Twittear

12 septiembre, 2010

Las gafas del feminismo

Efectivamente existen unas gafas del feminismo. No sé si de color violeta o de qué otro color. Lo que parece claro es que son bifocales. Sí, poseen dos focos: uno para analizar y juzgar lo femenino y otro par hacer lo mismo con lo masculino, de tal modo que un mismo hecho según quien lo realice o lo padezca recibe consideraciones completamente diferentes sea que se refiera al hombre o a la mujer. Y así dicen, que si la mujer quiere triunfar profesionalmente debe hacerlo al altísimo coste de renunciar a su vida familiar,  en un descuido de cómo han calificado sempiternamente este mismo hecho referido al varón, quien no ha debido pagar ese alto coste pues su conducta como propiamente cabe calificarla es como la de un marido y un padre ausentes.

Se acusa  a todas las creaciones masculinas, incluida la ciencia,  de meros instrumentos de dominación de los hombres sobre las mujeres, y por eso, es lícito, incluso es lo que corresponde, pasar de sus pretendidas bondades. ¿Para crear algo superador de tal cosa?, cabría preguntarse. Pues no sé qué decir, ¿quizá los Womén’s Studies programs, han pasado en algún caso el rubicón de concluir que si es bueno para la mujer es bueno, y que toda la culpa de lo malo que les sucede a las féminas es obra y gracia de los hombres?   Tengo la sensación de que no, pero mejor que cada uno se conteste a sí mismo.

En, Feminismo para principiantes,  de Nuria Varela,   en el apartado número 12, referido a la Cultura se puede leer: “Los diccionarios no reflejan la realidad, ni la lengua, ni el mundo. Reflejan, simplemente, el poder de quienes los escriben.”

“Desde que las mujeres conquistaron el derecho a acceder a la educación masivamente y en todos los tramos –aunque no en todo el mundo-, comprobaron estupefactas cómo la aparente neutralidad de la ciencia era sólo eso, aparente, una gran farsa, y el saber científico, un saber reducido sólo a una parte del mundo.”

Referido a los medios de comunicación uno puede leer: “Paradójicamente, los medios, siempre en busca de la noticia y atentos a ser los primeros en detectar y contar los cambios y novedades que se producen en la sociedad, se han erigido en los guardianes del patriarcado.”

Un poco más adelante se dice: “Ningún opinador profesional es cuestionado ni intelectual ni profesionalmente por mostrar o defender posturas de desprecio hacia las mujeres”

En el apartado 11 con el título de: El cuerpo de las mujeres, que lleva por subtítulo, El botín más preciado, se habla del Trastorno de dismorfia corporal (TDC) así: “definido por los científicos como la preocupación anormal por algún supuesto defecto del propio cuerpo.” Una vez definido este trastorno del que según los psiquiatras norteamericanos el ejemplo más claro sería el de Michael Jackson,  la autora escribe: “Para la feminista australiana –se refiere a Germaine Greer- , se ha inoculado deliberadamente a las mujeres el TDC como un medio para inducirlas a comprar productos inútiles y sin ningún valor. Características que afectan prácticamente a todas las mujeres puesto que partes de sus cuerpos se describen como antiestéticas y anómalas, creándoles la impresión de que son ellas las defectuosas y es preciso que intenten modificarse o incluso alterarse quirúrgicamente.”

“Así se inventan enfermedades o medicalizan el embarazo, el parto o la menopausia. La medicina y la farmacología  son el colmo del androcentrismo.”

“El parto está organizado en los hospitales al servicio de los ginecólogos, del resto de los profesionales de la medicina que intervienen y del sistema de salud.”

Un poco más adelante: “En efecto, la sexualidad de las mujeres ha sido arrebatada históricamente por los varones.”

En otro apartado del libro se dice: “La violencia en la pareja está rodeada de prejuicios que condenan de antemano a las mujeres y justifican a los hombres violentos.” (sic)

En fin podría continuar dando citas como las anteriores, donde incluso de las cosas más insospechadas que le puedan suceder a la mujer, la responsabilidad habría que atribuirla alternativamente al patriarcado, el androcentrismo, el capitalismo o al varón directamente, pero con éstas me parece suficiente.

Cuando uno leía estas cosas hace 20 años y más, podía pensar que juicios tan desmesurados, serían corregidos en la dialéctica social y no tendrían más porvenir que constituir la opinión de algunas mujeres, pero cuando uno las lee en un libro cuya primera edición está datada en  Barcelona en octubre de 2008, momento en el que toda la batería legislativa de género lleva varios años puesta en marcha en nuestro país, cuando los medios de comunicación al igual que los partidos políticos si a alguien miman es al feminismo y las féminas, cuando van ya muchos años en los que el hombre no posee ningún derecho, y sí todas las obligaciones, en lo relativo a la reproducción, cuando una tal perspectiva se ha convertido en filosofía oficial, entonces es momento de pensar que tal anomalía debe ser corregida, no sólo en honor a la verdad y la convivencia de sexos, también porque la visión que de todo ello se desprende es la de una mujer menor de edad que terminará haciendo mucho daño a las propias mujeres.

Ni que decir tiene que en un planteamiento así el hombre no existe más allá de la caricatura de prepotente capitalista explotador y violento.  

7 comentarios:

  1. Anónimo12:56 p. m.

    El feminismo ha superado ya todos los límites de lo grotesco.
    El otro día una "profesional" declaraba que las mujeres represaliadas tras la guerra habían sido "doblemente asesinadas".
    Otra "profesional" de la salud afirmaba que las mujeres padecían enfermedades crónicas (por supuesto mal atendidas) y los hombres las padecían agudas (buena atención) cuando lo cierto es que los hombres acuden al médico si se sienten mal y las mujeres han cronificado su presencia en las consultas.
    Esto sería risible si no fuera porque las cárceles se están llenando y estan expulsando a los chicos del sistema educativo.

    ResponderEliminar
  2. juanmaria2008@gmail.com6:54 p. m.

    Emilio, gracias una vez más por verbalizar lo que muchos pensamos.

    Esta misma mañana, en Radio1, José Antonio Marina volvía a traer a colación la famosa sentencia de la minifalda navarra. Suele, él lo ha hecho, relatarse mal. Se suele decir que un juez no condenó a un violador porque la agredida llevaba minifalda. No es cierto. Fue un argumento que usó un fiscal muy conservador que había en Navarra, pero el juez no tuvo para nada en cuenta ese argumento. Además, es algo que ocurrió hace más de 15 años (cito de memoria). Me han llamado la atención dos cosas:
    Que más de 15 años después se siga recurriendo a las mismas leyendas urbanas.
    La segunda es que ¿no habíamos quedado en que la minifalda es un producto patriarcal consecuencia de la habitual cosificación sexual machista? (Y añado algo innecesario: que cada quien vista como quiera y llevar minifalda no justifica una violación)

    Oye, ese libro ¿Lo has comprado? ¿Has pagado por él? ¿No puedes pedir que te devuelvan el importe como objeto defectuoso que es?

    ResponderEliminar
  3. Comenzando por el final Juan María decirte que por muy defectuoso que algunos lo podamos ver se trata de lo que piensa el feminismo institucional, qué digo piensa, lo que está consiguiendo trasladar a la opinión pública y que las leyes recojan. Hay preámbulos de algunas leyes que dicen cosas más duras de las que se leen en este libro, y articulados basados en la filosofía que este libro desprende. No es defectuoso, otra cosa es que la inmensa mayoría de los varones cuando tropiezan con cosas así cierren los ojos y piensen eso no puede ser cierto, para justificar su pasividad. En este asunto hay muchos interrogantes por contestar y para mí el principal quizá sea: ¿qué pasa con los hombres? Todo esto está sucediendo ante nuestras narices y la respuesta más habitual es del tipo de las de J.A. Marina. ¿Y los demás?

    ResponderEliminar
  4. Es una buena pregunta, Emilio. ¿Qué nos está pasando? ¿A qué extremos ha de llegar toda esta locura ideológica para que haya una reacción crítica general? La pasividad masculina "justifica" a este feminismo desaforado, por aquello de que "el que calla, otorga".

    ResponderEliminar
  5. Si, no deja de sorprenderme la facilidad con la que desde el lado femenino se dicen y escriben cosas tremendas, algunas con fundamento, otras muchas sin ninguno y la reacción general sea: aquí no pasa nada. Las mujeres en este momento histórico tienen carta blanca para despotricar contra el hombre sin ningún tipo de limitación.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo7:49 p. m.

    pONGAN UN POCO DE SENTIDO COMÚN A SUS COMENTARIOS QUE SE LES NOTA EL RAMALAZO NEOMACHISTA. Con todas las cosas para criticar que hay en este mundo, todo el abuso de derechos humanos, ma crisis ecológica y económica , etc a ustedes lo que les parece urgente tratar es el feminismo, que sigue siendo un movimiento minoritario, muy minoritario, que de hecho muchas mujeres no se atreven a llamarse así aunque lo sean para evitar comentarios facilones como los que escuchamos aquí y debates de barra de bar.
    Lo cierto es que la definición de feminismo que da la RAE es algo así como Movimiento que persigue la igualdad (subrayo igualdad) entre hombres y mujeres. Bajo esta definición me imagino que ustedes se declaran feministas.Y las cifras hablan y la realidad es que la igualdad real está aún muy lejos de ser alcanzada , y ¿qué lo explica , según ustedes? Hay mucha razón para la existencia del feminismo y de las investigaciones feministas , y gracias a Dios cada vez hay más hombres que se atreven a declararse feministas o por lo menos-igualitarios. Únanse a ellos y dejen de confundir aún más con estos argumentos sexistan que recuperan la batalla se sexos que el feminismo no se propone, para nada.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo9:52 p. m.

    Llegué a este blog de casualidad y me puse a leer algunos artículos. Debo decir que me parece que tienen una visión bastante limitada de igualdad, y muchos de los comentarios que he leído se pueden calificar como totalmente sexistas e incluso machistas encubiertos. Esa es la impresión que me da. Está clara la dominación masculina que ha predominado a lo largo de los años, dominación que se ha traducido en desigualdades económicos, sociales, culturales, justificadas con patrones biológicos que no son más que una mera ilusión de una cultura patriarcal. Esta dominación masculina sigue estando presente, no podemos taparnos los ojos y decir que el feminismo se ha pasado de los límites y que los hombres son pobres victimas de esta ideología que no ha sabido "mantenerse dentro de los márgenes de igualdad". Soy de Chile y me sorprende ver la cantidad excesiva de machismo encubierto que existe en mi país. Existen diversos tipos de feminismos, no sólo uno o un feminismo que sirva como guía de los otros. La verdad es que esto ya no pasa por un tema de "ideologías feministas" es un tema de igualdad que está siendo asesinada día a día. Veo que en este blog se hacen muchas críticas al feminismo institucional, pero la cuestión de fondo es que muchos de los planteamientos de ese feminismo institucional no favorecen ni desfavorecen a los hombres, simple. En vez de criticar tanto al feminismo porque está pasando a llevar muchos de SUS derechos, hagan un análisis y un balance de las desigualdades de género que ustedes mismos seguramente alimentan. Lo cierto es que las mujeres estamos siendo menoscabadas en todo aspecto, y las desigualdades que incluso supuestamente nos "favorecen" son un reflejo de una inferioridad femenina que ha sido impuesta. Es cosa de analizar la institucionalidad del matrimonio y de los procesos de separación, cuestodia, etc presentes. Dejemos de hablar de feminismo como una ideología y entendamos que los diversos postulados de los diversas ideologías feministas existentes, no pueden dañar más a los hombres que a las mujeres. No en un mundo donde para llegar a la igualdad será necesario el empoderamiento y reivindicación femenina.

    ResponderEliminar