Twittear

12 noviembre, 2011

La izquierda y el principio de realidad


Leyendo este  artículo de Manuel Rivas  lo tentador y atractivo  es ser de izquierda. Si izquierda representa igualdad social y de género, si Educación para la ciudadanía representa Institución libre de enseñanza frente a integrismo episcopal,  si izquierda significa sistema fiscal progresivo y combate del fraude fiscal, si izquierda representa sistema educativo y sanitario de calidad y para todos, si izquierda representa ascensor social… lo que pide el cuerpo es ser de izquierda.

Pero hace falta estar muy despistado para no darse cuenta que lo de los gobiernos Zapatero no han supuesto nada de eso, y sí perfecta convivencia con la especulación inmobiliaria  y esos 150.000 nuevos millonarios que creó el boom de la construcción con rentas opacas al fisco que siguen gastando a manos llenas porque además no pagan impuestos, que fue su gobierno quien blindó la financiación a perpetuidad de la Iglesia católica con cargo al presupuesto público, que fue esa izquierda la de los acuerdos con la escuela concertada y la que consintió la adaptación de Educación para la ciudadanía al ideario del centro, de tal modo que el manual de esa asignatura más utilizado en nuestro país defiende el creacionismo.

Que esa izquierda no sólo no ha combatido el fraude fiscal sino que nos deja en herencia un sistema fiscal absolutamente injusto, unos índices de fracaso escolar y un porcentaje de  paro que destacan por su  excentricidad y por duplicar las medias de la U.E. y una sanidad al borde de la quiebra,  que en Europa sólo nos superan en desigual distribución de la renta: Letonia, Lituania y Rumanía…

En cuanto a igualdad de género no quisiera repetirme porque tendría que escribir el blog de nuevo y esa tarea ya está hecha, sin que las conclusiones se desvíen mucho de lo de más arriba. En fin, haría bien la autodenominada izquierda en ejercitar algo más el espíritu crítico y al análisis riguroso porque como todos los análisis sean de este tipo no le auguro un gran futuro al menos como referente moral.   



30 comentarios:

  1. El diario El Mundo ha presentado a diversos candidatos una quniela en la que se abordan diversos temas, en los que tienen que decantarse poniendo 1, X o 2. Hoy responde Rosa Díez.

    En el apartado Violencia de Género-Violencia Doméstica, pone un 2, añadiendo el siguiente comentario: “Lo políticamente correcto es género, pero doméstica es más ajustado a lo que se debe perseguir y más ajustado a lo que se debe proteger”.

    En el apartado Paridad-Disparidad, vuelve a poner un 2 con la siguiente explicación: “Siempre el mérito y la capacidad; siempre y para todos, para mujeres y para hombres también”.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:24 p. m.

    En mi opinión el programa de UPyD es el único que recoge en sentido positivo el tema de la custodia compartida y la LIVG.

    La izquierda mientras no sea capaz de una autocrítica en toda regla y reconozca que ha hecho la misma política, incluso más conservadora, que buena parte de la derecha europea jugará al engaño entre lo que dice y lo que hace.

    Pensar que toda su política de izquierda ha consistido en el matrimonio homosexual o cosas como la negativa a la custodia compartida y la ley contra la violencia de género nos da una pista de por dónde anda.

    Es así de lamentable y así de cierto.

    Alberto

    ResponderEliminar
  3. En relación con lo que dices Alberto quien está absolutamente tranquilo es el neofeminismo que aupó a Zapatero pues sabe que con el PSOE o con el PP sus políticas están garantizadas y van a contar con todos los apoyos oficiales, al menos mientras la percepción sea la de que esas políticas dan más votos de los que quitan, porque quienes las combatimos no seamos capaces de dar una sensación de mayor unidad y potencia.

    La maestría del feminismo está en ser de todos y no ser de nadie, ser de izquierdas pero vivir igual o mejor con la derecha, ser liberal y socialista a la vez, popular y aristocrático, jugar a movimiento de liberación al tiempo de que se dan pruebas cada vez más claras de espíritu censor y moralina sexual y de costumbres, hablar de igualdad y pisarla en cada acción, acusar al otro de lo que en casa propia está bien visto, llevar 150 años estableciéndose metas que una vez conseguidas señalan un nuevo objetivo del que de nuevo se está en el punto cero...

    ResponderEliminar
  4. Leyendo los periódicos dominicales, destaca la feliz noticia de la dimisión de Berlusconi. En un artículo publicado en El Mundo, le describen como el hombre postmoderno: “ para él, la imagen cuenta más que la realidad, las apariencias importan más que los hechos objetivos y lo que vale no es tanto lo que ha sucedido si no lo que la gente piensa que ha sucedido”.

    Una descripción que también sería aplicable al tipo de izquierda que ha gobernado en España durante los últimos años, así como a la ideología de género neofeminista que en la que se ha sustentado (y que, ahora que parece que va a haber cambio, busca posiciones en el nuevo gobierno de ideología aparentemente contraria).

    Es cierto que UPyD está ofreciendo un mensaje diferenciado con respecto a PP y PSOE en el ámbito de las políticas de género. Esperemos que la mayor representación parlamentaria que le auguran las encuestas sirva de contención al radicalismo feministas del PPSOE y de dique al totalitarismo de género que propone IU.

    Si bien el discurso dominante asume que la critica al neofemnismo esconde motivaciones machistas, estás posiciones críticas persiguen en realidad una igualdad entre las personas más allá de los constructos postmodernos de género.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo1:04 a. m.

    Con respecto a UPyD, me llama la atención que, en la larga entrevista que le concedió El País de hoy domingo, no haga ninguna referencia a políticas de género siendo este aspecto en el que, al parecer, marcan su difererncia, su especifidad con respecto al resto de partidos
    Arturo

    ResponderEliminar
  6. Humberto10:25 a. m.

    Me llama la atención que el único partido que se desmarca de los dogmas del género, sea también el único que está dirigido por una mujer, Rosa Díez.
    Como no creo que sea casualidad, la única explicación que se me ocurre es que, tal y como está el patio, parece que sólo las mujeres tienen el derecho a discrepar de la falacia neofeminista. Si esa discrepancia la manifiesta un hombre, enseguida será acusado de machista, opresor, partidario de la violencia, bla, bla, bla.

    ResponderEliminar
  7. Alguna vez lo había pensado Humberto y algo de lo que comentas hay. De hecho las cargas en profundidad contra el neofeminismo, salvo alguna contada excepción, se han producido de la mano de otras feministas.

    Por eso tengo para mí que tenemos por delante muchos retos, pero uno de ellos es el de desvelar la "mecánica" oculta de los sexos y por qué hasta el presente no ha sido posible, ni ahora lo está siendo, un debate franco sobre este asunto y, las posturas estén decantadas entre quienes no se pronuncian y por tanto cuentan como si dieran por bueno todo lo que sucede y, la minoría que representamos quienes decimos que en este tema no se puede hacer excepción y como cualquier otro asunto público debe ser abordado con igual libertad por ambas partes, no admitiendo que hay unas que gozan de la toda la legitimidad para hablar y otros -nosotros- a quienes se puede despachar con un calificativo. En realidad, tratándonos de forma completamente discriminatoria y despreciativa.

    Desde luego esa será nuestra conquista y algo hemos avanzado desde que gentes como Manu, Athini o yo mismo, hace 7 u 8 años éramos tratados como basura por parte de los profeministas igualitarios de Ahige que no se dignaban considerarnos más allá de machistas y patriarcales.

    ResponderEliminar
  8. Javier Marías a veces se aparta de la ortodoxia editorial de El País. Llega a escribir cosas como esta: "Tampoco sé de ningún animal que haya inventado vacunas ni curado enfermedades, construido casas ni renunciado a parte de su poder mediante leyes, por supuesto que haya compuesto música ni poesía".

    El artículo completo:
    http://www.elpais.com/articulo/portada/busca/infelicidad/permanente/elpepusoceps/20111113elpepspor_15/Tes

    ResponderEliminar
  9. Javier Marías, además de un gran novelista y escritor no ha tenido reparo en enfrentarse a lo políticamente correcto y sobre todo a no caer en ese juego que cada vez se parece más a la rivalidad Madrid-BarÇa en que se ha convertido el binomio izquierda-derecha desde hace un tiempo.

    No está cegado por la pasión a unos u otros y eso le permite apreciar la política en su verdadera dimensión que desde luego va más allá de la reyerta de patio de vecinos en que la han convertido PP-PSOE en los últimos tiempos y que finalmente hacer muy difícil adivinar qué distingue a unos de los otros.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo9:01 a. m.

    El texto de la "poetisa" que cita Javier Marías es éste:

    http://www.elpais.com/articulo/portada/Indignacion/elpepuculbab/20111015elpbabpor_1/Tes

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  11. Gracias Athini. Pensaba decir algo sobre el poema pero cuando se releen en orden: primero el poema y luego el artículo de Marías uno encuentra que añadir cualquier cosa sobra.

    A otros este ejercicio les hubiese resultado innecesario o inútil, a Marías no. Es evidente que se preocupa por los que tiene cerca y le gusta ejercer su ciudadanía. Cosa que tantos agradecemos.

    ResponderEliminar
  12. La columna de Javier Marías es siempre la primera que leo de los dominicales. Como su padre, Julian Marías, ha sabido mantener su independencia intelectual, a costa, por ejemplo, de que algunos blogueros de "Mujeres" le han englobado en una especie de Testosterona Party, junto a Pérez Reverte o Arcadi Espada.

    Por cierto, su última novela, "Los enamoramientos", se lee de un tirón e incluye algunas memorables paginas que describen algunas de las sinrazones de género que aquí se comentan.

    ResponderEliminar
  13. "Ideología significa idea lógica y en política no hay ideas lógicas, hay ideas sujetas a debate que se aceptan en un proceso deliberativo, pero nunca por la evidencia de una deducción lógica. Si en política no sirve la lógica, es decir, si en el dominio de la organización de la convivencia no resultan válidos ni el método inductivo ni el deductivo sino tan sólo la discusión sobre diferentes opciones sin hilo conductor alguno que oriente las premisas y los objetivos, entonces todo es posible y aceptable, dado que carecemos de principios, de valores y de argumentos racionales que nos guíen en las resoluciones de los problema".

    José Luis Rodriguez Zapatero, en su prólogo al libro de Jordi Sevilla "De nuevo socialismo".

    ResponderEliminar
  14. Anónimo3:42 p. m.

    Es cierto que UPyD, en su programa, incluye cosas que no casan con la ideología de género. Pero no olvidemos que dicho partido ha tenido un diputado (Rosa Díez) durante los cuatro últimos años. Yo no quiero que Rosa Díez me diga lo que haría o hará en caso de salir elegida de nuevo. Yo quiero que Rosa Díez me diga qué ha hecho en los últimos cuatro años, y que pueda concordar con lo que ahora nos promete en cuestiones de género... Si alguien en este blog lo sabe, se agradecería que nos citara las posibles iniciativas que en ese sentido Rosa Díez haya promovido en estos últimos años siendo diputada. De lo contrario seguiré siendo muy escéptico para con lo que ese partido nos promete.

    José

    ResponderEliminar
  15. Ananké1:15 a. m.

    Disiento en vuestra apreciación del artículo de Javier Marías. No era necesaria la prepotencia, la virulencia con la que arremete contra opiniones que no comparte (se trata de un artículo de opinión, no de un "poema", como señala Emilio; la diferencia entre ambos géneros es bastante grande, por cierto; lo suficientemente grande como para confundirlos)

    La estrategia de Marías es la siguiente: ridiculizar al otro, cuyas ideas no se comparten, extrayendo frases descontextualizadas y desplazándolas hacia la burla dentro de un ejercicio de puro reduccionismo intelectual. No entra en la parte más filológico-filosófica del artículo, que lo desviaría de su intención principal: el desdén, la construcción de una caricatura premeditadamente digerible para lectores apresurados.

    Ni siquiera se ha molestado en saber quién es la autora: la despacha con la etiqueta "poeta". Ignora que es también filósofa y tiene una larga trayectoria ensayística (más dilatada que la "poética"). Quienes la seguimos sabemos que tiene una inteligencia afilada y os puedo asegurar que Marías se vería en serios apuros si ambos mantuvieran una discusión dialéctica en persona, más allá de esta absurda andanada a distancia.

    Su lectura la realiza desde unos invencibles prejuicios etnocéntricos (algo opinable, desde luego; a mí su defensa del hombre frente al animal me ha parecido ridícula: ¿acaso haber inventado el arte nos exime de la responsabilidad ante la tortura, el genocidio, las guerras, la depredación esclavista de pueblos enteros? ¡JA!)

    Por supuesto, disentir es saludable, pero desde el respeto, considerando al otro como un igual. Y de respeto y elegancia no anda sobrado Marías en este artículo.

    ResponderEliminar
  16. No entiendo Ananké por qué ves en Javier Marías más prepotencia o virulencia en su comentario al artículo de Chantal Maillard que la que tú mismo empleas en tu contestación, no ya cuando te refieres a mí, sino cuando escribes un párrafo como éste:

    “La estrategia de Marías es la siguiente: ridiculizar al otro, cuyas ideas no se comparten, extrayendo frases descontextualizadas y desplazándolas hacia la burla dentro de un ejercicio de puro reduccionismo intelectual. No entra en la parte más filológico-filosófica del artículo…

    ¿No crees que algo así a quien deja en evidencia es a ti mismo, o es que acaso consideras que acusar a alguien de usar una estrategia para ridiculizar y hacer burla del otro, valiéndose además de frases descontextualizadas, constituye un ejercicio de ponderada y sana crítica? ¿Puño de acero en mandíbula de cristal?
    Siendo benévolo encuentro que deberías ver aumentado en tu escrito lo que reprochas a Javier Marías.

    Finalmente se me hace incomprensible que consideres que llamar a alguien “poeta” constituye alguna forma de desvalorización.
    Ya en un plano más personal decirte que si a Javier Marías situar en el mismo plano las “razas humanas y no humanas” le parece una simpleza a mí me parece una completa sandez.

    ResponderEliminar
  17. Básicamente, comparto el fondo y la forma del artículo de Javier Marías. El artículo objeto de sus comentarios es un pleno exponente del postmodernismo alucinado que impregna nuestra sociedad y que Marías ha criticado desde la independencia en estos últimos años.

    En sus columnas dominicales muchas veces exhibe posiciones políticas contrarias a mis preferencias personales, pero sus razonamientos son coherentes y brillantes.

    ResponderEliminar
  18. Ananké9:28 a. m.

    Emilio:

    interesante respuesta: centrarse en la supuesta virulencia de mi comentario y obviar las posibles razones por las que este artículo nos ha parecido a muchos un ejercicio de altanería innecesario. Pero mis palabras no tienen mayor importancia: vamos a hablar de Javier Marías.

    Lo que hace Marías es lo siguiente: se piensa a sí mismo como la voz de la razón ilustrada (voy a emplear un término que te va a encantar: androcéntrica) y "pone en su sitio" un discurso que considera "idiota". Podía haber comentado aspectos como la eudaimonía, la reflexión sobre el demos y el kratos, la extensión de derechos, el acercamiento a una verdadera alteridad más allá de lo propio, todos ellos presentes en el texto de Maillard y que podrían haber dado pie a una discusión, e incluso a una refutación, rica e interesante, pero no: se centra en las dos frases dedicadas a los animales, obviando todo lo demás. Si eso no es una estrategia de reducción al absurdo de un discurso, ya me dirás qué es. Su objetivo es hacer burla, reírse, no la crítica constructiva y seria. Esto es lo que hay por mucho que te empeñes en lo contrario.

    Que te parezca una completa sandez equiparar a humanos y no humanos es sólo un punto de vista que te deja en evidencia. Ya ves: yo me pongo en evidencia, tú también. ¡Vamos a alzar la actitud de ponerse en evidencia a pathos ecuménico, a virtud universal! Pero hay otras maneras de ver las cosas. Algunos luchamos por otro tipo de mundo, donde los animales también están. Fuera de las cruzadas del etnocentrismo fosilizado hay otra forma de entender las cosas.

    No espero que alguien que confunde un artículo de opinión con un poema (y esto no es virulencia, es un dato objetivo) pueda comprenderlo.

    Y no olvido el penúltimo apunte: ¿cómo voy a considerar una forma de desvalorización llamar a alguien "poeta"? Por favor... No es a eso a lo que me refiero: me refiero a que la poesía no es precisamente el centro de la obra de Chantal Maillard, que ha escrito muchos más ensayos, libros de diarios, etc.

    salud, pues

    ResponderEliminar
  19. Ananké:

    Hablabas en tu primer escrito de considerar al otro como un igual, pero parece que te cueste aplicarlo. En ningún momento se te ocurrió pensar que distingo perfectamente un poema de un artículo de opinión y que pudo deberse a un lapsus que lo llamase así, pero sin embargo te cuesta admitir que no puedes reprochar al otro lo que tu practicas con suma destreza, o que quien más acritud y dureza en los calificativos ha puesto has sido tú.

    Sin embargo cuando tu metes la pata por ejemplo al decir: "la despacha con la etiqueta "poeta", todos debemos entender que en realidad estas considerando poeta como algo que prestigia.

    No tengo ningún inconveniente en mantener cualquier debate que me propongas, pero te pediría que tu cariño por las "razas no humanas" no exacerbase tanto tu inquina con algunos humanos, me da la impresión que mayoría, pues si en tu primer comentario entras a saco no contra los argumentos de Javier Marías sino contra su propia persona, en éste segundo el centro de tus ataques al etnocentrismo fosilizado lo constituya mi persona. Es lo que tiene no ver la diferencia entre uno mismo y un gato y espero que tal comparación no ofenda a quien sitúa en el mismo plano las razas humanas y no humanas, y combate con tanto ardor el etnocentrismo fosilizado.

    ResponderEliminar
  20. Hombre, Emilio:

    ¿no esperarás que caiga en el viejo truco de desplazar la discusión y centrarla en mí, verdad? Es una de las formas más lamentables del argumento ad hominem: Schopenhauer habla de ello y afirma que es una de las estrategias que se utilizan cuando se carecen de armas dialécticas. Porque sobre el tema de debate, argumentos no has ofrecido ni uno. Así que agradezco el cepo que generosamente me tiendes, pero lo dejo estar.

    Vamos a centrarnos y a dejar a un lado las alusiones personales. Vamos a entrar a analizar el texto de Javier Marías con algo más de detenimiento:

    en un momento determinado Marías habla de "empatía hipertrofiada" para referirse a quienes padecen por los demás. No se entiende ni da razones de porqué la empatía ha de ser "mesurada" o centrarse exclusivamente en lo más cercano. En lugar de ello establece una dicotomía insostenible: quien padece por lo otro, por lo lejano, por lo ajeno, es incapaz de padecer y preocuparse por el vecino parado que sufre en silencio, por la miseria que nos asola en nuestras calles. Se trata de una inferencia apresurada y gratuita, porque la empatía, como cualquier sentimiento, se inscribe en un "continuum": compadecer o preocuparnos por las selvas remotas y los bosquimianos no excluye que no estemos atentos al deterioro social, a la marginación, a las duras condiciones de vida, al desempleo, etc. No hay contradicción entre una cosa y otra: es una falsa dicotomía típica de una forma de pensar que opera a partir de dualismos reduccionistas. Por otra parte, es increíblemente presuntuoso suponer que los "poetas" a los que alude Marías no se preocupen por la realidad inmediata: ¿los conoce acaso? ¿Sabe cuál es su afiliación política? ¿Su día a día? ¿Conoce su nivel de compromiso con quienes lo pasan mal en sus ciudades? Marías habla desde una supuesta superioridad moral y se permite juzgar estas cosas desde la única hipertrofia que se desprende del texto: la de su propio ego, que ha sucumbido desde hace mucho a un proceso de inflación galopante en sus juicios sumarísimos sobre la realidad.

    Por otra parte, no deja de sorprender el apabullante poder de deducción que brilla en su pluma: indignarse por las cosas, denunciarlas, es sinónimo de ser un amargado. ¡Magnífico! Pero rotundamente falso: conozco personas muy involucradas en política, realmente comprometidas con el cambio social, "indignadas" ante el fracaso de la política, el desempleo, el bipartidismo, el deterioro ecológico, etc. , y son muy vitalistas y felices por muy rotundamente que se expresen. Así que otra deducción fallida.

    (sigue...)

    ResponderEliminar
  21. Respecto al tercer párrafo del artículo, ya me he referido a la estrategia de Marías: convertir en una caricatura aquello que pretende defenestrar. Le basta centrarse en dos líneas y no hacer ningún comentario sobre el resto de los párrafos, lo que implicaría entrar en un debate más serio, articular una posición, matizar, buscar fracturas, contradicciones, hacer contrapropuestas... además de las alusiones más específicamente filológico-filosóficas (relativas al demos y al kratos, la eudaimonía, etc.), que directamente no interesan al articulista porque no sirven a los fines que pretende: la burla y el desprestigio del otro.

    En ese párrafo último, como ya he comentado, me ha llamado la atención los argumentos que ofrece para "defender" al ser humano: el hombre ha inventado el arte, construye casas, ha renunciado a parte de su poder, etc. Todo eso lo hace el hombre mientras los animales van depredándose por ahí. Debemos entender que el hombre no es un depredador del resto de las especies, un depredador superior que está destruyendo el ecosistema y cuya principal agresión se dirige contra sí mismo: ¿acaso los animales conocen y practican la tortura, el genocidio, la mentira política? ¿Qué nombre darle a la irracional superpoblación que está agotando los ya mermados recursos y nos condena a un futuro inquietante? ¿No es acaso un suicidio colectivo, un "genocidio de baja intensidad"? ¿El hecho de componer música nos exime de la responsabilidad por los crímenes cometidos como raza? Marías es un dialéctico tan hábil que se salta todo esto y se limita a predicar las supuestas bondades del ser humano y su ethos civilizatorio. Es una defensa pueril y sonrojante, sólo apta para las conciencias domesticadas en las grandes verdades reveladas (sí: la afirmación de que el hombre es el centro del mundo, y por tanto superior a los animales, es una verdad teológica apenas secularizada, de ahí que no se la ponga en duda: artículo de fe, dogma que la conciencia crítica no debe asediar). El caso es que finalmente él mismo incurre en la simpleza que pretende denunciar, porque decir que el hombre es bueno porque sabe hacer leyes para renunciar a su poder, en el mundo de hoy, con lo que está pasando ahora mismo, es un chiste bastante malo.

    En definitiva: un artículo grosero, irrespetuoso, carente por completo de argumentos, obra de alguien que disfruta de una tribuna pública no para el libre ejercicio de la crítica sino para exhibir sus prejuicios con orgullo y denigrar lo que no comparte y (lo que es más triste) lo que no comprende.

    Algunos no aplaudimos esta banalización y reaccionamos con "virulencia". Creemos que confundir la burla sistemática, el premeditado sainete con un ejercicio de crítica fundamentada y rigurosa es una notable falta de discriminación.

    Y acabo volviendo a lo personal, sólo una vez: sí sé distinguir a un gato de un ser humano. Agradezco tu preocupación al respecto.

    Para terminar, no hay animadversión hacia ti ni hacia ninguno de los aquí presentes. Es más, pido disculpas por el tono, que reconozco encendido; en ningún caso he pretendido ofender a los habitantes de este blog ni a su titular, sólo manifestar mi disensión ante este artículo.

    salud

    ResponderEliminar
  22. Stalker (Acosador en Inglés), tu nuevo nick parece decirlo todo. Pues nada, defendamos el auto exterminio de la raza humana para que mamá Gaia cuide de sus criaturas. Quizás dentro de cientos de años, sin vestigios humanos con la tecnología necesaria para desviar meteoritos de su trayectoria de colisión, el destino final Gaia se cumpla y su destrucción sea total. Y tu indignación actual habrá dejado de tener significado.

    ResponderEliminar
  23. Plutarco:

    "Stalker" tiene otras acepciones: rastreador, entre ellas. Es el título de una película de Andrei Tarkovski, cuyo personaje principal es un "ojeador" o "rastreador". El fotograma del avatar corresponde a la película. Así que en lo que respecta a tu alusión jocosa: agua.

    Respecto a que me atribuyas la aberración de que abogo por el auto-exterminio de la humanidad: sin comentarios.

    Hacía tiempo que no me reía tanto.

    ResponderEliminar
  24. Plutarco agradezco tu post.

    He colgado los comentarios aún cuando es el tercer nick consecutivo que usa y cuando su propósito más que abrir un debate en realidad parece que lo que pretendiera fuera otra cosa, dado que su argumentación es completamente insostenible.

    Acusar a los demás de lo que él mejor hace: utilizar argumentos ad hominem, o decir que Javier Marías se desentiende del sufrimiento humano, a poco debate puede dar lugar.

    Pero en fin, todo sea en favor de la libertad de expresión y la pluralidad de opiniones, aunque bien es cierto que uno de sus comentarios sencillamente lo he mandado a la cesta del spam, lo que quizá haya servido para que en estos dos últimos haya moderado sus descalificaciones.

    ResponderEliminar
  25. Se me olvidaba decir que en esta bitácora se habla y mucho de "demos" y de "kratos" en múltiples entradas, por lo que quizá no haría falta remitirlo todo al artículo de Marías para poder abordar esos temas.

    ResponderEliminar
  26. Emilio:

    aunque no me creerás ni eso tiene importancia a estas alturas, has admitido todos mis comentarios. Sólo he firmado como "ananké" y "stalker". Voy a pensar bien de ti y a creer que me has confundido con otro en lugar de sospechar que la alusión a un supuesto comentario mío hiper-violento es una forma de desacreditarme. Insisto: voy a pensar que me has confundido con otro. Lo digo en serio. Te concedo el beneficio de la duda que tú me niegas.

    Plutarco dice que yo defiendo el auto-exterminio del hombre. Tú que digo que Marías se desentiende del sufrimiento humano. Tales afirmaciones no están en lo que he escrito, pero eso es irrelevante.

    Me habría gustado que no recurriérais a esa estrategia de descrédito: admito que puedo equivocarme y me lo podéis señalar. Hablando se entiende la gente. Pero atribuirme unas barbaridades que no he dicho, sencillamente no os lo acepto.

    Y sin más, hasta siempre

    ResponderEliminar
  27. Stalker (ojeador, vigilante, acosador). Conozco las otras aceptaciones de tu nuevo nick. La versión que consideras más benigna también forma parte del vocablo de las pelis de Chuck Norris y demás machotes que se definen como stalkers justicieros en su lucha contra el mal. Pero en general, la acepción más extendida es de la prensa sensacionalista anglosajona, que la utiliza en titulares como este: “(Nombre de celebridad) stalker goes to jail”. Por eso un lector o lectora de menor sensibilidad cultural que la tuya puede confundirte como un acosador al ver tu nuevo nick (y deducir que realmente lo eres por tu manera de expresarte).

    Tu discurso y el de la filósofa, escritora y poetisa a la que alude Javier Marías en su brillante artículo se parece bastante al del Partido Animalista que se presenta en la Comunidad de Madrid, algunos de cuyos miembros (masculinos y femeninos) más extremos abogan por esa auto extinción de la raza humana para salvar a Madre Gaia. Resulta tranquilizador que no compartas esa visión de autoculpa tan extrema. Friedrich Nietzsche tendría mucho que decir sobre los paralelismos que existen entre el sentimiento de autoculpa y vergüenza inculcado por la religión judeo-cristiana y el que exhibe el nuevo ecofeminismo.

    El párrafo que destaqué ("Tampoco sé de ningún animal que haya inventado vacunas ni curado enfermedades, construido casas ni renunciado a parte de su poder mediante leyes, por supuesto que haya compuesto música ni poesía") hace referencia a que en Occidente los parlamentos mayoritariamente masculinos, supuestamente representantes de una sociedad opresora y patriarcal, son los que han renunciado paulatinamente a sus supuestos privilegios. Algo que, como comentábamos en referencia a un documental de la 2 que describía el “machismo” de los leones con respecto a las leonas, no han sido capaces de resolver ni leonas oprimidas ni leones opresores.

    Pero la esencia del artículo de Javier Marías no es esa. Está en su título, “la búsqueda de la infelicidad permanente” y su conclusión: “que cada vez haya más gente así: por consiguiente, permanente y gratuitamente amargada y ceñuda. Gente que, si carece de motivos personales para sentirse desgraciada, los busca (y, claro está, los encuentra) en los lugares más recónditos de la tierra. Se podría pensar que son seres con una empatía desmedida, hipertrofiada”.

    Stalker (ojeador, vigilante, acosador) dejo pues que sigas ojeando y vigilando el hiperespacio difundiendo la buena nueva de tu animalismo militante, que, reitero, me alegra saber que no es tan extremo como presuponía.

    ResponderEliminar
  28. Stalker, en mi último post señalo claramente que me alegra saber que tu discurso animalista no sea del extremismo al que llegan ciertos simpatizantes de partidos defensores de los derechos de los animales, que si abogan por el auto exterminio de la raza humana (son, eso sí un infinitesimal minoría).

    Efectivamente, hablando se entiende la gente.

    ResponderEliminar
  29. Stalker, ¡¡¡¡vaya si te concedo el beneficio de la duda y además sin coletillas que hablen de manipulación!!!!

    ResponderEliminar
  30. Anónimo7:57 p. m.

    Me parece que el artículo describe de forma magistral los últimos años de la política en nuestro país

    http://www.lavozdegalicia.es/opinion/2011/11/24/0003_201111G24P23995.htm

    Alberto

    ResponderEliminar