Twittear

02 febrero, 2009

Segregación de género

Que el género no promueve nada que pueda llamarse igualdad parece cada día más evidente. Sostener tal cosa cada vez les resulta más difícil a quienes hasta el presente no se cansaban de apuntar a los demás con el dedo acusador. El género es una ideología segregacionista que divide al mundo en dos: hombres y mujeres, como dos mundos separados, cuando no profundamente contrapuestos, donde la única constante que aparece es la lucha de géneros. Lucha en la que, dado que lo que se combate es el machismo, todos los excesos e imprudencias por parte del feminismo y las mujeres, estarían consentidos.

Para esta corriente ideológica y de poder, heredera del feminismo radical americano, el hombre es entendido no como un igual de la mujer, sino como un ser despreciable capaz de todas las villanías. Cualquier pretensión de una común humanidad que nos aproximase en nuestras virtudes y miserias es descartada, y como relata magníficamente Enrique Jimeno en la entrada de su bitácora: De los peligros del amor romántico y las políticas de género, para este feminismo, el hombre hasta en el momento del amor no deja de ser un depredador cuya única pretensión es el dominio de la amada. Por lo que quizá se haga necesario recordar a qué tienen conducido y siguen conduciendo las ideologías que fomentan la deshumanización del otro.

En este contexto no debiera sorprender que conspicuos representantes de dicha corriente ideológica al tiempo que acusan al varón de ser el obstáculo para la igualdad descalifiquen la petición de custodia compartida (en otro momento se acusó de maltratadores a quienes defendían tal propósito), o el reconocimiento del SAP, o que la Junta de Andalucía publique un folleto con el título de: No te líes con los chicos malos, y que lleva por subtítulo: Guía no sexista dirigida a chicas. (Demostrando así que puede impedir que en los centros de enseñanza se pueda impartir una educación diferenciada, aunque luego ella misma segregue en lo que a educación sexual se refiere, incluso más, la promueva exclusivamente para las chicas).

Pero quizá lo más singular de esta corriente ideológica y de poder, es su carácter de nebulosa intelectual donde cualquier criterio es posible, incluidas la amalgama y la deshonestidad intelectual siempre que sirvan al objetivo de rebajar al hombre y empoderar a las mujeres. Como pequeño botón de muestra la afirmación del Delegado del Gobierno para la violencia de género en el sentido de que la justicia sólo condena al 2´2% de los maltratadores. Si las cosas sucedieran según parámetros normales en una sociedad democrática una afirmación como esa, en quien desempeña el cargo de Delegado del Gobierno para la violencia de género, debería ir acompañada como mínimo de alguna explicación; en nuestro país nadie lo exigirá. Por eso resulta más cuestionable que la propagación de una tal ideología haya sido asumida y esté financiada por los poderes públicos, hasta el punto de que de que para una feminista como Elisabeth Badinter de lo que quepa hablar sea de “feminismo institucional”.

Desde el punto de vista intelectual tan pronto se sostiene que “la mujer no nace, se hace” como a renglón seguido se considera al hombre atrapado en su naturaleza violenta y opresora sin capacidad para evolucionar, como un poco más tarde se dice que las diferencias entre seres humanos son todas culturales, pero a continuación se cae en el esencialismo de la mujer como la expresión de todas virtudes: desde el amor a la paz, al tiempo que para el hombre se tiene reservado todos los defectos: desde el egoísmo a la ausencia de sentimientos. Lo que nunca se hace es explicar como actúan los mecanismos del patriarcado, ni del género, ni se precisa la significación de ningún concepto, más bien al contrario, como vimos con el término machismo, todo parece ir dirigido a una imprecisión calculada que permita tener en la manga un comodín para usar en cualquier situación.

Tan pronto se niega el derecho a la paternidad como a renglón seguido se habla del poder omnimodo del patriarcado. Lo mismo se niega la custodia compartida y cualquier derecho en la reproducción, como se priva de la figura masculina a cientos de miles de niños, para los que ni existe en casa ni en la escuela, sin que tal proceder conlleve asumir los resultados de tal decisión. Cuando en la sociedad se observa una juventud que no mejora en su forma de enfrentarse a la vida y a la sociedad, entonces la responsabilidad aparece diluida en el conjunto social. Cuando se trata de los éxitos de nuestros chicos la madrina es su madre, cuando de los tropiezos o los fracasos de una sociedad machista y patriarcal. Podríamos decir que para la mujer se reclaman todos los derechos sin el correlato de las obligaciones y para el hombre las obligaciones sin el correlato del derecho.

En fin, un pensamiento donde todos los dualismos simplistas de buenas y malos, todos los maniqueísmos de hombres verdugos y mujeres víctimas, son posibles. Donde la asimetría en el juicio y el privilegio en la resultante siempre son posibles, bajo el pretexto de que unos son la parte fuerte y las otras la parte débil. Pero inmediatamente descubrimos que la perfecta igualdad y paridad que se exige en unos terrenos, en otros se niega, o que a los hombres no sólo no se les ofrece ninguna ventaja para progresar en la paternidad más bien todos las zancadillas están permitidas, hasta el extremo de que cada día es más frecuente leer y escuchar a personas jactarse de que algo así pueda existir. O descubrir que el derecho a la conciliación laboral y familiar es un derecho de las mujeres.

La cita del libro: El Mundo de las mujeres, de Alain Touraine que dice: “Las mujeres son conscientes de que mantienen una relación privilegiada con los hijos, cuya existencia les confiere un poder al que no renunciarían por nada del mundo, aunque los hombres compartieran las tareas de la casa con ellas, incluyendo el cuidado de los niños.”, así lo atestigua y este jugoso comentario realizado en La Vanguardia a propósito de la obra de Miguel Lorente ratifica:

"El posmachismo necesita crear su propia estética y romper con la imagen rancia y viril del machismo, con la idea de hacer que sus propuestas e ideas tengan credibilidad y no sean identificadas con una posición dirigida a mantener el poder masculino". De ahí, sugiere Lorente, que sus militantes se camuflen bajo una preocupación hasta cierto punto femenina por la estética y que lleguen a emular roles tradicionalmente desempeñados por la mujer, como el súbito descubrimiento que desde estos sectores se ha hecho de la figura de los hombres como padres, léase la proclamación del llamado síndrome de alienación parental (SAP).”
El hombre vive bajo una acusasión permanente, si no cambia por inmovilista y si cambia porque se trata únicamente de un disfraz para seguir ejerciendo el dominio.

Pero si esos son los objetivos, en cuanto a los métodos nada desmerece lo anterior. Hasta el punto de que luego de sostener la necesidad de los espacios mixtos para todo tipo de instancias sociales, hayan decretado hace más de 30 años que el feminismo es cosa de mujeres, o que su modus operandi actual con lo que se corresponda sea el de un grupo de presión (lobby femenino) y se aleje definitivamente de cualquier cosa que recuerde a una organización abierta y democrática. Donde el debate social está proscrito incluso con la pretensión de hacer callar a todas y todos cuantos discrepen de sus prescripciones. Donde cualquier intento de debate racional y civilizado es sofocado por la inmediata identificación del otro con el maltratador, el machista, el retrogrado.

Como sorprende que el pretendido salto de civilización que iba a favorecer a mujeres y hombres, en la actualidad haya quedado reducido a “cómo cambiar al hombre”. Las recetas de género, que responden a un plan perfectamente estudiado y milimetrado por ese lobby, con importantísimos apoyos en instituciones nacionales e internacionales, siguen un proceso en el que naciendo de organizaciones feministas, son llevadas al terreno social y político por instituciones de composición mixta (partidos políticos, sindicatos...), para en buena parte de los casos redundar en beneficio exclusivo o prevalente de las mujeres.

Pero quien sin duda mejor expresa el contenido de esta ideología sean sus autoras y para no alargarme mucho más recurriré a una sola cita de Shere Hite, quien en su sección habitual en El País semanal, el 22 de junio de 2003, escribió un artículo titulado: El mejor método anticonceptivo, en el que relataba como después de consultar sobre el tema a “una afamada especialista en la materia”, ésta le respondió: “En general, los mejores métodos para las mujeres son el condón masculino, si no se trata de una relación monógama, y la vasectomía masculina, si se ha completado la familia”. “Cuando alcancemos la deseada forma ideal de gobierno, el “matriarcado opresivo”, espero que todos los chicos se hagan una vasectomía a los 13 años, después de congelar muestras de semen….” Que yo sepa nadie pidió explicaciones ante algo así, ni ninguna sensibilidad de género se sintió ofendida.




P.D. La publicidad, a veces, constituye el mejor reflejo de la sociedad a la que se dirige, por eso os propongo un pequeño juego en el que de lo que se trata es de completar el siguiente título: Porque lo valemos y se lo merecen después de descubrir el sexo de los protagonistas de una serie de spots televisivos.
- En la primera tanda podríamos mentar aquel al que en plena faena musical le vierten un caldero de un líquido pringoso por la cabeza, o aquel otro al que arrojan el líquido de un vaso a la cara, o aquel al que estampan una tarta en todo el rostro, o aquel que recibe un golpe en la espinilla y se dobla de dolor, o aquel que llaman gastón, o al que llaman abusón...
- En la segunda tanda podíamos pensar en aquellos otros spots que finalizan con “porque nosotras lo valemos”

Entre ambos resolvemos el acertijo del título y lo completamos: Porque nosotras lo valemos y ellos se lo merecen.
No resulta una visión excesivamente disparatada de lo que está sucediendo.

16 comentarios:

  1. Destilas mucho victimismo masculino hoy en tu post. Tus tintes de desviacionista con respecto a lo que pontifica Lorente te hacen merecedor del epíteto "neomachista". Por cierto, ¿con cuanto dinero subvenciona la Junta de Andalucía a AHIGE, portavoz de todos los desafueros de Lorente?

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:24 p. m.

    Si uno de cada tres hombres y una de cada cuatro mujeres sufrirán cáncer, http://www.publico.es/ciencias/196661/hombres/mujeres/cancer/segun/estudio
    porque las campañas de los últimos años tiene que ver exclusivamente con los cánceres femeninos: útero y mama.

    Alberto

    ResponderEliminar
  3. El post de Enrique Jimeno en "Buenamente" es largo pero muy instructivo.

    Siempre me he preguntado qué opinión tiene el feminismo de la lírica amorosa medieval, el llamado "amor cortés", que tanto ha influido en nuestro imaginario erótico hasta hoy mismo.

    Recordemos (o aprenda quien no lo sepa) que los trovadores son unánimes al considerar a la dama como un vasallo considera a su señor feudal: la dama siempre es de noble rango y ocucpa una posición de dominio. La actitud del enamorado ante ella es extremadamente reverencial, de una sumisión absoluta.

    Naturalmente, este concepto del amor no es nada igualitario, pero contradice radicalmente las teorías de género (y algunos prejuicios sobre la Edad Media, digamos de paso). Por lo tanto, ¿qué podía hacer el feminismo ante un fenómeno cultural tan extendido e importante, pero tan molesto para sus consignas?

    Lo más fácil es ocultarlo, naturalmente: que no se hable de ello y será como si no existiera. Es lo que hace la presidenta del Institut Català de les Dones, que en "Desaprender la violencia", al referirse a la educación sentimental parece ignorar (y es casi seguro que la ignora) todo lo relacionado con el amor cortés.

    Pero ya veo que los sectores más cultos del feminismo, que saben que existe esta tradición, han tenido que seguir otra estrategia: ya que no pueden negarla, la manipulan. Leen los textos al biés, los interpretan con "prespectiva de género" y acaban presentando la lírica de los poetas provenzales, los galaico-portugueses, los "minnesinger", los stilnovistas, los petrarquistas y todas sus derivaciones como un producto más del aborrecible patriarcado. De ahí "los peligros del amor romántico".

    Ya no quedan trovadores. Si los hubiera, acabarían en la cárcel por acoso sexual.

    ResponderEliminar
  4. Quizá incluso no sea necesario remontarse a la cantiga medieval. Ne me quitte pas, la famosa canción de Jacques Brel, considerada por algunos la más bella canción de amor de todos los tiempos dice en dos de sus estrofas:

    Te ofreceré
    Perlas de lluvia
    Venidas de un país
    Donde nunca llueve
    Cavaré la tierra
    Hasta después de mi muerte
    Para cubrir tu cuerpo
    De oro y de luz
    Haré un dominio
    Donde el amor será rey
    Donde el amor será ley
    Donde tu serás reina
    No me dejes
    ....

    No me dejes
    No lloraré más
    No hablaré más
    Me esconderé
    Para mirarte
    Danzar y sonreír
    A escucharte
    Cantar y luego reír
    Déjame que sea
    La sombra de tu sombra
    La sombra de tu mano
    La sombra de tu perro
    No me dejes
    .....

    El original en francés es:

    Ne me quitte pas
    Il faut oublier
    Tout peut s'oublier
    Qui s'enfuit déjà
    Oublier le temps
    Des malentendus
    Et le temps perdu
    A savoir comment
    Oublier ces heures
    Qui tuaient parfois
    A coups de pourquoi
    Le cœur du bonheur
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas

    Moi je t'offrirai
    Des perles de pluie
    Venues de pays
    Où il ne pleut pas
    Je creuserai la terre
    Jusqu'après ma mort
    Pour couvrir ton corps
    D'or et de lumière
    Je ferai un domaine
    Où l'amour sera roi
    Où l'amour sera loi
    Où tu seras reine
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas

    Ne me quitte pas
    Je t'inventerai
    Des mots insensés
    Que tu comprendras
    Je te parlerai
    De ces amants-là
    Qui ont vu deux fois
    Leurs cœurs s'embraser
    Je te raconterai
    L'histoire de ce roi
    Mort de n'avoir pas
    Pu te rencontrer
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas

    On a vu souvent
    Rejaillir le feu
    D'un ancien volcan
    Qu'on croyait trop vieux
    Il est paraît-il
    Des terres brûlées
    Donnant plus de blé
    Qu'un meilleur avril
    Et quand vient le soir
    Pour qu'un ciel flamboie
    Le rouge et le noir
    Ne s'épousent-ils pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas

    Ne me quitte pas
    Je ne vais plus pleurer
    Je ne vais plus parler
    Je me cacherai là
    A te regarder
    Danser et sourire
    Et à t'écouter
    Chanter et puis rire
    Laisse-moi devenir
    L'ombre de ton ombre
    L'ombre de ta main
    L'ombre de ton chien
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas
    Ne me quitte pas.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2:26 p. m.

    Según los últimos estudios la probabilidad de salvar la vida en caso de haber padecido un cáncer es del 60% en el caso de las mujeres y del 50% en el caso de los hombres lo que unido a que también la probabilidad de padecerlo es mayor en el caso del hombre, 33% frente a 25% en las mujeres, me hace todavía menos comprensible las actuales campañas en las únicamente se tratan los cánceres femeninos

    Alberto

    ResponderEliminar
  6. Alberto, hoy ha aparecido otro artículo sobre el tema del cancer en el que se señala que además, los hombre tienen una mayor tasa de muerte relacionada con el cancer. Bueno, en el fondo, quizás sea que desde el punto de vista de la sobrevivencia de la especia, los óvulos son más escasos que los espermatozoides, luego se presta más atención a la vida del sexo femenino que a la del masculino.
    Bueno, y si hablamos de "género", igual. Pronto empezarán a aparecer estadísticas en las que los/las transexuales superan mejor el cancer que los heterosexuales "patriarcales" de toda la vida.

    ResponderEliminar
  7. Creo que una de las principales contradicciones del feminismo de género (si no la mayor) es que mientras por un lado dice luchar contra la opresión de las mujeres en el patriarcado, la realidad es que consigue sus avances gracias precisamente a ideas patriarcales, como la de que una mujer es más valiosa que un hombre y por lo tanto merece más protección.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo12:46 p. m.

    En mi opinión todas esas elucubraciones sobre el patriarcado que explota a las mujeres, se hacen al margen de que estas vivan más, tengan más capacidad de compra, sean más en la Universidad, sus empleos sean mejores que los de los hombres y gasten más en cuidados personales.

    Alberto

    ResponderEliminar
  9. Eso que llaman feminismo ya debería llamarse hembrismo. La contraparte del feminismo debería ser llamada masculinismo, creo yo. Y se me ocurrió de repente esa palabra por cuanto la busqué en Google. Me encontré con esa paparruchada de la AHIGE (que casualmente menciona Plutarco en el primer comentario) WTF?! ¿Masculinismo?!

    Entiendo que haya cosas en las que los hombre y las mujeres no sean iguales, pero creo no se puede plantear la igualdad de género desde una perspectiva desde ya segregacionista, sea ginocentrista o androcentrista. De acuerdo con el lema del blog.

    ResponderEliminar
  10. Los de AHIGE se reunieron el 15 de diciembre con el Ministerio de Igualdad, publican en la web la foto, con el gran segregacionista Miguel Lorente. El punto fundamental que resume la reunión lo citan ellos mismo en sus conclusiones:

    "Convocatoria de una Orden de Ayudas y Subvenciones para asociaciones y entidades del movimiento de hombres por la igualdad.
    Esta convocatoria debe incluir acciones de todo tipo: investigación, sensibilización, prevención e intervención directa con la población masculina. (el Gobierno Vasco ya tiene previsto hacer esto en 2009)."

    Es inquietante esa "intervención directa con la población masculina". Hoy he leído en El País que un karateka subvencionado enseña a mujeres que han presentado una denuncia de maltrato a tomarse la justicia por su parte. Cuando un porcentaje abrumador de los crímenes violentos lo padecen los hombres, la sociedad propone soluciones de "género" parcial para abordar un problema que padecen en el entorno familiar mujeres...y niños, y mayores y hombres. Ahora que se empieza a hablar del maltrato que sufren los niños, quizás haya que enseñar a estos a dar patadas en la espinilla a las madres, principales perpetradoras de ese tipo de violencia familiar...

    ResponderEliminar
  11. Otra teoría de la conspiración que admite las farsas sociales del feminismo en cambio las explica diciendo que son promovidas por varones anquilosados en The Powers That Be con el objeto de minar su competencia. Escuché de eso una vez y lo que me pareció curioso es justamente que a pesar de todo la acusación recaiga sobre los hombres.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Es inconcebible hasta donde llega el servilismo de algunos hacia las consignas del feminismo dominante. Y asombrosa la manera en que, con la intención de combatir un supuesto mito, se cae en la mentira más burda.

    ¿Cómo ese tal Guillermo puede escribir sin sonrojarse que "las principales víctimas de la violencia, y no sólo en los telediarios de todos los días, son siempre niños y mujeres"?

    O este señor está muy desinformado, o piensa que los demás nos chupamos el dedo.

    ResponderEliminar
  14. He recibido una comunicación de Guillermo, advirtiéndome que su comunicación es de índole personal, le he solicitado autorización para publicarla y me la ha denegado. Dudo que no tenga el derecho a difundirla, pero por si acaso, la borro y os adjunto mi última respuesta, que ha sido agradecida en tono amable:

    "Repito una vez más que una campaña de este tipo era necesaria; somos bastantes padres responsables los que habíamos detectado el efecto negativo que pueden tener las redes sociales si se utilizan de manera compulsiva y como extensión de conflictos generados en el ámbito escolar.

    Los datos preliminares que muestra su estudio son consistentes con las advertencias que hemos recibido de psicólogos y pedagogos, advirtiéndonos sobre la especial virulencia que este acoso, potenciado por la nuevas tecnologías, adquiere entre las adolescentes.

    Lamentablemente, su anuncio, al igual que aquel de la campaña de DGT, cae en el sexismo de perpetuar la imagen del hombre del siglo XXI como acosador y ser intrínsecamente violento. En el anuncio de la DGT, si recuerda, es un hombre el que no pone el cinturón al bebé, cuando la
    mayoría de los niños y niñas pequeños son llevados en coche por sus madres y si usted observa a su alrededor, muchas veces sin las adecuadas medidas de seguridad. La DGT se planteo hacer de nuevo un
    anuncio más neutro, pero finalmente retiró el usado por sexista. En su anuncio sobre acoso adolescente, el iniciador es un chico, cuando todos los estudios señalan que es un fenómeno especialmente pernicioso entre las chicas. iniciadoras y perpetradoras (probablemente el chico que inicia ese acoso en su anuncio remitiría la fotos a todos sus contactos femeninos, sabedor de la mayor crueldad que a esas edades muestran entre si). Gustosamente puedo enviarles diferentes estudios realizados en diferentes países sobre este tema.

    No voy a entrar en polémica con usted sobre los beneficios o no de la tetosterona a lo largo de los milenios. Quizás la presente crisis económica nos enseñe, por ejemplo, que un mayor número de mujeres en el entorno financiero hubieran evitado parte del desastre. Como padre de una hija e hijo, deseo que ella avance en igualdad de derechos y deberes, que, en nuestra cultura occidental, existen ya desde decenios. Y espero que no tenga que avanzar siendo cuota de nadie.

    Por último, las mujeres en posiciones de mando, no son garantía de paz universal, como lo atestiguan Golda Meir, Margaret Thatcher, o Hillary Clinton, que ya ha amenazado a Iran con ser borrada del mapa si ataca a Israel. Eso por no hablar de reinas del pasado, desde Cleopatra a Catalina la Grande, que capitanearon grandes ejércitos de conquista.

    Confiando, igual que usted, que nuestra sociedad se beneficie igualmente de los aspectos positivos de hombre y mujeres, le saludo atentamente y agradezco la campaña sobre el ciber acoso por ustedes emprendida, con el matiz ya señalado."

    Aún así, os animo a que hagáis llegar cartas de protesta a la dirección contacto@protegeles.com, detrás de la cual se oculta este supuesto Guillermo.

    ResponderEliminar
  15. He remitido a www.protegeles.com, dentro de su campaña sobre el ciber acoso, la siguiente dirección: http://descubrealinfiel.com/.

    Es una página para mujeres, en las que se despachan a gusto sobre los hombres que consideran infieles, siendo, por tanto, una potencial fuente de ciber acoso. No existe un equivalente masculino, cuando las estadísticas señalan que hoy en día el nivel de infidelidad es bastante parejo.

    ResponderEliminar
  16. Lo cierto es que según consultas realizadas, si puedo difundir las respuestas de www.protegeles.com. Esta es la última perla:

    "Le agradezco mucho el tono de sus últimos mensajes. No obstante no me
    gustaría seguir con el tema y hacer participes a terceras personas a las que también tendría que contestar, adjuntar otros estudios que señalan exactamente lo contrario de aquellos que usted menciona, etc. Es un debate
    que sinceramente no necesito mantener, pues tengo demasiado clara mi posición, por lo que le ruego mantengamos esta conversación solamente en el ámbito privado. Por mi parte además, con este intercambio de correos ha
    sido suficiente.

    Quisiera enfatizar la siguiente frase: "Es un debate
    que sinceramente no necesito mantener, pues tengo demasiado clara mi posición...". Respuesta de un adoctrinado/a, sea lo que defienda, desde la Santidad del Opus al feminismo de "género".

    ResponderEliminar