Twittear

28 abril, 2013

Las trampas de la cultura (¿patriarcal?)



Sucede algo fantástico en las cuestiones de género y es la capacidad de algunos  “caballeros” para descargar sobre los hombres responsabilidades que en buena ley únicamente corresponden a las mujeres. 
Y su complementario, tapar con el genérico masculino irregularidades en las que, al menos como beneficiarias,  son mayoría las mujeres. Por eso hoy quiero referirme a este artículo.

Como todo el mundo sabe las feministas llevan muchos años batallando con el tema de las tallas y denunciando el maltrato infligido a las mujeres por la industria como  consecuencia de unas tallas mal medidas. Pues bien, como a donde no llegue la voluntad del feminismo no llega nadie, en el Ministerio de Industria se gastaron un millón y medio de euros en tomar la medida a ¡10.000 mujeres! en un proyecto que tenía por intención unificar éstas y a fin de promover una imagen saludable de la mujer.

Un eurodiputado atento al estrago producido y al despilfarro de tal dinero en un proyecto que, como no podía ser de otro modo, resultó fallido escribe un artículo en el que lo de menos es lo empalagoso del canto a la belleza femenina, pues lo realmente llamativo es que quienes reciben todos los varapalos son varones para quienes no solo propone la cárcel sino que también los presupone cargados de todo tipo de mezquindades hasta espetarles: ¡Y un cuerno, caballeros ...!

Tocamos en esta bitácora no hace mucho el tema de si existía un sesgo cultural y psicológico a favor de las mujeres y aunque las evidencias parecen apabullantes en esa dirección, curiosamente y de la mano del feminismo de género se ha impuesto justamente la visión contraria: aquella según la cual los hombres no solo explotamos a las mujeres sino que no pararíamos de conspirar para evitar su progreso social.

Los procedimientos  con los que este mecanismo funciona son realmente sutiles hasta el punto de que a nadie parece llamar la atención que en buena parte de los casos de los ERE de Andalucía las beneficiarias sean mujeres, al igual que ocurre con el PER, o sin ir más lejos que la señora de Bárcenas aún sin trabajar posea una auténtica fortuna en Suiza, porque lo que socialmente interesa es la condena de los varones implicados.  

Y eso para no meternos en asuntos de género donde la violencia ejercida por las mujeres contra sus parejas o sus hijos está sujeta a un tratamiento mediático, jurídico y político completamente diferente al que se da cuando la violencia es del varón, y completamente distinto quiere decir infinitamente más benigno.

Por eso hay que decir que los verdaderamente inescrutables son los caminos de la cultura –y no se olvide que la nuestra es patriarcal. Pues cómo explicar sino que un capricho neofeminista que acaba suponiendo un despilfarro de una importante suma de dinero público se transforme en ocasión propicia para que un caballero vierta sobre la mujer todo tipo de piropos y alabanzas y sobre el hombre todo tipo de mezquindad  y torpeza. 

16 comentarios:

  1. En un episodio de Los Simpssom el protanogista entra en un topless a la que éste se le queda mirando las tetas, y a lo que ella responde con una bofetada. Supongo que la declaración de esta actriz también sea el producto de esta sociedad patriarcal que nos axfisia:

    http://www.lasprovincias.es/v/20130428/ocio/gps/primero-pedi-padres-unos-20130428.html

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:04 a. m.

    Cuando se habló por primera vez de imputación de la infanta Cristina Josep Ramoneda en la Ser expresó que eso era lo normal teniendo en cuenta que había indicios, ya que proceder de otro modo sería machista.

    Tenemos así que lo de machista es un adjetivo que cubre todo posible espectro de posibilidades de las que la mujer pueda ser víctima o beneficiaria porque sea lo que sea que pase la responsabilidad siempre será del varón.

    Me da la impresión de que la inmensa mayoría de mujeres no está por esa imputación, pero no hay problema el calificativo jamás las alcanzará más allá de en un sentido retórico.

    Y luego hay quien dice que ¡el lenguaje es machista!

    Alberto

    ResponderEliminar
  3. Ahora que veo publicado el comentario que he hecho, pido disculpas por lo mal expresado que está y las faltas de ortografias que he cometido. Vuelvo a escribirlo: "En un espisodio de los Simpsons el protanogista visita un topless, en el que se le acerca una camarera con una bandeja, y él se le queda mirando fijamente las tetas, a lo que ella responde con una bofetada".

    Supongo que la declaración de esta actriz es producto de esta sociedad patriarcal que nos asfixia:

    http://www.lasprovincias.es/v/20130428/ocio/gps/primero-pedi-padres-unos-20130428.html

    Comparto tu comentario Alberto.

    ResponderEliminar
  4. Me parecen muy interesantes vuestros comentarios. Lo del machismo como clave de bóveda que lo explica todo, también cuando esta sociedad exime de castigo conductas femeninas, resulta un hallazgo realmente notable desde el punto de vista ideológico.

    Un varón es machista si pregunta a una chica por qué se viste con zapatos de 15 centimetros de altura, como no deja de serlo cuando esa u otras chicas dicen que padecen de los pies por culpa de los hombres ya que si ponen zapatos de tacón alto es "para estar guapas para ellos".

    Este mecanismo, tramposo donde los haya, todavía se verá reforzado porque jamás se encontrará medio en que tal cosa se pueda discutir abiertamente entre un hombre y una mujer y más bien sucederá que aparecerá otro varón que justificque plenamente el punto de vista de la mujer.

    Y esto que digo de los tacones no deja de ser una anécdota. Lo que ya no es tan anecdótico es que este esquema de funcionamiento lo es en casi todo. Finalmente los varones discutimos entre nosotros si la culpa de las tallas es nuestra o cómo haya que entender el feminismo y la igualdad.

    Es merecedor de estudio esta capacidad del neofeminismo para ponerse de perfil y evitar tener que dar cuenta directa de sus decisiones trasladando eso a un campo en el que ya solo hay varones. ¡Ojo! tal estrategía no excluye que en cualquier momento achaquen su invisibilidad a una maniobra machista.

    Se mire como se mire y se ponga el varón como se ponga su responsabilidad siempre será clara: por acción y por omisión.

    ResponderEliminar
  5. Impecable reflexión la que has hecho Emilio, y añado a la misma:

    Cuando nos mantenemos en una situación es porque consciente o inconscientemente estamos obteniendo un beneficio de ella, y la mujer hoy sólo pone el acento en aquellas situaciones donde ellas se consideran discriminadas, obviando su contribución a generar esa misma situación y el beneficio del que está siendo recompensada. Es mucho más sencillo responsabilizar al otro (en este caso al varón) de nuestras propias carencias y problemas, porque quizás ni se dispone, ni se quiere hacer un análisis donde incluir la propia responsabilidad; y en esto último las mujeres son especialistas.

    Nótese que yo no hablo de feminismo, ni neofeminismo, feminazismo...para mí eso son señuelos donde dispersar nuestra atención quitando el foco de lo que para mí es lo esencial, y es el universo sicológico femenino junto con todos los mitos asociados a él y que han tendido a un embellecimiento de él, que contradicen y se refutan cuando observamos la realidad.

    ResponderEliminar
  6. Acabo de leer esta entrada de: La revolución naturalista, que de algún modo está relacionada con todo lo que aquí hablamos.
    http://www.revolucionnaturalista.com/2013/04/el-suelo-de-cristal.html#.UX6UBMr-8ls

    ResponderEliminar
  7. Anónimo8:20 p. m.

    Tal vez fuera aconsejable leer el artículo de Francisco Sosa Wagner en clave irónica: como una merecida burla de una idea disparatada. Es cierto que el "masculino genérico" podría llevar a pensar que el autor sólo cumpla de ello a varones, pero tal conclusión sólo es aceptable si aceptamos lo que la corrección política pretende: que cuando se dice "señores" nunca puede ir implícito también en él un "y señoras", y no me consta que el autor sea de los que usan un lenguaje políticamente correcto. En cualquier caso, el objetivo de la burla es la voluntad disparatada de nuestras autoridades a querer hacer desaparecer por las buenas o las malas todo tipo de diferencias entre individuos, y esta es precisamente la característica del feminismo mal interpretado.

    Athini Glaucopis

    ResponderEliminar
  8. Quizá en otro caso no tendría ningún reparo es admitir lo que dices Athini, pero en éste me parece que son demasiados los detalles, y no solo el masculino genérico, los que apuntan en la dirección que me pronuncio en la entrada, pues no es solo que se olvide de que las impulsoras de tal medida son mujeres es que finalmente a quien acaba mandando al cuero es a los ¡caballeros! y en lo de caballeros entiendo que ya no cabe la posibilidad de que se esté refiriendo a las damas y los caballeros.

    Por lo demás yo no soy capaz de verle, y admito que puede ser limitación mía, esa ironía que mencionas y más bien lo que observo es que juega claramente a contraponer la gracia de las formas femeninas con la cerrazón y la mezquindad de unas mentalidades que entiendo situa en el campo masculino. Me parece difícil la lectura del artículo sin esa contraposición de sexos y si fuera yo el que estuviera en lo cierto me parecería imperdonable no recordárselo.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo1:39 p. m.

    He encontrado ayer en Padres divorciados este documento que aunque es de 2004 tiene gran interés:

    http://padresdivorciados.blogspot.com.es/2013/04/zapatero-y-la-custodia-compartida-de.html


    Alberto

    ResponderEliminar
  10. Hablando de diferente trato penal para hombres y mujeres consultar la última entrega de: La cuase des hommes Los hechos que refiere son sucintamente los siguientes: una mujer joven llevada de los celos: golpea, ata y finalmente viola con un objeto a su pareja.

    Este denuncia los hechos y finalmente la condena en firme es de un año de reclusión, lo que le plantea al redactor los siguientes interrogantes:

    - Por qué un hecho que encaja perfectamente en la definición de violación (arts. 222-23: todo acto de penetración sexual, cometido sobre otra persona con violencia), fue recalificado como "agresión sexual"

    - La violación es castigada con 20 años de reclusión, la agresión sexual con 5 años. ¡Con 1 año en firme, la acusada ha salido muy bien parada!

    - Finalmente se pregunta cómo es posible, que solo la prensa regional se haya hecho eco de un asunto así, y cuántos otros han podido pasar desapercibidos como consecuencia de esta política informativa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo6:22 p. m.

      Según la Ley de distintos paises, España entre ellos, solamente los varones pueden violar, de hecho solamente muy recientemente se ha incluido como violación la participación de objetos que no sean el pene.

      Eliminar
  11. Anónimo12:16 p. m.

    A mí lo que me ha llamado la atención del texto de Sosa Wagner es que en 3 ocasiones nombra al "ministerio", pero sin especificar de qué ministerio habla: ¿Sería el Ministerio de Defensa? ¿Acaso el Ministerio de Industria? Claro que si buscamos en las hemerotecas podemos encontrar referencias más explícitas:


    "El Ministerio de Sanidad y Consumo se ha propuesto resolver el eterno conflicto que existe con la medida real de las tallas que se exhiben en las tiendas de ropa. Para ello, 8.500 mujeres recibirán en los próximos meses una carta de la ministra Elena Salgado invitándolas a participar en un estudio antropométrico con el fin de conocer la verdadera medida corporal para cada talla."

    http://www.diariodemallorca.es/actual/1421/sanidad-tomara-medidas-8500-mujeres-unificar-tallas/238012.html

    José

    ResponderEliminar
  12. He vuelto a releer al artículo varias veces porque no deja de intrigarme que una persona de sentido tan fino como Athini plantee las dudas que plantea. Lo vuelvo a leer en la conciencia de que a Sosa Wagner no se le escapa que se trata de una vieja reivindicación feminista que, como en tantas otras ocasiones más que una medida de justicia, lo que pretende es un gesto de privilegio y señalar una queja más ante una sociedad que no pierde ocasión de maltratar a la mujer y nunca le da lo que se merece y que, a mayor abundamiento, fue aprobada en 2007 siendo ministra Elena Salgado.

    De la relectura del artículo y al margen del tono general concebido como un guiño a las mujeres frente a quienes las quieren uniformizadas, encuentro que allí donde el género es claro, Wagner encuentra dos responsables: un portavoz del ministerio y otro de una organización de consumidores, ambos varones, por más señas este último felón. Varones en singular pero también varones en plural como cuando dice: ¡Y un cuerno, caballeros...! que para mí no tiene más que una posible lectura, la de referirse a caballeros y no a damas o señoras.

    Pero es que aun cuando no siempre sea tan evidente como en este caso, mi opinión es que debemos exigir esa claridad de a quienes se refieren en situaciones de este tipo, como no debemos seguir tolerando que una sociedad que obliga al distingo en según qué situaciones luego no lo haga en aquellas que, generalmente, coinciden efectivamente con esa función invisibilizadora que señalan las feministas pero invisibilizadora en su provecho. Podría citar montón de textos en los que el término padres, señores u hombres es usado con ese fin y lo es por aquellos que con más insistencia denuncian el sexismo del lenguaje. Si para la claridad del texto es precisa la diferencia padre-madre, señor-señora u hombre-mujer, hacerla entiendo que es la forma correcta de usar del lenguaje.

    Sosa Wagner sin entrar en el fondo del asunto, puesto que eso es lo que hace, perfectamente podía hablar de los señores y señoras de la industria o de los señores y señoras medidores sin que por ello su estilo se resintiera, pero es que tampoco se entiende a qué viene lo de señores medidores si quien hacía esas mediciones era una cámara. En fin que aunque parezca menos importante el tema no es baladí y, en cualquier caso, algo que tiene que ver desde su origen hasta su conclusión con mujeres y acaba como lo está haciendo éste no puede ser que se salde sin mentar ni una sola responsable, responsabilidad que recae toda en los otros, sea lo que se quiera entender por otros.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo6:18 p. m.

    Aunque no resulte muy políticamente correcto decirlo lo voy a comentar.
    En la guerra civil norteamericana se calcula que murieron un 30% de los varones de los estados del Sur en Edad entre 18-45 años y algo menos entre los varones del norte de edades parecidas.
    Tras la guerra se planteo conceder el voto o a las mujeres o a los varones negros. La primera opción además de las sufragistas fue avalada por el sector mas reaccionario del partido demócrata y partidario de la esclavitud ya que consideraban que nuevo censo electoral les iba a dar la victoria. Por ello el partido republicano y el sector mas antiesclavista voto a favor de conceder el voto a los varones negros.
    Los sectores mas racistas del Sur se irritaron por ello y hubo amenazas y asesinatos sobre los nuevos votantes. Antiguos lideres racistas del sur defendieron una y otra vez el voto femenino frente el voto del “orangután”.
    En Chile tambien una de las reivindicaciones del voto femenino fue el partido nacional socialista chileno por la misma causa: consideraban que el voto femenino seria ultraderechista.
    Tras la primera guerra mundial con un altisimo porcentaje de mortalidad masculina y con un pais que estaba girando claramente al socialismo, Alemania fue el primer pais de Europa en conceder el voto femenino. Obviamente la clase dirigente tenia en mente a quien iban a votar.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo10:21 a. m.

    Alguien que sabe mucho, mucho, mucho de Leyes me dijo que tal como está la Ley no recomienda a ningún hombre que sepa o intuya que su mujer esté en casa con otro u otros que vaya a intentar impedirlo.
    1º Porque la Ley española contempla que el adulterio es enteramente LEGAL independientemente de donde se produzca, incluido el domicilio conyugal. Y como a a l a la Ley no le interesa nada que sea LEGAL, ese marido al pedir la separación se quedaría igualmente sin casa, sin hijos y sin nómina, ya que el mismo no influiria en nada. Sí, sin nómina ya que por el articulo 227 del Código Penal podría ser encarcelado si dejara de pagar, coaccionado por todo el aparato del Estado que si actuaría para proteger a la EX esposa. Estaría coaccionado a aguantar esa situación o …Existe una ley para proteger a la mujer del acoso en el trabajo, pero ninguna que proteja al marido de su inferioridad real, no teórica, en caso de separación, donde ella a veces dispone de la pensión de él y además de los recursos económicos no declarados del SUSTITUTO (anteriormente se le llamaba adultero) que ha provocado esa separación.
    2º Porque además de la coacción y presión que supone lo anterior, la Ley española, y en concreto el Código Penal y la nueva Ley de Género velan para que su mujer no sea interrumpida en pleno proceso de emancipación sexual aunque ese momento sea en la propia casa. Basta con examinar los artículos del Código Penal 172 apartado 1 y 153 apartado 1.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo8:50 a. m.

    Hace no tanto se hablaba de sueldos “mileuristas” en sentido despectivo.
    Hoy gran parte de la gente que trabaja lo hace por mucho menos de esa cantidad.
    En Europa se ha seguido la estela del mercado norteamericano de bajada imparable de sueldos.
    Para ello la estrategia ha sido siempre la misma. Ofrecer trabajo a aquellos y aquellas que estaban dispuestos o dispuestas a trabajar por menos.
    En el siglo XX de todas partes de América se iba a África a por esclavos y esclavas negros. Los barcos negreros tenían unos costes que se cobraban a los compradores de esclavos. Sin embargo ese coste merecía la pena para los amos ya que a los esclavos y esclavos luego solamente había que “darles de comer” y “alojamiento” pero no sueldo.
    Por ello la historia de la humanidad ha sido la de la esclavitud, la de la servidumbre y la de la rebaja constante de sueldos.
    Actualmente las multinacionales de textil y de Ropa llevan sus empresas a India y Bangladesh donde hombres, mujeres y niños trabajan multitud de horas para sueldos mensuales que no llegan a los 50 euros, y de esos sueldos ellos y ellas se tienen que pagar de su bolsillo comida, alojamiento, vivienda, etc.
    En Occidente, tras la caida de la amenaza comunista, los ricos se han “relajado” y vuelven por sus fueros.Ahorrarse diez euros por cada trabajador no es poco si tienes a 20.000 empleados. Esas son las politicas de las multinacionales. Siempre ahorrar. En Estados Unidos y Europa para favorecer la caída de los sueldos se ha favorecido la inmigración, y la incorporación de la mujer al mercado laboral. Las propias feministas reconocen que las mujeres siempre han estado a trabajar mas por menos dinero.

    ResponderEliminar