Twittear

20 marzo, 2012

¿Cuándo debe regir el criterio de la paridad?


El neofeminismo y los y las neofeministas nos deben algunas explicaciones como las relativas a:  cuándo debe regir el criterio de la paridad o por qué  en unos casos se denuncia su incumplimiento y en otros no. 

Me surgen las anteriores preguntas al constatar cómo, en un periódico tal El País caracterizado por su filiación feminista, hay espacios como los blogs o el humor gráfico en que la mayoría absolutísima de autores son eso autores y no autoras, sin que nadie se rasgue las vestiduras. 

Y quizá podríamos completar el cuadro interrogándonos sobre el porqué de tan pocas mujeres, ¿será que los hombres habrán concertado voluntades para impedir o limitar al máximo la presencia de mujeres? ¿Será que tampoco un medio con tan decidida vocación profeminista  es capaz de sustraerse al poderoso influjo del patriarcado? ¿O quizá tendrá algo que ver la actitud de las mujeres?

Pero más todavía, teniendo en cuenta que cada uno de esos hombres rechazaría algo así referido a otro campo de actividad, y que muchos de ellos no se cansan de repetir la anomalía de tan pocas mujeres en lugares como la rectoría de universidades o los consejos de administración, no estaría obligado quien así opina a explicar por qué paridad en un sitio sí y en el otro no.


10 comentarios:

  1. Anónimo10:49 p. m.

    Y sobre todo deben explicar la inexistencia de la paridad en el sentido de favorecer la presencia masculina allá donde no hayan hombres y, especialmente en los terrenos tradicionalmente femeninos. Me pregunto que problema tienen en promover, con medidas similares a las usadas para la mujer, a los empleados de hogar (casi inexistentes), o a los amos de casa, por no hablar de los enfermeros a los que algunas, retorciéndole el pescuezo al lenguaje, quieren denominar "los enfermeras", en un claro intento de superar el alto listón de las miembras, las jóvenas y la monomarentalidad. Y esto por no hablar de la educación, que ya es otro tema. Estos y otros casos similares, fueron siempre usados como argumento de la discriminación y de la necesidad de la paridad, de la regla del 60/40 regla que solo se usa para que el 60% tenga la regla (vale es un mal chiste, pero no lo pude evitar). Y que no digan que los hombres lo rechazarían por que:
    1.- se aplica sistemáticamente la regla en beneficio de la mujer en oficios que ellas rechazan sistemáticamente, de manera que, cualquiera que lo acepte, cuenta con grandes ventajas - incluídas las reservas de plaza para mujeres, que solo se ofrecen a hombres cuando son imposibles de ocupar-
    2.- está por ver que los hombres rechacen ventajas en muchos de esos oficios, por no decir de los puestos chulis como el funcionariado, la psicología, pedagogía, la medicina o la judicatura, entre otros donde ya toca equilibrar en sentido masculino.
    3.- es especialmente cínico que no se promocione a los amos de casa, lo digo por lo de la conciliación y el famoso reparto de tareas (no me extiendo pues ya fue tratado aquí hace tiempo)
    Insisto: que me digan cual es el problema y que razon hay para incumplir el "contrato"
    Arturo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:57 p. m.

    Por ciert,se te saluda, veo que ya te has recuperado y vines cargado de ideas.
    Arturo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5:54 p. m.

    Creo que es un acierto léxico lo de "neofeminismo": tal vez así logremos evitar la trampa lógica que lleva a la eterna discusión sobre si el feminismo es o no es un movimiento que en realidad lo que busca es la igualdad, etcétera.

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa Beni, conocida periodista neofeminista, en un reciente debate utilizó ese término para autodefinirse, aunque con connotaciones diferentes a las que se asocia en este blog. Para ella parece que es un término positivo, o por lo menos, un término, que como suele hacer con frecuencia el progresismo (puro "regresismo" en la realidad), significa cualquier cosa según el momento y las circunstancias.

      Eliminar
  4. Ni los objetivos, ni los procedimientos, ni los métodos del neofeminismo se parecen en nada a lo que el feminismo sostuvo históricamente, y si al neofeminismo le gusta llamar a lo suyo feminismo, es por el prestigio de éste y no por los méritos propios. El neofeminismo es una gran plataforma de poder a la que lo que le interesa es eso: el poder político y que, en consecuencia, ha adaptado toda su estrategia a ese objetivo.

    Nada de debate cultural o ideológico, nada de movimientos desde la base, nada que hablar o discutir con quien no mantenga sus posicionamientos de partida, en los que va incluida la idea del varón como un ser a cambiar por una sociedad en la que el poder debe ser femenino. Claro que, mientras fueron culturalistas y pensaron que un "baño cultural" lo arreglaría, la cosa parecía fácil. Lo difícil es ahora que han metido por medio la testosterona. No quiero ni imaginarme que nos tengan reservado.

    Basta con hacer un seguimiento de en qué lugar de la sociedad se encuentran situadas sus principales valedoras para comprender que esto es así. Quizá paradigmático resulte el caso de Bibiana Aído quien a pesar de su demostrada incompetencia como gestora de lo público ha sido recompensada con un alto puesto en la ONU Mujeres. No se trata tanto de premiar la capacidad cuanto la osadía en la defensa del género.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo9:23 p. m.

      Pregunta:
      ¿por qué tantas femninistas aceptan al neofeminismo como un feminismo más, incluso como "el feminismo por excelencia"?¿por qué tan pocas feministas de las de toda la vida e incluso mujeres en general, se manifiestan claramente en su contra? ojo, no espero que manifiesten un rechazo gneral, pues las verán como de su misma cuerda, pero al menos si se esperaría que se manifestaran y ejercieran su fuerza en asuntos concretos como el tema de la custodia compartida y otros.
      Arturo

      Eliminar
  5. Arturo el neofeminismo se viene caracterizando por su opacidad, en fuerte contraste con esa exigencia de visibilidad, que tanto reclaman a los demás. Opacidad en las normas que siempre son de aplicación interesada y limitada. Lo de la universalidad, como tantas otras cosas, ha pasado a la historia por antigualla patriarcal.

    Su intención no está presidida por la idea de crear doctrina que organice el cuerpo social sino de ir improvisando y buscando lo que mejor interese en cada momento concreto porque no existe intención de hacerse responsable mañana de lo que hoy se ha decidido. Esto es lo que en el presente sucede con la discriminación positiva por ejemplo, que en principio se promovía para salvar una situación transitoria, pero que una vez instalada profusamente en nuestro derecho positivo ahí parece haber quedado para siempre.

    La responsabilidad nunca les alcanza sea que hablemos de la crisis en Islandia o del conflicto suscitado con el hiyab islámico, en un caso los responsables serán los banqueros cargados de testosterona, en el otro el director o directora de instituto de turno que ha tenido que lidiar con una de estas situaciones en las que hasta es posible que se encuentre enfrente algún grupo feminista que le reproche lo que su actitud tiene de ataque a la libertad de las mujeres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo11:26 p. m.

      Ls característica opacidad del neofemeninsmo le viene de atras, es una herencia que yo calificaría como pecado original del feminismo. De siempre, los grupos feministas exigieron entrar en todo tipo de organizaciones, ya fueran partidos políticos o clubes de amigos cerveceros. ¡Y buenos cristos que les montaron a los que no querían mujeres en sus filas! aunque se tratara de inocentes clubs privados, Una vez que lograban su puesto dentro de las organizaciones, entonces exigían un apartado privado y oculto a los hombres, a los mismos hombres que habían puesto en marcha la citada organización, que la mantenían y que les habían facilitado su incorporación. Al igual que en los deportes, en la lengua, en el vestir, en los divorcios y en todo lo demás: lo nuestro es de todos y lo de ellas es de ellas. Lo de la invisibilidad es otgra fantochada más, denuncian una invisibilidad que solo existe en la medida que la buscan y/o mantienen, para así justificar prevendas "de género" que les traigan una visibilidad que nunca será suficiente (ya se encargarán ellas de eso)
      Arturo

      Eliminar
  6. Esta bien denunciar este tipo de incoherencias. Estoy recordando a Maitena. Quitándola a ella no recuerdo ninguna otra mujer que haga humor gráfico.

    Más incoherente aún resultaba aquello del PSOE que impuso la paridad en las listas. La reunión de barones del partido dio pie a una entrada en el blog de Santiago González. "Todos los barones eran varones".

    ResponderEliminar
  7. Como elementos de reflexión os propongo estas dos entradas en la que cada una a su modo responde a lo que de fondo hay en toda esta polémica. La primera es del blog Absurdistán y la segunda del de Buenamente.
    http://www.cronicas.org/rayas2012_02_albaniles_y_enfermeras.htm
    http://buenamente.blogspot.com.es/2011/05/misandria-y-neurociencia.html

    ResponderEliminar