Twittear

04 marzo, 2013

¿Sueño, pesadilla,o sueño y pesadilla?


A propósito de ese comentario aportado por Arturo en la entrada anterior reconozco  mi dificultad para entender cómo es posible que el neofeminismo haya conseguido amordazar de la forma que lo está haciendo a amplios sectores de la sociedad comenzando por la política, continuando por la prensa y pasando por todo tipo de profesionales, también los relacionados con la Justicia. Cómo es posible que periódicos que se dicen serios ofrezcan la imagen sesgada que ofrecen sobre todo lo que tiene que ver con la igualdad y el género, o cómo pudo y puede estar siendo  que el protocolo de la violencia de género se haya impuesto en todos los eslabones de la cadena: desde el informe médico, hasta la sentencia, sin importar ni principios, ni conquistas de la civilización, ni presunción de inocencia  y convirtiendo la palabra de la mujer en verdad revelada. 


Y quizá la primera pregunta que quepa formular es la de por qué esta materia no es susceptible de debate, por qué los asuntos relativos al género se deciden en grupos cerrados y compactos que luego los políticos aprueban. Por qué quienes van de civilizados saltan a la yugular de Toni Cantó, y en lugar de datos o clarificación lo único que ofrecen son amenazas y anatemas. Si tal como recientemente publicó la prensa durante los 7 años de vigencia de la LIVG se han dictado 207.000 condenas sobre un total de denuncias de algo más de 900.000, nos encontramos con un porcentaje de condenas del 23%, y por tanto,  la pregunta que hay que contestar es qué pasa con el 77% restante, qué pasa con esos casi 700.000 varones sometidos al durísimo protocolo de violencia de género. ¿Una sociedad que se dice democrática puede hacer el vacío sobre algo así? ¿No sería esta la cifra que deberían aclarar medios de comunicación, organizaciones feministas y partidos políticos de lo políticamente correcto? ¿Basta con dictar un anatema como si estuviéramos en la Edad Media y de un asunto de fe se tratase? 


Pero tomemos otra asunto que aun siendo profundamente emocional parece que lo es menos que el anterior:  la modificación de la ley de divorcio en el año 2005, y particularmente lo relacionado con la custodia compartida,  donde todo tipo de cosas  extrañas tuvieron lugar y aunque en principio desde el PSOE se habló de un error en la votación que se subsanaría más adelante, es hoy el día que tal cosa no ha sucedido y han pasado 8 años y se han dictado cientos de miles de sentencias con el citado error plenamente vigente.  Convendría no olvidar que la reforma de la Ley de divorcio se hizo con intención de incorporar a la misma la custodia compartida y acabó como acabó, es decir, convirtiéndose en el principal obstáculo para que algo así pudiera ser posible en la sociedad española.


O que el Pleno del Tribunal Constitucional tardó siete años  en declarar inconstitucional y, por lo tanto, nulo, el inciso del artículo 92.8 del Código Civil que establecía como preceptivo un informe “favorable” del Ministerio Fiscal para que el juez pudiera acordar la guarda y custodia compartida de un menor, cuando no existía  acuerdo previo entre los progenitores, y en general todas las circunstancias anómalas que han rodeado este asunto desde los primeros momentos de su tramitación en el Congreso de los diputados.  Circunstancias anómalas en su tramitación y secretismo en su desarrollo y  aplicación.  


En este asunto la izquierda como la derecha, los más feministas y los menos feministas optan al unísono por la ausencia de transparencia y aquello de luz y taquígrafos parece que no está pensado para materia tan trascendente y de tanto interés social hasta el punto de que el reducido grupo que constituye el lobby feminista ha conseguido en todo momento imponer sus tesis y que sus postulados acaben siendo filosofía de Estado que se impone sin importar nada. Primero un “error” en la votación por parte del grupo socialista, luego una promesa de que dicho error se enmendaría sin que jamás eso haya sucedido y finalmente que el TC haya tardado siete años declarar inconstitucional lo que lo era desde el principio, no dejan de ser circunstancias que añadidas a todo lo que con posterioridad veríamos, incluidas denuncias como las de María Sanahuja, deban y puedan dejar a uno confiado en el funcionamiento de  las instituciones que deciden en materia tan sensible en un Estado de derecho. 

El sueño de unos pocos se ha convertido en la pesadilla de muchos

 

5 comentarios:

  1. Anónimo3:53 p. m.

    No somos iguales ni a la hora de que ciertos periódicos informen de igual modo tratándose de un varon o de una mujer, cuando se produce un suicidio por desahucio.

    Lo del lema del ayuntamiento de Ciudad Real para el día de la mujer trabajadora: http://blogs.elpais.com/mujeres/2013/03/la-mujer-la-obra-perfecta-de-la-creaci%C3%B3n.html

    por mucho de los grupos feministas lo denosten revela un estado de cosas que deberían llevar a una reflexión profunda sobre la sacralización de la figura femenina en nuestra sociedad y si algo así es bueno para la igualdad o todo lo contrario.

    Alberto

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:17 p. m.

    Los privilegios de la mujer no son tales, las mujeres del pueblo no ganamos nada porque lo que recibimos no puede compensar, ni remotamente, lo que perdemos. Si una autónoma tiene ventajas económicas sobre el trabajador por cuenta propia varón, si la mujer se verá favorecida por las leyes del Estado ¿qué significa eso? Significa únicamente que tendremos beneficios en aquellos terrenos a los que nos dirige el poder que nos otorga esos derechos, que, como el conductismo clásico, usa el refuerzo positivo/negativo para hacer de nosotras el nuevo perro de Pavlov, seres manipulados completamente. ¿Qué son esas migajas cuando hemos perdido el control sobre la propia existencia, cuando se nos obliga a la soledad, se nos niega el uso de la propia inteligencia, se nos despoja de la voluntad y el albedrío, se nos prohíbe la maternidad y la vida erótica? ¿Cómo podría el dinero y el privilegio del odio que ofrece la LOVG compensar la pérdida de nuestra humanidad?
    Bajo este sistema todos los privilegios tienen el rostro de la esclavitud, en el pasado las supuestas prebendas de que gozaban los varones iban acompañadas de obligaciones, algunas livianas aunque injustas, como hacerse responsables y proteger a las mujeres, y otras atroces y monstruosas, la de servir al Estado como soldados en las guerras. Los feministas, cuando hablan del patriarcado OCULTAN su realidad, la de los millones de hombres que morían en conflagraciones que no habían creado ellos sino las instituciones del poder, y, por lo tanto MIENTEN.

    Fdo: Prado Esteban

    ResponderEliminar
  3. Lo del ayuntamiento de Cidudad Real habría que enmarcarlo, aun cuando dicen que la frase la han tomado de Buda quitándole la referencia al alma para evitar connotaciones religiosas, en un nuevo culto mariano. A tenor de lo dicho, éste de carácter laico.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:21 p. m.

    Una noticia que nuestros medios de comunicación no van a tener mucho interés en destacar: madre asesina a su hijo porque cree que, tras la circuncisión, el pene de éste es demasiado pequeño.

    http://www.noticiasdenavarra.com/2013/03/04/ocio-y-cultura/que-mundo/una-mujer-indonesia-mata-a-su-hijo-porque-tenia-el-pene-pequeno

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo5:08 p. m.

      Si cambiamos algún término y ponemos otra barbaridad como por ejemplo que un padre ahoga a su hija de 9 años por haber perdido la virginidad a raíz de una cliteroctomía, entonces tendríamos raca raca para una temporada. Pero claro, no es lo mismo. en un caso es analizada por un psicólogo (incluso en Indonesia) y en otro sería destripado en público, porque está claro que si mata la madre es una loca muy raramente una asesina

      Arturo

      Eliminar