Twittear

30 octubre, 2009

Aristocracia femenina

Aún cuando no siempre coincido con Ángeles Caso me parece muy interesante lo que recoge en su último libro en el sentido en que queda reflejado en este entrevista, por cuanto creo que hay mucho de cierto en lo que dice y lo hay también en algún sentido que ella ni tan siquiera apunta, como es la falta de pudor del feminismo para echar mano de la situación de las mujeres en muchos países del tercer mundo para justificar privilegios en el nuestro.

Sucedió así cuando la ley contra la violencia de género, cuando para apoyarla se recurrió a normas de la ONU pensadas para países donde la situación de la mujer no tiene absolutamente nada que ver con la de estos lares (Y esto no es una apreciación mía, sino que fue el propio Consejo de Estado quien en el dictamen que emitió en su momento decía exactamente eso que acabo de escribir más arriba).

Pero sucede también cuando personajes como Isabel Coixet justifican las ayudas al cine hecho por mujeres en base que otras mujeres ganan menos que los hombres. Como escribo en el comentario de la noticia, me parece una lógica curiosa que alguien por pertenecer al mismo sexo se considere por ese solo hecho con derecho a ser la beneficiaria por la discriminación que sufran o puedan sufrir sus congéneres.

O tal como lo planteo en el comentario: suponiendo que sea cierto lo de que las mujeres cobran menos, no alcanzo a entender la lógica de Coixet para que sea ella y sus colegas quienes deban salir beneficiadas. ¿No será, que una aristocracia femenina se apoya en las reales a ficticias discriminaciones de las mujeres que realmente lo pasan mal para medrar a costa de ellas?

3 comentarios:

  1. Juan Maria9:14 p. m.

    El otro día, escribí un largo post sobre la entrevista que se perdió. No puedo ni quiero reprducirlo.
    Sintetizo lo que concluía: si a la Caso le interesa tanto que los menores estén bien cuidados, ¿por qué solo acepta la CUSTODIA COMPARTIDA cuando las mamás están de acuerdo? (Y prefiere el sistema actual de que se conceda a las mamás cuando no lo estaán)

    ¿Con quién van a estar mejor los hijos que con un padre?

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:31 p. m.

    EL FEMINISMO Y 'COMUNIÓN DE LOS SANTOS'

    Me temo que hoy en día son pocos los que saben qué significa, de acuerdo con la teología católica, la "Comunión de los Santos", aunque hace algunos años lo sabían incluso las campesinas semianalfabetas (tal era, en efecto, el caso de mi abuela, que fue quien me lo explicó a mí). Permitidme, por tanto, que os lo recuerde.

    Cada vez que un cristiano hace una buena obra, aumenta la "gracia" que Dios le da. Cada vez que peca, por el contrario, pierde "gracia". Algunos cristianos, gracias a su vida virtuosa, acumulan mucha "gracia de Dios" y son, por tanto, ricos en ella; otros por el contrario, por causa de sus pecados, son incapaces de reunir la suficiente, y viven en permanente déficit. Para poder ir al Cielo es necesario disponer de un nivel de gracia suficiente: si este es insuficiente, hay que ir al Purgatorio (donde, con penitencia, se puede conseguir la necesaria para entrar en el Cielo); en el peor de los casos, si el difunto tiene un nivel cero o negativo de gracia, entonces su alma acaba irremisiblemente en el Infierno.

    Pero, ¿qué sucede cuando muere un cristiano que ha acumulado mucha más gracia de la que precisaba? Pues en tal caso su excedente de gracia pasa al fondo común de la Iglesia, para beneficio del conjunto de los fieles. El problema, claro, es quién administra este "fondo común de gracia". Como no podía ser menos, muy pronto la jerarquía eclesiástica se atribuyó a sí misma el ser la gestora de esos "fondos de gracia", y así se originaron fenómenos como las ventas de indulgencias: si pagas una determinada cantidad de dinero, la Santa Madre pone a tu disposición una determinada cantidad de gracia (la suficiente, pongamos por caso, para asegurarte el perdón de tus adulterios, o la que te garantiza que tu madre no tendrá que permanecer en el purgatorio). Y esto, en fin, es la "Comunión de los Santos" de la que habla el Credo.

    Nuestras feministas no han hecho más que aplicar este mismo concepto a sus propios fines: el sufrimiento de las mujeres de todo el mundo y a lo largo de toda la historia, provocado por el machismo, es inmenso, y tiene que ser compensado no a cada mujer individualmente por lo que ha sufrido, sino al conjunto de ellas. Las encargadas, cómo no, de administrar estos fondos de victimismo son las autoproclamadas feministas. El sufrimiento de las mujeres, al igual que la "gracia" de los católicos, primero se "colectiviza", e inmediatamente a continuación pasa a ser administrada por la jerarquía, la cual, como es inevitable, la utiliza en su propio beneficio. Como decía el "Libro del Buen Amor": quien tenga mucho dinero, tendrá mucho perdón.

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:05 a. m.

    Primera teniente de alcalde y concejala de Urbanismo y Vivienda de Sant Just Desvern (Barcelona), vocal de la Fundación Caviga, consejera de Fomento de Ciutat Vella, consejera del Consorcio del Parc Agrari, vocal del Consorci Sanitari, consejera del Consell Comarcal del Baix Llobregat, gerente del Consorci de la Colònia Güell, presidenta de Promunsa y Proecsa, representante en la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos, representante en el Consorcio de Turismo del Baix Llobregat, representante en la Asociación del Pla Estratègic Metropolità, diputada provincial, presidenta del Área de Infraestructuras y Urbanismo de la Diputación de Barcelona, representante de la Diputación en la sociedad del Túnel del Cadí, representante en el Consorcio del Barrio de La Mina y consejera de La Caixa.

    Estos son los cargos que acumula Anna Hernández, la mujer del Presidente Montilla.

    Alberto

    ResponderEliminar