mi formación fue penosa porque los profesores no valían un duro, académicamente hablando, no porque fueran sexistas.

    ResponderEliminar
  14. (sigue del anterior)

    Por último hablas de la custodia compartida. Es un tema delicado. Antes pensaba que era la mejor opción pero ahora que tengo casos cercanos de niños que saltan de casa en casa y cuyos padres se odian mutuamente, no lo estoy tanto. Estaría genial si los padres fueran razonables y tuvieran un proyecto en común respecto a los hijos pero desgraciadamente no suele ocurrir. Entiendo que no es justo dar la custodia a la madre sistemáticamente. Creo que eso se debería cambiar. Y no me tengo por una persona conservadora en general pero también creo que 'aguantar por los hijos' no era una mala opción a veces. En fin, no sé, es un tema complicado. Pero en cualquier caso, me asombra que pienses que la masculinidad se asocia con el ocio. Debemos vivir en mundos diferentes. ¿Has hablado con la gente?¿leído cuentos infantiles? ¿has visto películas? ¿dibujos animados? Vamos, es que el modelo de hombre trabajador y proveedor sigue más vigente que nunca. Que los críos vean a los padres los fines de semana en una cafetería no significa que los consideren ociosos.

    ResponderEliminar
  15. Planteas muchas cosas Cristina. Comenzaré por el final, no soy yo quien asocia masculinidad y ocio, lo dice Stéphane Clerget y referido a los hijos que sólo ven a sus padres dos fines de semana al mes.
    La guerra de sexos lamentablemente está por todas partes y tengo la impresión de que no somos los hombres quienes la alimentamos.
    En relación con la custodia compartida a esta altura me parece una cuestión de principio. La otra opción es custodia materna obligatoria y esto no es sólo que sea peor para los niños, es que supone un oportunismo por parte del feminismo que me deja boquiabierto. No me parece menos escandaloso que oponerse a que las mujeres trabajen fuera.

    Esta diálogo que estamos manteniendo tendría que ser posible y factible todos los días, sin embargo, no es sólo que el neofeminismo no lo propicie sino que lo tiene vetado.

    A buena parte de los argumentos se les podría dar la vuelta y entonces nos preguntariamos por qué discriminación positiva, a cuento de qué paridad por ley, o sencillamente cuotas en tantos sitios.

    Contéstame tu una pregunta: ¿Crees que si la brecha educativa en lugar de en perjuicio de los varones, lo fuese de las mujeres, estaría el tema tan en silencio como está?

    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Incluyo un enlace a otro artículo, este publicado en The Atlantic, publicación de corte progresista (en el sentido europeo del término), que habla en términos parecidos al artículo que has traducido parcialmente, Emilio:
    http://www.theatlantic.com/magazine/archive/2000/05/the-war-against-boys/4659/

    El artículo se titula "The war against boys" y su autora desglosó extensamente los problemas escolares de los varones en el sistema educativo norteamericano, que, a través de la LOGSE, hemos reproducido en España. En los años 60 y 70 se desarrollaron estás nuevas formas de enseñanza e instrucción en universidades americanas con activa participación de pedagogas de género. No quiero insinuar que se trata de una conspiración de las mujeres contra los hombres, simplemente que la ideología de género, extendida por hombres y mujeres de todos los credos políticos, ha desempeñado un papel significativo en su expansión (la LOGSE y sistemas similares).

    Quizás parte de la explicación de la huída del varón de trabajos poco glamurosos este conectada con el deseo de ser príncipe azul. Una doctora se casa con un doctor, un doctor, con una enfermera o una celadora…pero una doctora es difícil que se case con un enfermero…aunque las crecientes tasas de fracaso escolar masculino están obligando a muchas mujeres a los que los anglosajones llaman “marry down”.

    Hace años, la empresa juguetera Hasbro intentó comercializar una casa de muñecas para niños y niñas. Pero las pruebas realizadas dejaron en claro que niños y niñas interactuaban con la estructura de manera diferente. Las niñas besaban a las muñecas, las vestían y jugaban a las casitas, los niños lanzaban el carrito del niño para que se deslizara en caída libre por el techo. La responsable del proyecto alumbró la siguiente explicación: “Los niños y las niñas, simplemente, tienen naturalezas diferentes”. Quizás muchas de las diferencias que atribuimos a un supuesto sexismo simplemente son reflejo de milenios de evolución que han propiciado formas de ser diferentes, pero complementarias, y que constituyen el éxito evolutivo de nuestra especie.

    En otro estudio realizado por el Departamento de Comercio estadounidense, en el año 2000 el 70 por cierto los trabajos relacionados con la informática y matemáticas estaban ocupados por hombres. En el año 2009, el porcentaje había aumentado al 73 por ciento, a pesar de que durante estos años se desarrollaron diferentes programas para incorporar a las chicas a estas carreras, a través incluso de exámenes de entrada que, supuestamente, descartaban pruebas de conocimiento sexistas. Eso no es óbice para que una mujer que quiera incorporarse a ese tipo de profesiones deba ser discriminada, de igual manera que tampoco debería serlo un hombre que quiera trabajar en educación infantil.

    De la necesidad de frenar la hostilidad entre sexos propiciada por el Poder, totalmente de acuerdo. El divide et impera quizás funcionaba con los romanos, pero en una sociedad culta (la generación mejor preparada de la Historia, dicen) y supuestamente igualitaria como nos venden que es la del siglo XXI, debería ser una técnica de gobierno vetusta.

    Por cierto, el silencio que existe sobre el fracaso escolar masculino es del mismo tipo de aquel que cuando habla de la incidencia de suicidios, esconde el desglose por sexos.

    ResponderEliminar
  17. Muy interesante debate. Desgraciadamente no tengo mucho tiempo para contestar pero quería añadir dos cositas. Creo que al argumento de que los hombres han abandonado la profesión de maestro no se le puede dar la vuelta tan fácilmente. Primero porque los oficios donde hay mayoría de mujeres (maestra, enfermera, ¡prostituta!...)no son los que están mejor vistos socialmente y por eso para los hombres dedicarse a ellos sería en cierto modo bajar. Esto está cambiando afortunadamente. Segundo, porque en el caso de las mujeres si existía un impedimento legal real para dedicarse a casi todo que no tuviera que ver con la casa y los niños. Dirán que ya está superado - y es cierto - pero la inercia social es grande.
    Dicho esto, creo que la escuela se enriquecería si hubiera mas profesores varones. También me parece obvio que hombres y mujeres somos diferentes. Y por último, también creo que habría que analizar con seriedad el tema del mayor fracaso escolar entre los chicos. Ya dije antes que creo que el sistema se adapta mejor a las chicas - no porque haya más maestras - sino porque premia la docilidad. También puede que tenga algo que ver con la expectativas de futuro de niños y niñas. Al menos antes, cuando los chicos sabía que poniendo ladrillos iban a tener buenos sueldos tuvo que ver. No sé. Voy a pensar al respecto :-)

    ResponderEliminar
  18. Yo también ando más liado de lo que quisiera, pero procuraré participar tanto como pueda.

    Te agradezco tu posición en tantos temas coincidente con la idea que mantenemos en este blog, no así en otros en los que incluso por lo que tienen de novedad de entrada pueden chocar.

    En relación con los maestros no creo que el motivo de que no haya más sea el desprestigio de la profesión. Como también te digo que va a resultar un reto muy difícil convencerlos para que que vuelvan a interesarse por una profesión que en otro momento atraía a muchos.

    Pero para convencerlos primero hay que ver la necesidad y todavía no estamos en ese punto en que la sociedad se ha dado cuenta de esta cuestión: el necesario equilibrio de sexos en los primeros años de vida de los niños y las niñas porque no sólo es bueno para ellos, también para quienes se enriquecen con su contacto.

    ResponderEliminar
  19. Interesante debate, no cabe duda, Cristina. Habría que distinguir entre fracaso escolar y abandono escolar. Es cierto que en la época del boom del ladrillo (que comenzó con Franco en los años 60), los chicos que tenían dificultades en el entorno escolar encontraban una salida poniendo ladrillos o fabricando el 600. Pero no es menos cierto que en los últimos 30 años, en el abandono/fracaso escolar de los niños, independientemente de ladrillos, y en todos los países occidentales, el factor determinante es precisamente el que señalas: el sistema tiene más en cuenta los estilos de aprendizaje de las niñas. Los varones en Primaria presentan importantes retrasos en el área de lenguaje, son más problemáticos en la disciplina (¿puede ser que sus profesoras esperan que se comporten tan dócilmente como la niñas?). Ojo, no estoy hablando de una conspiración femenina para castigarles más por ser niños. Los niños españoles además, en imitación a lo que sucede en otros países, son diagnosticados en mayor proporción que las niñas en algo que se llama ADD (Síndrome de Atención Deficitaria) y son medicados con la pastillita correspondiente para que estén tranquilitos en clase, propiciar un entorno más estructurado en el aula a los varones, quizás con una mayor presencia de profesores masculino como tu bien señalas y atendiendo a su diferente estilo de aprendizaje sería un importante paso hacia la igualdad de oportunidades educativas en España.

    No me gustaría establecer una especie de competición sobre a qué sexo trata peor el Sistema, pero quisiera también señalar que la persona que limpia la alcantarilla de tu calle con la mierda hasta las caderas, la que recoge tu basura todas las noches del año, la que degolla muchos de los animales que comes (si eres vegetariana, felicidades), la que asfalta la carretera por la que conduces en pleno mes de agosto, la que se encarama a poner ese ladrillo en el decimo piso, la que te protege en las manifestaciones (si vas) contra personas que opinan diferente que tú, la que se juega la vida en los incendios, … en fin, ese conjunto de personas que desarrollan trabajos tan desagradables y peligrosos como los que he descrito…suele ser, en un porcentaje que rebasa el 90% en casi todos los caso, un hombre. Y, por cierto, de la prostitución masculina también habría que hablar, creo que en este blog hay alguna entrada interesante al respecto. ¿Conoces a muchas mujeres dispuestas a bajar a las alcantarillas?. No creo que los cambios que mencionas vayan en esa dirección. El sueldo, según informaba un reportaje de TV no es malo en, torno a los 2000 Euros. Más que una profesora, enfermera y que algunas prostitutas.

    Sobre impedimentos legales, es cierto que mi madre tenía que pedir permiso a mi padre para gestionar el negocio que ella inicio en los años 70, pero mi padre también estaba sujeto a la ley de vagos y maleantes, que le podía enchironar si no demostraba que tenía un trabajo respetable o exhibía una sexualidad dudosa.

    ResponderEliminar
  20. He escrito un post sobre este tema en mi blog que quizás sea de interés para quienes han seguido este debate.

    ResponderEliminar