Twittear

27 febrero, 2010

Realismo sucio

Si no lo visteis os animo a que visionéis el vídeo unas vecinas demasiado violentas reportaje del programa Callejeros de Cuatro.
Con ser todo él impresionante, estremece escuchar que la cosa dura tanto y que se incumple la orden de alejamiento porque las palizas cuando se producen en un pareja formada por dos mujeres, no es violencia de género. Una cumbre de la civilización...

P.D. Contrapunto a tanta sordidez

5 comentarios:

  1. Anónimo11:24 a. m.

    Lesbianas y violencia

    La violencia dentro de las parejas homosexuales no es menor que la violencia dentro de las parejas heterosexuales. Durante muchos años las organizaciones lesbianas (tan interrelacionadas con las organizaciones feministas) alimentaron el mito de que, dado que las mujeres siempre son víctimas y nunca agresoras, entre las parejas lesbianas no había nunca, o prácticamente nunca, violencia. Pero pronto los estudios demostraron que el nivel de violencia dentro de las parejas lesbianas no era menor que el de las parejas heterosexuales.

    Leslie K. Burke y Diane R. Follingstad publicaron en 1999 un artículo en Clinical Psycology Review (vol. 19, pp. 487-512) en el que se pasaba revista a distintos estudios publicados anteriormente sobre el nivel de violencia dentro de parejas homosexuales. La conclusión de las autoras era la siguiente:

    "La investigación sugiere que lesbianas y gays tienen exactamente la misma propensión que los varones heterosexuales a abusar de sus parejas, aunque no se sabe hasta qué punto es comparable la severidad del abuso entre estos dos grupos. Los factores de riesgo y las secuelas de la violencia de pareja en relaciones homosexuales es notablemente similar a los propios del abuso en parejas heterosexuales."

    Mi impresión, por cierto, es que varios de los artículos revisados en este trabajo (la mayoría de los artículos, en realidad) apuntan a que la violencia entre parejas homosexuales no se presentaría en proporciones semejantes a las de las parejas heterosexuales, sino que sería mucho más alta. El artículo original se puede encontrar aquí:

    http://psycnet.apa.org/index.cfm?fa=buy.optionToBuy&id=1999-01811-012&CFID=6481920&CFTOKEN=95994752


    Esto, por sí mismo, sería más que suficiente para desmantelar todo el tinglado que sustenta el mito de la "violencia de género", y por ello las lesbianas que han intentado denunciar las agresiones de sus compañeras siempre se han encontrado con una enorme barrera de silencio: las militantes feministas (tan vinculadas a los ambientes lesbianos) las acusaban de traidoras, y los medios de comunicación no querían de ninguna manera tratar un tema tan políticamente incorrecto.

    Basta teclear en un buscador "maltrato + lesbiana" para encontrar montones de testimonios al respecto:

    «Partimos del supuesto de que las mujeres somos tradicionalmente subordinadas y agredidas por la sociedad, lo que automáticamente hace que en una relación de pareja entre mujeres no haya violencia porque somos iguales, somos buenitas. Y pues eso no es cierto»
    (...)
    «Algunas lesbianas temen que al discutir o reconocer la violencia en las parejas pueda alentar los prejuicios y la homofobia en la comunidad heterosexual y reforzar el estereotipo de que las lesbianas son enfermas y las relaciones entre personas del mismo sexo son inestables. De hecho, las víctimas muchas veces temen buscar ayuda por el temor al rechazo y a ser estigmatizadas por la comunidad heterosexual o por temor de ser rechazadas o estigmatizadas por la propia comunidad lésbica».

    http://sololesbianas.blogspot.com/2007/06/violencia-domestica-entre-lesbianas.html

    Entre miles de páginas semejantes, puede verse también:

    http://www.rimaweb.com.ar/safopiensa/reflex_les/violencia_ftron.html

    http://www.lacasadelencuentro.com.ar/descargas/violencia_entre_lesbianas.pdf

    continúa en el siguiente comentario

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:26 a. m.

    continuación: Lesbianas y violencia

    Nótese, por cierto, una vez más cómo la "ideología de género" se puede estirar para explicar tanto una cosa como la contraria. Al final, cuando ya es innegable la frecuencia con la que se producen agresiones dentro de las parejas homosexuales, resulta que también de esto la culpa la tiene el machismo ambiental: las parejas homosexuales sufren una presión terrible del entorno machista y patriarcal, y es esta tensión la culpable de que estas parejas se agredan. Si dos lesbianas se pegan, en fin, la culpa también la tienen, cómo no, los hombres.

    En otro orden de cosas, el caso retratado en el reportaje televisivo también demuestra una vez más la poca utilidad del derecho penal para solucionar este tipo de situaciones. De un reportaje televisivo sólo se puede sacar una impresión muy superficial, pero yo diría que en este caso (como en casi todos los casos de violencia grave dentro de la pareja) lo que hay de fondo es un problema psiquiátrico, y no una consecuencia del machismo de la sociedad.

    [Nota: el vínculo al reportaje no debería ser el que está actualmente, que remite tan sólo al programa de televisión y caducará pronto, sino que debería ser el siguiente:

    http://www.cuatro.com/callejeros/videos/silencio-vecinas-demasiado-violentas/20100226ctoultpro_61/ ]

    Athini Glaucopis

    ResponderEliminar
  3. Athini, excelente recopilcación sobre violéncia lésbica (poniendo "lesbian domestic violence" en google se accede a diferentes estudios que señalan una mayor incidencia de violencia doméstica en este grupo). En otro orden de cosas, os adjunto un enlace a los 10 peores trabajos de 2001, según un reciente estudio. ¿Qué tienen en común estos trabajos?. Que son mayoritariamente masculinos. Este es el enlace: http://www.quecursar.com/las-peores-profesiones-en-el-2010-4340.html

    ResponderEliminar
  4. Sólo una pequeña puntualización. El hecho de que haya problemas psiquiátricos por medio nunca fue óbice para dejar de calificar un suceso como violencia de género o no aplicar rigurosamente la ley. Ayer mismo se producía en Oviedo un suceso de ese tipo, recogido por toda la prensa, en el que al tiempo se señalaba tiempo que se trataba de violencia de género, en el desarrollo de la noticia se recogía que el presunto culpable padecía problemas psiquiátricos.

    ResponderEliminar
  5. La enfermedad mental o el síndrome premenstrual o postparto si han sido considerado eximentes en situaciones de violencia doméstica ejercidas por mujeres, incluso cuando ha habido muertes de bebés por medio. También me ha llamado la atención que en situaciones de convivencia de ancianos en las que uno de ellos padece una enfermedad senil, si es ella la que termina con la vida de él, es una acción normalmente descrita de "piadosa", si es él el que termina con los sufrimientos del Elzheimer de ella, pasa a engrosar las estadísticas de violencia de "género".

    ResponderEliminar