Twittear

19 agosto, 2012

¿De verdad hay una revolución de los roles masculino y femenino?


No, no es verdad que se esté acabando con los roles “de género”, o los estereotipos de hombre y mujer. Como máximo se puede decir que ha cambiado lo que hombres y mujeres hacen, en consonancia con una sociedad cuyo parecido con la de hace, digamos,  70 años es más bien poco, al menos en lo que a ocupación del tiempo de las personas se refiere. 

Claro que nos podemos llevar la sorpresa de que todavía haya quien diga que sí, que los roles están desapareciendo aun cuando se nos eduque, se nos considere legalmente, o se nos encuadre en el mercado laboral de forma diferente, no digamos ya se nos asignen papeles completamente dispares en la reproducción y la familia, y eso bajo la noción  “de género” que, vaya usted a saber lo que en cada caso quiera significar  más allá de los deseos de una ideología que pretende, que lo que la sociedad haya de ser y hacer les corresponde a ellas decidirlo.  




5 comentarios:

  1. Anónimo10:57 a. m.

    Creo honestamente y por desgracia que esta batalla de género o por el género, la estais perdiendo los varones, hace apróximadamente un mes vi una noticia en internet y creo que se debería de tratar o por lo menos reflexionarla en este foro y es sobre la preferencias de los padres, sobre todo las madres a tener como descendencia sólo NIÑAS, la noticia trata sobre la preferencia y gustos de los padres en las adopciones internacionales en los EE.UU, hay que tener en cuenta que en EE.UU es legal elegir el sexo del bebé en las adopciones, en resumen decia lo siguiente:
    El 98% de los padres sólo quieren adoptar a niñas, habiendo incluso largas listas de espera para adopar sólamente a niñas, se prefiere adopatar a una niña con algún tipo de tara o minusvalia que a un varón totalmente sano y todo esto mientras los orfanatos están atestados de varones DE TODAS LAS EDADES incluso con muy pocos meses de edad, esperando a que alguien los quiera adoptar.
    En España a causa de la ideologia de género como la gente cree que las únicas abandonadas y discriminadas son las niñas, dan por sentado, que cuando acceden al sistema de adociones, donde sólo se puede elegir preferencia o mayor ilusion por el sexo deseado del bebe que es el mismo porcentaje que en EE.UU, les van a otorgar a una niña, pero como la realidad es bien distinta, actualmente suelen dar más varones que niñas, llegando bastantes candidatos a echarse para tras o desistir de la adopción descaradamente cuando les asignan a un varón.

    Un Saludo:
    Tania

    ResponderEliminar
  2. ¡Viva la igualdad de género!

    Puede que unas periodista gusten más que otras a los señores del PP pero de lo que no hay duda es de que algo en lo que no se admite cambio es en el tema de la "igualdad de género". Observad sino como quedan los informativos en TV1

    http://cultura.elpais.com/cultura/2012/08/20/television/1345470890_536125.html

    ResponderEliminar
  3. Las conclusiones del estudio que comenta Pelle Billing en la última entrada de su bitácora sobre la importancia de los padres en el desarrollo de una actitud tan importante desde el punto de vista académico y vital como la perseverancia la encontráreis aquí en castellano:

    http://www.buenasnuevas.mx/la-entrada/5059-publican-resultados-sobre-el-rol-de-los-padres-y-los-adolescentes.html#.UDO_G6M2cls

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad desde luego constata las conclusiones que menciona el estudio realizado por la BYU. Es uno más que resalta la importancia del padre en el proceso educativo de hijos e hijas. Me temo no obstante que la retórica neofeminista lo desestimará porque constituye un importante argumento a favor de la custodia compartida y además proviene de la BYU, la principal universidad mormona, y por lo tanto sospechosa de reforzar modelos familiares tradicionales y patriarcales.

      Eliminar
    2. Me quedo con la primera parte de lo que dices. Es otro más que lo confirma. De la lectura que pueda hacer el neofeminismo quizá haya que preocuparse menos teniendo en cuenta que llegado el momento la proporción siete a uno en presentadores de televisión no les parece claro que puede estar indicando desigualdad.

      Eliminar