Twittear

28 noviembre, 2012

El enredo del género

Poco importa que en las últimas fechas haya colgado noticias sobre el verdadero rostro de la pobreza y los sin techo y que éste haya resultado abrumadoramente masculino o que, al igual que sucede en el sector privado, también en el sector público quienes estén perdiendo muy mayoritariamente el empleo sean varones ni que, como tantas veces se ha repetido, el rostro del fracaso y el abandono escolar sea de chico. Incluso confesiones tan pavorosas como las que cuenta J.A. Lozoya referidas a los niños y la escuela.

En otras entradas hablamos de suicidio y accidentes laborales, y de la esperanza de vida, y de que mueren más hombres que mujeres en cualquier tramo de edad que elijamos de tal modo que, la esperanza de vida de ellas es superior en 6 años a la de ellos. Como en otros momentos hablamos del menor cuidado y atención del aspecto personal y la salud por parte de los varones. O de que ellos ocupan todas las profesiones de riesgo y esfuerzo, al tiempo que ellas copan las de mejor desempeño en empresas donde las garantías de cumplimiento de los derechos laborales es superior.

Porque a los y las que profesan la ideología de género les  valdrá iniciar el análisis sobre cualquier materia con alguna frase del tipo “porque ellas son quienes más sufren la desigualdad” o recordarnos la violencia de género para que todo lo anterior, junto con otras muchas cosas que sería muy repetitivo señalar en esta bitácora, constituyan materia para el olvido que de ningún modo puede ser tomada en serio ya que según quedó  "demostrado” - aunque no sepamos muy bien dónde y en qué términos-, vivimos en una sociedad machista y patriarcal y las que más sufren son las mujeres.

Y lo más sorprendente es que semejante enredo funciona para muchos y muchas neofeministas, que  siempre tendrán un crimen en Afganistán o un análisis sobre la cúpula del PC chino para disculpar que jamás tengan un minuto para analizar todo lo anterior, ni para explicarnos cómo de coherentes son esos datos con la perspectiva de género. Como funciona para quienes desde otros ángulos debieran estar poniendo sobre el tapete todas estas cosas y denunciando las falacias de género y, sin embargo, permanecen incomprensiblemente callados.

Hubo un momento que tuvimos un presidente que creía que éramos la octava potencia mundial y además teníamos las finanzas públicas más saneadas del mundo mundial,  viviendo en un país que tranquilamente podía dar cobijo a 60.000.000 de habitantes con su escuela y sanidad y demás servicios sociales garantizados, como hubo quienes creyeron que si en la calle había habido un "millón y medio" de manifestantes por la independencia,  conseguir la mayoría absoluta en unas elecciones  sería un paseo triunfal. ¡Hay que reconocer que no tenemos la clase política con la mejor capacidad de predicción! Como quizá no haya que descartar que lo del feminismo español no sea un timo de igual magnitud. 

Parece como si hubiera empeño en que actuáramos siguiendo la consigna de que los hechos no pueden desmentir una "hermosa teoría" y los prejuicios de género nos nublaran tanto la vista como para entender que si los hechos la desmienten nuestra reacción no puede ser: peor para los hechos. 

11 comentarios:

  1. Os sugiero un vistazo a esta entrada de El Café de Ocata sobre la educación en Finlandia:
    http://elcafedeocata.blogspot.com.es/2012/11/finlandia-la-utopia-de-al-lado.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo5:09 p. m.

      No sé si ese documento, o esos datos, niegan o confirman lo que la pedagoga Inger Ensvik dice de la educación en Finlandia. Ella afirma que los fineses tienen una escuela parecida a la que había aquí hace cincuenta años. Lo que yo no he visto hasta el momento es un estudio que nos aclare qué relación hay entre padres e hijos y entre maestros y alumnos en Finlandia, y esto es una variable de vital importancia para entender el éxito o el fracaso en la enseñanza. Aquí los maestros se tiran un 16% del tiempo de clase intentando que haya silencio y orden. La relación igualitarista o de "colegueo" entre padres e hijos y entre maestros y alumnos (todo aquello de "llamarme de tú" y "tu opinión vale tanto como la mía") me parece que es una de las razones por las que aquí no funciona la educación.

      Pedro

      Eliminar
    2. Pedro, evidentemente la presentación de El café do Ocata es una sucesión de imagenes más con la idea de ver contrastes de la educación finesa que un estudio en profundidad. En relación con lo que dices de Inger Enkvist yo le tengo leído esa comparación en relación con su país, no con el nuestro. No sé si era eso lo que querías decir. En relación con el resto de cuestiones que planteas en esta bitácora hay muchas entradas referidas al tema de la educación en Finlandia que quizá resuelvan tus dudas.

      Eliminar
    3. Anónimo6:22 p. m.

      Miraré en cuanto pueda esas entradas. Gracias.
      En la entrevista del enlace que anejo abajo podrás comprobar que en la cuarta pregunta Inger contesta que los finlandeses tienen una escuela parecida a la de aquí hace medio siglo.
      La transcribo:
      - ¿Algún ejemplo que seguir?
      - Los que logran mejores resultados son los finlandeses con un estilo de escuela tradicional, la que había aquí hace medio siglo.

      http://www.lavanguardia.com/lacontra/20111223/54243263213/ingernenkvist-de-un-buen-profesor-no-te-olvidas-jamas.html

      Pedro

      Eliminar
    4. Anónimo9:01 p. m.

      Quería decir que la escuela que se retrata en ese post (por supuesto, un retrato por encima) no tiene, a mi juicio, mucho parecido con la escuela que había aquí hace medio siglo. Inger, sin embargo, nos dice que la escuela finlandesa es similar a la nuestra de hace cinco décadas, una escuela tradicional. Pero la escuela que teníamos en aquel tiempo sí que mandaba deberes para casa y sí que se tenían que superar pruebas y exámenes. Hasta donde yo sé, los defensores de la LOGSE son partidarios de no mandar deberes y no examinar al alumno, o examinarlo de una manera continua. A eso me refería: a que parece haber una clara contradicción entre lo que se dice en el post de café Ocata y lo que afirma Inger. Yo, obviamente, no estoy en condiciones de saber quién está en lo cierto.

      Pedro.

      Eliminar
    5. Pedro, en los comentarios del propio Gregorio Luri hay un buen resumen de algunas de las cosas que planteas. En mi opinión si Enkvist quería referirse a este país, aun tengo alguna duda, lo sería para enfatizar que se trata de la misma pedagogía, es decir la que en todas partes se aplicó antes de que se inventará lo que ella llama nueva pedagogía y tanto daño está haciendo en todas partes. Nada más, ni nada menos, que a eso.

      Eliminar
  2. Anónimo2:15 p. m.

    ¿Si fuese al revés se habría esperado 2 años?

    http://elpais.com/elpais/2012/11/29/gente/1354187734_784857.html

    Alberto

    ResponderEliminar
  3. Os sugiero una visual a este documento sobre violencia doméstica que cuestiona las tesis de género. El documento es de Padres y Madres en acción (PAMAC)

    http://www.padresdivorciados.es/pdf/Estudio%20sobre%20la%20Violencia%20dom_stica.pdf

    ResponderEliminar
  4. Corrijo lo anterior merece la pena una lectura el conjunto de los documentos de PAMAC a los que podéis acceder desde el enlace que hay al final de esta entrada: http://padresdivorciados.blogspot.com.es/2012/11/balance-de-siete-anos-de-la-creacion-de.html

    ResponderEliminar
  5. Aquí: http://www.fedeablogs.net/economia/?p=26518 le ponen números a la pérdida de empleo de los varones en el sector público.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8:08 p. m.

    ¡Ojo! a lo que aquí se cuenta: http://uniseria.blogspot.com.es/2012/11/prevarica-el-consejo-de-universidades.html
    Lo de este país y su capacidad para enmierdarlo todo parece que no conozca límite, ni exista rincón que se sustraiga al nepotismo de uno u otro signo.


    Alberto

    ResponderEliminar