Twittear

02 noviembre, 2009

Algo está cambiando

Algo está cambiando. Es verdad que de forma poco perceptible, pero algo está cambiando en el tema de la igualdad y la legislación de género. Sería iluso pensar que se trata de algo sustancial porque de momento no lo es, la legislación de género está toda en pie sin que quepa pensar otra cosa que lo va a estar durante muchos años, pero casi todo se mueve: la prensa, la justicia, la opinión pública…

Donde parece que nada se mueve es en el plano político donde ningún partido ha dado el más mínimo paso hacia la autocrítica y la necesidad de modificar algunas leyes manifiestamente injustas como la de divorcio, la de violencia de género, o la de igualdad que, como podemos comprobar un día sí y otro también, supone que está bien que seamos paritarios allí donde el feminismo institucional crea que debe ser, porque donde la mujer goce de una situación privilegiada es porque se lo tiene bien merecido y si la situación es buena no importa que ellas representen el 90 %.

Quizá lo que mejor ejemplifica esta situación sea el Ministerio de Igualdad que como todo el mundo sabe vela por igual por los intereses de las mujeres y los hombres.

El rechazo generalizado que en los foros de Internet provocan estas leyes demuestra algo de lo que estoy diciendo, aunque luego haya un trecho muy grande entre la actitud demostrada ahí y, por ejemplo, el acto de votar. De hecho los partidos políticos nada detectan en ese sentido porque en el momento que eso suceda sí comenzarán a dar algún paso. En cualquier caso queda mucho por cambiar y mucho por revisar y criticar.

De momento nos movemos entre una izquierda que quiere capitalizar como sea el hecho de que históricamente ha sido ella quien ha apoyado al movimiento feminista y las reivindicaciones de las mujeres y una derecha acomplejada que sabe que el granero de votos que representan las mujeres es demasiado grande y está muy bien organizado, como para atreverse a mantener una posición clara en este asunto. Por lo demás, despotricar contra los hombres y lo masculino es rentable electoralmente.

Lo que acaba de confirmar mi percepción de que algo se mueve es que el feminismo, que lleva muchos años alejado de cualquier diálogo o acercamiento a la opinión pública, porque lo suyo era moverse en clave de lobby, parece que necesita tomar contacto con la gente y se ve abocado a suscitar debates en algún medio con el ánimo de mostrar lo necesario que resulta para esta sociedad. Eso sí, en clave plenamente feminista, es decir preguntando qué es lo que los demás estamos dispuestos a hacer por ellas.

5 comentarios:

  1. Ya he visto los carteles de la campaña institucional contra la "violencia de género" de este año. Lo primero que me ha sorprendido es el lema "Entre un hombre y una mujer maltrato cero". Aleluya: por fin un lema igualitario ¿Significa eso que ya se han dado cuenta de que la violencia es bidireccional? Algo hemos avanzado.

    Sin embargo el resto del cartel no me complació tanto. Había una mujer que decía: "De todos los hombres que haya en mi vida, ninguno será más que yo", lo cual nos deja con la duda de si van a ser igual o van a ser menos que ella.

    Entonces traté de imaginar (retorcido que es uno) la lectura que harían las huestes del feminismo si desde un cartel un hombre dijera: "Ningona mujer será más que yo." Conociéndolas, creo que temblarían Roma con Santiago.

    En esas estaba cuando de repente encontré el cartel simétrico de la campaña. En él había un hombre, en efecto, pero el mensaje era: "De todas las mujeres que haya en mi vida, ninguna será menos que yo." Realmente curioso, pero totalmente lógico teniendo en cuenta los prejuicios de quienes lo han encargado. Y de nuevo nos deja en la duda de si van a ser igual o si van a ser más que él.

    Desde entonces he visto otros carteles con distintos rostros, pero siempre con el mismo par de mensajes en función del sexo de la persona retratada.

    Como no aparezcan carteles con las dos combinaciones que faltan (que ningún hombre será menos y ninguna mujer será más), habrá que concluir que el Gobierno sigue cautivo de la ideología de género y que la campaña, una vez más, es sexista.

    ResponderEliminar
  2. El mensaje es claro, se trata de la permanente asimetría y desigualdad en la que se mueve el feminismo institucional. Ese feminismo que se llena la boca con la palabra igualdad para traicionarla a cada paso.
    “De todos los hombres que haya en mi vida, ninguno será más que yo.”
    “De todas las mujeres que haya en mi vida, ninguna será menos que yo.”
    Creo que no deja lugar a dudas. Lo que le añade algo más de escarnio es que esa campaña la estamos pagando tú y yo y todos los hombres de este país. Y la guinda a todo esto será que únicamente unos pocos destacaremos el sexismo de la campaña, y de nuevo será sonoro, muy sonoro, el silencio de tantos y tantas que sabemos que harán la misma lectura que nosotros pero que callarán sin que sepamos que les induce tanto miedo.

    ResponderEliminar
  3. Adjunto el cometario que he puclicado al leer la noticia en El País. El alcohol y las drogas serán agravantes en situaciones de violencia doméstica…si el alcohólico es el hombre (leído aquí).

    El gobierno puede que gane los votos del feminismo radical y resentido con este tipo de medidas, pero pierde los votos de hombres y mujeres sensatas. ¿Por qué el síndrome pre menstrual, que responde a una condición natural de la mujer, es muchas veces utilizado como eximente en comportamientos delictivos de las mujeres, desde el infanticidio hasta el asesinato, y el alcoholismo, que es una enfermedad que padecen tanto hombres como mujeres, se considera agravante en situaciones de conflictos de pareja?. Si una mujer alcohólica insulta, menosprecia y maldice a su marido, ¿no será tratada con la misma firmeza por el juez/a?. Si el alcoholismo y las drogas forman potencian entornos violentos en las familias, ¿por qué no se prohíben?. ¿Por qué no se ayuda a los alcohólicos y alcohólicas?. ¿Por qué el gobierno es más condescendiente con los y las terrorista de ETA?.

    ¿Y qué pasa en las parejas de lesbianas y homosexuales?. ¿Se castigará más al alcohólico/a que desempeñe el rol "masculino", según la hilarante teoría de género de las/os feministas de salón?. Lo preocupante, es el consenso que esta ley injusta goza en la totalidad de los partidos a aras de lo políticamente correcto. Creo que cualquier miembro del parlamento, del partido que fuera, que rompiera su disciplina de voto y explicara que está en contra de esta medida fascista, se ganaría las simpatías de muchos ciudadanos y ciudadanas.

    ResponderEliminar
  4. Me ha parecido especialmente interesante el contenido de este artículo, cuyo contenido debiera hacerse extensivo a los detenidos por violencia de género
    http://www.elpais.com/articulo/opinion/inversion/valores/justicia/elpepuopi/20091110elpepiopi_4/Tes

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6:45 p. m.

    Efectivamente, Emilio, el artículo es muy interesante, y trata de un tema que, desde antiguo, preocupa a quienes realmente se preocupa por lo que debe ser el derecho. Con todo, es fácil observar que el autor no se ha atrevido ni a hacer una pequeña alusión a cosas como la "ley de violencia de género", pese al evidente paralelismo que suponen. No se lo podemos, por lo demás, criticar, porque cuando alguien se atreve a ir en contra de la opinión dominante (y la opinión dominante siempre será, al menos en caliente, partidaria de disparar primero y preguntar después), cuando alguien, digo, se atreve a ponerle "peros" al griterio de la masa enardecida, bastante es que se atreva a criticar alguna cosa: sería suicida criticar dos prejuicios sociales a la vez.

    (Athini)

    ResponderEliminar