Twittear

31 marzo, 2006

La razón como esperanza

La experiencia de debate en los foros del feminismo de género, para quien como yo no compartimos esa visión, resulta una experiencia ambivalente, por momentos estimulante porque pone a prueba tus pensamientos y reflexiones, pero dado el carácter cerrado, quizá habría que decir sectario de los mismos, a veces, lo que debería ser diálogo o debate, se convierte en espada de Damocles siempre presta a expulsar de los mismos a quienes no compartimos su línea de pensamiento, cuando no una retahíla de insultos a cada cual más inconsistente, en una especie de proyección psicológica de quien los realiza. De ese modo quienes insultan acusan a los que opinan de revientaforos, quienes actúan con prepotencia acusan a los otros de machistas, misóginos, y no sé cuantas cosas más. Hay algún personaje a quien no se le conoce ninguna opinión o reflexión sobre ningún asunto, pero si un montón de posts en los que acusa a los demás de boicoteadores, revientaforos, y no se qué cosas más. La verdad hay que verlo para creerlo. Un poco el mundo al revés.
Después de una experiencia como la que relato más arriba, me he puesto a bucear en la red y he tenido la fortuna de encontrar un hermoso texto, un poco largo eso sí, que consiguió devolverme el humor y que como pequeña joya que es quisiera compartir. Es de Edisón Otero Bello y se titula LA RAZÓN COMO ESPERANZA y lo encontrareis en la siguiente dirección:

http://www.edisonotero.cl/docs/LA_RAZON_COMO_ESPERANZA.pdf

Que lo disfrutéis, al menos tanto, como lo he disfrutado yo.

Un saludo

1 comentario:

  1. Gracias Emilio por tu blog. Creo que era necesario que personas como tu puedan con la logica de sus pensamientos abrir una necesaria vía de encuentro y comunicación para hombres, que creo en estos momentos, estamos necesitados de expresar también nuestras dificultades y desigualdades ante la sociedad que oprime tanto a mujeres como a hombres desde una visión de género y buscar alternativas de una mejora social para todos.

    ResponderEliminar