Twittear

10 noviembre, 2009

Sofisma

En el telediario de la noche de TVE1 y en el espacio de breves segundos he escuchado que España posee uno de los índices de obesidad infantil más altos del mundo y, a continuación, que también nuestro país era de los de Europa el de mayor consumo de cocaína y el segundo, detrás de Italia, de cannabis. Añado yo, que nuestras cifras de desempleo también son de las más altas, así como el fracaso y abandono escolar. Podría continuar con que ninguna de nuestras Universidades está a la cabeza de las de Europa, pero tampoco se trata de abrumar con datos negativos…

Mi pregunta es: ¿tendrá esto algo que ver con la sociedad que estamos creando o quizá para estas cosas será mejor recurrir a algún sofisma?

P.D. http://www.elpais.com/recorte/20091113elpepuvin_2/XLCO/Ges/20091113elpepuvin_2.jpg

12 comentarios:

  1. Anónimo12:51 p. m.

    Aquí tenéis un artículo reciente de El País. http://www.elpais.com/articulo/madrid/ruina/divorcio/elpepiespmad/20091110elpmad_9/Tes. Me sorprende un montón que sea al final tan optimista después de lo que dice.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3:11 p. m.

    Observad la ecuanimidad que muestra la Presidenta del T.C. en una reciente intervención en la Universidad Carlos III en la que aseveró que "Sin reformar la Constitución, no hay futuro" además de: "Esperemos que la importancia de la mujer crezca rompiendo el techo de cristal que le lleve a ocupar puestos de mayor importancia. En materia educativa, el número de mujeres catedráticas en la Universidad en España alcanza sólo el 13 por ciento, lo que es una discriminación, como la discriminación retributiva a la que se ven sometidas las mujeres en el mundo laboral".

    Referio al propio Tribunal Constitucional dijo que se trataba de un "elemento indispensable".
    "Este octubre cumplió 30 años y es inseparable de la historia de la Constitución, ocupa un espacio insustituible y otorga seguridad a la vida pública española. Su objetivo es pensar en la continuidad hacia un futuro que tome la Constitución como base, se reforme o no, encauzándolo en los márgenes de lo constitucionalmente posible".

    Alberto

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:06 p. m.

    Gracias, Anónimo, por la cita del artículo de Vicente Verdú.

    Por cierto, como es bien sabido, es uno de los poquísimos (quizás el único) que todavía escribe en "El País" y no se dedica a quemar incienso constantemente en loor del hembrismo dominante. Se pueden encontrar varios artículos suyos sobre estas cuestiones en su bitácora:

    http://www.elboomeran.com/blog/11/blog-de-vicente-verdu/

    (Athini)

    ResponderEliminar
  4. Las feministas y sus adláteres siguen hablando de "discriminación" y "techo de cristal" cuando el único impedimento es el escalafón.

    Entiéndanlo: no se puede pasar de cabo chusquero a general en dos días. Y si alguien lo consigue, siempre será sospechoso.

    ResponderEliminar
  5. http://www.lavanguardia.es/politica/noticias/20091113/53823687842/maria-emilia-casas-sin-reformar-la-constitucion-no-hay-futuro-posible.html

    Estas declaraciones de Emilia Casas me parecen merecedoras de comentario. Que yo sepa sólo ha sucedido así en el diario Público y en La Vanguardia. Alguien debería explicarle a la presidenta del T.C. que la pretendida discriminación salarial de la mujer no existe en nuestro país, y que, si así fuera ella no estaría exenta de algún tipo de responsabilidad dado que la Constitución dice que nadie podrá ser discriminado por razón de sexo. Si en razón de su cargo no ha tenido que intervenir para corregir cualquier discriminación de ese sentido en alguna empresa o convenio de nuestro país, si tampoco la inspección de trabajo parece detectar esa pretendida discriminación, no sería hora de abandonar esa coletilla, mucho más olvidar que se deba cambiar la Constitución por ese motivo o por el número de catedráticas en la Universidad. Distribuciones tan desigualitarias entre los sexos como la del número de cátedros se producen en la administración pública autonómica, en la enseñanza primaria, o en la construcción y nadie explica por qué esos casos no se consideran como discriminación. El rancio discurso feminista precisa, como mínimo de un profundo "aggiornamiento".

    ResponderEliminar
  6. Anónimo7:29 p. m.

    María Antonia Casas..., la señora presidenta del Tribunal Constitucional que asesoraba personalmente, por teléfono, a la acusada de haber asesinado a su marido, y le explicaba cómo realizar un fraude de lei para que el caso pasase al Tribunal Constitucional, "y entonces llámeme".

    Todo un ejemplo de lo que puede dar de sí la "discriminación positiva"

    (Athini)

    ResponderEliminar
  7. Anónimo8:28 a. m.

    La de cal del País era el artículo de Vicente Verdú. La de arena, es éste: http://www.elpais.com/articulo/ultima/Alcohol/elpepiopi/20091117elpepiult_1/Tes/. Es curioso como siempre se enganchan a eso de "hombres contra mujeres, mujeres contra hombres, etc." pero nunca atacan las injusticias que se producen con los hombres.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo10:36 a. m.

    A diferencia del anterior anónimo, creo que el artículo de Rosa Montero es razonable y equilibrado: pide que el consumo de alcohol sea un agravante NO SOLO cuando un hombre agrede a una mujer, sino también en "cualquier combinación", incluída la de "mujeres contra hombres" (y no es poco, en estos tiempos, reconocer explícitamente que existe tal combinación).

    Con independencia, en fin, de que me parezca o no razonable considerar el consumo de alcohol como un agravante para cierto tipo de delitos, no creo que se pueda culpar en este caso a Rosa Montero de parcialidad feminista.
    (Athini)

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo con el comentario anterior, Rosa Montero se ha caracterizado por su defensa del llamado "nuevo feminismo", alejado de la virulencia del feminismo de género que estigmatiza lo masculino por sistema. Pero que ya que se está hablando de agravantes o de eximentes…¿qué piensan las feministas del llamado síndrome premenstrual, que ha sido usado como eximente en agresiones violentas e infantidios múltiples?. Por otra parte, el alcoholismo del hombre ¿no merece el mismo tratamiento que el alcoholismo femenino, que causa más alarma social, a pesar de que en menos prevalente que el masculino?. Es curioso que los crímenes más abyectos traten de justificarse con el lema de "condena el crimen, compadece al criminal", salvo en los mal llamados crímenes de violencia "machista", conductas que deberían enmarcarse dentro del contexto de violencia doméstica, normalmente recíproca. Una cosa que si me sorprende del comentario de Rosa es que los maltratadores beben premeditadamente para cometer maltratar. Las investigaciones demuestran que muchos alcohólicos padecen problemas de autoestima, acrecentados por las frecuentes humillaciones verbales e incluso físicas a las que son sometidos por sus parejas. Está más que probado que el maltrato de origen femenino sigue pautas de humillaciones verbales frecuentes que muchas veces generan en el maltratado la escapatoria por el alcohol. Por cierto, muchas mujeres maltratadas, también exhiben dependencia hacia el alcohol, como bien se encargan de difundir las feministas de género. En las mujeres pues el alcoholismo es causado por el maltratador, en los hombres parece que surge por generación espontanea y de un innato deseo de "dominación machista".

    ResponderEliminar
  10. Sólo para corregir dos pequeños deslices. El artículo sobre: La ruina del divorcio, pertenece a Eduardo Verdú y no a Vicente Verdú, y el nombre de la presidenta del Tribunal Constitucional, es María Emilia Casas.
    En relación con el Anónimo que no firma al pie del escrito, decirle que para un mejor funcionamiento de la bitácora estaría bien que lo hiciese. De eso modo no habría la duda de si se trata del mismo del día anterior y evitaríamos confundirlo con cualquier otro anónimo.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo2:01 p. m.

    Y ya que comentamos el artículo de Rosa Montero, debo añadir que la autora está mal informada sobre la consideración legal del estado de embriaguez como atenuante de un delito: no es una atenuante automática, sino que puede serlo si así lo considera oportuno el juez al ponderar las circunstancias. Es falso, por tanto, que el consumo de alcohol se considere atenuante cuando un marido beba 'ex profeso' para pegarle a su mujer (de hecho, tal extremo, si se demostrara, sería un agravante: supondría premeditación). El despiste de Rosa Montero en esta cuestión, una persona que intenta no dejarse llevar por los prejuicios, es una muestra de la desinformación que ciertos grupos autodenominados "feministas" han logrado sembrar entre la ciudadanía.

    (Athini)

    ResponderEliminar
  12. Athini, efectivamente, en algunos aspectos de su artículo, Rosa Montero se deja llevar por la inercia feminista y quizás en el fondo su propuesta de que el alcohol se considere agravamente en todo tipo de situaciones de violencia doméstica sea un intento de parecer equidistante en el tema. En cualquier caso, hoy publican en El País un artículo en el que se señala que no todo vale contra la llamada violencia de género 8que muchos preferimos considerar como doméstica). Si EL País pone en evidencia los excesos del feminismo que está enquistado en muchas decisiones que está tomando nuestro actual gobierno, parece que sigue habiendo margen para la esperanza. Este es el arículo: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/todo/vale/violencia/genero/elpepisoc/20091118elpepisoc_1/Tes

    En lo comentarios hay una hembrista que firma como "no se negocia con terroristas" que escupe lo cliclés de la progresía feminista, pero que se nota desconcertada cuando se le responde con argumentos. Os aními a participar en los comentarios a la noticia.

    ResponderEliminar