Twittear

31 marzo, 2012

Recapitulando


Porque  la vocación de la bitácora son los temas relacionados con la igualdad y la crítica del neofeminismo, a veces, resulta necesario hacer referencia al marco cultural más amplio en el que esta ideología se ha venido desarrollando, marco que la condiciona y la ayuda a explicar, pero que a su vez se ve modificado por ésta cada vez con más fuerza. El feminismo nació de la Ilustración, del positivismo de Stuart Mill, de los movimientos ideológicos y políticos del siglo XIX y  dos primeros tercios del XX… pensamientos en los que fue conformando su ideario de igualdad de derechos y libertades con el hombre, y donde adquirió el mejor perfil que del mismo conocemos. La nueva sociedad se constituiría removiendo los obstáculos que en la misma se opusieran al objetivo de igualdad de hombres y mujeres.

Y esto funcionó así hasta hace unas décadas en las que, dependiendo de los países y las circunstancias, fue tomando cuerpo lo que aquí hemos denominado neofeminismo y que comprendería diferentes autoras y autores y  distintos matices ideológicos: feminismo radical, feminismo de la diferencia, feminismo socialista y marxista, perspectiva de género, la mayor parte del feminismo institucional, hombres profeministas… todos ellos con el común denominador de cambiar la diana de sus ataques  para centrarla en  la figura del varón heterosexual al que harían responsable personal y único de cuanta opresión hay y ha habido a lo largo de la historia.  La lucha de clases marxista sería sustituida en este esquema por la guerra de sexos con una clase opresora: el varón y, una clase oprimida: la mujer y algunos otros colectivos sociales. Todo ello en un contexto de pensamiento cuanto más alejado de la ciencia mejor y donde todas las formas de pensamiento  líquido, culturalismo, constructivismo y posmodernidad han tenido cabida.

El giro por relación con lo conocido anteriormente ha sido copernicano ya que supuso pasar  de situar el objetivo de la igualdad en la remoción de la circunstancias económicas, culturales y políticas que impedían el avance hacia la igualdad, para resituar la responsabilidad de la opresión y la discriminación directamente en el  hombre concreto – padre, hermano, marido, compañero de trabajo, todos y cada uno de los hombres- quienes  se convierten así en el primer obstáculo y el nuevo objetivo de cambio por haberse demostrado un ser “incapaz de evolucionar y  renunciar a sus privilegios”  que además ejerce opresión en todos los ámbitos de la vida pública y privada. En este nuevo esquema el hombre pasa de compañero o acompañante en el cambio a enemigo a batir.

En correlato con lo anterior el termómetro con el que medir esa opresión se traslada de lo social a lo personal y de lo objetivo a lo subjetivo, hasta quedar básicamente  constituida su medición por la percepción exclusiva y subjetiva de la mujer, que se convierte así en un absoluto de imposible conocimiento con antelación a producirse, pero que está transformando las realidades jurídicas, sociales, económicas y políticas de un modo muy profundo y, desde luego, en una dirección que nada tiene que ver con la igualdad y no discriminación por razón de sexo, y sí de forma mucho más clara en la dirección de la supremacía y el empoderamiento femeninos. Esta subjetividad está en la base de la LIVG pero en general en todas “las pruebas” de la dominación masculina: encuestas sobre violencia doméstica, sobre acoso laboral y moral, techo de cristal, incluso sexismo lingüístico como recientemente hemos tenido ocasión de comprobar.

El panorama no puede ser más inquietante, un pensamiento en base al sexo y de tipo subjetivo es lo más parecido a un credo, a una religión en la que solo caben las figuras del creyente y la del no creyente. Al no existir la modulación de los hechos concretos, al no precisar de la contrastación empírica, cualquier cosa es posible. La discrepancia se convierte en anatema. El neofeminismo no confronta posiciones, no acepta el debate como forma de dilucidar las cuestiones ideológicas y políticas, el neofeminismo prefiere los cauces de la represión y la censura, convierte en enemigo a quien no comparte sus planteamientos, pero también está consiguiendo sacar de la agenda de lo público todo aquello que contradice o incomoda sus planteamientos: estadísticas precisas de qué está pasando en el mercado laboral, fracaso escolar masculino, suicidio, obesidad mórbida, profunda dualidad del mercado laboral, número de presos en las cárceles…

El reciente debate sobre el sexismo lingüístico ha dejado traslucir cuáles son los criterios con los que el neofeminismo aborda esa y otras cuestiones, hasta el punto de rechazar cualquier criterio que no coincida con el suyo en base a que la mujer representa a la Humanidad. Igual criterio sigue en lo relativo a la discriminación salarial, la violencia interpersonal o tantos otros temas en los que el absolutismo de sus posiciones no admite el disenso mucho menos una opinión contraria.  Con antelación lo había hecho en relación con la custodia compartida o el reparto del patrimonio conyugal después de rota la relación de pareja. En lo relativo al blindaje jurídico de la mujer a lo largo de toda su vida: sea en la relación de pareja, las relaciones sexuales esporádicas, el acoso laboral y moral, incluso declarando autoridad el ejercicio de aquellas profesiones en que son mayoría: educación, sanidad, Administración pública, convierte al Estado en el nuevo Patriarca garante de forma privilegiada de su seguridad y sus derechos por relación a todos los demás.  

Si a ello añadimos que la igualdad ha dejado de ser sinónimo de reciprocidad, equidad o simetría, ya que cada una de estas cosas ha sido redefinida en función de la denominada igualdad de género y de acuerdo a su peculiar concepción de la misma,  es decir, una igualdad trufada de estratagemas en beneficio propio y acusaciones sin cuento contra los varones incluyendo: discriminaciones positivas, paridades a conveniencia, negación de la custodia compartida y privilegios jurídicos de todo tipo… sospecha generalizada hacia el varón y acusación de concertación de voluntades para evitar el avance de la mujer: techo de cristal, obstáculos a la  promoción y la carrera profesional, múltiples discriminaciones encubiertas… nos irán aproximando a una visión más amplia de este asunto. Lo que falta por explicar es por qué en aquellas profesiones en que la mujer se hace mayoría tienden a convertir esa mayoría en un absoluto: maestras, enfermeras, profesionales relacionados con el derecho de familia, atención a la infancia…

sin vertigo
Quizá con todo, lo más sorprendente y llamativo de esta forma de proceder no es sólo que el noefeminismo no explique por qué no aplica sus propios baremos y criterios allí donde le correspondería por ocupar una posición dominante: casa, hijos…  las profesiones citadas más arriba, sino el porqué de que  los hombres también hayan renunciado a exigirlo, salvo contadas ocasiones, por ejemplo, cuando descubren con qué criterios se resuelven los divorcios y la custodia de los hijos.  O por qué entiende que a unos corresponde resolver lo de todos y todas y a otras solo lo suyo. En este asunto de la igualdad muchas cosas nos son ya conocidas pero algunas otras quedan por conocer y entre ellas sin lugar a dudas, lo del silencio y complicidad de muchos varones ante un panorama que ofrece tan poco margen a la duda constituye en mi opinión la principal incógnita,  lo que seguramente está en relación con la total ausencia de conciencia de género. Lo que ya no me atrevo a decir es si como causa o como consecuencia.

10 comentarios:

  1. Muy interesantes los comentarios a este post:
    http://www.fedeablogs.net/economia/?p=20692

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:56 p. m.

    Yo creo que algo esta cambiando...
    Las personas y personos van tomando conciencia de ello en el momento que afecta a sus vidas.

    Los hombres cada vez tienen menos reparos en desligarse de la etiqueta de machista cuando es utilizada como arma arrojadiza por una mujer. O bien se enorgullecen de serlo, debido a que cualquier intento de expresar su disconformidad con la ley actual es criminalizado por la mujer. Y ya se sabe... Mejor machista que esclavo.

    Más me preocupa a mi la complicidad de la mujer que, no considerándose feminista, se beneficia de las leyes de genero.

    Ahí tienen su fueza. En la inconsciencia.

    No es la ley en sí lo principal...sino la corriente de pensamiento (de pensamiento único) que ha imperado durante los últimos años en este país y que nos infectó a todos... y que sigue infectando a los niñ@s desde la infancia. (una alumna mía de 10 años me llamo machista por no dejarle pintar en la pizarra). Es en el día a día cuándo hay que actuar. Los amigos, los familiares o simplemente no verse afectado ni despreciado ante la manipulación neofemenina son la semilla del cambio. Sobre todo son útiles blogs como este donde rompen drásticamente con la hipnósis y el letargo del pensamiento único. Afortunadamente cada vez hay más. Poco a poco vamos haciendo mella. Solo hay que seguir rompiéndo el silencio. Yo ya he conseguido cambios de mentalidad sustanciales en las personas que me rodean. Un simple comentario puede hacer cambiar sus esquemas.

    No es muy difícil. Cuando la realidad se impone, no hay ideología que la contradiga.

    Iván.

    ResponderEliminar
  3. Te agradezco el comentario Iván. No pretendo pontificar en este asunto, trato de ir entendiéndolo cada día un poco mejor y tampoco es seguro que siempre sea así.

    Para mí lo de la ausencia de conciencia de género entre los hombres es un interrogante muy importante porque en torno a él me parece que giran las cuestiones más espinosas de este asunto y también lo que el futuro nos pueda deparar. Por lo demás he de reconocer que no encuentro una explicación clara del porqué la reacción esté siendo la que es y no otra un poco más crítica con el pensamiento único que reina en torno a esta cuestión.

    Es verdad que protestan los padres privados de sus hijos, o se cuestiona lo del sexismo del lenguaje, mucho más tímidamente se hace frente a lo de la discriminación salarial femenina, especialmente entre las instituciones, pero muy pocos osan poner en cuestión que caminemos hacia la igualdad o que lo que sucede en relación con todas estas cuestiones sean algo más que pequeños daños colaterales inevitables en un asunto de tan hondo calado.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:53 a. m.

    Es lógico que nadie dude de la "buena voluntad" del camino hacia la igualdad propuesta por estas ideólogas de género. Es lógico si es cierto que ,como dice el juez serrano, se han destinado 4000 millones de euros en formas de subvenciones y labores de adoctrinamiento... Es duro vivir en un país que se gasta nuestros impuestos en políticas tan fascistas.

    Pongamos esperanza en que sea la propia mujer la que despierte y vuelva a ser dueña de sí misma. Junto a esos padres están esas abuelas que no pueden ver a sus nietos y esas tías que no pueden ver a sus sobrinos... además de esas segundas esposas que no pueden estabilizar una vida normal con su actual pareja debido a la Cruella de Vil de turno.

    En fin... A pesar del silencio hay que seguir desmantelando esta estructura. No tenemos otra opción... y a mí, he de reconocer, que me encanta hacerlo.

    Iván.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9:33 a. m.

    Estos son los mismos que se oponen a la custodia compartida, los de la Asamblea Nacional de Mujeres, los del Ministerio de la Mujer, y los más feministas
    http://padresdivorciados.blogspot.com.es/2012/04/patente-de-corso-ante-un-feminismo.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en Suecia, país en el que trata de inspirarse el progresismo patrio, aparecen estudios como este:

      http://www.cronicas.org/rayas2012_04_custodia_compartida_en_suecia.htm

      Eliminar
  6. Stuart Mill no se reconocería en los postulados neofeministas de Michelle Bachelet, Bibiana Aído o Ana Mato.

    ResponderEliminar
  7. Me parece que puede tener su interés repetir aquí el enlace a la entrada de Absurdistán con el título: Brecha salarial... y postsalarial

    http://www.cronicas.org/rayas2012_03_brecha_salarial_y_postsalarial.htm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cabría añadir que gran parte de esas decisiones de compra mayoritariamente femeninas que menciona el artículo se alejan bastante de los postulados ecologistas (consumo responsable, respeto al medio ambiente) con los que ahora se quiere revestir también el neofeminismo.

      Eliminar
  8. Anónimo10:59 p. m.

    El neofeminismo toca fondo
    http://blogs.elpais.com/mujeres/2012/04/futbol-mixto.html

    Alberto

    ResponderEliminar