Twittear

06 noviembre, 2011

¿Qué nos está pasando?


En un reciente debate en Deseducativos a propósito de una muy interesante entrada de Raus  una de las comentaristas con el nombre Ania escribía lo siguiente:

“Me parece muy esclarecedor el apunte de extranjera sobre las mayores posibilidades de ganar dinero sin gran esfuerzo por estudiar y cualificarse que ha tenido y tiene el varón sobre la mujer en nuestras sociedades occidentales. Esto es un argumento que me parece de gran peso para explicar la feminización de la enseñanza y de la medicina y la escala progresiva de aumento del llamado fracaso escolar masculino que tiene un componente en absoluto desdeñable de simple dejadez y abandono al tener a su disposición un mercado laboral muchísimo más amplio que el de ellas.

El apunte de extranjera se refería a que con el boom de la construcción muchos chicos habían dejado de estudiar llevados del deseo de ganar dinero ya.

Pero es que en la misma entrada otra mujer en este caso Cristina escribió lo siguiente:

“… Pero hay otra razón que se le ha olvidado: la profesión de maestro en España estaba (y está) muy desprestigiada y por eso se ha feminizado.”

Pero es que en la entrada Papápermiso que se refiere al permiso paterno en Noruega para atender a los hijos se puede leer lo siguiente:

La instauración del papápermiso evidentemente no bastó para borrar como una goma todas las desigualdades hombres-mujeres: en Noruega, las diferencias de salario todavía se elevan el 15 %,  y las mujeres representan el grueso del batallón del trabajo a tiempo parcial  viendo limitadas sus opciones al sector público. "Estamos en una sociedad de igualdad "light" ", resume la mediadora, Sunniva Orstavik,”

Es como si el feminismo hubiera conseguido inocular en cada mujer la sensación de que todo lo que les ocurre se produce en un marco en el que por fuerza estuvieran discriminadas mientras el varón estuviera privilegiado, pues cómo explicar si no, lo increíble de que alguien considere privilegio abandonar los estudios para ponerse a trabajar en la construcción sin titulación o con la mínima, mientras sus compañeras siguen estudiando, cómo pensar que puede tener algún viso de realidad que la profesión de maestra  se ha feminizado por su descrédito  o cómo puede considerar la mediadora noruega que el trabajo en el sector público o a tiempo parcial representa una limitación,  al margen claro está de que ese 15 % de menor remuneración media de las mujeres que se empeñan en presentar como discriminador no representa nada de eso ya que responde no a un peor empleo, ni a una remuneración peor, sino a que trabajan menos horas, trabajo a tiempo parcial y a que las mujeres se autoexcluyen de los trabajos más exigentes y de los de más riesgo, entre otros factores.

Quizá estos tres ejemplos nos digan más sobre lo que está sucediendo entre mujeres y hombres y en relación con la igualdad que cualquier otra cosa. La percepción femenina no se cansa de ver privilegio masculino donde no existe y no se cansa de ver discriminación femenina donde objetivamente no la hay. Mientras tanto los varones nos debatimos  en la más absoluta de las confusiones y en la mayor parte de los casos sin saber interpretar de qué se nos habla cuando se menciona la discriminación salarial femenina, o si  es verdad que las mujeres no ocupan determinadas profesiones porque se lo impedimos, o a qué responde el desplazamiento  de los varones de determinadas profesiones: magisterio, sanidad, determinados escalones de la Justicia...



27 comentarios:

  1. Quizás una solución es que el lobby feminista pida que se establezcan cuotas de discriminación "positiva" en la construcción ( 50% de "peonas" albañiles, por ejemplo), si tales trabajos privilegiados son fruto del orden patriarcal de nuestra sociedad. El argumento de que las profesiones desprestigiadas al final pasan a ser de mujeres es, desde luego, de traca. Por cierto, sobre las diferencias salariales entre sexos en España, el otro día señalaba que el PP la sitúa en el 30% en su programa electoral (el PSOE usará una cifra similar, no no tenido tiempo de ver su programa). La publicación Marie Claire, aquella en la que Zapatero se declaró rojo y feminista, en un especial dedicado a los hombres y en un artículo "Por qué ellos ganan más", señala un 16% de diferencia. Las fuentes utilizadas tanto por el PP como la revista permanecen ocultas. En el especial no aparece nigún artículo titulado "Por qué ellos acaparan el 95 % de los accidentes laborales" o "Es sexy ser "pocera", ganarás más que de psicóloga".

    ResponderEliminar
  2. Humberto9:30 a. m.

    Voy a ser malo: ¿la profesión de maestro se ha desprestigiado y por eso se ha feminizado, o ha sido al revés? Vale, de acuerdo, me he pasado. Pero pretendía señalar cómo las mujeres interpretan siempre los hechos arrimando el ascua a su sardina, o sea, apareciendo siempre, siempre, como sufridas víctimas. Es una desfachatez lo que dice esa señora de la facilidad que tenemos los hombres para encontrar empleos bien remunerados sin necesitar apenas formación; se olvida que hay otros factores en esa ecuación, como la peligrosidad, la insalubridad, los malos horarios, el esfuerzo físico, etc., que en justicia deben ser remunerados. No pretenderá que una cajera de supermercado merece ganar lo mismo que un descargador de camiones, por ejemplo.
    También es curioso lo de considerar el trabajo a tiempo parcial como una discriminación hacia la mujer, y no como una elección que ella puede hacer (y que estaría muy mal visto si la hiciera un hombre). Si el trabajo a tiempo parcial es una lacra para la mujer ¿qué tipo de medidas de conciliación esperan? Ah, bueno, sí, que el exmarido le pague la vivienda y una pensión de por vida, claro.
    Lo de que la mujer tiene difícil el acceso al sector público será válido en Noruega, porque en España esa afirmación sería una broma de mal gusto.

    ResponderEliminar
  3. Humberto, se olvida por ejemplo de cómo en muchos de esos casos el impulso parte de los padres y tiene que ver con el rol de proveedor de toda la vida, pero también resulta increíble que eso lo plantee como una limitación femenina sin aducir razón alguna por la que sean muchísimas menos las chicas que abandonan los estudios para ponerse a trabajar para contribuir a la economía familiar.

    También en Noruega el trabajo público ofrece importantes ventajas frente al privado. Algún día habrá que abordar la cuestión de si antes la línea de separación en el terreno laboral la establecían determinadas profesiones y ahora esa línea se ha derivado a la separación público-privado. Es un tema interesante.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1:22 p. m.

    Además de todo esto que apuntáis, amigos, yo simplemente niego la mayor: los chicos empiezan a tener problemas académicos, conductuales y emocionales mucho antes de la edad a la que se plantean (o "les plantean") dejar los estudios para buscar trabajo. Los problemas no empiezan a los trece o los quince años, sino mucho antes. Basta echar un vistazo a los datos que puse en el artículo.


    "• Por cada 100 niñas que sufren fracaso escolar, hay 250 niños en la misma situación.
    • Por cada 100 niñas que han sido expulsadas de su colegio, sus pares masculinos llegan a 350.
    • Por cada 100 niñas que reciben educación especial hay 217 niños.
    • Por cada 100 niñas con algún tipo de discapacidad, hay 276 niños.
    • Por cada 100 niñas que presentan algún tipo de trastorno psicológico hay 324 niños.
    • Los niños tienen 4 veces más probabilidades de ser diagnosticados con TEA/TGD o TDAH.

    Estos datos, tan tremendos, los ha recopilado Ali Carr-Chellman, estudiosa de cuestiones y problemas educativos en EE.UU. En España, las cifras son, con seguridad, similares. El estudio fue hecho con chicos y chicas de entre los 3 y los 13 años."

    Raus.

    ResponderEliminar
  5. Si lo entiendo bien, el discurso feminista sostiene que algunos trabajos como la enseñanza y la enfermería son ejercidos por mujeres porque tienen poco prestigio, y la vez dice que tienen poco prestigio porque son ejercidos por mujeres.

    Eso es la conocida falacia del círculo vicioso y no sirve para explicar ni la feminización ni el desprestigio de dichos trabajos.

    ResponderEliminar
  6. Raus, se especuló mucho con el tema de atribuir a la tentación del mercado laboral el fracaso y abandono educativo de los chicos. La tesis, en principio, parecía que tenía visos de verosimilitud, sin embargo cuando se va al estudio al detalle del fracaso escolar se descubre que quienes van a fracasar en la enseñanza ya se sabe con bastante exactitud a los 11-12años, mucho antes de que efectivamente terminen dejando los estudios y poniéndose a trabajar.

    El mercado laboral puede explicar casos de abandono, pero no los casos de fracaso que es donde se produce el grueso de este problema.

    De ahí que tengamos que seguir insistiendo que la clave de los problemas educativos en nuestro país está en primaria, aunque cuando se manifieste sea en la ESO, y más concretamente en la ausencia de dominio de dos conocimientos instrumetales como son la lectura comprensiva y las técnicas de estudio cono especial incidencia en la escritura y la organización de las libretas de trabajo.

    Ahí es donde radican la mayor parte de las claves del fracaso educativo de los varones.

    ResponderEliminar
  7. Raus, tus datos fueron presentados a Obama en el famoso informe Farrell. Sobre el impacto de la feminización en la educación de los varones, cada vez hay más estudios que demuestran que está siendo negativo, pero esta realidad levanta demasiadas ampollas y la justificación suele ser que como los que mandan siguen siendo los hombres y las nuevas pedagogías las han desarrollado ellos... cuando lo cierto es que tanto las facultades de psicología y pedagogía hace años que han declarado al varón poco menos que persona non grata.

    Hace un tiempo comenté que las mujeres de los países nórdicos, especialmente Holanda, eligen mayoritariamente los trabajos a tiempo parcial precisamente por que tienen un deseo de conciliación entre su vida laboral y personal (no necesariamente ligada a la familia, si no a otros proyectos vitales de llevar una vida más sana o menos estresada). Desde luego ellas no se ven discriminadas, si no privilegiadas, salvo cuando las que hablan pertenecen a los lobbys feministas de esos países. Y como bien escribe Humberto, cuando una pareja se establece, que él plantee su trabajo a tiempo parcial es casi anatema, si ella lo hace, se acepta sin problemas. Si con el devenir de la situación económica él se queda sin empleo, la separación suele ser el efecto casi inmediato, o por lo menos la causa de importantes desavenencias, si sucede al revés, no. Como dijo aquella famosa parlamentaria socialista, Chamosa, que llevaba el tema de las pensiones.: "¿"Pa" qué cambiamos de marido?. "Pa" mejorar. Pues las pensiones las estamos cambiando por lo mismo". Nadie chistó ante tamaña declaración sexista.

    ResponderEliminar
  8. Emilio, estoy seguro que en los colegios que se sigan tus recomendaciones, que son las que señalan los diferentes estudios preocupados por el fracaso escolar masculino, las diferencias entre sexos en cuanto al fracaso escolar se atenuarían bastante.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo3:23 p. m.

    En efecto, Emilio, el problema está en Primaria. Es más, (y esto he insistido mucho, aunque como quien predica en el desierto): los problemas empiezan, o se continúan, en el hogar. Son muchas las madres que se separan y se quedan solas, a voluntad propia, a cargo del niño. Los datos acerca de los problemas que genera en el hijo la ausencia del padre los conocéis tan bien como yo. No obstante, recordémoslos una vez más.
    - 5 veces más propensos a cometer suicidio.
    - 9 veces más propensos a abandonar los estudios.
    - 10 veces más propensos a abusar de substancias químicas y drogas
    - 14 veces más propensos a cometer actos de precocidad y abuso sexual.
    - 20 veces más propensos a tener desórdenes de conducta.
    - 20 veces más propensos a acabar en prisión.
    - 32 veces más propensos a irse de casa.
    Me parece rabiosamente evidente que estos datos están genéticamente relacionados con estos otros que ya he señalado antes. Reparar en el paralelismo de cifras:
    • Por cada 100 niñas que sufren fracaso escolar, hay 250 niños en la misma situación.
    • Por cada 100 niñas que han sido expulsadas de su colegio, sus pares masculinos llegan a 350.
    • Por cada 100 niñas que reciben educación especial hay 217 niños.
    • Por cada 100 niñas con algún tipo de discapacidad, hay 276 niños.
    • Por cada 100 niñas que presentan algún tipo de trastorno psicológico hay 324 niños.
    • Los niños tienen 4 veces más probabilidades de ser diagnosticados con TEA/TGD o TDAH.
    Los datos hablan por sí solos, pero se pasan por alto olímpicamente en cualquier foro feminista. Es decir, el fracaso escolar masculino (pero también el femenino, constatable si comparamos el nivel actual con el nivel previo a la feminización feminista de la enseñanza) está causado mayormente por las prácticas educativas de hogares y escuelas, donde, como he argumentado, se repudia, por diversas razones, la autoridad, la disciplina, el reto, la competición, la censura y la sanción. Todo ello conforma un cóctel explosivo.
    Debemos meditar también sobre la misma violencia que ejercen algunas madres contra sus retoños. Sabemos que los niños muertos a manos de sus madres son el doble que los niños muertos por sus padres. Esto, a mi entender, es, en gran medida, una consecuencia directa del estilo de educación permisivo (valga el oxímoron) que practican hoy día, masivamente, los padres en los hogares, principalmente, las madres. Lo he observado infinidad de veces: madres amantísimas que, tras emplear los métodos anti-autoritarios (y anti-machistas) para tratar de educar al niño, caen en la desesperación y montan en cólera ciega. La permisividad y la falta de autoridad terminan en agresividad y violencia. Esa agresividad puede tener resultados nefastos cuando es el pan nuestro de cada día.
    Otra cuestión que merece la pena reflexionar es aquello de que la violencia que el hombre ejerce contra la mujer es más grave que la que pueda ejercer ésta contra hombres o niños por el hecho de que, supuestamente, la de aquél está presidida por una ideología de dominación. Al final, pareciera que lo peor de todo sea la supuesta ideología de dominación, y no tanto el mismo crimen. Así, por ejemplo, la señora Cristina justificaba unas penas mayores para el hombre basándose en que éste agrede por profesar una ideología de dominación de la mujer, mientras que ésta, cuando agrede o mata (a marido o niño) carece de una tal ideología.

    Plutarco, no sé si sabrás, que hay estudios (mencionados en los libros del matrimonio Pease) que muestran que sólo un 8% de mujeres se casaría con un hombre que ganase menos que ellas

    Saludos.
    Raus.

    ResponderEliminar
  10. Raus, efectivamente conocía esa estadística, que expuse en el blog Mujeres de El País hace tiempo (llevo meses sin entrar). Respuesta del griterío feminista: es que los hombres no aceptan a las mujeres que ganan más. Indiqué que eso me parecía una especie de rechazo preventivo, como esos ataques que se hacen a países que parecen tener armas de destrucción masiva. Respuesta del griterío feminista: insultos.

    El día a día constata en cualquier dato ese dato que aportas. Pocas doctoras se casan con enfermeros, bastantes doctores se casan con enfermeras. Dado el mayor fracaso escolar masculino y la desaparición de esos trabajos que parece ser que son de privilegio (el andamio y demás), las mujeres tendrán que aprender a aceptar a hombres de nómina menguada...eso, o un Estado que subsidie a las mujeres y la maternidad y en los que el macho sea ya un mero donante de semen.

    ResponderEliminar
  11. Quizá la constatación que con más claridad se puede hacer de todo lo anterior es que en este asunto y otros a los hombres nos han metido y nos siguen metiendo muchos goles y mientras tanto algunos varones no son capaces de superar un estado de culpa que los hace detestar de su condición masculina.

    Es dololorso pasar pasar de leer lo que más arriba dicen esas mujeres al texto con las conclusiones de los hombres profeministas que no dejan de insistir en esa culpa masculina, como hacen en este documento en el que nos invitan no sólo a persistir en el error también a pedir perdón por ello:
    http://www.cime2011.org/home/cime2011_DeclaracionDeBarcelona.pdf

    ResponderEliminar
  12. A ver, ya que me nombran en el post quiero aclarar algunas cosas. En primer lugar, no creo que debamos entrar en una guerra de sexos. Yo al menos no me siento de ningún bando: no voy a defender a una mujer sólo por ser mujer ni a atacar a un hombre por serlo. En segundo lugar, tengo que admitir que tanto la ley de violencia de género como las resoluciones en caso de divorcio, en el aspecto económico y en el de la custodia de hijos, devienen con frecuencia en situaciones injustas. Y sí, hay muchas frescas que se aprovechan. Tengo la esperanza de que ambas leyes cambien cuando nos demos cuenta de que las situaciones para las que fueron creadas son cada vez menos frecuentes. Con todo, me parece que pensar que la situación se ha dado la vuelta y que ahora los hombres son "víctimas de la sociedad" es tener un punto de vista muy sesgado.

    - Sobre el acceso de los hombres a la educación primaria (que no viene de ahora, ojo, sino de los tiempos en que la mujer sí estaba legalmente discriminada): en otro foro apunté posibles causas de que los hombres sean siendo minoría en la educación primaria. Lo repito: 1) porque quizás se sienten menos inclinados a trabajar con niños; 2) porque el entorno les ha trasmitido que los niños son cosas de mujeres; 3) porque han sido tradicionalmente los proveedores y socialmente se les ha valorado más por su oficio que a las mujeres, hechos que los han llevado a preferir profesiones de prestigio (y el magisterio no lo es); 4) porque el de maestra era uno de los pocos trabajos remunerados a los que podía aspirar una mujer instruida; 5) porque las mujeres se han ocupado tradicionalmente de los niños y del cuidado de la casa por lo que, en mayor medida que los hombres, buscan trabajos que puedan conciliar con la vida familiar. El de maestra lo permite más que otros porque obviamente los horarios se ajustan a los horarios infantiles.

    Como ven, todas estas razones, excepto la primera que es biológica, se derivan de los valores tradicionales patriarcales. Si creen que hay otras razones sería interesante compartirlas. En serio lo digo: con sarcasmos no llegamos a ningún sitio.

    Además, una participante en el foro (Ania) apuntaba lo siguiente: "(…) me gustaría recordar el hecho de la experiencia de muchísimas féminas que tras concluir sus estudios de química, física , matemáticas e ingeniería mandaron ilusionadas sus currículos en los 80 a empresas privadas. Todas ellas pasaron duros procesos selectivos y sufrieron la sangrante humillación de ser rechazadas sólo y exclusivamente por ser mujeres. Recuerdo vívidamente el testimonio de dos de ellas a las cuales en la entrevista personal las trataron con despreciativa condescendencia extrañados de encontrárselas enfrente; atónitos de que siendo mujeres, tras duras pruebas selectivas, hubieran perpetrado la osadía de llegar a dicha entrevista personal donde su sexo iba a ser el único motivo para excluirlas. Conocí a dos de esas mujeres, trabajadoras, competentes, valientes, responsables y ambiciosas en el primer IES donde trabajé y , sí: estaban de profesoras cuando hubieran querido ser ingenieras o investigadoras en la empresa privada donde vocacionalmente intentaron trabajar y donde sus brillantes currículos fueron despreciados por ser mujeres , amén de que entonces en la empresa privada , se estaba ganando mucho más dinero."

    Yo también puedo contar que cuando estudiaba física tenía profesores que decían claramente que las mujeres no servían para aquello. Tuve compañeras que abandonaron. Ahora que estoy en Magisterio mi experiencia es que jamás he oído nada similar referido a los hombres y su (supuesta) incapacidad para enseñar. ¿Anecdótico? Tal vez. ¿Que son otros tiempos? Quizás. En cualquier caso me parece que tanto la experiencia de Ania como la mía son significativas.

    ResponderEliminar
  13. (continuación)

    - Respecto al abandono escolar y las expectativas laborales: que un chico empiece a trabajar después de los 16 años, no significa que no se haya formado una imagen de sí mismo y de sus expectativas mucho antes. Además de que tienen el ejemplo de sus mayores y, con razones o sin ellas, no cabe duda de que a igual falta de cualificación, los trabajos de hombres (peón de obra, operario de grúa…) están mucho mejor pagados que los de mujeres (cajera de supermercado, limpiadora…) ¿Que hablamos de trabajos que exigen un gran desgaste físico? Pues evidentemente, pero eso no significa que no haya quien los elija además de que levantarse 4000 euros/mes, como en la época de las vacas gordas, compensaba alguna fatiga que otra. Conste que también hay gente que no escoge sino que tiene que ganarse la vida y punto. Tampoco creo que este hecho explique completamente el mayor fracaso escolar entre los niños, pero no es descabellado pensar que algo puede tener que ver.

    - Respecto al mayor fracaso escolar entre los chicos varones, también me voy a repetir: como las niñas son en general más tranquilas, se adaptan mejor al sistema y éste las premia. La docilidad y la fragilidad se tornan defectos en los chicos y virtudes en las chicas y esto hace hace que éstas se adapten mucho mejor al sistema académico en general. Ahora bien, creo que lo anterior no tiene nada que ver con estar en un entorno o unos valores ‘femeninos’ sino con la propia idiosincrasia del sistema escolar. Al fin y al cabo, en la escuela de toda la vida, a los críos se les exige estar sentados, callados y ser obedientes. Si antes no nos dábamos cuenta de la supuesta ventaja de las niñas a este respecto era simplemente porque niños y niñas se educaban por separado. Pienso que se le debería poner remedio, sí, pero achacarlo a unos supuestos valores "feministas radicales" no ayuda. ¿Qué razones dan ustedes? ¿de verdad piensan que se les discrimina por ser niños? A mí me llama la atención que se haga tanto hincapié en la feminización de la escuela primaria, tanto por el sexo de los profesionales docentes como por el supuesto triunfo del ideario feminista, y no se cuestione la "masculinidad" de la universidad (a propósito, todavía peor considerada a nivel internacional que la educación elemental), los bancos o la cultura empresarial. Creo que si lo hacen, es porque en el fondo están considerando que lo que ocurre en la escuela (con mayoría femenina) es una anomalía en el orden natural de las cosas.

    Sé que me he repetido pero creo que el debate es interesante y que el entendimiento es posible. Por último, creo que estaremos de acuerdo en que el sexismo es malo para ambos sexos. Si dejarse subyugar por tu pareja es duro, también lo es tener que asumir todas las responsabilidades. Y bueno, no me parece constructivo hablar de 'feminazis' o de 'griterío feminista'.

    ResponderEliminar
  14. En primer lugar Cristina agradecerte tu escrito del que lo que más claramente comparto es el deseo de clarificación de estos temas.

    Telegráficamente:

    - La guerra de sexos no la hemos iniciado los hombres. Las manifestaciones de la misma son múltiples y parten siempre del mismo lado, el femenino, de las que los últimos tiempos han sido pródigos: hombre explotador, abusador, marido y padre ausente, ser violento, por un lado, por otro un ser torpe, carnívoro, incapaz para los sentimientos y las emociones... entiendo que no hace falta que continúe.

    - En relación con lo del punto de vista sesgado te diría que leyeses en relación con las estadísticas que maneja la Secretaria de Igualdad y el Instituto de la Mujer en materias tan variadas como la prostitución, la violencia de pareja, la violencia hacia los hijos, y en general cualquier violencia que sirva para acusar a un sexo ocultando la que comete el otro.

    - Lo que derivas de los valores patriarcales lo que demuestra es la falacia del patriarcado con un sólo sexo damnificado, pues como tú misma compruebas aspectos importantísimos del patriarcado lo que hacían era proteger a la mujer contra el varón. Lo cual digo sólo a efectos de constatación histórica, no tanto porque yo defienda que las cosas deban permanecer inalteradas.

    - Que un chico empiece a trabajar a los 16 años es una desgracia para él que la sociedad no sólo tolera sino que promociona. No entiendo vuestra falta de sensibilidad en este tema. Comenzar a trabajar a los 16 años en los tiempos que corren sin formación y en un empleo que machaca el cuerpo es una desgracia se mire como se mire.

    - Dices que los niños fracasan porque son más inquietos, es decir, reconoces que son apartados del sistema educativo por razones que no son académicas. Pues bien no te alejas gran cosa de lo que aquí apuntamos, desde luego no es justo que entre un 30% y un 50% no alcancen el título de graduado por motivos que ni tan siquiera son académicos teniendo en cuenta que eso es situarlos como ciudadanos de segunda para toda su vida.

    - En relación con comentarios de profesoras en relación con los chicos pues me voy a callar porque podría hacer una lista tan larga como quisiera.

    - En relación con lo que cuenta Ania, la constatación social es que eso no ha sido así, y las mujeres no es que ocupen un 50% de determinados puestos sino que los copan en su casi totalidad: maestras, personal sanitario, personal de los juzgados, bibliotecas, museos y archivos, presentadoras de televisión, instituciones relacionadas con la mujer, juzgados de familia, personal de la Administración pública, comercio... podría continuar pero lo voy a dejar ahí.

    ResponderEliminar
  15. Cristina, iba a indicar algunos datos complementarios a tu exposición; Emilio los ha expuesto de manera clara y simple. En el apartado sobre educación añadir que esa tendencia a la inquietud de los niños en el aula empezó a ser medicalizada en EE.UU hace años, primero etiquetándola con las siglas ADD (Attention Deficit Disorder-Deficit de atención, Hiperactividad) y luego promoviendo la droga Ritalin, que como Raus ha señalado, se prescribe cuatro veces más en los niños que en las niñas. Esa tendencia a la medicalización de los alumnos varones ha sido imitada en España.

    Si bien no directamente relacionado con el hilo de esta entrada, he observado en las encuestas post debate Rajoy-Rubalcaba que los hombres señalan menos diferencias entre los candidatos que las mujeres, que tienden a inclinarse más por Rajoy como ganador del debate. ¿Por qué el PSOE esta perdiendo el voto femenino, cuando su directora de campaña es Elena Valenciano, defensora de leyes que supuestamente promueven la igualdad de género?.

    ResponderEliminar
  16. He entrado en el blog de Pelle Billing, activista sueco en favor de los derechos de los hombres, y en su última entrada publica la siguiente carta remitida por una lectora de su blog, que adjunto traducida en su totalidad:

    "Una de mis lectoras (Ella) es madre de un hijo y una hija. Ambos están en los cursos de Secundaria.
    En ocasionas, la escuela organiza jornadas de concienciación sobre la igualdad de género. En esos días, las chicas aprenden técnicas de autodefensa y los niños están en grupos diferentes en los que se “identifican los problemas asociados al género masculino y su rol”.

    Cuando el hijo de Ella regresa a casa tras una de esas jornadas, tanto el como sus amigos se sientes abrumados (“defeated”, derrotados en el original). Han aprendido las malas cosas que los hombres hacen a las mujeres y todo lo que las hicieron en el pasado e interiorizan esa culpabilidad.

    A veces el tema de la igualdad de género surge en las clases del programa escolar. En una de ellas se discutió el tema de la prostitución. El hijo de Ella, al volver a casa, dijo que era terrible como se forzaba a todas esas mujeres a ejercer la prostitución en Suecia. Ella le explicó a su hijo que el trafico de personas es algo terrible, pero que gran parte de las prostitutas suecas ejercen su trabajo por voluntad propia. Su hijo no la creyó, pensó que su madre simplemente estaba desinformada.

    En una discusión sobre violación, la hija de Ella cometió el error de señalar que era una vergüenza la existencia de acusaciones falsas, ya que desvían la atención del verdadero drama de las violaciones reales. Después de la clase, su profesor (varón), le llamó aparte y le preguntó que de dónde sacaba esas fantasías (sobre acusaciones falsas)."

    ¿De verdad que la escuela es neutral en el trato a alumnos y alumnas?.

    ResponderEliminar
  17. Anónimo8:51 p. m.

    No sé qué explicación le darán las feministas a esto:

    http://www.youtube.com/watch?v=AXcSJKY7sW8&feature=fvwrel

    Seguramente, que las protagonistas se han contagiado de la violencia del macho opresor. Desde luego, si es así, el contagio es como para declararlas en cuarentena.

    Raus.

    ResponderEliminar
  18. Tengo que decirte Cristina que he leído varias de las entradas de tu blog y además de gustarme tu enfoque me ha sorprendido gratamentes que mantenemos opiniones muy semejantes en relación con algunos de los problemas educativos de nuestro país.

    Lo de que hayas tenido que modificar el nombre de la bitácora porque aparezca la palabra desnudo, muestra que quizá la censura y la hipocresía llegan lugares en los que uno creía que no podía suceder tal cosa.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. Cristina, para tu tranquilidad debo decirte que en la biblioteca pública en la que detecté que un filtro de contenidos bloqueaba tu web sobre temas educativos ya han ajustado los parámetros. Tu página es accesible sin problemas, así como otras que recibían el mismo injusto y ciego tratamiento por parte del software limitador. Al igual que Emilio, considero que tus análisis sobre el estado de la educación en nuestro país son bastante acertados y merecedores de tener el más amplio acceso.

    Esa biblioteca en cualquier tiene comportamientos censores por parte de sus gestores humanos (debo decir gestoras, ya que componen prácticamente el 100% de la plantilla de esta institución pública). Tienen una extensa sección dedicada a "Mujeres", en la que no faltan autoras como Margaret Mead o Lidia Falcón y el sesgo de los contenidos tiende a propagar los supuestos del neofeminismo y la ideología de género.

    Con afán de hacer la biblioteca más plural, he sugerido mediante los formularios pertinentes, que incluyesen una serie de títulos que corrijan ese sesgo, el último sobre el negacionismo del SAP. La callada suele ser la respuesta. He conseguido sin embargo que la biblioteca tenga un ejemplar de “La riqueza de las naciones” y de “La rebelión de Atlas”, para compensar la extensa literatura marxista que la biblioteca exhibe, así como que incluyan algunos libros que critican el estructuralismo y postmodernismo, corrientes de pensamiento que alimentan gran parte de la ideología de género de su sección femenina y, como bien sabes, ciertas políticas educativas.

    La biblioteca pública está ubicada en una zona de renta medias-alta de Madrid y gobernada desde hace años por el PP. La concejalía de educación así como la biblioteca están gestionados por mujeres y con una plantilla muy mayoritariamente femenina, como he señalado más arriba.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Gracias, Emilio y Plutarco. De todas maneras, he migrado el blog y ahora está más bonito :-)

    Y bueno, me da la impresión de que a veces caen en lo critican y juzgan a las personas por su sexo. La biblioteca de mi ciudad es un desastre (por ejemplo, quitaron el software de préstamos y tardaron semanas en reponerlo de modo que el servicio estuvo paralizado todo ese tiempo - además de que los criterios de compra de libros son más que cuestionables) y resulta que está gestionada por hombres y los empleados son también hombres. ¿Ambos factores tienen relación? Pues evidentemente no. Creo que tienen, tenemos, un filtro para detectar lo masculino como lo normal y lo femenino como anómalo. Un libro con protagonista mujer se cataloga como 'literatura de mujeres' mientras que si el el protagonista es un hombre, es simplemente literatura. Pues lo mismo con las bibliotcas.

    ResponderEliminar
  21. Acabo de escribir un comentario largísimo que se me ha borrado. Qué rabia. Básicamente era para darles las gracias a Emilio y Plutarco y decirles que ya he migrado el blog.
    Y bueno, también decía que creo que a veces caen en lo que critican, i.e. juzgar a la gente por su sexo.

    ResponderEliminar
  22. Parece que no se te ha perdido todo Cristina pues como ves algo había llegado. En lo que me corresponde de las gracias decir que no se merecen.

    A mayores dos pequeñas puntualizaciones, primera, no sé si atribuir a intuición femenina lo que dices de juzgar a la gente por su sexo, porque en mi comentario sobre la censura no hacía referencia a ningún sexo.
    En cuanto a esa apreciación de que lo normal es masculino y lo anómalo femenino si alguna vez ha sido así debió ser hace mucho tiempo. Echa una ojeada a la página rosa de El País de hoy entenderás mejor lo que quiero decir.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  23. Cristina, un último matiz sobre mi comentario. No me he referido a la gestión global de la biblioteca, que considero eficaz, si no a la gestión de sus contenidos y a prácticas que estimo censoras. La sección que tienen de “Mujeres” no es tanto de literatura femenina como feminista y no parecen dispuestas a incluir títulos que supongan una crítica a los títulos de su catálogo. En cuanto al filtro que atribuyes a la sociedad calificar lo femenino de anómalo, no es precisamente lo que se percibe en los medios desde hace ya bastantes años. Sería más un filtro que denosta lo masculino y enaltece lo femenino. Personalmente, no suelo juzgar la capacidad de las personas o su competencia en función de su sexo. He trabajado junto a una importante directiva española durante años y creo que es una de las personas más capacitadas en España en la gestión de entornos multinacionales. Así mismo, he votado sin complejos por mujeres políticas a las que considero mucho más capaces que los varones a los que se enfrentaban.

    Lo de “literatura de mujeres” es más bien una etiqueta de marketing de algunas editoriales para potenciar ciertos títulos. Ángeles Caso, por ejemplo, reivindica esa etiqueta.

    Y sin más, deseo que la inspiración te siga acompañando en el enriquecimiento de tu blog. Lo que probablemente sea cierto es que la biblioteca que mencionas gestionada por hombres mantenga criterios similares de censura sobre temas de género a los que he descrito.

    ResponderEliminar
  24. Humberto1:28 p. m.

    Cristina, me gustaría puntualizar algunos de tus comentarios:

    Preguntas que en qué nos basamos para creer que la escuela discrimina a los niños. Pues bien, está unánimemente admitido por los expertos que las niñas tienen un desarrollo mental más precoz que el de los niños, que puede llegar incluso a unos 2 años de diferencia. Esto se refleja tanto en aspectos cognitivos (velocidad y comprensión lectora, razonamiento lógico, etc.) como emocionales, mostrando las niñas más madurez a igual edad. Este hecho tan importante, y tan poco discutido, no se tiene en cuenta para nada en el sistema educativo actual, que casi siempre mezcla en una misma clase a niños y niñas de igual edad física, pero muy diferente madurez mental. Esto, Cristina, es un caso clamoroso de discriminación contra los niños varones, que salvo excepciones no pueden, por su propio desarrollo personal, seguir el ritmo que marcan las niñas. No parece discriminación, porque están todos juntos, qué bonito y tal, pero lo es: discriminación pura y dura. Es como si en una partido de fútbol enfrentas a los alevines contra los juveniles. No soy experto en educación, pero me parece un escándalo que ocurra esto, sin que se adopten medidas para corregirlo, máxime habiendo comprobado que el resultado es catastrófico para los varones. Si la situación fuera la inversa, no me cabe la menor duda de que ya se habrían tomado medidas para resolverla, porque las feministas habrían presionado para ello. Como en este caso los perjudicados son de sexo masculino, aunque sean menores, pues que se fastidien. (Continúa…)

    ResponderEliminar
  25. Humberto1:30 p. m.

    En cuanto a la discriminación de las ingenieras, químicas, etc., efectivamente es muy lamentable. Pero estás hablando de los años 80, y debes reconocer que la situación ha cambiado bastante. Desde entonces hemos oido multitud de testimonios de mujeres que han entrado en entornos laborales muy masculinizados, y que afirman que han sido muy bien acogidas por sus compañeros, con muy pocos problemas. Estoy hablando de policías, bomberas, militares, mineras, conductoras de autobús, etc. Estos testimonios, muy abundantes, son ignorados y ninguneados por las feministas radicales, pues retratan una sociedad en la que hombres y mujeres conviven más armoniosamente que lo que a ellas les gustaría. En cuanto a los maestros que tampoco encuentran rechazo femenino, hay que tener en cuenta que no son pioneros (como las policías, por ejemplo), la profesión de maestro también la han ejercido tradicionalmente los hombres, en mayor proporción que ahora. Sería el colmo que fueran rechazados u obstaculizados por las mujeres que ahora son abrumadora mayoría. (Continúa…)

    ResponderEliminar
  26. Humberto1:32 p. m.

    Y por último, me gustaría defender el término feminazi, que tanto éxito ha tenido y que tanto escuece a quien lo recibe (a veces injustamente, es cierto, pero otras veces con todo merecimiento). Ya sabemos que no es muy constructivo, y no es agradable emplearlo, pero es que en ciertas ocasiones es sencillamente perfecto. Por ejemplo, cuando ves que el movimiento feminista, o la peor parte del mismo, la más misándrica (que es la que mayor presencia tiene), divide a los seres humanos desde su nacimiento en dos clases contrapuestas, las mujeres buenas y los hombres malos. Cuando demonizan constantemente al otro grupo, a los varones, magnificando sus culpas y defectos y no reconociendo ni el más mínimo mérito o virtud. Cuando manupilan hasta la náusea la información estadística, siempre con el objetivo de difundir una imagen falseada de la realidad. Cuando promueven que las leyes castiguen más a unos que a otras por el mismo delito. Cuando pretenden mayor atención para unas enfermedades que para otras, atendiendo exclusivamente al sexo de quien las padece. Cuando hablan con una especie de jerga creada para que solo una casta iniciada en ella tenga derecho a hablar de ciertos temas ("neolengua" la hemos llamado a veces en este blog, recordando a Orwell). Cuando pretenden imponer a todos los demás unas normas lingüísticas que a ellas les parecen muy apropiadas (pero que casi ninguna mujer usa). Cuando niegan la existencia de realidades que les resultan incómodas, como el SAP, las denuncias falsas, la violencia de las mujeres hacia los hombres, etc. Cuando piden que se prohíba a jueces como Serrano y Sanahúja que ejerzan su libertad de expresión, mientras que a otras juezas más afines se (Tardón o Rocafort), sí pueden hablar tranquilamente. Cuando se atribuyen el divino derecho a rediseñar a los hombres. Cuando directamente dicen sin el menor sonrojo que los hombres no las servimos para nada, y que por lo tanto sobramos. Y hay muchos más ejemplos. Caramba, ¿no les viene el apelativo de feminazis como anillo al dedo?

    ResponderEliminar
  27. "El Feminismo": Buen día, soy Psicologo de Argentina y aquí la cuestión de género se está poniendo en auge, como es de costumbre las tendencias siempre nos vienen de USA y Europa, Argentina considero que es una sociedad "yanquilandizada", consumimos todo de USA sea bueno o malo son nuestro modelo, ahora cuando se rata de política ahí se critica bien el "imperialismo". Y bien, respecto al tema feminismo, es correcto hablar de "Los feminismos" y no de "el feminismo" porque son partidos políticos señores! y en algunos casos estan en contra uno de otro respecto a determminadas políticas, pero eso si siempre a favor, en lo que ellos créen, de la mujer. Las llamadas Teorías de género fueron generadas en lo concreto por mujeres militantes en el siglo XX, con historias de maltrato conyugal o historias de violacion, (Feminismo Radical sobre todo en USA) que luego tuvieron acceso académico en la Universidad, en las Cs Sociales entre otras y hoy por hoy intentan introducir la categoría "Genero" en toda ciencia que excñluya las cuetiones divisorias de genero en la construcción de subjetividades de hombre y mujeres. La teoría de llama "Teorías de Género", la práctica se llama "Feminismo". y esa ideología se va metiendo en cada area científica poco a poco para terminar con el sistema patriarcal que "intenta subordinar, dominar, discriminar, maltratar, excluir, etc etc a la mujer". Pero resulta que nosotros los varones no estámos subordinados a nada ahora!, el capitalismo lo dominamos con un dedo!, de violencia no sufrimos de ningun lado!, las mujeres nunca fue un ser que mienta, diga malas palabras o denigre al hombre! (¿o sí les ha pasado con alguna ex mujer? o novia feminista?) el capitalismo, el patriarcalismo son todas conceptualizaciones que sirven a la ideología paranoide a las feminazis para "detectar" el sistema que esta en contra de ellas y combatirlo, pero como ese sistema como tal, no existe, es como opinaba Goebbels (Ministro de propaganda de Hitler) se crea un enemigo y se arman las estrategias para combatirlo.

    ResponderEliminar