Twittear

30 noviembre, 2007

Paridad y otras desigualdades

En mi comunidad, Galicia, recientemente se ha llevado a cabo una campaña desde el Gobierno autonómico, en la que se afeaba el no compartir las tareas del hogar. Por esos días en la prensa aparecían una serie de entrevistas a destacados personajes de la vida pública, masculinos todos, entre ellos el titular de la vicepresidencia de la Xunta impulsora de la campaña, en la que, si bien todos nos animaban a compartir las tareas del hogar reconocian que en casa hacían más bien poco. Supongo que el hecho de que no se incluyera a mujeres en la entrevista se debe a que debemos presuponer que ellas si lo hacen.

Me recordó aquel debate televisado con los cabezas de lista a las europeas, en el que uno de los candidatos se lamentaba de que todos los presentes fueran hombres. Yo para mis adentros me pregunaba por qué en lugar de ir a decir eso a la televisión sencillamente no había dejado que una de sus correligionarias encabezara la lista de su partido.

Hoy leo en La Vanguardia referido al tema del malestar en Cataluña con la ministra Magdalena Alvarez lo siguiente:

"El sanedrín socialista examinó el lunes la situación catalana con cierta preocupación y más de un interrogante sobre la mesa. Además del presidente del Gobierno, forman el citado comité informal - equivalente socialista a los maitines del Partido Popular-, María Teresa Fernández de la Vega, Alfredo Pérez Rubalcaba, Jesús Caldera, José Blanco, Diego López Garrido, Fernando Moraleda (secretario de Estado de Comunicación) y José Enrique Serrano (jefe de gabinete de la presidencia)."

Y compruebo que son 7 hombres y 1 mujer y un sinfin de interrogantes se me abren en torno a la significación de paridad, reparto de tareas, responsabilidad, haz lo que yo digo pero no lo que yo hago, legislemos para luego hacer lo que queramos, lo de la coherencia me parece que es cosa de nórdicos, al que Dios se la de San Pedro se la bendiga .......... Claro está que cuando posaron como modelos sólo lo hicieron ellas, o que para abordar el tema de la violencia de género la vicepresidenta se reune con las organizaciones feministas.

3 comentarios:

  1. Anónimo12:42 a. m.

    *(Fran) Tanta hipocresía da náuseas!!

    ResponderEliminar
  2. La ideología "de género", entre otras características, no está interesada en los individuos en cuanto tales, sino exclusivamente en cuanto representantes de un "género". Desde esta perspectiva, las culpas nunca son individuales, sino colectivas, y colectivos deben ser los premios y los castigos. Una perspectiva así resulta enormemente cómoda para quienes se convierten en administradores de las "compensaciones", los cuales, como es natural, siempre van a ser los miembros de las clases privilegiadas.

    Al político varón que ya tiene asegurado su puesto, le va muy bien mostrarse partidario de la discriminación positiva: él ya no tiene nada que perder (porque ya ha llegado a dónde quería llegar), y son otros los varones que tendrán que pagar la factura de las deudas (reales o imaginarias) contraídas por el "género" masculino.

    En el otro lado, es bien obvio que donde con más razón se puede hablar de discriminación de la mujer es , precisamente, en aquellas pertenecientes a los sectores sociales y a los países más desfavorecidos. Pero el feminismo "de género" es un fenómeno defendido por las mujeres de las clases más acomodadas de los países más ricos. Y esto resulta perfectamente coherente: ellas, que no han sufrido ninguna discriminación, aspiran a ser las que cobren las compensaciones que deberían corresponder a las mujeres más humildes. Dado que las mujeres en Afganistán, pongamos por caso, sufren muchísimo, yo, que pertenezco a una familia de la aristocracia o de la alta burguesía española, tengo que tener especiales facilidades para ser ministra.

    El fenómeno es paralelo a la "Comunión de los Santos" inventada por los teólogos medievales para justificar la venta (al detalle y al por mayor) de las indulgencias. Los mártires y los santos, con sus vidas ejemplares se han hecho merecedores de muchísima "Gracia" divina, mucha más de la que ellos mismos necesitaban. ¿Qué se hace con este excedente de "Gracia"? Pasa al fondo común de la Iglesia. La Iglesia en teoría son todos los fieles cristianos, pero, en la práctica, es la jerarquía la que la administra. ¿Quiere usted que le sean perdonados todos esos pecados que ha hecho sin necesidad de sufrir una incómoda estancia en el Purgatorio? ¿Quiere usted estar libre de la incómoda obligación de ayunar en la Cuaresma? Pues pague usted la cantidad que le indicamos para la construcción del fabuloso palacio del Papa, y éste le transferirá, desde ese fondo común de "Gracia", toda la que le sea precisa.

    Del mismo modo, ¿es usted un varón machista que ha llegado a ocupar una elevada posición aprovechándose de las ventajas de su sexo? Pues encárguele al "fondo común" masculino que pague por sus culpas (ya se encargará de pagar otro varón, por libre de culpa que esté). ¿Es usted una mujer que ha gozado de todos los privilegios? Pues aún puede gozar de más a cuenta de ese maravilloso "fondo común femenino": el sufrimiento de las mujeres humildes tiene la sorprendente virtud de ser reconvertido en mayores facilidades para las mujeres de las clases dominantes.

    ResponderEliminar
  3. En relación con las clases sociales decir que el género no sólo se ha colocado en primer lugar, sino que pretende barrer con cualquier otra diferenciación de clase. No es casualidad que en estos últimos años las ayudas públicas prescindan de la diferenciación ricos-pobres y así cualquier criterio es bueno: ser joven, ser mujer, ser mayor de 65 años para hacer igual lo que es diferente, de tal modo que al universalizarse las ayudas para compra de libros de texto, al establecer las ayudas para compra y alquiler de viviendas, o al establecer el cheque-bebé, de hecho lo que se produce es una inversión de toda la filosofía, también la socialdemócrata de las políticas sociales, pues en muchas ocasiones lo que estará sucediendo es que los más pobres estarán financiando a los más ricos a través del presupuesto público

    ResponderEliminar