Twittear

17 septiembre, 2013

El rol de protector del varón

La última entrada de ¿Quién se beneficia de tu hombría? es importante por lo que dice, pero también por lo que sugiere, al demostrar que la violación no solo no es un asunto tolerado y normalizado en el patriarcado sino el principal resorte para mover a actuar a los hombres y utilizarse como banderín de enganche para alistar a los jóvenes a los ejércitos y la guerra, o justificar invasiones como la de Panamá y tantas otras.

En los varones existen resortes, más o menos inconscientes,  que en determinadas circunstancias nos llevan a poner en juego incluso nuestra vida si se trata de  proteger la de otros, en particular la de mujeres y niños,  y ese mecanismo que en la entrada se relaciona con las acciones referidas a la guerra se extiende, sin embargo, mucho más allá de ese momento apareciendo en múltiples fórmulas  de protección cada una con su nivel de intensidad. En un comentario que colgué en la citada la entrada decía más o menos:

El mecanismo es el mismo cuando hablamos de estos llamados para alistarse e ir  a la guerra, que cuando en el Titanic, y tantas otras situaciones parecidas, se decide salvar a las mujeres y los niños primero, pero en múltiples ocasiones de la vida diaria. Recientemente criticaba en mi blog un artículo firmado por un eurodiputado: que ante el despilfarro de esfuerzo y dinero público que supuso la acción impulsada por  las feministas y llevada a cabo por el Ministerio de Industria de unificar las tallas femeninas, arremetió con toda intensidad contra unos cuantos intervinientes en la operación que, ¡oh casualidad! resultaron ser varones, y lo hizo olvidando en todo  momento cualquier reproche a las promotoras de la medida.

Pero está presente en cada uno de nosotros. No hace mucho tiempo un comentarista habitual en ésta y otras bitácoras y con un punto de vista muy crítico hacia el neofeminismo,  no dudaba en reconocer que él como profesor tendía a puntuar mejor a sus alumnas. Pero todos sabemos de la mayor benignidad de los tribunales de justicia hacia las mujeres, o del especial orgullo que les procura a los políticos poder ser el único varón invitado a una reunión de mujeres y la especial satisfacción de poder anunciar una medida en su exclusivo beneficio.

O también como nuestras Cámaras no tuvieron gran problema, a pesar de contar con informes desfavorables de los penalistas y en general de todas las fuentes consultadas: RAE, Consejo de Estado, etc. para aprobar la LIVG o, menos comprensible todavía, que cuando se hizo una reforma de la ley de divorcio para incluir en ella la custodia compartida todo terminó de la forma que conocemos y el Tribunal Constitucional tardó siete años en pronunciarse sobre una cuestión de inconstitucionalidad que mientras tanto estuvo perjudicando gravemente a los varones y sobre todo a la justicia, o las trabas que el CGPJ está poniendo ahora mismo a la reforma de dicha ley en el sentido de que sean los jueces quienes determinen cuando corresponde dictaminar una custodia compartida, sin que hasta el presente se conozca ningún pronunciamiento en relación con la práctica de resolver la custodia siempre a favor de la madre.

El neofeminismo desde luego no lo desea pero los varones debemos reflexionar muy seriamente sobre aspectos de nuestro comportamiento en los que el atavismo de la protección se antepone a cualquier otra consideración y actúa haciendo descargar sobre otros hombres y sobre nosotros mismos pesadas cargas que como en el caso de esos llamamientos a alistarse a un ejército en guerra ponen en peligro nuestra propia vida. Y debemos hacerlo porque sería un enorme fiasco que después de toda la historia de los dos últimos siglos el rol del varón permaneciese igual a sí mismo y como siempre ha sido. 


20 comentarios:

  1. Anónimo6:35 p. m.

    Los hombres, engañados ya desde niños en su educación, creen que ES UN MÉRITO ESTAR CONTRA ELLOS MISMOS, como dice Robert Bly.
    Pero, yo concretaría más esta actitud: creen que ES UN MÉRITO VIOLAR SUS PROPIOS DERECHOS. Y, evitentemente, los de los demás hombres.
    El "Nuevo hombre", teóricamente sensible, "femenino", no está para nadie y quiere permanecer enfermo, como dice Robert Bly.
    Esta actitud es tan general, que la propuesta de respetar sus derechos constitucionales APARECE COMO UNA INOCENTADA,o sea, que los derechos constitucionales no son algo que alguien se tome en serio.

    Victor.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la alusión Emilio.

    Un tema que salió cuando se iba a eliminar la prohibición en las Fuerzas Armadas de los USA fue justamente ese. Muchos soldados temían sentir la necesidad de proteger a sus nuevas compañeras de armas cuando llegara el momento, haciendo la unidad menos eficaz.

    http://www.theinternational.org/articles/329-women-in-combat-lifting-the-ban-for-bett

    (apartado "the need to protect")

    Es un debate legítimo, pero a quien lo sacaba le tildaban de sexista y fin del asunto. Si bien yo estoy a favor de que las mujeres desempeñen puestos de combate, no es una mala idea por parte de los militares explorar este tema para prevenir este tipo de situaciones, en lugar de ignorar miles de años de cultura, biología y demás.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5:08 a. m.

    Como dices, el rol del varón ha permanecido en los últimos siglos, igual a si mismo y como siempre ha sido. Mientras tanto el rol de la mujer ha cambiado, o más bien se ha ampliado, se ha enriquecido en posibilidades y matices, de manera que, dependiendo de los casos y, en gran medida de la propia elección, la mujer puede elegir vivir en el rol más tradicional o el más actual o en situaciones intermedias, en combinaciones al gusto de lo tradicional y de lo actual. Dicho así, cualquier feminista tiene fácil criticarme por "insinuar que la mujer vive en una especie de paraíso terrenal", lo que es evidente que no es así. Todos tenemos problemas y limitaciones, aciertos y fracasos, ventajas o desventajas que van más allá de nuestra condición "genérica" (de nuestro género). Por ejemplo, nuestras circunstancias socioeconómicas y condiciones naturales como salud, inteligencia, belleza... son más trascendentes que nuestro sexo a la hora de que la vida se parezca más al paraíso terrenal o al infierno. Pero a lo que iba, esta posibilidad de la mujer de moverse entre el rol más tradicionalmente femenino y el más masculino, sin ser cuestionada ni ver afectada su feminidad, frente al inmovilismo del rol masculino, hace que la mujer disfrute de un mayor grado de libertad que el hombre. Justo lo contrario de las tesis feministas.

    Vale, sí, es cierto que el rol masculino también cambia. Pero frente a los apoyos y ayudas que el feminismo ha recibido por parte de individuos e instituciones "patriarcales" (partidos, sindicatos, organismos diversos, etc.) a la hora de usar su poder para, digamos, devolver el favor y avanzar todos juntos, como personas, nos encontramos al feminismo de género como un obstáculo reaccionario.

    Arturo

    ResponderEliminar
  4. Lo más perverso de este asunto es la intención de engaño y ocultamiento de la verdad. El neofeminismo sabe de esos resortes, sabe de milenios de aculturación en el rol de proveedor y protector del varón y la herencia biológica en ese sentido, pero pretende que casi todo sucede al revés. Y no solo niega y oculta ese comportamiento en el hombre sino que llegado el momento en que no puede negarlo lo atribuye a machismo.

    En relación con el comentario de Carlos decir que cuando la guerra de Irak fueron los propios soldados varones quienes prefirieron mantener a las soldado en posiciones de retaguardia y alejadas de la primera línea de combate.

    Y lo cierto es que la sociedad que nos proponen y estamos construyendo no solo pretende mantener invariante el papel del varón, en el mejor de los casos los cambios tolerados consistirían en ese tuneado de fachada que nos proponen los profeministas y sus cursillos de cocina y planchado.

    En lo que no debemos equivocarnos, entiendo yo es que, la sociedad hacia la que vamos nos propone una división de roles que nada tiene que envidiar el mundo tradicional y lo hace “respetando” todos los estereotipos que tanto decían combatir: la mujer como ser frágil y a proteger; la maternidad como único vínculo de los niños con sus progenitores; la mujer en los empleos donde la protección de todo tipo es superior: ambiental, de derechos, etc.; el hombre como la encarnación de la “fuerza bruta”…

    No se nos debe escapar esa cada día mayor número de ámbitos de abrumadora superioridad femenina: sanidad, educación y cuidados de infancia, juzgados de familia, bibliotecas, escuelas de idiomas… pero también la diferenciación de roles en ámbitos en que no siendo mayoría las mujeres les parecen reservados por derecho natural: portavoces de la policía, moderadoras de los debates, los espacios de la mañana y las sobremesas en las televisiones, los puestos de administrativos y de relaciones públicas y otro largo etcétera.

    También sobre esto debemos reflexionar en profundidad porque puede que el papel del varón no solo se mantenga invariante sino que dentro de los ámbitos de mayoría masculina determinados puestos muy destacados hayan de ser ocupados por mujeres. Y lo más curioso ¡todo en nombre de la igualdad!

    En otro aspecto de lo que venimos hablando conviene también prestar atención a la tendencia del derecho penal y la práctica jurídica a castigar de forma más severa los delitos sexuales que los propios delitos de sangre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo6:49 p. m.

      Todo eso que dices es cierto, además se palpa diariamente y te diría más, la mujer actualmente es consciente de todo eso, de sus privilegios, de sus prebendas, no hay más que tener una conversación con un grupo de mujeres y te das cuenta enseguida que siente superiores, hablan y actúan con prepotencia, con supremacía, se les nota el poder que le otorga la sociedad.
      Y como contrapartida, también se nota el poco afecto, la poca empatía, la poca comprensión que ellas tienen sobre los problemas y discriminaciones de los varones, así como el desprecio a engendrar progenitores varones, recuerdo cuando un amigo mío que es ginecólogo, me comentaba a este respecto:
      “Las mamás saltan de alegría cuando les das la noticia de que va a tener una niña y sin embargo, no pueden disimular su tristeza, su pena, su desazón, incluso algunas se ponen a llorar, pero no de alegría, a veces entran en una gran depresión, cuando le dices que va a tener un varoncito, y esto es así en un 90% de los casos y casi el 100% con su primer embarazo”
      Respecto a esto, sí he notado mayor preferencia para el sexo femenino en los embarazos.
      Tambien he notado que muchos de los que dicen que les da igual, en cuanto saben el sexo… están mucho más eufóricos los que saben que llevan niña que los demás, es una sensación que tengo cuando hablo con embarazadas o familiares de embarazadas…
      Saludos:
      Victor.

      Eliminar
    2. Anónimo12:42 a. m.

      En la época en que el slogan era "¡contra violación castración!*", pedían la pena máxima para el delito de violación, equiparándolo al asesinato. Se pararon cuando los jueces les avisaron de que si los equiparaban los violadores, una vez consumada la violación, se podrían ver impulsados a asesinar a la violada, pues en el peor de los casos la pena sería igual y una mujer muerta lo tiene más difícil para denunciar. La idea de la gradación de las penas no encajaba en un espacio mental saturado de odio, ojo que no era el comprensible odio de la víctima, si no el odio de otras, generalmente no víctimas y que presumiblemente querían hacer política y derecho...
      En cuanto a la frasecita(*)la vendían como algo simbólico, pero sabemos y sabíamos que el objetivo de su reivindicación era tal cual. Luego se volvería al ojo por ojo, la amputación de manos, la hoguera etc. ¿Alguien dijo que eran unas reaccionarias? pues se quedó corto.

      Arturo

      Eliminar
    3. Anónimo2:52 p. m.

      "En otro aspecto de lo que venimos hablando conviene también prestar atención a la tendencia del derecho penal y la práctica jurídica a castigar de forma más severa los delitos sexuales que los propios delitos de sangre."


      No hay más que contrastar las condenas habituales por asesinato con las sentencias del caso kárate: "Torres Baena, condenado a 302 años de prisión por actuar como un 'depredador sexual'." Lo que nos lleva a suponer que le habria resultado más "barato" secuestrar y matar a una persona, siempre y cuando el móvil hubiese sido exclusivamente económico... Y nótese el fortísimo tabú que hay sobre el tema de los abusos a menores, donde cualquier opinión discrepante te puede acarrear -como de hecho me ha pasado- el ser tildado de "pederasta".

      http://www.elmundo.es/elmundo/2013/03/15/espana/1363332387.html

      José

      Eliminar
  5. Hay dos aspectos de las políticas feministas que permanecen prácticamente inéditos: el balance de las políticas feministas y el voto de las mujeres.

    El neofeminismo ha llegado a identificar la presencia de la mujer en cualquier ámbito de la vida social con la inmediata mejora del mismo, sea que lo refiriera a la política, los medios de comunicación, la justicia, etc. y la pregunta sería:

    ¿de verdad está sucediendo eso así? Campos como los medios de comunicación, la escuela, los juzgados de familia o la propia política se están viendo "transformados a mejor" con la presencia y en la mayor parte de esos sectores presencia muy mayoritaria de las mujeres?

    Y la segunda cuestión, cómo conciliar el pretendido progresismo del feminismo con la vocación más claramente conservadora del voto femenino en buena parte de los países occidentales. Cómo interpretar esa mayoría de mujeres que votó a Bush en su momento y a Rajoy en el suyo. Cómo digerir tantas mujeres en opciones de extrema derecha.

    ResponderEliminar
  6. Instinto de protección y cómo funciona:

    http://www.rtve.es/alacarta/videos/noticias-24-horas/uno-cada-cuatro-hombres-asia-reconoce-haber-cometido-violacion/2016945/
    La mayor parte a su propia pareja, aunque 1 de cada diez (además o en vez de) a alguien que no lo era.

    En Estados Unidos:
    Alrededor del 80% de las violaciones son cometidas por amigos, parientes, parejas, conocidos. Solo el 20% por extraños.
    Entre los 12 y los 17 se tienen de dos a tres veces más probabilidades de padecer asalto sexual (cuando se necesita más protección)
    Una de cada 6 mujeres y uno de cada 33 hombres ha sufrido violación o intento de.
    Alrededor del 5-6% de los hombres (mucho más entre los soldados) se confiesan como autores de uno o varios intentos o violaciones consumadas, en varios estudios.
    Aproximadamente el 16% de las violaciones son denunciadas. Solo una de cada 6.

    http://www.911rape.org/facts-quotes/statistics
    http://yesmeansyesblog.wordpress.com/2009/11/12/meet-the-predators/

    Por cierto, Estados Unidos todavía no ha conseguido la extradición de Polansky (violador juzgado y convicto de una niña de 13, usando la fuerza y las drogas, y acusado por varias otras mujeres) porque el instinto de protección debe ser tan fuerte como para que muchísimos intelectuales, actores, cineastas y gente corrriente (incluyendo bastantes mujeres) le defienda, porque es un buen director de cine, y, supongo, uno de los buenos viejos muchachos, un tipo valioso, mucho más que a una desconocida de 13 (probablemente una guarrilla). O sea, que puede haber instinto de protección, pero en todo caso es algo veleidoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo5:49 p. m.

      "porque el instinto de protección debe ser tan fuerte como para que muchísimos intelectuales, actores, cineastas y gente corrriente (incluyendo bastantes mujeres) le defienda, porque es un buen director de cine, y, supongo, uno de los buenos viejos muchachos, un tipo valioso, mucho más que a una desconocida de 13 (probablemente una guarrilla). O sea, que puede haber instinto de protección, pero en todo caso es algo veleidoso." (Aloe)


      Me parece repugnante la insinuación que hace Aloe, donde da a entender que los hombres se protegen entre sí cuando uno abusa sexualmente de otra persona. Además esta señora viene a decir que hay una especie de defensa corporativa en el mundo de los intelectuales, y con similar objetivo. Sin embargo, si echásemos un vistazo en las hemerotecas podríamos constatar el aluvión de críticas que suscitaron hace un par de años unas confesiones de Fernando Sánchez Dragó, en las que éste hablaba de su experiencia con unas muy jóvenes, casi niñas, prostitutas japonesas. ¿Por qué un intelectual como Fernando Sánchez Dragó fue linchado mediáticamente, y por un hecho probablemente menos condenable que lo que hizo Polansky? ¿Por qué no acudió en su ayuda el resto de la intelectualidad? Pues muy sencillo, porque Sánchez Dragó hace tiempo que ha renegado de la corrección política. Es la ideología lo que importa, y no el coorporativismo profesional y masculino, como con malicia insinúa Aloe. Y es precisamente eso, la ideología, lo que explica que cuando se hace la vista gorda respecto a lo que haya hecho una persona, no venga dado únicamente porque se trata de alguien que pertenece a un grupo social de prestigio. El mejor ejemplo de lo que digo lo tenemos en el País Vasco, donde en los últimos años se ha disparado el número de violaciones en grupo. ¿Quiénes son los protagonistas de dichas violaciones? Todo el mundo lo sabe, aunque no lo digan en el telediario: los jóvenes magrebies residentes en los centros de acogida de dicha comunidad. Evidentemente dichos chicos no tienen poder alguno en España, pues son parias sociales, pero pertenecen a un colectivo "amigo". No es extraño por ello que las feministas que tanto condenan los "abusos" sobre las chicas en las fiestas de San Fermín son las mismas feministas que miran para otro lado en lo referente a las violaciones en grupo y con extrema violencia que tienen lugar apenas algunos kilómetros más al norte. Ya ven, Aloe podía haber añadido a sus estadísticas las relativas a la autoría de las violaciones cometidas en el País Vasco, pero intuyo que no lo hará, o que le restará importancia acudiendo a aquello de "se trata de un hecho aislado"...

      José


      Eliminar
    2. A Polansky le han cirticado tanto como le han defendido. A Sanchez-Dragó supongo que lo mismo. (Ah, el "linchamiento mediático" es un abuso lingúístico, porque no es un linchamiento: linchamiento es cuando se ahorca o se mata a golpes. Criticar a alguien no es más que criticar, no linchar, pero viene fenomenal para hacerse el mártir)
      Las dos cosas no son comparables, sin embargo, porque Sanchez-Dragó no ha sido procesado y declarado culpable de delitos graves. Y porque no ha habido en su defensa manifiestos públicos, solemnes y firmados (tampoco le han hecho falta).
      Como ya he dicho, a Polansky le han defendido también mujeres (por ejemplo, Whoopi Goldberg) que ya tiene bemoles.
      En Estados Unidos (donde por lo menos estas cosas se discuten, aunque no sea Jauja) ha habido varios casos muy polémicos de violaciones en grupo tapadas o defendidas precisamente por lo que se niega: porque los autores eran las jóvenes promesas del deporte local, hijos de buena familia y no les iba a destrozar la vida una travesurilla de nada.
      Algunos reciben más proteccion que otros.

      Aqui ni siquiera nos enteramos de esas cosas cuando pasan, porque las violaciones se denuncian todavía menos, y el menosprecio a quienes lo hacen es todavía mayor.

      Eliminar
  7. Pues como funcionan los mecanismos de la vida con imperfecciones, con excepciones, con salvedades. Somos aproximadamente 3.500 millones de varones en el mundo. Desde luego para mí me dice mucho más sobre su comportamiento lo que hacen la inmensísima mayoría de ellos que el comportamiento de algunos cientos o miles. Pero como me parece que lo que buscas es el impacto del varón agresor que es evidente que lo hay, quiero decirte que mi diferencia con el neofeminismo está en que yo no niego esos comportamientos, pero me gustaría que en reciprocidad las mujeres aceptaseis que no estáis exentas de estos y otros comportamientos. Por no ir más lejos en el caso mencionado por José y aunque según las informaciones lo que había era un depredador la condena muestra que también había al menos dos depredadoras, ya que junto a él condenado a 302 años, están su mujer María José González, condenada a una pena de 148 años y la monitora Yvonne González a 126 años y a mí no se me ocurre pensar que ese hecho explique el comportamiento de las mujeres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unos cientos o miles, no. Entre el 5% y el 25% según culturas, situaciones y matices de cada estudio.
      Si quitamos a los violadores de sus propias parejas (que se creen que tienen derecho y efectivamente la ley y la costumbre se lo conceden en casi todas partes), entre el 5% y el 10%.

      (Hablando de los que ellos lo admiten en cuestionario, y siempre que se evite la palabra con "v", pero describiendo los hechos con otras palabras)

      A mi no me parecen unos cuantos.
      Las cifras concuerdan perfectamente con el número de quienes dicen haber sido objeto de algún asalto con o sin éxito (1/6 mujeres 1/33 hombres), porque los violadores suelen repetir.

      La próxima vez que oigan algún chiste gracioso aludiendo a violar, ya saben de qué se esta hablando en realidad.

      Eliminar
    2. Hay mujeres depredadoras y cómplices. La proporción sobre el total anda por el 3%

      Eliminar
    3. Aloe, sería interesante que alguna vez citases tu fuente. En relación con los estudios sobre violación el margen parece amplísimo según la fuente. El famoso una de cada cuatro en los campos universitarios americanos que se llegó a convertir en el banderín de enganche del feminismo de radical y de género en EE.UU resultó una completa falacia rechazado también por las propias feministas de siempre. Sucede otro tanto con los estudios de violencia doméstica en nuestro país, que no resisten el más mínimo análisis.

      Eliminar
    4. He citado mis fuentes, más abajo. Dos veces.

      Para decir que los delincuentes sexuales mujeres son alrededor del 3% no he consultado ninguna concreta. TODAS las estadísticas de delincuencia dan aproximadamente una cifra así (un punto arriba o abajo).

      Eliminar
  8. Anónimo12:18 p. m.

    Un pequeño comentario al tema de las violaciones en Estados Unidos.
    Primero decir que hasta el 2012 la legislacion americana ( como la española) no consideraba que los hombres pudieran ser violados.
    De hecho en la actualidad se considera que solamente pueden ser violados por otros varones y los presos de Guantanamo o cualquier otra penitenciaria a los que sus carceleras humillan sexualmente embadurnadolos de excrementos e introduciendoles palos por el ano no tendrian derecho a considerarse violados. Por ello unas carceleras pillada in fraganti y con fotos de por medio en menos de 18 meses estará en la calle cuando las penas por violación van de 4 a 15 años.
    Segundo que en USA el colectivo humano que recibe mas abusos y violaciones sexuales es el de los presidiarios. Con una poblacion reclusa de cerca de 2.500.000 en la que mas del 20% reconoce haber sido objeto repetidamente de abusos y violaciones sexuales, lo dice todo. En ese colectivo el 90% son varones.
    Tercero, recientes estudios muestran que los colectivos feministas norteamericanos inflaron las cifras de violaciones de mujeres norteamericanas en busca de una rentabilidad politica. Se calcula que sus cifras por lo menos, si por lo menos, están infladas 10 veces, aunque probablemente, no sean menos de 30 veces menos de lo que dicen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis fuentes son:
      * las cifras oficiales del Gobierno de los Estados Unidos.
      * varios estudios científicos publicados originalmente en la revista oficial de criminología forense de Estados Unidos.

      La proporción de mujeres que declaran haber sido objeto de algún asalto con violación consumada o intento, es considerablemente consistente en decenas de estudios y encuestas. Especialmente se han hecho bastantes en los Colleges universitarios, a raíz de algunos escándalos que involucraban denuncias no creidas o minimizadas, o bulying a las denunciadas por parte de los amigos del denunciado, o las autoridades académicas mirando para otro lado, etc. Y vienen a dar cifras parecidas, aunque con algunas diferencias (también depende algo de las preguntas concretas)

      Efectivamente los abusos en las cárceles son una cantidad enorme (sexuales y de todos los tipos) y en el ejército también son más altos que entre la población general.

      Eliminar
  9. Anónimo debes identificarte con algún nombre. En otro caso no publicaré tus comentarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo4:08 p. m.

      AQUI ANONIMO
      identificame como Simone o Simone de Beauvoir

      Eliminar