Twittear

19 noviembre, 2012

Día Internacional del Hombre

7 comentarios:

  1. Anónimo6:03 p. m.

    Lanzo la pregunta: ¿Por qué creen ustedes que se produce este silencio social y mediático sobre el tema HOMBRE? Pregunta que, por mi parte, parece retórica. Pero me gusta escucharos.
    Y otra: ¿Por qué las mujeres, al menos como grupo, hacen gala de esa especie de indiferencia e indolencia cuando se les plantea algo relacionado con los derechos y necesidades de los hombres?

    Juan Ronaldo

    ResponderEliminar
  2. Como mis preguntas coinciden con las tuyas quiere decir que debemos estar en lugares muy próximos en lo referido a las respuestas. Estaría bien que despertásemos de este sueño de los justos antes de que se haga realidad lo que en todo esto hay de pesadilla. A veces tengo la sensación de que cuanto más se demuestra la falacia de las propuestas neofeministas más se retrae la gente y en lugar de un acicate es como si actuaran de freno.

    Estoy en un debate con Miguel Lorente y aunque casi todo lo que extraigo de sus respuestas no hace más que confirmar lo que tantas veces llevo dicho en esta bitácora su confirmación solo me deja mal cuerpo.

    Nota: si alguien está interesado en le debate que comience por el principio es decir comience por los primeros comentarios y venga hacia los últimos, no solo porque será la única manera de enterarse de algo, también porque en los últimos el nivel de las contestaciones deja mucho que desear.

    ResponderEliminar
  3. Por mi parte desconocía siquiera que hubiese un "Dia Internacional del Hombre" y si a este desconocimiento le sumamos todo lo que la dictadura de género ha logrado permear en todos los estamentos sociales, pues el eco que recibimos en días como hoy es el que tenemos ahora.¿Responsabilidad?, la indolencia e indiferencia que señala Juan Ronaldo, por parte de las mujeres en notarlos y del hombre por no defenderlos.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:29 a. m.

    A las preguntas de Juan Ronaldo, creo que el problema pudieran ser LOS PREJUICIOS CONVENIENTES, me explico:
    Raro es el día en el que no vemos una serie de informaciónes parciales y tendenciosas, que busca vincular emocionalmente al público a una idea conveniente para el Poder, igual que la propaganda de Hitler vinculó a su público (¡sus 17 millones de votantes!) a una idea “conveniente” respecto a los judíos. Actualmente, lo que interesa es apartar la atención del público de los problemas de los varones (sobre todo, niños y jóvenes), por lo que sus desventajas y discriminaciones se ocultan o se “explican” a través de eufemismos o prejuicios semejantes a los racistas.
    Saludos:
    Tania.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan Ronaldo10:08 p. m.

      Muy interesante tu idea del PREJUICIO CONVENIENTE. E interesante la comparación con el nazismo y los judíos.

      Eliminar
  5. Anónimo12:52 p. m.

    Obsérvese la frivolidad del siguiente relato:

    http://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2012/11/20/tailandesas-amputan-pene-maridos/00031353411288714123245.htm

    Salvo en casi todo la igualdad de trato es la misma para ambos sexos

    Alberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan Ronaldo10:20 p. m.

      Compárese, así mismo, con el respeto que los órganos viriles (pene y testículos) merecían en la Antigüedad y hasta no hace mucho: "David" de Miguel Ángel; "El Discóbolo" de Mirón, etc. Todo un canto a la belleza masculina y su actividad. No olviden echar un vistazo al Adán siendo creado por Dios de la Capilla Sixtina. Desnudos sin vergüenza ni escrúpulos, artísticos, es decir, transmisores de conocimiento, belleza, cultura y respeto por lo bueno.
      Nada que ver con la pornografía, que además de la cosificación de la mujer, supone cosificación del varón. Si la mujer, en la pornografía, es usada como objeto de placer animal, el hombre es presentado como depredador-violador instintivo. Aquello de "los hombres siempre están pensando en lo mismo". Frase que no paran de repetir las mismas mujeres; idea que se les mete a los hombres desde muy pequeños.

      Eliminar