Twittear

15 marzo, 2014

La ley del péndulo



Lo he dicho en otro foro a propósito del libre albedrio pero deseo repetirlo aquí. Si durante décadas, básicamente a partir del segunda guerra mundial, no había corriente de pensamiento que por activa o por pasiva no se fundamentase en la tabla rasa, en esa idea de que los seres humanos venimos al mundo como si de una pizarra en blanco se tratase y en la que solo se comenzaba a escribir a partir del momento del nacimiento, y así lo expresó el constructivismo o el feminismo, hasta tal punto que, si alguien se atrevía a hablar de la biología como constituyente de la naturaleza humana, las acusaciones de racismo, sexismo o nazismo no se hacían esperar.

Durante décadas quien cuestionase que nacíamos con la mente en blanco, quien osase hablar de la biología como uno de los polos constituyentes de los seres humanos pronto era mirado con recelo y considerado como un bicho raro del que había que tomar precauciones porque ese era el territorio en el que los nazis habían desarrollado su ideología. Pero con la fuerza del péndulo las cosas en pocos años han cambiado y ahora todo parece quedar subsumido en la biología sin espacio para la educación y la cultura.

Ahora mismo la biología lo ocupa todo y pareciera que venimos al mundo con el traje que nos acompañará hasta la tumba. Hasta la ideología política heredamos. Antes lo cultural lo era todo, ahora no es nada. Antes la biología no existía, ahora algunos pretenden que lo sea todo. Confío que la cosa no dure, porque lo de antes no era cierto, pero lo de ahora tampoco. Negar el valor de la cultura es negarnos como especie. Por eso quiero reafirmar el valor de estas reflexiones de Antonio Damasio en: Y el cerebro creó al hombre.

“En realidad una de las ideas conductoras de este libro es que la mente humana consciente ha hecho que la evolución tome un rumbo nuevo precisamente porque nos ha facilitado la posibilidad de elegir, al haber hecho posible una regulación sociocultural relativamente flexible que nos permite dejar atrás la compleja organización social que, por ejemplo, presentan de una manera tan impresionante los insectos sociales.”

“La idea de que existen dos clases de homeostasis, la básica y la sociocultural, no debería interpretarse en el sentido de que la última es una construcción puramente “cultural” en tanto que la básica es “biológica”. La biología y la cultura son plenamente interactivas.”



4 comentarios:

  1. Anónimo9:24 p. m.

    Es curioso cómo en ese contexto histórico, en el que el presupuesto de que la mente al nacer era una perfecta 'tabula rasa' era aplastantemente hegemónico, en el ámbito de la lingüística lograra convertirse en dominante el innatismo lingüístico de Noam Chomsky. Nunca me había parado a pensarlo, pero ahora se me ocurre que la constante actividad que este autor ha desarrollado para aparecer como un activista más a la izquierda que nadie podría tener que ver con la necesidad de hacerse perdonar sus teorías innatistas, tan contrarias 'a priori' al reduccionismo hiperculturalista de sus compañeros de viaje político.

    (athini_glaucopis@hotmail.com)

    ResponderEliminar
  2. No directamente relacionado con este hilo, pero acabo de leer una entrevista a Philip Roth en la sección cultural del NYT en la que dice que hoy en día se utiliza el término "misógino" con la mismas laxitud que se empleaba el término "comunista" durante el macartismo de los 50.... Y probablemente por las mimas razones.

    ResponderEliminar
  3. Lo más sorprendente de todo esto Plutarco es que en más de una ocasión he escuchado a alguna escritora declarar que en su libro no habla de los hombres porque si lo hiciera sería para mal. Y declaraciones de ese estilo se pronuncian y se escuchan como quien habla de una realidad neutra, carente de sexismo y como de una verdad incontrovertible y no como lo que son un ejercicio de misandria que en esta curiosa igualdad de que lo que vale para ellas no vale para ellos, ya como tienen la piel más gruesa pueden aguantar lo que les echen encima es normal que sucedan estas cosas. La misandria como no la recoge el diccionario es como si no existiese.

    ResponderEliminar
  4. Interesante sentencia del Tribunal Constitucional: es importante por lo que pasa a defender pero también por las consideraciones que realiza a propósito de la violación del habeas corpus en los casos de violencia de género.
    http://padresdivorciados.blogspot.com.es/2014/03/el-constitucional-refuerza-la.html

    ResponderEliminar