Twittear

21 mayo, 2014

Esperanza de vida

Soy de la opinión de que las mujeres se reservan en el terreno laboral y familiar lo que llamo “centro” obligando de ese modo a los varones a situarse en la “periferia”, del mismo modo que en el plano intelectual se han reservado el género como materia exclusiva en tanto que los varones hemos de contemplar una humanidad indiferenciada por sexos. Y de ahí lo que sigue.

Vivimos en un mundo de géneros, hasta el punto de que es imposible sustraerse a esa realidad sea que estemos viendo la televisión, nos interesemos por la campaña electoral, vayamos a nuestro trabajo o nos encontremos con nuestra familia. Una circunstancia que, promovida por el feminismo, ha calado tan profundamente en toda nuestra vida social que ahora mismo son los poderes públicos sus principales valedores. Y eso desde una perspectiva unilateral porque, y lo digo como regla general, por el lado de los varones es una realidad que sea por temor, incomodidad o cualquier otra causa se niegan a abordar abiertamente.

Y así aunque el hecho constatado de que la esperanza de vida de las mujeres es más alta, en algún caso como España con una diferencia de más de cinco años, los hombres nos situaríamos por debajo de los 80 mientras las mujeres llegarían a los 85, y hábitos religiosos diferentes, al menos si tenemos en cuenta la asistencia a las iglesias, si el estudio está hecho por un varón esos dos factores se obvian para pretender que se puedan extraer conclusiones sobre la religiosidad de las personas mayores. Pero es que esa es la tónica general sea que se analice la economía, la salud o la escuela; los estudios de género son exclusiva femenina.

Y la cosa si se quiere es más peliaguda: recientemente la OMS publicó su última estadística según la cual las mujeres españolas aparecían como las más longevas del mundo después de las japonesas, y un periódico de referencia como El País publicó la noticia junto con otros datos, algunos de varones de otros países, pero no consideró relevante dar la cifra de la esperanza de vida de los españoles.

Si desde el lado femenino los estudios se hacen con base en el género, pero desde el masculino eso se obvia, lo más probable es que suceda lo que a diario se nos trasmite, que los mensajes en los que se presenta a las mujeres como mucho más cargadas de obligaciones se multiplican, al tiempo que se hurtan aquellos otros de naturaleza objetiva que desmienten una mejor calidad de vida de los varones, sea que atendamos a: la esperanza de vida, la accidentalidad, el suicidio, la posibilidad de padecer una enfermedad mental grave o la de formar parte del grupo de los sintecho.

Y es por eso que si no queremos que esta visión unilateral se siga produciendo y clarificar el comportamiento de hombres y mujeres en la sociedad, teniendo en cuenta que aquella anunciada desaparición de los roles se ha demostrado una falacia, estamos obligados a tenerlos en cuenta en estudios como estos que comentamos: También para revisar esa noción de “pensar en abstracto” como símbolo de inteligencia ya que aunque las mujeres recurren menos a ella no parece que eso esté redundando en una peor calidad de vida, ni en una menor inteligencia social.

15 comentarios:

  1. Anónimo12:37 p. m.

    Los políticos hombres no pueden meterse con cuestiones de género pues SIEMPRE se equivocan, siempre resbalan y SIEMPRE se la pegan. Aunque sea por causas que nada tienen que ver con ellos, aunque sea con su mejor intención, En actuaciones similares cualquier política mujer sale indemne Véase los casos recientes de Cañete y Jáuregui y eso que este último es de los suyos....

    http://www.elimparcial.es:6680/node/137810

    Arturo

    ResponderEliminar
  2. En este asunto lo que hay es mucha hipocresía. Ya hemos contado de la feminista mantenedora del actual estado de cosas que cuando el acusado fue su hijo, inmediatamente salió a la palestra explicando que tenía que tratarse de un error porque su hijo no era capaz de lo que se le acusaba. Recientemente un alto cargo del PSOE de la comunidada valenciana que salió absuelto pero que ha sufrido en sus carnes el protocolo de violencia de género, inmediatamente corrió a pedir cambios en la ley, y eso que siendo abogado mantuvo silencio hasta que el afectado fue él. Ahora la campaña gira en torno a las palabras de Cañete -donde el PSOE a falta de cualquier propuesta sugerente quiso situarla desde el comienzo- y Jáuregui da un mitin con un condenado por maltrato.

    Claro que nadie está sabiendo ser fino en este asunto pues a mi modo de ver cuando Rubalcaba y su partido se dirigen a la vicepresidenta para que le traslade al presidente, estando siendo igual de sexistas que Cañete. Así lo hicieron en la campaña del aborto, y así lo están haciendo ahora. Siembran cepos y minas pensando que solo son un peligro para los otros y finalmente se terminan volviendo contra ellos mismos.

    ResponderEliminar
  3. Observa de todos modos Arturo que en la entrada no me refiero a un momento como el electoral, ni a una actividad como la política, sino en general, estudios académicos o no, realizados con el sosiego y la tranquilidad que se merezcan, como me refiero a una información periodística que no se da porque quizá se es consciente de que pocos la echarán en falta y no representará ningún coste para el periódico, como sin coste para las marcas anunciantes se emiten esos spots en los que la figura masculina aparece rozando la idiotez más absoluta.

    ResponderEliminar
  4. "[…] del mismo modo que en el plano intelectual [las mujeres] se han reservado el género como materia exclusiva en tanto que los varones hemos de contemplar una humanidad indiferenciada por sexos."

    […] del mismo modo que en el plano intelectual los negros se han reservado los temas raciales como materia exclusiva en tanto que los blancos hemos de contemplar una humanidad indiferenciada por razas.

    […] del mismo modo que en el plano intelectual los homosexuales se han reservado la orientación sexual como materia exclusiva en tanto que los heterosexuales hemos de contemplar una humanidad indiferenciada por sexualidad.

    […] del mismo modo que en el plano intelectual los pobres se han reservado la lucha de clases como materia exclusiva en tanto que los ricos hemos de contemplar una humanidad indiferenciada por clases.

    ¡Hay que ver cómo son las mujeres, los negros, los homosexuales y los pobres!

    ResponderEliminar
  5. A mí me daría un poco de pudor poner a las mujeres en un plano de discriminación equivalente a los negros, mucho más colacarlas en el nivel de los pobres, máxime si tenemos en cuenta que el 80% de los sintecho son varones y la lucha de clases sin los varones no sabríamos ni que existía.

    Pero es que en la escuela igualitaría quienes fracasan son además de los varones, los hijos de las clases menos pudientes. He leído la última entrada de tu blog. Y desde los años 80 del siglo pasado cuando más gobiernos socialdemócratas hubo en Europa y más intensas fueron las políticas feministas, la desigualdad económica no dejó de crecer.

    Observa que tampoco sucede algo así como reservar puestos en los consejos de administración para los pobres o los negros, ni listas electorales con o sin cremallera que obliguen a reservarles determinados puestos.

    Que El País en la noticia que informa que las mujeres españolas son las segundas del mundo en longevidad no considere necesario mentar en qué lugar de esa lista quedan los varones puede interpretarse como un descuido o bien como esa política sexista, puesta de manifiesto tantas otras veces, según la cual la información se ofrece según el sexo de los o las protagonistas.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11:50 a. m.

    http://www.lavanguardia.com/television/reportajes-television/20140527/54409343738/video-agresion-mujer-hombre.html

    En fin.

    ResponderEliminar
  7. En relación con el video sobre violencia quiero recordar que hace ya algunos años, esta misma idea se plasmó en otro vídeo. Me parece que en aquel caso la escena había sido filmada en los EE.UU

    ResponderEliminar
  8. No, Emilio, no te daría pudor. Tienes un blog para denunciar la discriminación que según tú sufren los hombres (particularmente españoles, blancos, de clase media y heterosexuales) así que no me creo que te dé pudor ninguna comparación.

    Planos de discriminación hay muchos, algunos se superponen y además cambian con el tiempo y con el lugar. Lo que me llamó la atención, en cualquier caso, es que te sorprendiera el hecho de que es precisamente dentro de esos planos donde más intensamente se viven las diferencias que hacen que hayan quedado en una posición de discriminación. Si quienes tradicionalmente han definido la normalidad son los varones blancos heterosexuales, es lógico que los que se salen de ese patrón se definan por oposición a él. No puedes expulsar del plano de la normalidad a los homosexuales por su orientación sexual y después echarles en cara que usen la orientación sexual como elemento de identidad de grupo. Lo mismo respecto los negros y la raza, etc. Y respecto a las mujeres y la conciencia de género, que es el tema que te preocupa a ti.

    A lo demás no voy a contestar porque estoy muy en desacuerdo y no tengo ganas de meterme en una discusión. Sólo piensa que si dices que sin varones no habría lucha de clases, también deberías decir que sin varones no habría explotación, así que, siguiendo tu lógica que no es la mia, sin varones no habría capitalismo ni nada de nada. Esto me lleva a pensar que te es totalmente imposible ver el mundo desde un punto de vista que no sea masculino, lo que explica muchas cosas, en realidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quienes han definido la normalidad son los varones blancos heterosexuales?
      Hace tiempo que quería releer a Foucault, pero es algo que me pide esfuerzo. Con aseveraciones así ya no hace falta.
      En el siglo pasado también había quien también sabía reducir los complejos males del mundo a algo simple, uno leía los "Protocolos de los Sabios de Sión", y ya tenía muy claro por qué las cosas eran como eran y quien tenía la culpa

      Eliminar
  9. Tanto pudor me da que nunca lo he hecho. Lo que no entiendo es como una persona ilustrada como es tu caso no distinga entre la esclavitud que vivieron los afroamericanos y afroamericanas que servían a los señores y señoras del sur y la discriminación hacia las mujeres, en los casos y en los planos que se pudiera estar produciendo y sin contar que quienes debieron pelear y librar la guerra civil eran varones, lo que no sé si quizá tú consideras un privilegio, al igual que sucede ahora mismo con la obligatoriedad del servicio militar en Ucrania solo para varones.

    Me supongo que miraré el mundo como varón, español, de una determinada edad y una ideología que ni trato de disimular ni escondo, pero en absoluto me preocupan en exclusva los problemas de los varones españoles, ni tan siquiera de los varones blancos o cosas semejantes. En este blog aunque centrado en la denuncia del engaño del feminismo de género, se habla de muchísimas otras cosas: educación, custodia de los hijos, crisis económica, Europa... etc.

    Quien reduce la humanidad a los intereses de género no soy yo como tú misma reconoces. El género es creación de otras. Y al parecer a ti te parece bien.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por contestar, aunque me quedo con la sensación de que hice mal en escribir porque el diálogo es imposible. Emilio, por favor, lee otra vez lo que he escrito porque me temo que no lo has entendido. No estoy diciendo que la esclavitud que vivieron los afroamericanos esclavos fuera igual a la de las mujeres, etc. Estoy diciendo que es perfectamente normal que quien vive en un plano de discriminación, ya sea leve o profunda, viva más intensamente la diferencia que lo ha colocado en ese lugar y se defina en oposición al grupo opresor. No estoy comparando "niveles de opresiones", que es algo que necesita ser contextualizado para que tengo sentido, estoy señalando que hay una similitud en el hecho de que los grupos oprimidos por una determinada cualidad, tomen esa cualidad como seña de identidad. Punto.

    Esto venía al caso de lo que habías escrito: "[…] del mismo modo que en el plano intelectual [las mujeres] se han reservado el género como materia exclusiva en tanto que los varones hemos de contemplar una humanidad indiferenciada por sexos." Si históricamente ha habido leyes y usos sociales discriminatorios hacia la mujer, es perfectamente normal que las mujeres sean más conscientes de su género porque es esa cualidad, precisamente, la que las ha colocado en ese plano de discriminación (profundo en el Afganistán actual, leve en otros lugares, etc.). Por eso, la identidad femenina históricamente se ha construido por oposición al hombre. Esta es una cuestión básica que tú nunca tienes en cuenta pero que yo creo que es importante para cualquier discusión sobre temas de género.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. ¿Sabes lo que creo que pasa Cristina? Que el feminismo nos ha engañado, consciente o inconscientemente, en infinidad de ocasiones. La intención era construir una sociedad de iguales pero eso en lugar de sentirlo cada vez más cerca no hace más que alejarse: ahí está el derecho de familia para confirmarlo, pero ahí están todos esos blindajes a la figura femenina de los que por supuesto el varón, no el varón medieval, ni de ninguna otra época, sino el actual se ve privado.

    Nos había hablado de roles indiferenciados pero los roles cada día están más claros, nos había hablado de no a los estereotipos, pero ahí están las figuras femenina y masculina como la luz y la sombra de la sociedad. Denunció como discriminador el peor resultado académico de las mujeres porque siendo iguales en inteligencia no era posible la diferencia de resultados, pero hete aquí que eso parece que valía para antes pero no para ahora. Califica los ámbitos de preponderancia masculina como machistas, pero para los de preponderancia femenina se reserva cualquier calificativo.

    Denunció a los varones por egoístas pero resulta que se inventa el género como esa fórmula que establece que si el resultado no es acorde con los intereses femeninos no es admisible, al tiempo que los intereses masculinos pueden obviarse porque ya han disfrutado demasiado de privilegios. Montó su discurso de “género” para combatir un pretendido acuerdo de los varones para mantener a las mujeres en una posición subordinada pero lo que con más facilidad se ve es que la mentalidad de género nunca estuvo en el varón y que ni en un contexto como el actual caracterizado por lo de más arriba esa conciencia es capaz de despertarse, mucho menos de hacerse valer.

    En fin, esa pretendida sociedad mejor para todos no se ve por ninguna parte y lo que si asoma cada vez con más fuerza es una profunda laminación de derechos a los varones.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo8:40 p. m.

    Lo dice Celso Currás (el perfecto ejemplo de la imbricación en Galicia entre el PP y el reparto de prebendas en el sistema educativo): "ellas son mejores" (sic).

    http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2014/05/29/mejores/0003_201405G29P20995.htm

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo8:27 a. m.

      Leí el artículo de Celso Currás en el periódico la semana pasada y me llamó la atención que diga que ya se está discriminando positivamente a los hombres en el sistema educativo español. ¿Alguien tiene constancia de que eso esté ocurriendo? Yo es la primera vez que lo leo.

      Eliminar
  13. No es verdad que exista discriminación positiva a favor de los varones como es público y manifiesto. Las discriminaciones se siguen aplicando en favor de las niñas particularmente en lo que tiene que ver con el dominio de las matemáticas y el incentivo hacia las ciencias. Pero hay muchos otros elementos dispersos del sistema que claramente las favorecen.
    Tampoco es cierto lo de que sean mejores. Baste ojear el último informe PISA. Lo que sí es cierto es que los alumnos varones acaban teniendo mayor fracaso y abandono escolar, pero eso ya tiene que ver con otras cosas que sería necesario tratar pero no parece que haya interés en hacerlo, al menos desde el ámbito de lo público.

    ResponderEliminar