Twittear

25 marzo, 2013

Género y crisis educativa



La cuestión del género es escurridiza y no se deja atrapar fácilmente. Y quizá ese sea el rasgo que mejor caracterice en lo social  la relación hombre-mujer, en el momento presente. Planos que tan pronto se tocan como se ignoran.  El neofeminismo se niega a cualquier debate social de sus políticas lo que no es óbice, al menos en los últimos tiempos, para que sus intereses y propuestas sean las que se acaben imponiendo. 

La actual crisis educativa exigiría que la variable género fuera imprescindible en su análisis, no solo por el mayor fracaso escolar masculino, o porque el profesorado en las primeras etapas educativas es muy mayoritariamente femenino, también porque el desarrollo emocional y cognitivo es mucho más precoz en las chicas que en los chicos lo que de hecho abre un importante gap en el rendimiento escolar de ambos que terminará siendo clave en el fracaso escolar masculino, también porque alguna respuesta habría que dar al hecho de en un plazo de 25-30 años la evaluación del rendimiento escolar de chicos y chicas se haya invertido completamente, o que caminemos hacia una proporción de universitarios de dos a uno favorable a ellas.

Pero no, frente al silencio femenino en general y de forma más visible frente al espeso silencio del neofeminismo tan atento a otras desigualdades, los analistas  -mayoritariamente masculinos- obvian esa dimensión y pretenden que sea posible un diagnóstico que  ignore que la realidad escolar y educativa de ese modo quedará amputada. Y así llevamos muchos años sin que hasta el presente sea posible un diagnóstico compartido y en consecuencia se elaboren unas propuestas que permitan superar el actual y lamentable estado en que nos encontramos. 

Primero fueron las evaluciones PISA, después las PIRLS-TIMMS y por medio muchas otras tanto nacionales como estatales. En el momento presente salen a luz pública las enormes carencias de formación de las facultades de formación del profesorado y la existencia, en palabras de Enrique Moradiellos de  “…un gremio profesional con aspiración al control unívoco de una materia definida como “ciencia de la educación” o “que la formación universitaria recibida ha descuidado gravemente los fundamentos disciplinares (el conocimiento derivado del cultivo de las disciplinas científico-humanísticas: historia, matemáticas, literatura, biología…) en beneficio del saber formal y procedimental de las “ciencias de la educación” (teorías psicopedagógicas, doctrinas didácticas, praxologías docentes…).

Urge romper ese hielo que hace que los varones guarden silencio frente a la cuestiones de género como si se tratase de materia de exclusiva femenina. Será la única manera de encontrar las respuestas que necesitamos a temas como el de la educación y tantos otros. 

3 comentarios:

  1. Anónimo8:08 p. m.

    Los hombres no se quejan ni se defienden cuando se les insulta públicamente en su conjunto, como se hace por ejemplo con este libro,"Todos lo hombres son unos cerdos y merecen su muerte,,,,, de Sonya Steinem"
    ¡Imaginémonos la que se armaría si un libro así se dedicara a cualquier otro colectivo! ¡Y no digamos si el colectivo fuera susceptible de ser considerado biológicamente inferior!
    En cambio, a los varones tampoco les importa que se diga que son biológicamente inferiores y peores que las mujeres. De hecho, esta inferioridad se les supone por sistema. Por ejemplo, sólo hay que fijarse en la despreocupación ante su menor esperanza de vida, que ha crecido tanto últimamente, hasta situarse entre los 6 y 14 años por debajo de la de las mujeres. O su alto índice de suicidios y de población penal. ¡Nunca se sospecha que pueda ser por tener mayores dificultades en la vida que las mujeres!
    Y, si no es por esto, debe ser porque se supone que son más débiles y más malos por naturaleza. Nadie se molesta por estos prejucios, que son implícitos en todas las administraciones, partidos, sindicatos, universidades, intelectuales, etc. Y que se hacen explícitos.
    Saludos:
    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suscribo todo lo que has comentado Pedro. Quiero añadir que esto es una prolongación de que el único racismo universal aceptable es el que se practica hacia la etnia blanca, como cualquier tipo de comentario despectivo respecto a los europeos u occidentales en general al ser los responsables del sufrimiento universal. Todo ello tan del gusto de la progresía en general, por lo que no es nada extraño que vayan en el mismo lote ideológico.

      Eliminar
  2. Anónimo10:50 a. m.

    Oficialmente resulta que los que tienen mayor mortalidad y menos esperanza de vida son los que tienen la vida más fácil y mayores ventajas en TODO. ¡Sobre todo porque tienen mayor fracaso escolar, mayor índice de suicidios, están llenando a rebosar las cárceles y son la mayoría de los “ sin techo ”! ¡Ja! Y pierden el 97 % de los juicios por la custodia de sus hijos. ¡Y son tan ricos que siempre les toca pagar las pensiones y hasta los gastos de los amantes de su mujer! ¡Y tienen TODOS los partidos políticos y TODOS los sindicatos en su contra! ¡Y todas las ONGs! ¡Menudos privilegiados! ¡Hay que ser machitos fanfarrones para creerse todo esto!
    Saludos:
    Pedro.

    ResponderEliminar