Twittear

01 diciembre, 2007

El género gramatical y el otro

Comparto la opinión que expresa Athini en su comentario a la entrada la Responsabilidad es de los padres, en relación con que el género gramatical es una convención. De hecho cuando yo me pregunto si lo correcto no sería decir machistos, sólo trato de evidenciar lo mismo que aquel autor que, en coherencia con lo que propugna el feminismo de género, convertía la amistad entre el perro y el hombre en: “el perro y la perra son el mejor amigo y amiga del hombre y la mujer”; pero, ojo, que también sea una cuestión gramatical no quiere decir que sea exclusivamente gramatical, o que se termine resolviendo según esa lógica.

Deberíamos recordar que en su momento se hizo una consulta a la Real Academia Española sobre la denominación Ley contra la violencia de género, y ésta emitió un informe contrario a la misma, pero eso no impidió que fuera aprobada por las Cortes con esa denominación, sin que al parecer nadie hiciera el menor caso al dictamen de la R.A.E. Por cierto una presión parecida sería la que obligaría a impedir el reconocimiento de la custodia compartida en la Ley de divorcio.

Hoy ya nadie habla de violencia doméstica, o de pareja o cualquiera de las denominaciones que antes se utilizaban sino que, para casi todo el mundo, la expresión es ya violencia de género, aún cuando no se sepa muy bien lo que quiere decir, pues en una cuestión le doy la razón a este feminismo, los términos casi nunca son neutros y el género (ahora ya no en sentido gramatical) es una de ellas, resume en sí mismo toda una manera de entender la relación entre el hombre y la mujer, el origen de la violencia, lo que deba entenderse por igualdad,… y tantas otras cosas de las que a menudo hablamos en este bitácora.

Creo que una cuestión algo diferente es que al abordar algunos temas, y a efectos de una más correcta visualización de a quien o quienes nos estamos refiriendo busquemos la manera de precisar lo más claramente posible el sexo; o que sencillamente protestemos porque se haga la diferenciación cuando se habla de algo en positivo, pero cuando toca hablar en negativo se utilice únicamente el masculino. Es el caso del genérico padres exclusivamente en los casos en los que se está exigiendo una responsabilidad o una obligación.

Otro tanto de lo mismo sucede con el hecho de que se nos debiera considerar anteponiendo la condición de personas al hecho de hombre o mujer; el título de mi bitácora lo pretende recordar. Desgraciadamente no parece que esa sea esa ni la intención del legislador, ni la del Gobierno, y, cada día que pasa, se nos imponga más una dialéctica sexista de hombres y mujeres que, no sólo va en dirección contraria a la igualdad, sino que se rompe por los mismos que nos la imponen en cuantas ocasiones tienen necesidad.

En fin, el tema creo que ha servido para destapar que cuestiones aparentemente técnicas o neutras, esconden aspectos de mucho mayor calado, que tienen que ver con la ideología, la política y el poder, y el feminismo de género ha demostrado en los últimos años que tiene la suficiente fuerza como para vencer la opinión de la Academia y los lingüistas en la cuestión del género gramatical, pero también los posicionamientos de la amplísima mayoría de penalistas y asociaciones, en relación con las penas diferenciadas para hombres y mujeres, o que es capaz de imponer que los medios de comunicación vayan haciendo desaparecer de sus páginas, de sus pantallas, o de las ondas expresiones como violencia doméstica, de pareja o tantas otras frecuentes no hace mucho tiempo, o de que se termine aceptando como natural que una buena parte de la Administración Pública esté pensada exclusivamente por y para las mujeres, de tal modo que sean ellas quienes decidan en qué se deba gastar o cómo hacerlo.

Las pruebas de que la política y la ideología, en todo lo que tiene que ver con la ideología de género, se antepone a cualquier convención, dictamen, pronunciamiento o posicionamiento de las más diversas instancias e instituciones están ahí para quien quiera verlas, como también las pruebas de que a este grupo de poder no lo está frenando ninguno de esos dictámenes ni ninguna de esas instituciones porque tiene decidido de antemano que las instituciones de la sociedad patriarcal están todas tan contaminadas que nada de lo que puedan hacer o decir las va a frenar en sus propósitos, por descabellados que estos sean.

2 comentarios:

  1. Anónimo9:18 p. m.

    *(Fran) Qué curioso, verdad? que precisamente las adalides de la igualdad, sean precisamente las que menos creen en ella y es que la historia se vuelve a repetir. Creeran muchas de estas feministas políticas que la historia les debe algo, que han descubierto teorías nuevas y una nueva forma de organizar la sociedad y demás parafernalia, pero lo cierto es que todo vuelve a apuntar a que no han descubierto nada nuevo, sino tan sólo y a lo sumo, una nueva forma de dividir, cuando no esclavizar a las personas, con el objetivo de aposentarse en el poder.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:16 a. m.

    *(Fran) Qué os parece la panda de furibundas sexistas, que van disfrazadas de defensoras de la igualdad hombre-mujer.

    Pueden salir miles de calendarios adornados con los fornidos físicos de otros tantos cuerpos de bomberos, que no saldrá ninguna a reivindicar lo mismo que no dudan en reivíndicar cada vez que algunas de sus compañeras de género y con lindos cuerpos, deciden hacer lo mismo que los bomberos.

    Ver sino el caso del calendario de Rian air en el siguiente enlace y la de críticas que ha despertado entre diversas asociaciones hembristas, entre ellas el Insituto de la Hembra, que no sólo no lo aprueban sino que además y si de ellas dependiera, lo prohibirían:

    http://www.20minutos.es/noticia/319957/0/denuncia/calendario/ryanair/

    Tal es la hipocresía y doble moral que manejan, qué pena que sean tan escuchadas y tenidas en cuenta por los políticos.
    _________________
    "La obra maestra de la injusticia es hacer que algo parezca justo sin serlo." Platón

    ResponderEliminar