Twittear

31 agosto, 2006

Sobre violencia y género

Después de varios meses sin ninguna entrada, quiero colgar un artículo muy interesante sobre el tema de la violencia de género. Es de Xosé Luis Barreiro, y con el título de Violencia y género: un tabú inexplicable aparece hoy 31-8-2006 en La Voz de Galicia. El texto completo dice:

HACE un año no se hablaba de otra cosa: teníamos la mejor Ley Integral contra la Violencia de Género, las cosas iban a cambiar de raíz, y para todos era evidente que esta normativa, valiente y socialmente avanzada, envidia de Europa entera, no se hubiese hecho si el PP mantuviese el poder, y si el Gobierno paritario de Rodríguez Zapatero no la hubiese impulsado con tanta decisión y compromiso.

Contradecir aquel discurso era -y sigue siendo- imposible. Porque, al igual que en tantas otras cosas, se ha llegado a la conclusión de que discutir es justificar, que los argumentos contra determinado tipo de dogmas suponen un incentivo para el maltratador, y que, frente a un tema de tanta envergadura, quiebra cualquier debate sobre las garantías judiciales y sobre las causas que originan el catastrófico estado de cosas en el que nos encontramos. Lo único que se admite ahora es que la ley no es una panacea, y que a base de normas no se paran los asesinos. Pero no se reconoce que hace un año sí se vendió como un corte radical con una historia maldita, lo que viene a ser, en vulgar perífrasis, una panacea.

Las contundentes cifras de este año, que el crimen de Osuna acaba de poner de actualidad, vienen a decir que el camino emprendido no es el correcto. Pero todo el sistema mediático que protege el pensamiento único que rige en esta materia ya se ha puesto a funcionar para que nadie reconozca un error, para que todo el mundo pida paciencia, para que toda la culpa recaiga en la escasez de medios, y para que, no pudiendo medir el éxito en función de las muertes evitadas, se mida en relación a las denuncias presentadas, a los destierros decretados, a las pulseras implantadas y a las pernoctas en casas de acogida.

La idea que rige el modelo es que la inmensa mayoría de la gente -que somos muy buenos, lo hacemos todo bien, no tenemos fallos jurídicos y económicos estructurales, y entendemos de maravilla el hecho familiar- estamos entreverados por cuatro malvados que disfrutan matando y suicidándose, y que por eso hay que plantear la cosa como una caza -civilizada- de serpientes venenosas, a las que hay que ganarles la maniobra antes de que nos piquen.

Pero yo creo que no es así, y que, al margen del cupo de locos y asesinos que nos toca por millón de habitantes, tenemos fallos estructurales que devienen en esta ola de sangre que nos tiene estupefactos. Creo que la vigente ley, que no ha contribuido a erradicar ninguna de las causas del problema, está agravando ciertos desajustes. Lo que se tiene por correcto es decir que todo va de maravilla y por la ruta prevista. Pero, mientras lo hacemos todo tan bien, las mujeres siguen muriendo. Más que antes.

3 comentarios:

  1. Anónimo7:25 p. m.

    Solo decir que estoy contigo. Ánimo, queda mucho por luchar.

    ResponderEliminar
  2. Athini (athini_glaucopis@hotmail.com)4:03 a. m.

    Por una afortunada casualidad, acabo de encontrar esta valiosa bitácora. Sólo le encuentro un defecto: parece estar abandonada. Supongo que el autor estará ocupado por otras cosas, y es una auténtica pena que no pueda seguir actualizándola.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por lo que de elogio pueda haber en el comentario. Efectivamente otras ocupaciones me impiden dedicarle el tiempo que el blog precisa. Confío de todos modos en poder retomarlo un poco más adelante. En cualquier caso para animarlo un poco sería interesante que vuestros comentarios fueran un poco más allá y permitiesen hacer de este espacio un pequeño punto de encuentro y discusión, porque nada peor en un tema tan maltratado como éste que la sensación de hablarle a la luna. Un saludo

    ResponderEliminar