Twittear

11 noviembre, 2012

Cuando la perspectiva de género no es más que una mirada sesgada


A propósito de un artículo de Miguel Lorente.


Un simple ejercicio de lógica elemental nos dice que si, como estadísticamente está probado, los hombres mueren en mayor proporción que las mujeres en todas las etapas de la vida, y  estas últimas tienen una esperanza de vida 6 años superior a la de aquellos,  la desigualdad que debiera estar llamando nuestra atención sería la que tiene que ver con esa mayor fragilidad y propensión a la muerte de los varones (máxime para quien considere que  son las  circunstancias culturales  las que mejor explican estas diferencias). En su lugar nos encontramos en el citado artículo con el siguiente párrafo:

Y aunque el primer paso para la igualdad se detenga en corregir la desigualdad y, por tanto, en mejorar la situación de quienes la sufren, que son las mujeres, el objetivo es que estas y los hombres convivan mejor.”

El anumerismo siempre hizo estragos en los máximos portavoces de la ideología de género en nuestro país y son capaces de hacer una lectura ya no solo sesgada sino totalmente opuesta a lo que dice la estadística.
Vuelvo a poner aquí los datos de la proporción hombres-mujeres que publica la wikipedia para 2007

- Al nacimiento:  1,08 hombres/mujer
- Al año de vida: 1,06 hombres/mujer
- A los 15 años:  1,06 hombres/mujer
- A los 30 años:  1,07 hombres/mujer
- A los 45 años:  1,01 hombres/mujer
- A los 65 años:  0,93 hombres/mujer
- A los 80 años:  0,67 hombres/mujer

Quedaría además por explicar por qué coincidiendo con el fin de la vida laboral la esperanza de vida de los varones se desploma pasando de 0,93 hombres por mujer a los 65 años a los  0,67 hombres/mujer a los 80 años. Pero continuemos ahora  con la consideración beatifica que de la perspectiva de género tiene el citado autor al decir:

“Y cuando se habla de PERSPECTIVA DE GÉNERO lo que se quiere decir es que se tenga en cuenta esa mirada crítica y las aportaciones que se hacen desde ella para que todos mejoren, hombres y mujeres. Y ello exige poner de manifiesto los problemas existentes, entender que su solución no puede ser cualquiera, y que el resultado debe tener en cuenta las diferentes circunstancias y situaciones que afectan a las mujeres y a los hombres.” 

Porque no es ya sólo que la citada perspectiva olvide todo la anterior con lo que más que ampliar la mirada lo que hace es empobrecerla,  ocultar  e invisibilizar una parte importantísima de la misma. Y así al parecer lo que no merecería un análisis pormenorizado y en profundidad serían los más de 8 varones diarios que se suicidan o los más de 3 diarios que durante lustros vienen muriendo en accidentes laborales. 

Pero también y ahora ya referido a ese “para que todos mejoren, hombres y mujeres.” si tenemos en cuenta la posición de la citada perspectiva ante los respectivos  temas, no debería al autor explicar la mejora que para el hombre representa el actual régimen de custodia de los hijos después de una ruptura matrimonial, o  el diferente castigo, por los mismos hechos , a hombres y mujeres en la LIVG, o por qué esta sociedad no acaba de tomarse en serio el fracaso y abandono escolar masculino y si no se tendría que estar haciendo algo en relación a como se está cebando con el empleo masculino la actual crisis….

A la vista de todo lo anterior qué significación deberíamos dar a un párrafo como éste:

“La muerte también tiene género, lo cual no deja de ser un precio en esta sociedad desigual e hipócrita, acostumbrada a mirar hacia otro lado hasta que se choca de bruces con la realidad que niega con tanta facilidad.”


28 comentarios:

  1. Anónimo8:39 p. m.

    Hay que tener en cuenta de que existe un prejuicio implícito tras la despreocupación por la menor esperanza de vida masculina y el crecimiento de esta diferencia.
    En efecto: tal despreocupación parece indicar que se piensa que la mujer es el sexo biológicamente más fuerte y por esto vive más y tiene una mortalidad menor. Sin embargo, no existen evidencias de la veracidad de esta suposición. Pero no sólo esto, sino que tampoco parece existir preocupación para saber si es verdad o no, ni para desmentirla.
    Ni para pedir que desaparezca esta diferencia. Parece ser que a nadie le preocupa, ni tampoco preocupa el prejuicio que implica. Pero los prejuicios contra las mujeres son ferozmente atacados, y no se toleran, bajo sanciones fulminantes. ¿Es esto "igualdad de trato"?
    Carlos

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:31 p. m.

    La menor esperanza de vida de los hombre me parece que tiene poco que ver con su naturaleza biológica. Hasta donde sé, la ingesta de alcohol en grandes cantidades perjudica más a las chicas que a los chicos. Probablemente, también ocurre otro tanto con el tabaco. Ahora que las mujeres también van adquiriendo estos malos hábitos, nos dicen los médicos que la esperanza de vida de ellas disminuirá en las próximas décadas. Los hombres, por otro lado, siempre han gustado de practicar deportes de riesgo, a diferencia de la mayoría de las mujeres, más prudentes y menos atrevidas. Y, por supuesto, los trabajos de los hombres son, muchos de ellos, notablemente más peligrosos que los de las mujeres. Súmese a todos estos factores otros como ir a la mili (o ser militar profesional) o a la guerra, etc, y creo que tendremos una explicación suficiente de las diferencias por sexo de la esperanza de vida.

    Pedro

    ResponderEliminar
  3. En relación con esta cuestión hay un estudio alemán que demuestra que en igualdad de condiciones de ambientales y de riesgo, la esperanza de vida de hombres y mujeres es muy parecida. Si pasáis el traductor de Google sobre el resumen del estudio al que os lleva el enlace del final de este comentario (el estudio está en alemán) os daréis cuenta que se trata de un estudio muy serio y riguroso sobre 12.000 casos de monjes y monjas lo que le concede un importante grado de fiabilidad. Os recuerdo en cualquier caso el mensaje que en su momento me había enviado Manu:

    Emilio, quizás te interese este estudio que he encontrado sobre la influencia de los factores ambientales y biológicos en la esperanza de vida de hombres y mujeres. La idea es que el estudio de monjas y monjes en monasterios permitiría aislar los factores biológicos y eliminar la influencia de los ambientales. Los resultados tras analizar los datos de varios monasterios alemanes son:

    1) Los factores biológicos parecen causar una diferencia por sexos de no más de un año de esperanza de vida
    2) La gran diferencia por sexo en la esperanza de vida de la población en general se debe a la alta mortalidad de los hombres por causas no biológicas, y no por la baja mortalidad de las mujeres, como generalmente se cree.

    El estudio original está en alemán, con un breve resumen en inglés:

    http://www.cloisterstudy.eu/index-Dateien/COMMS.htm

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6:15 p. m.

    Emilio, creo honestamente, que la mayor esperanza de vida de las mujeres se corresponde con una mejor calidad de vida. Además, en "Nuestra Especie" jamás se ha dado otro caso en el que los oprimidos y explotados sobrevivan a los opresores explotadores, contradicción en la que, al parecer, nadie más parece haber caído.

    Carlos.

    ResponderEliminar
  5. Si alguno de los que me estáis leyendo sabe cómo localizar un estudio realizado por Warren Farrell sobre este mismo asunto que haga llegar el enlace. Recuerdo haber leído algo hace un tiempo pero no tengo el enlace.

    Los últimos datos lo que dicen es: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/01/18/actualidad/1326881938_643580.html

    ResponderEliminar
  6. Anónimo7:29 p. m.

    En efecto Emilio cuando hombres y mujeres eligen el mismo estilo de vida, como éstos frailes y monjas, la esperanza de vida se iguala.
    Si optan por estilos de vida diferentes, o trabajos diferentes, tanto la esperanza de vida como los ingresos dejan de ser similares.

    Garcés

    ResponderEliminar
  7. Anónimo8:25 p. m.

    Creo recordar que hace tiempo os comenté que, allá por los finales de los 70 leí en una revista que ya no recuerdo (¿Triunfo?), un pequeño estudio comparativo de la esperanza de vida de los españoles según su profesión. Curiosamente la profesión de cura era la de mayor esperanza (unos 86 años), en aquel momento ligeramente superior a la media de las mujeres. creo que no hace falta que expleque como me llamó la atención el dato, pues la profesión de cura tiene algunos rasgos "muy femeninos" o, al menos, a mí me lo pareció en ese momento: no son sometidos a las dosis de estres y riesgo de las típicas profesiones masculinas, suelen tener un estilo de vida más relajado y algo más saludable etc.

    Arturo

    ResponderEliminar
  8. http://www.elmundo.es/elmundosalud/2005/02/11/mujer/1108136913.html

    Y las del enlace anterior las que con más frecuencia se aducen, particularmente desde el lado feminista. En relación con la teoría de la abuela, que en el artículo aparece con el título de: Menopausia, en otra entrada hicimos referencia a lo que piensa Arsuaga de ese tema. Pero me llama la atención todo lo referido a la testosterona, a la que directamente se culpa de que los varones se suiciden cinco veces más.

    Uno pensaría que los varones se suicidan por un trastorno psiquiátrico o por una pérdida que no se supera. La propensión al suicidio en varones separados o que han enviudado aumenta de forma muy significativa, al igual que aumenta con la pérdida del empleo. Situar el problema en la testosterona significa llevarlo a un plano de la biología que sólo serviría para oscurecerlo no para clarificarlo, recluirlo en ese espacio en el que, como si de un tabú se tratase, tanto tiempo lleva.

    ResponderEliminar
  9. Un poco como corolario de lo anterior. En esta discusión como en tantas otras pareciera que hay quien tiene interés en presentar las cosas de tal modo que: el hombre tropezaría con el mundo porque el que está "mal hecho" es él (la testosterona sería la causante y responsable de todos los males, incluidos los que sufren los propios hombres). Para el caso de ellas lo que estaría mal hecho sería el mundo incapaz siempre de colmar sus expectativas. Esa es la impresión que me queda después de la lectura de este artículo del mundo, pero también de la entrada y alguno de los comentarios de la entrada de Autopsia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo10:26 p. m.

      Las feministas no son nada biologicistas, más bien odian eso. Yo asumo que somos animales y que la biología algo tiene que ver con nuestro comportamiento. No es definitoria, y en muchos casos no creo que su influencia sea mucha, pero existe. Yo considero el model bio-psico-social como el más completo a la hora de explicar el comportamiento humano. Y si, admito que hay diferencias entre las hormonas que pueden influir en determinados comportamientos, quizá primarios, pero que influyen

      Nacho, Oviedo

      Eliminar
    2. Observo cada día con mayor claridad Nacho que aún cuando la corriente culturalista fue muy fuerte y tiene mucho que ver con el neofeminismo, hay otro rasgo muy destacado en este enfoque que tiene que ver con la ambivalencia. Ambivalencia para observar, sin aparente contradicción, las cosas desde ángulos opuestos según el interés del momento.

      Sucede en esto de la esperanza de vida con la testosterona, pero sucede en el plano de la moral sexual, que tan pronto es de una mojigatería insufrible como aparece un personaje como Dita Von Teese y no paran de celebrarlo. La ambivalencia tiene la ventaja de resolver las enormes contradicciones que acompañan a algo tan insostenible como considerar que a hombres y mujeres solo nos diferencia la cultura.

      De hecho si lo piensas bien todo su pensamiento tiene mucho de esto: por un lado afirma que las diferencias hombre-mujer son culturales, pero esa idea se abandona a la hora de legislar o de proponer alternativas que siempre son diferentes según se piense en su aplicación a él o a ella.

      Eliminar
  10. Anónimo1:47 p. m.

    Epidemiológicamente hablando, los trastornos psiquiátricos graves (exceptuando depresiones, donde está más igualado, o ganan las mujeres) son problemas mayoritariamente masculinos. Sean cuales sean las causas de esa diferencia.

    Nacho, Oviedo.

    ResponderEliminar
  11. Efectivamente Nacho en ese terreno no hay paridad que valga. Nos ha tocado la peor parte en lo que a trastornos psiquiátricos graves se refiere, incluido el autismo. También son mayoritarios los niños a los que se diagnostica y medica por déficit de atención con hiperactividad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El efecto de los estrógenos sobre el comportamiento femenino está también bastante bien estudiado, pero sus efectos siempre son minimizados por la doctrina culturalista.

      Eliminar
  12. Anónimo8:41 a. m.

    A propósito del anumerismo del que hablas ayer publicaba Luis Garicano en El País el siguiente artículo: http://elpais.com/elpais/2012/11/12/opinion/1352747017_116039.html

    ResponderEliminar
  13. En relación con los trabajos de Farrell sobre el tema de la esperanza de vida efectivamente encontré bastante material en la red pero todo está en inglés. Sus trabajos también coinciden en señalar a los factores no biológicos como los causantes de la mayor mortalidad masculina. Da incluso un dato muy relevante: señala por ejemplo que, para los estadounidenses, esa diferencia en la esperanza de vida que ahora es de 7 años, en 1920 no era más que de 1 año.

    En cuanto a lo que plantea Luis Garicano en: Son las matemáticas, estúpido me da la impresión de que estará de actualidad por mucho tiempo. La regresión de la educación española en lo que toca a esta materia es absolutamente escandalosa y como revela tantas veces Malaprensa los errores con los números de los periodistas están a la orden del día. Claro que, más graves me parecen a mí cuando quien los comete ocupa o ha ocupado altos cargos de responsabilidad en el Gobierno.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo9:36 a. m.

    Me gustaría que se comentase algo sobre las collejas del anuncio de Ecovidrio para promover el reciclado de los envases. Pues la cosa se contagia y quien no para de rapartirlas es Paz Padilla en el programa: Pasapalabra. En este caso va ya de segundas pues otra vez que había estado se infló a darlas. No sé si es casualidad pero quien las da siempre es ella y quien las recibe él. Al parecer la intención es que el gesto resulte simpático. Habría que preguntar qué opinión les merecen estos hechos a esas unidades de vigilancia de publicidad responsable, tan activas en otras ocasiones.


    Alberto

    ResponderEliminar
  15. En algún momento hemos hablado aquí de a quién afectaba más la pobreza extrema. No es la prueba concluyente pero esta información nos pone en la pista de cómo afecta por sexos.

    http://padresdivorciados.blogspot.com.es/2012/11/los-sin-hogar-mueren-en-las-calles-de.html

    En relación con lo que comenta Alberto quizá decir que algunos de estos organismos de vigilancia sea del sexismo en la publicidad o en otros ámbitos, tienen tal sesgo de género, que no se preocupan en disimularlo y lo que de sucederle a una mujer supondría remover Roma con Santiago, si acaso se trata de un varón no hay de que preocuparse.

    ResponderEliminar
  16. Debeŕias recomendar, Emilio, beber menos, tener menos conductas de riesgo a lo loco cuando jóvenes, obsesionarse menos con el trabajo, fumar menos, no meterse en peleas y conducir con cuidado.
    Comer bien y sano, preocuparse del peso, visitar al médico más a menudo y hacer ejercicio físico.
    En resumen, copiar a los monjes, para vivir tanto como las monjas.

    Lo que quiero decir es que por lo que dices, la conducta de riesgo de los hombres les hace vivir menos, y no la mayor fragilidad biológica. Por tanto, tu labor como activista pro-varones es concienciar de eso y convencer a los hombres de que cambien su conducta por una menos tradicional y convencionalmente hiper-varonil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teniendo en cuenta que la bitácora pretende la mejora de la "salud masculina", no sólo en sus aspectos médicos sino en toda la amplitud de la palabra, por supuesto que haré mía tu recomendación. Pero como se te han quedado cosas sin decir yo a su vez te diría que les recordases para que no solo se reparta por la mitad lo bueno, que exijan paridad en los trabajos de riesgo y sobreesfuerzo (el estrés mata y mucho), por ejemplo el sector entero de la construcción, o la casi totalidad de la industria donde interviene el esfuerzo físico, o la seguridad (bomberos, policías, ejército) y que como mínimo participen en las misiones de paz los soldados en el mismo porcentaje que constituyen del conjunto, y no te olvides de pedir a todas las instancias implicadas que realicen campañas sobre revisiones y cuidados médicos para ellos en igualdad con las que se realizan para ellas, y que donde la sanidad pública no pueda garantizar por ejemplo la prostatectomía por laparoscopia asuma su factura y por supuesto corra con los gastos de rehabilitación, cosa que ahora no hace.
      También que la estadística por sexo no se limite al exclusivo interés del neofeminismo y sea la regla para estos temas de la atención y los cuidados médicos y de empleo del tiempo y en general para todo lo que tiene que ver con la calidad de vida y observa que no he mentado temas que ocasionan graves problemas de salud y de todo tipo como todo lo relativo a la separación de los padres de sus hijos, pero también a que muchos padres separados tengan que vivir con un tercio de su sueldo porque los otros dos tercios ha de entregarlos a su ex esposa y unos hijos que no tiene derecho a ver.
      En fin, lo dejo aquí.

      Eliminar
    2. Todo lo que reclamas me parece de perlas.
      Siempre que los soldados mujeres, si van como reclutas forzosos, puedan servir en unidades de mayoría de mujeres y con suficientes mandos mujeres: porque los informes, noticias y estadísticas sobre el abuso sexual en el ajército ponen los pelos de punta. Me dirás que también se puede abusar -y se abusa- de los soldados varones, pero por un lado hay muchos más violadores heterosexuales, y por otro, no sé cómo se podrían formar las unidades para proteger a los varones, la verdad.

      Lo de los trabajos penosos y peligrosos, igualmente me parece bien. Siempre que luego no se pague menos a las mujeres que los hagan bajo el pretexto de que por su menor fuerza física rinden menos en ellos.

      Los temas de seguridad e higiene en el trabajo en España están semiabandonados y son de vergúenza. Haz campaña por ese tema, que hace mucha falta... aunque de eso difícilmente puedes echar la culpa a las mujeres, que no dirigen esas empresas, ni son sus jefes de produccion o seguridad, ni controlan la legislación al efecto. Todos ellos son hombres bien hechos y derechos.

      Eliminar
    3. Y por cierto ¿túa has pensado por qué los hombres, especialmente los jóvenes, se ven impelidos a conductas machotas e hiper-viriles de riesgo absurdo, si no admites que la causa sea la testosterona congénita?
      ¿Será que toda esa ideología del hombre-hombre, el Übermensch y tal también tiene partes negativas?

      Eliminar
  17. Aloe sin excusas, por favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué excusas? ¿Puedes aclarar tu comentario?

      Eliminar
  18. Aloe sin excusas quiere decir sin subterfugios, es decir, aportando pruebas de lo que se dice cosa que al parecer siempre se te olvida. En esta bitácora que pronto cumplirá 7 años hemos debatido decenas de veces el tema de las diferencias salariales sin que nunca nadie hubiera aportado una prueba de que respondieran a discriminación.

    Te digo más, Sara de la Rica, feminista de género que escribe a menudo en Nada es gratis, y de la que comentamos en esta bitácora -y en la suya- su última entrada sobre el tema se abstiene mucho de atribuir a discriminación las diferencias salariales de la mujer. Aquí por tanto, esa cuestión tiene la categoría de falacia de género, mientras alguien no aporte pruebas en contrario, cosa que tú no haces.

    Como falacias de género nos parecen esos infundios sobre miles de violaciones en el ejército americano que quedarían impunes o en la misma sociedad noruega. Violaciones sufridas en silencio y sin que puedan demostrarse. Violaciones que sufrirían las esposas cada noche por parte de un marido con el que a la mañana siguiente seguirían haciendo vida normal. Ya está bien que hayáis invertido la carga de la prueba como para además tener que soportar la misandria de acusaciones nunca probadas.

    Si los sueños de la razón engendraban monstruos, los de la razón de género son de la peor especie y nos tienen la misma credibilidad que esa noticia propalada recientemente por Ana Mª Pérez del Campo de los 2.000.000 de niños que cada mañana habían de irse con el maltratador de su madre. Es decir, ninguna credibilidad.

    Eso es lo que quiere decir sin excusas. Como parece que haya que recordar estas cosas en cada entrada estoy pensando en que al igual que en la Academia griega figuraba una frase que decía: "Aquí no entra nadie que no sepa geometría" poner también en algún lugar: Nadie entre que no respete las reglas del debate. Y una de las reglas del debate ha de ser esa que lo que se diga se pueda probar y sin que por supuesto valga si no te gusta Noruega coge otro país.

    Debatíamos recientemente sobre mayorías de edad. La mayoría de edad confiere derechos pero implica obligaciones. No es posible una mayoría de edad como la que pretendéis las feministas de género solo con derechos. Hacer de la mujer un ser que nunca tiene responsabilidad en lo que pasa es la forma más directa de asegurarle una minoría de edad a perpetuidad.

    ResponderEliminar
  19. Ha habido bastantes noticias sobre abusos sexuales en el ejeŕcito USA y unas pocas (muchas menos, porque aqui todo se tapa) sobre abusos sexuales en el ejército español.
    La logica dice que si das a algunas personas un poder omnímodo sobre otras, sin vigilancia ni canales de protesta y control, los abusos sucederán. Además en el ejército sigue siendo habitual un cierto punto de vista que considera a las mujeres una intrusas y no unas compañeras, lo que da más alas a la posibilidad de abusos.

    En cuanto a la posibilidad de que se pague menos en un puesto con exigencias físicas altas a las mujeres porque tienen menos de esa fuerza física, si seǵun tú esa posibilidad es remota... ¿donde está el problema? Pon la regla de que se pagará igual por el mismo trabajo a hombres y mujeres, y si eso ya sucede, fenomenal. A nadie le estorbará una regla que ya se cumple.
    Lo que yo supongo es que en realidad los empleadores no querrían mujeres (si les tienen que pagar lo mismo) para trabajos que requieran altos requerimientos físicos, y no se lo puedo reprochar, es lógico y racional. ¿Cómo les vas a obligar a tomar trabajadores que objetivamente no pueden rendir lo mismo? Pero esos trabajos son cada vez menos, así que tampoco tendria que ser un problema grave.
    Por tanto, lo de alegar que pongo "excusas" (¿de qué?) no le veo la razón. Yo sigo diciendo que me parece bien lo que dices, con las puntualizaciones que digo.

    ¿Que tú no ves necesario que las mujeres sirvan en compañías separadas con un porcentaje de mandos femeninos? Vale, pero esa condición ¿altera el hecho de que estoy aceptando tu premisa? No. Estoy acpetando tu premisa, de hecho.

    Aunque seǵun tú no sea necesario, supongo que podrás aceptar que otras personas que tienen otra opinión sirvan en compañías separadas sin que te pongas nervioso (lo que de todas formas ya han hecho siempre en gran medida los ejercitos, por las diferentes exigencias del entrenamiento y la diferente capacidad de acarrear equipo de combate en condiciones extenuantes, por ejemplo)

    ¿Que tú no ves necesario que se puntualice que se debe pagar el mismo salario por el mismo puesto de trabajo a hombres y mujeres? Vale, pero ¿te parece mal que se ponga la norma, si según tú no va a crear problemas porque ya es así? ¿Que más te da? Lo que abunda no daña. De paso beneficiaría a los trabajadores inmigrantes, por ejemplo, que a lo peor corren el riesgo de que les pase eso.
    De nuevo, esa condición ¿altera el hecho de que estoy aceptando tu premisa? No. Estoy acpetando tu premisa, de hecho.

    Solo falta que expliques como vas a conseguir que los empleadores y los empleados la acepten. ¿Poniendo cuotas obligatorias? ¿Poniendo un servicio civil obligatorio pagado?

    Yo desde ahora me presento voluntaria para conducir una excavadora en obras públicas un par de años, que es una cosa que siempre me ha parecido acojonante. Por mi que no quede...

    ResponderEliminar
  20. No me queda claro si das por zanjado el tema de la discriminación salarial femenina o si pretendes resucitarlo ahora mediante el tema de la fuerza física. Como tampoco si al igual que yo rechazas la manipulación estadística del feminismo de género. Esas entiendo que son las cuestiones que se están dirimiendo.

    Y por favor evita tonterías como si me pongo nervioso. Recuerda que existe una política de comentarios explicada en diferentes ocasiones.

    ResponderEliminar
  21. En apoyo de lo anterior aquí dejo la pregunta formulada por mi a Sara de la Rica en esta entrada de Nada es gratis: http://www.fedeablogs.net/economia/?p=20692

    Mi pregunta:

    - ¿Qué sucede en el sector público y los funcionarios?
    - ¿Por qué crees que algo tan abultado como una desviación como la que señalas sufrida por millones de trabajadoras, no es captada por la inspección de trabajo, los sindicatos y lo que quizá sea más importante: la economía?

    Respuesta de Sara:

    Emilio, estos datos provienen de empresas privadas, y en consecuencia, el sector público y los funcionarios no están incluidos. Por otra parte, el que los complementos salariales sean diferentes no tiene que ser necesariamente debido a discriminación. Hay complementos que pueden estar perfectamente justificados, el problema es que con los datos de los que dispongo no puedo distinguir las partidas exactas de las que provienen estos complementos.

    ResponderEliminar