Twittear

02 julio, 2011

Papá permiso

Cuelgo la traducción de la última entrada de la bitácora en francés: La cause des hommes, ya que aunque seguramente ciertas cosas interesaría matizarlas, creo que en lo demás tiene un gran interés. Se trata de un artículo de Anne Chemin publicado en Le Monde el 27-6-11


El título podría traducirse por: Noruega, la padre patria.


En este país escandinavo, el 90 % de los papás pasan por lo menos tres meses cerca de su recién nacido gracias al "papápermiso". En vigor desde  1993, esta iniciativa se extiende  poco a poco por Europa.


En Francia, Audun Lysbakken pasaría sin duda por un político algo inoportuno: en otoño de 2010, después del nacimiento de su hija Aurora, el ministro noruego de la infancia, de la igualdad y de la cohesión social cogió cuatro meses de baja por paternidad. Durante dieciseis semanas, Audun Lysbakken hizo las camas, fue a la compra y preparó las comidas en tanto su mujer retornaba al trabajo. "Tenía ganas de pasar tiempo con mi bebé y  mostrar que el trabajo, por importante que sea, no justifica que no se atiendan las responsabilidades familiares. Estar en casa, es a la vez preocuparse de pequeñas y grandes cosas: saber cuando comió el bebé, conocer sus costumbres, ordenar sus ropas, estar allí para la primera sonrisa "

Audun Lysbakken no tiene nada de original: algunas semanas después de su elección, el ministro de justicia, Knut Storberget, cogía una baja por paternidad de tres meses para ocuparse de su bebé, Ingrid. " Hace algunos años, estos permisos habrían suscitado sin duda una polémica gruesa, sonríe Audun Lysbakken. Pero hoy, es al revés: ¡es el hecho de no tomarlos lo que habría creado una controversia! En veinte años, las mentalidades cambiaron completamente: los noruegos consideran que es normal que los padres pasen tiempo cerca de sus niños. Si se quiere que las mujeres obtengan la igualdad en el mundo del trabajo, hace falta que las responsabilidades sean mejor compartidas en la casa. "

En Noruega, esta pequeña revolución familiar tiene un nombre: el papá permiso. A cada nacimiento, los padres, que gozan después del parto de un permiso doble de quince días, se reparten luego un permiso de paternidad de cuarenta y seis semanas indemnizado al 100 % o un permiso de cincuenta y seis semanas indemnizado al 80 %. Los pequeños noruegos pasan pues su primer año cerca de su madre y cerca de su padre: para animar a los hombres a ocuparse de sus niños, un período de diez semanas está totalmente reservada para ellos. Si renuncian a su papá permiso, estas diez semanas que la madre no puede tomar en su lugar se pierden, lo que penaliza a la familia  entera. El resultado es espectacular: en Noruega, el 90 % de los padres cogen por lo menos doce semanas de permiso paterno.


Grete Berget era ministra de la infancia y la familia cuando la ley sobre el pappapermisjon fue votada, en 1993, por un gobierno socialdemócrata. Hoy, sonríe repensando en las risitas y las dudas que había suscitado en la época esta reforma inspirada en el modelo sueco. " Nuestra voluntad era sin embargo simple, explica Grete Berget, que es hoy consejera de Mediación  para la igualdad. Veníamos de una sociedad donde el reparto de los papeles estaba muy marcado: los hombres se encargaban del trabajo, las mujeres de la familia. Ahora que las mujeres entraron sobre el mercado del trabajo, los hombres deben asumir su parte de responsabilidad en el seno de la familia. ¡ Eso es la igualdad! "


Antes de la aprobación de la ley, en 1993, únicamente el 3 % de los padres tomaba un permiso paterno después del nacimiento de su niño. Dos años más tarde, la cifra saltaba al 70 % y alcanza ahora el 90 %. "¡Es una verdadera revolución! Comprueba Elin Kvande, profesora de sociología en la universidad noruega de ciencia y tecnología (NTNU) y autora de un libro sobre la paternidad. Hoy, los padres están más próximos de sus niños y participan más activamente en la vida familiar, durante pero también después del permiso paterno. Es una buena nueva para las parejas: las encuestas muestran que cuanto más igualitarias son las parejas, menos  divorcios hay. Muchas separaciones están vinculadas a las tensiones que generan las desigualdades que persisten en el seno del hogar. "

Petter Merok, director tecnológico de Microsoft en Noruega, forma parte de estos " nuevos padres " a los que se observa en las calles de Oslo,  por la tarde,  paseando con su cochecito. Con  Olav, su hijo mayor, dejó de trabajar durante nueve meses; con Erik y Astrid, los más pequeños, cogió tres meses dos veces. Su mujer, que es cirujana,  para entonces había retomado el trabajo: Petter Merok estaba solo con los niños. " Al principio nos decimos que vamos a hacer montones de cosas extraordinarias pero, poco a poco, aprendemos simplemente a sacar provecho del tiempo pasado con los niños, según cuenta. Me acuerdo de haber hecho algunos reclutamientos para Microsoft durante este período: ¡convocaba a los candidatos en casa y manteníamos los encuentros en los parques, paseando el cochecito! "

Hoy, Petter Merok  ha vuelto a  su oficina pero sus ritmos de trabajo cambiaron: tiene la suerte de ser miembro del consejo de administración de Microsoft-Noruega,  acompaña a sus niños a la escuela cada mañana, desayuna rápidamente con un emparedado al mediodía y deja su oficina hacia las 16h 30. Las buenas costumbres adquiridas en el momento de su papápermiso parecen perdurar. " ¡ Si usted me pregunta mi parte de trabajo doméstico, diré  claramente  más de 50 %, si usted le pregunta  a mi mujer, dirá más bien el 50 %! Bromea. ¡ Mi padre y mi abuelo seguramente tuvieron una vida más fácil! Pero no lo siento: hasta los trabajos más apasionantes parecen pálidos al lado de los momentos que paso con los niños. "

Cuando Petter Merok pidió un permiso, al nacer sus hijos, Microsoft no se inmutó: como la inmensa mayoría de las empresas noruegas, acabó por adaptarse a las nuevas reglas hasta el punto de obtener, en 2011, la etiqueta " Great place to work ", particularmente debido a su gestión de las bajas por paternidad. " Hoy, la baja por paternidad forma parte de las costumbres, afirma Liv Ragnhild Teig, una de las dirigentes del Medef noruego, el NHO. Las empresas no tienen el derecho a negarlo ya que se trata de un derecho concedido a los padres. Y encuentran soluciones bastante fácilmente: reparten la carga de trabajo suplementario entre otros empleados o contratan al sustituto por algunos meses o para un año. Finalmente, esto no es muy complicado. "

Las empresas que se hacen tirar de la oreja son raras: en 2010, la Mediadora para la igualdad y contra las discriminaciones, Sunniva Orstavik, recibió sólo diez quejas que tenían que ver con el papápermiso. "Por ejemplo, el caso de un hombre al que se negó un puesto porque había declarado que deseaba coger su baja por paternidad. Ciertas empresas son reticentes pero, en general, no frenan las demandas. En cualquier caso, no pueden ya que la baja por paternidad es un derecho garantizado por la ley. Las mentalidades cambiaron realmente: los noruegos consideran hoy que es bueno para el bienestar del bebé, pasar tiempo con su papá: un padre próximo a los niños durante la infancia lo estará toda su vida."


El sistema de los permisos paternos cuesta caro, pero Noruega se lo puede permitir: gracias a su petróleo, desconoce lo que es el déficit público... Por otra parte no es su coste lo que preocupa  a los pocos opositores al papá permiso: al partido conservador es el principio de  cuotas lo que le plantea problema. "Cada familia es única, y es a ella y  no al Estado, a quien pertenece organizar la vida diaria de sus niños, afirma Julia Brodtkorb, una de las dirigentes del partido de derechas Hoyre. Con el papá permiso, la política entra en la vida familiar. El sistema es demasiado rígido: preferimos las propuestas - particularmente fiscales - del feminismo de derecha a las obligaciones impuestas por el feminismo de Estado. Hay que confiar en las familias."

El primer ministro laborista Jens Stoltenberg cuenta, por el contrario , con proseguir por el camino trazado por la ley de 1993:  el 1 de julio de 2011, la cuota reservada para los padres pasará de diez a doce semanas y, en 2012, debería alcanzar catorce semanas. El sindicato de izquierda, LO, pero también el NHO, todavía desean ir más lejos: pleitean por un permiso paterno compartido en tres, un tercio para la madre, un tercio para el padre, un tercio a elección. " Es un poco rígido, matiza el ministro de la infancia, la igualdad y  la cohesión social, Audun Lysbakken. Queremos que cada familia pueda sentarse alrededor de una mesa, discutir y compartir el permiso lo mejor posible. Una transformación verdadera y cultural está en marcha: no es necesario compartir  tres tercios para que los padres pasen cada vez más tiempo cerca de sus niños."


La instauración del papápermiso evidentemente no bastó para borrar como una goma todas las desigualdades hombres-mujeres: en Noruega, las diferencias de salario todavía se elevan el 15 %,  y las mujeres representan el grueso del batallón del trabajo a tiempo parcial y viendo limitadas sus opciones al sector público. "Estamos en una sociedad de igualdad "light" ", resume la mediadora, Sunniva Orstavik. La cuota noruega está suponiendo sin embargo una pequeña revolución que se extiende  poco a poco por toda Europa: Islandia, Alemania y, más recientemente, Portugal, escogieron reservarle una parte del permiso al padre. Francia podría un día orientarse en esta dirección: es en todo caso lo que propone el informe preparatorio de la mesa redonda sobre la igualdad hombres-mujeres que debería efectuarse el 28 de junio, bajo la presidencia de la ministra de las solidaridades y  la cohesión social Roselyne Bachelot

5 comentarios:

  1. Pero...¿no es el permiso de paternidad en España una de las primeras víctimas de los recortes, a pesar de que ZP lo mencionara en su despedida como uno de sus logros?.

    Adjunto una noticia interesante, que también resume lo que han sido las llamadas políticas de género en los últimos siete años: un fracaso. Cuando hacía falta justificar el establecimiento de leyes discriminatorias y criminalizadoras hacia el hombre, los Telediarios magnificaban las noticias y retorcían estadísticas. Ahora que tales leyes han fracasado, lo que Oliart propone es la ocultación, para de paso encubrir el fracaso de sus jefes y jefas:

    http://www.europapress.es/epsocial/politica-social/noticia-oliart-da-instrucciones-evitar-tve-excesivas-recurrencias-violencia-genero-efecto-imitador-20110629180233.html

    PS: Emilio, que pases una reconfortantes vacaciones.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:32 p. m.

    AHORA, HAY QUE OTORGAR A LOS PADRES EL MISMO DERECHO A ESTAR EN LA FAMILIA QUE NOSOTROS HEMOS GARANTIZADO A LAS MUJERES EN EL LUGAR DE TRABAJO.
    Precisamente ese es el lema del excelente blog "el feminismo desvelado".
    Es lo mínimo que se puede pedir, una vez que la revolución femenina es una realidad que junto a los poderes fácticos han logrado que la vida de las mujeres se desarrolle alrededor de la oficina en lugar de alrededor de la maternidad. Bravo por los parlamentarios Noruegos.

    Por lo demás, con la que está cayendo, hace sonreir escuchar lo de 3 meses de baja 100% pagados. Noruega es un país muy poco poblado pero con mucho petroleo, algo bastante inusual... No se me escandalicen pero en España mejor empezamos a pensar en que de cada matrimonio solo uno (o una) trabaje para que el pan llegue a todos los hogares y se favorezca fiscalmente el matrimonio. Por solidaridad social, por supuesto, no vayamos a volver a las andadas con lo del patriarcado.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:42 a. m.

    "'Estamos en una sociedad de igualdad 'light', resume la mediadora, Sunniva Orstavik."

    Seguro que sí: apostaría a que esta mediadora jamás se ha tomado muy en serio el hecho de que en Noruega el servicio militar es obligatorio para los hombres y voluntario para las mujeres. Pero esto, por lo visto, tiene tan poca importancia que el artículo ni siquiera considera que sea preciso mencionarlo.

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  4. No solo eso Athini, que se siga presentando como discriminador el trabajo a tiempo parcial o la seguridad del empleo público parece de risa. Visto desde aquí a risotada.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2:37 p. m.

    Lecciones del caso DSK

    http://www.elpais.com/articulo/opinion/caso/DSK/elpepuopi/20110711elpepiopi_4/Tes


    Alberto

    ResponderEliminar