Twittear

12 enero, 2017

Por qué hiperpaternidad y no hipermaternidad



Me pregunto por qué hiperpaternidad y no hipermaternidad en esta sociedad de rechazo al genérico masculino y que no desea la invisibilización de la mujer, en este caso la madre. Quizá sería más apropiado si hemos de hacer caso a esa acusación tantas veces repetida del “padre ausente”.

http://elpais.com/elpais/2017/01/12/mamas_papas/1484215479_924583.html

¿Si de lo que se estuviese hablando no fuese de los miedos y los problemas de la adolescencia y la juventud se seguiría usando el genérico masculino?

¿Por qué tengo la impresión de que los padres aparecen cuando hay que hablar de los problemas, o las insuficiencias y errores de la educación y aparecen mucho menos cuando hay algo que celebrar?

Si los errores de la educación de otros momentos estaban relacionados con el autoritarismo y este correspondía por entero al padre, ahora que ese autoritarismo no se percibe, ¿las responsabilidades se diluyen en la sociedad y un genérico padres?

Cómo conciliar un titular como éste con esa orden de la Junta de Andalucía que establece como obligatorio que los profesores que de ella dependen ya no puedan decir en sus clases “los niños”, denominación que deben sustituir por “la niñez” o “la infancia”, y que nada de “los andaluces” ya que lo que se debe decir es “la población andaluza”. A quién beneficia esta anomía.



4 comentarios:

  1. La autora de ese artículo, en la entradilla que de él hace en FB, escribe:

    "Os comparto mi nueva colaboración en El País. Un tema que cada vez me preocupa más: la hiperpaternidad. Me asombro cada vez que una madre protesta de algo del colegio de su hijo, protestas no de que el profesor le pegue o humille/insulte, no, no, simplemente que le exija, y comentarios de otras tipo: "pon ahora mismo una queja en el organismo competente" o el clásico "sácalo ahora mismo de ese colegio".

    Estas madres (y padres) que obviamente tienen la mejor de las intenciones para con sus hijos (esto no lo cuestiono) han olvidado algo importantísimo y que es que los padres tenemos la obligación de educar a los hijos preparándolos para el mundo que vivirán y que será fuera de nuestro círculo lleno de amor y algodones. Tener problemas con un profesor que "te tiene manía", no ser invitado a un cumple al que sí va toda la clase, forma parte de las decepciones de la vida y educar a gestionar esos reveses también importa. Quizás incluso más que aprender a no poner los codos en la mesa.
    A ver qué os parece."

    En el segundo párrafo escribe madres, pero añade rápidamente entre paréntesis al padre. Diluyendo que es gerundio.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:21 a. m.

    La política de género usa el "doble lenguaje" descrito en la novela 1984 siguiéndolo como un manual. Si el bueno de Aldous Huxley llega a saber que su novela iba a servir como un manual, seguro que no la habría escrito

    Arturo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humberto9:56 p. m.

      Arturo, el autor de "1984" no es Aldous Huxley, sino George Orwell.

      Eliminar
  3. En cualquier caso a mí lo que más me alucina es que ordenes como la de la Junta de Andalucía, un completo disparate que además de pretender una lengua imposible y caótica, lo único que haría sería sustituir un pretendido sexismo por otro -observese que el género de las palabras que proponen es en los tres casos femenino- apenas si están siendo contestadas.

    ResponderEliminar