Twittear

04 diciembre, 2008

Miseria intelectual y miseria moral

A la miseria intelectual de asistir a otra cifra de maltratadas, esta última de la EASP, y que eleva en nada menos que en un 2.000 % la que recientemente nos ofrecía el Ministerio de Igualdad, sin que nadie: ni la prensa, ni los los políticos, ni los opinadores… hayan dicho esta boca es mía y exijan una rectificación en nombre de la honestidad intelectual, y si eso ya no es posible, al menos un uso más adecuado de los recursos que son de todos resulta, que a la Dirección General de Tráfico no se le ocurre otra cosa mejor que, en plena celebración del Día Internacional de la infancia, emitir un spot publicitario en el que asocia de la manera más brutal posible paternidad y maltrato, sin que de nuevo nadie diga nada.

En este contexto quiero realizar una única pregunta: qué había de más ofensivo en el anuncio de Mari Pili y las letras del tesoro que en éste y, qué concepto de igualdad maneja la Dirección General de Tráfico, el Ministerio de Igualdad, el Gobierno en su conjunto, y todas las diputadas que pidieron la retirada del de Mari Pili para que no vean la agresión que para todos los padres supone un spot como éste, y actúen en consecuencia.

2 comentarios:

  1. ¿No era Público ese diario que había publicado su decálogo sobre cómo tratar las noticias de violencia de género?

    Con esos principios periodísticos tan sólidos y esas organizaciones tan interesadas en hacer estudios exhaustivos, tenemos el resultado que era de esperar.

    ResponderEliminar
  2. Seguramente, vamos a asistir a una "guerra de cifras" entre dos facciones distintas de feministas.

    Las que están vinculadas a la llamada "industria del maltrato" querrán mantenerlas hinchadas, porque es lo que les conviene a efectos de propaganda.

    En cambio, las que están en la Administración, tratarán de rebajarlas un poco cada vez, para demostrar que las medidas que aplican son eficaces.

    Tal vez así la opinión pública se dará cuenta, por fin, de la manipulación que se hace con las estadísticas.

    ResponderEliminar