Twittear

05 septiembre, 2015

Compartir las tareas del hogar, aumenta el riesgo de divorcio



Aparece en la prensa la referencia a un estudio noruego según el cual cuanto más ayuda el hombre en el hogar más aumenta el riesgo de divorcio, por ejemplo aquí.

Y aunque la conclusión es bien clara: compartir las tareas del hogar aumenta el riesgo de divorcio, a la hora de explicar la causa, rehuye la profunda: las mujeres entienden que ese mundo es suyo y no quieren compartirlo con sus maridos, para irse por las ramas y más que la causa de fondo explicar la mayor facilidad de las mujeres de hoy para romper el vínculo matrimonial por su mayor capacidad económica:

"En esas parejas modernas, las mujeres tienen a menudo un alto nivel de educación y un trabajo bien pagado, lo que las hace menos dependientes económicamente de sus maridos. Por lo tanto, pueden hacer frente con mayor facilidad en caso de divorcio".

Aunque de nuevo olvidando que aún cuando los hombres puede que sean expulsados del hogar, eso no los exime de su participación en los gastos de los hijos y la casa. Mucho más claro es ese otro estudio, señalado en la noticia, de la fundación Atyme, en este caso referido a los varones que se jubilan que de forma mucho más clara concluye:


"La intervención del hombre que se acaba de jubilar en las tareas de un hogar en el que siempre han estado las mujeres que no han trabajado fuera puede hacer que ellas tengan la sensación de que se les quita poder".


Poco a poco la teorías feminista sobre los hijos, la familia y el hogar como cárceles en las que el hombre había recluido a la mujer, se muestran verdaderas cortinas de humo para esconder el enorme poder que encierran y que la mujer no está dispuesta a compartir. Recuerdo de nuevo la cita del libro de Alain Touraine en: El mundo de las mujeres.


“Las mujeres son conscientes de que mantienen una relación privilegiada con los hijos, cuya existencia les confiere un poder al que no renunciarían por nada del mundo, aunque los hombres compartieran las tareas de la casa con ellas, incluyendo el cuidado de los niños.” (pág. 139)



1 comentario:

  1. Anónimo7:07 p. m.

    "En esas parejas modernas, las mujeres tienen a menudo un alto nivel de educación y un trabajo bien pagado, lo que las hace menos dependientes económicamente de sus maridos. Por lo tanto, pueden hacer frente con mayor facilidad en caso de divorcio".

    Esto debería explicar mejor el hecho de que se divorciaran más las parejas en las que el hombre no colaborara en el hogar, pues su capacidad económica y nivel de educación le permiten igual el divorcio, que además estaría más justificado

    Arturo

    ResponderEliminar