Twittear

17 marzo, 2012

¿Debate o censura?


El posicionamiento del neofeminismo frente al Informe de Ignacio del Bosque,  por ejemplo, en el comentario de María José Porteiro en la entrada de Pilar Careaga en el blog Mujeres o  tantas otras manifestaciones, como las recogidas aquí, muestran con toda nitidez hasta qué punto las cuestiones de género están fuera de cualquier cauce “civilizado” y las reacciones recuerdan más al fanatismo religioso que a un debate del s.XXI en un país civilizado. Como sorprendente y totalitaria resulta esa pretensión de apropiarse de la Humanidad, con la consiguiente duda, ¿si ellas representan a la Humanidad en qué grupo estaría Ignacio del Bosque y quienes apoyan su posición…?

Como tantas veces hemos denunciado desde estas páginas este asunto lleva mucho tiempo manejándose muy mal, aunque de forma bastante opaca –no es verdad que siempre les interese la visibilidad-  y son solo circunstancias como la presente las que permiten ver el verdadero rostro de aquellas en quienes por parte de casi todos se han depositado los poderes y resortes para, en teoría, construir una sociedad de iguales. Las ínfulas con que están abordando este tema las neofeministas debiera hacer sospechar a quienes hasta el presente han  apoyado cuanta “sugerencia” les fue hecha desde esas posiciones a lo largo de los últimos años y, les obliga a dar explicaciones de por qué todo esto haya de estar desarrollándose de esta manera. 

P.S. Si en un asunto como el  sexismo lingüístico los académicos de la RAE y los lingüistas son los que deben callar.

Si en el tema de la discriminación salarial femenina lo de menos es si tal cosa es captada por la inspección de trabajo y la economía.

Si la especificidad de la violencia en la pareja heterosexual versus la violencia en la pareja homosexual solo es perceptible cuando se profesa la ideología de género.

Si cuando argüimos estas cosas o pedimos custodia compartida, el neofeminismo inmediatamente recurre al anatema no ya de machista, que últimamente se les está quedando corto, sino a la acusación de favorecer la violencia de género, o a arrogarse la representación de la Humanidad...

¿De qué habremos de echar mano quienes creemos que tal cosa no es un argumento sino un acto de intimidación?  ¿Qué habremos de hacer quienes pensamos que la ideología de género no sólo no conduce a la igualdad, sino más bien a todo lo contrario?

1 comentario:

  1. Anónimo12:54 p. m.

    LIMPOPO

    Ciertos pueblos a lo largo de la historia se han llamado a sí mismos " X " es decir: los hombres, de manera que aquellos que no eran X no eran considerados humanos.
    Ya se ve, con el antiguo genérico masculino todos habíamos llegado a la Luna, todos habíamos descubierto el fuego,América o el alfabeto pero ahora parece ser que la humanidad está constituida sólo por aquellas que comparten cierta doctrina o ciertos cromosomas.
    El feminismo está dando constantemente avisos inquietantes y además a poco que se mueva se le ve la camisa parda.
    Avisados estamos, avisen a los demás.
    Limpopo.

    ResponderEliminar