Twittear

09 febrero, 2007

Más sobre la dictadura de género

La entrada “La dictadura de género”, de Josep Miró i Ardevol causó a muchos gran impacto porque desconocían el poso de una ideología como la perspectiva de género, que hunde sus raíces en un marxismo rudimentario en el que las clases sociales son sustituidas por los géneros, la dictadura del proletariado por el gobierno de las mujeres y el comunismo por esa utópica pretensión de la desaparición de los géneros, donde no sólo no existirían roles diferenciados entre hombre y mujer, sino que tampoco cabría hablar de lo masculino o lo femenino porque se habría conseguido la perfecta intercambialidad de los sexos. Como decía un post colgado en Ahige: “Ni masculino, ni femenino sino potencialidades a desarrollar”.

En esa sustitución de las clases sociales por los géneros, a los hombres nos toca jugar el papel de capitalistas explotadores, mientras las mujeres juegan el de proletarias explotadas, no únicamente en el terreno de los derechos económicos o sociales, sino también en el de la sexualidad. La concepción del derecho manejada por esta ideología es lo más parecido a la concepción leninista del mismo, en el sentido de concebirlo como la principal arma de transformación social aún a costa de cargarse las garantías jurídicas y procesales, llegándose a hablar de justicia de género y otras lindezas.

Que algo tan tosco y rudimentario, sustento ideológico de los grupos del feminismo de género, incluido Ahige, sin que desde la intelectualidad se haya dado una respuesta como corresponde, o que sus políticas estén siendo llevadas a las leyes sin práctica disensión de los grupos políticos, pone en claro que algo no está funcionando correctamente en este país en relación con este asunto. La miopía manifestada por los grupos políticos – no así jueces y fiscales - en relación con todo este asunto, aprobando una legislación que para muchos y muchas no sólo vulnera el principio constitucional de igualdad, sino que lamina las garantías procesales y la presunción de inocencia para los varones, revelan un estado de cosas que poco tiene que ver con la justicia propia de un estado de derecho y democrático.

Desde luego es difícil entender como hayamos podido llegar a este estado de cosas. Bien es cierto que las armas utilizadas por este feminismo, que procura no dar la cara, ni manifestar abiertamente sus intenciones, escondido bajo el manto de la justa reivindicación feminista de igualdad y arrogándose la exclusividad de la lucha contra la violencia doméstica y el dolor por la muerte de las mujeres, dificulta separar hasta dónde lo justo y que límites no se deben traspasar, pero en el mejor de los casos revela una ñoñería de nuestra clase política bien grande y conviene no olvidar que el grueso de esta legislación ha sido aprobada con unanimidad de las Cámaras. Sin duda una situación como la referida en El País de ayer, sobre la utilización fraudulenta de la Ley contra la violencia reclamaría una urgente modificación de la misma al más breve plazo, sin embargo soy de los que piensan que las posibilidades de que eso ocurra son muy remotas y lo mejor es ir pensando en un largo camino en el que la primera batalla sin duda tiene que ser la ideológica, para desmontar algo tan grotesco como lo más arriba señalado.

3 comentarios:

  1. Los vínculos entre el "marxismo" (versión de todo a cien) y el "feminismo de género" quedan patentes también en la semejanza existente entre la llamada "discriminación positiva" y la "dictadura del proletariado". para alcanzar el paraíso comunista es necesario una etapa "provisional" de dictadura, del mismo modo que para alcanzar ese soñado estadio de total igualdad, es necesaria una época "transitoria" en la que los derechos y deberes de cada individuo vienen determinados por su adscripción a uno u otro sexo, a uno u otro "cupo". Como todos los milenarismos, se procede a cometer actos intrínsecamente injustos y absolutamente contrarios a lo que se dice buscar, con la justificación de que de ellos saldrá una era definitivamente justa para siempre.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:52 a. m.

    *(Fran) Sí hay soluciones para la violencia domestica pero para encontrarlas hay que bucar en el lugar adecuado: si las buscamos en el campo de la ideología no las vamos a encontrar, hay que buscarlas en el campo científico.

    Hace unas semanas se publico en el Pais un artículo interesante de Roman Gubern, titulado "La hiperflación mediática" decía: "es el ruido periodistico el que dicta la agenda setting en los politicos, y no al revés"; "las representaciones mediáticas parecen estar robando el protagonismo a la realidad", "J. Baudrillard definía la realidad virtual como un crimen perfecto, pues no sólo reemplaza a la realidad empírica, sino que además borraba las huellas de tal sustitución fraudelenta". Lo qeu está ocurriendo con la mal llamada violencia de genero es un buen ejemplo de esto .
    Primero el sacar los casos de la violencia de hombres hacia mujeres del contexto de la violencia doméstica, en base a ideología, no a ciencia: aplicando la teoría marxista de la lucha de clases al género, al sacar la violencia de hombres a mujer del contexto de la violencia doméstica ya no se van a encontrar soluciones eficaces. Sino qeu será utilizada para justificar la existencia y presupuestos inflados en base a la creación virtual de la violencai de género, de lobbys de poder que existen en base a esa ideología no a conocimientos. La sección artificial de la "violencai de género" de la violencia doméstica, fue una baza clave para que las instituciones creadas alrededor de la Igualdad de genero aumentaran sus presupuestos, plantillas,....
    La teroría de qeu la violencia de hombres a mujeres se debe al patriarcado o dominio del hombre hacia la muejr cae con los datos de realidad: son los paises donde primero se consiguio implantar las medidas de igualdad de : Finlandia, Suecia, EEUU, Noruega, hay un número de muertes de mujeres por sus parejas muy superior a España.
    Un investigación hecha por Murray A. Srauss sobre violencia con muestra masculina y femenina hecha en 32 países, muestra como: el principal patrón de violencia es el MUTUO, el que se da entre los dos miembros de la pareja; el segundo es el de sólo la mujer al hombre y el último el de sólo el hombre a la mujer. Otra cosa es qeu debido a la mayor fuerza física de lso hombres las mujeres resulten lesionadas en mayor número y gravedad que lso hombres, de hecho la mayor parte de agresiones de mujeres a hombres con arma, acaban heridos en lugar de muertos, esto hace que la lista de agresiones femeninas resulte menos llamativa. Pero las mujeres son más hábiles psicológicamente es imposible conocer la incidencia del maltrato psicológico en el ámbito del hogar y menso cuando el maltrato femenino está justificado, los resultados suelen ser suicidios y enfermdades f´sicias, Los hombres se suicidan 3´5 veces más que las mujeres, y lso qeu se separan 6 veces más qeu las mujeres mientras que a las mujeres no les afecta la separación.
    Investigaciones de la OMS muestran como son las madres las principales maltratadoras de niños y las que más asesinatos de niños cometen, porque consideran a los hijos suyos . En base a esto ¿Qué sentido tendría aplicar la teoría de la lucha de calses al maltrato infantil? ¿O perseguir a las madres por ello? En el maltrato infantil afortunadamente en lugar de condenar socialmente a las madres se les efectúa un diagnóstico, la mayor parte están enfermas y se les da el tratamiento psicológico adecuado. Porque efectivamente la violencia doméstica es un problema de SALUD PUBLICA, y las soluciones están en los conocimientos de medicina, psicología clínica, no en la ideología de clases, ni en al industria del maltrato, qeu ha crecido al albor de la presión mediática. La clasificación artificial de la violencia de los hombres contra las mujeres como violencia de genero está provocando muertes:
    -han aumentado los homicidios y suicidios.
    PERSONAS SUICIDADAS EN SITUACION DE SEPARACION/DIVORCIO
    INE: 1999 ......72 hombres s ......17 mujeres suicidadas.
    2004.......630 hombres…….89 mujeres suicidadas
    Estos datos son muy graves, en cualquier campo de la salud pública ocurriría lo mismo, si se intentaría solucionar un problema de salud con ideologia en lugar de con conocimientos científicos, las muertes aumentarían. De todo esto son responsables todos los partidos politicos, todos sin exclusión aprobaron la Ley de Violencia de Genero, por que como violencia de genero permite salir en los medios continuamente, en cambio, tener una buena red de salud, residencias asistidas para ancianos enfermos o personas enfermas, necesarias para casos como el de Talavera, o los ancianos que matan a sus esposas enfermas después de cuidarlas durante años, qeu funcionarían con profesionales cualificados no da pie a que lso partidos salgan en la foto más qeu el día de la inaguración. El que los medios asignen estos casos a la violencia de genero les hace cómplices de una política que invierte en lo que da publicidad a los partidos, en lugar de en función de las necesidades de los/as ciudadanos/As del país. Si los/As ciudadanos/as no nos organizamos para cuidarnos y cuidar en que se invierte el dinero, estamos abocados a ser víctimas de lobbys que necesitan mantener o aumentar sus presupuestos al precio que sea, incluso de vidas humanas.
    Un ejemplo, Noticia 6 -9 -del 2006 Encabezamiento: "Un hombre de 74 años mata a su esposa de 75 e intenta suicidarse. LA EUROCAMARA PIDE MAS FINANCIACION PARA LOS PROGRAMAS CONTRA LA VIOLENCIA DE GENERO" En el texto se puede leer: "El marido sufría una fuerte depresión", un familiar aclara. "Pido que se aclare qeu esto no es un caso de malos tratos" Esto es un buen ejemplo, ¿En que va a ayudar a la depresión que sufria este hombre y parece provoco la muerte, el que aumente el presupuesto en programas de malos tratos?. Más bien al revés, desde 1994 a la vez que aumenta la población, el presupuesto en sanidad está disminuyendo. La red de Salud Mental en ciertas zonas de España esta muy debilitada, a la vez que tienen unas fuertes inversiones en la mal llamada violencia de género. El presupuesto es limitado, cuanto más dinero se da para políticas de dudosa efectividad para la salud y el bienestar de los ciudadanos, menos presupuesto disponemos para sanidad, educación...
    El presupuesto está determinado en mayor medida por la rentabilidad poltica para los partidos, que por las necesidades de los ciudadanos, y para ello se distorsiona la realidad a través de los medios de comunicación.
    De tal manera, que casos que deberían aparecer como muertes debidas a la falta de recursos sanitarios suficientes: residencias- médicas para ancianos enfermos o discacitados, mejora de la red de salud mental;...aparecen en la lista de muertes por violencia de genero, y así, al mismo tiempo que se hace publicidad política, se mantiene contentas a cierto lobby feminista, se blanquea muertes debidas a graves carencias del sistema sanitario. Las víctimas los/as ciudadanos/as de a pie.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:50 p. m.

    *(Fran)

    La hiperinflación mediática:: Lunes, 5 de Febrero de 2007 :: España/Medios de Comunicación :: :: No Tags ::

    Por Román Gubern, catedrático de Comunicación Audiovisual de la Universidad Autónoma de Barcelona (EL PAÍS, 05/02/07):

    Desde hace algún tiempo, el ensordecedor griterío que se ha alzado en nuestro reñidero nacional parece haber alcanzado una dimensión patológica y difícilmente soportable. No reconozco, en los países de nuestro entorno, ningún caso que se parezca al que aquí padecemos, por muy sensacionalistas que sean los tabloides británicos o alemanes, o muy vocingleros ciertos programas audiovisuales italianos. Y eso ocurre en un país en el que la cuarta parte de la población confiesa no leer nunca periódicos y sin entrar en matices acerca de si los restantes se limitan a la prensa deportiva o a la crónica de sucesos. ¿Cómo ha podido llegarse a esta situación tan anómala y degradante en una democracia?

    El primer problema que se observa no es el de la clásica mezcla de información y opinión, sino el sometimiento puro y simple de la información a las opiniones partidistas de los gestores del medio. De este modo, los textos aparecen esclavizados por una opinión política partidista y militante que conforma su enunciado, sesgando sus datos, sus circunstancias y su sentido y convirtiendo así su texto en arma arrojadiza. Pero el problema no acaba aquí.

    En la actualidad, es el ruido periodístico el que dicta la agenda setting a los políticos y no al revés, como debiera ser. Son los políticos los que deben trotar sin aliento a remolque de lo dicho o publicado en los medios. Y de esta situación tan extraordinaria derivan dos consecuencias harto preocupantes. La primera consiste en que la información, que es mero texto o entorno virtual, tiende a reemplazar a la praxis de los sujetos políticos en la gestión de las complejidades de la realidad social. Esta situación parece dar de modo imprevisto la razón al provocativo Jean Baudrillard, cuando definía a la realidad virtual como un crimen perfecto, pues no sólo reemplazaba a la realidad empírica, sino que además borraba las huellas de tal sustitución fraudulenta. En una palabra, el triunfo de lo virtual sobre lo real nos ha hecho retroceder a los días en que el príncipe Grigori Potemkin mostraba a una embobada emperatriz Catalina de Rusia lejanas obras públicas, que no eran más que decorados efímeros plantados en medio del paisaje. En nuestra situación actual, las representaciones hiperestésicas construidas por los medios de comunicación parecen estar robando también protagonismo a la realidad. Y, pese a ello, probablemente muchos ciudadanos se consideran bien informados de cuanto ocurre a través de los medios.

    La segunda consecuencia, no menos grave, se ha traducido en la emergencia en el paisaje mediático del periodista-estrella, cuyo estrellato ha sido conquistado a fuerza de vociferar o de calumniar. Bien es verdad que en la historia de la información ha habido antes muchos periodistas-estrella, de merecido prestigio, desde Herbert Matthews hasta Walter Cronkite, pasando por el llorado Ryszard Kapuscinski. Aquellos hombres y mujeres se ganaron merecidamente su prestigio a fuerza de perseverancia, valor y maestría profesional. En el nuevo star-media-system, en cambio, la vanidad del informador energúmeno aspira a usurpar el protagonismo del político. En esta operación narcisista se invierten, como en el caso anterior, la importancia de los roles, pues el informador pasa a ocupar la centralidad del debate político a expensas del sujeto político auténtico, convertido en materia carroñera. O, si se quiere, el protagonismo del comunicador aspira a usurpar el protagonismo del político. Se trata de una nueva forma de periodismo amarillo, esta vez circunscrito a la arena política, pero que busca sobre todo elevar mediante ruido mediático un pedestal para quien fabrica su mensaje vitriólico ante un teclado, un micrófono o una cámara.

    Pero todo ello está ocurriendo en un contexto sociocultural muy nuevo, que está erosionando profundamente al que ha sido considerado, durante más de un siglo, el cuarto poder. Entre el 11 y el 14 de marzo de 2004 se evidenció el ascendente protagonismo de las nuevas redes tecnológicas interpersonales -internet y teléfono móvil-, sobre todo entre los estratos más jóvenes de nuestra sociedad. Y volvió a corroborarse más tarde en varias convocatorias de manifestación por parte de la Asociación de Víctimas del Terrorismo. En el mundo actual, más de 2.000 millones de personas poseen teléfono móvil. Y según la Unión Internacional de Telecomunicaciones, organismo de la ONU con sede en Ginebra, los menores de 18 años dedican 14 horas semanales a los medios digitales, bastantes más que las que dedican a la televisión, la radio, el cine o los periódicos impresos. Y en la escandalosa asimetría tecnológica de la sociedad dual, los jóvenes españoles figuran en la parte alta de esta franja, como se demostró en marzo de 2004.

    De manera que las redes tecnológicas interpersonales están desempeñando un nuevo protagonismo en la arena informativa, que está erosionando fuertemente al periodismo de papel y al herziano y limitando su influencia. Tal vez este declive constituye una de las razones que explican precisamente la desesperada algarabía amarillista que ahora denunciamos. Estamos en el alba de la era de los blogs, descendientes informáticos perfeccionados de los tazebaos de la Revolución Cultural china. Bien es verdad que, ante este nuevo fenómeno, hay que repetir que sobreinformación equivale a desinformación, pero su proceso de selección crítica por parte de los usuarios acabará por entronizar a los nuevos líderes de opinión electrónicos, que probablemente demostrarán mayor sensatez que sus antecesores gutengbergianos y herzianos. Es, por lo menos, lo que deseamos.

    ResponderEliminar