Twittear

07 noviembre, 2016

Cómo está el patio feminista



Se trata de sendos artículos: el primero de María Pazos Morán en El Periódico y el segundo de Patricia Merino en Público, sobre la iniciativa legislativa de igualar los permisos paterno y materno en 16 semanas. Ambas feministas y en medios de izquierda pero con criterios opuestos en cuanto a la conveniencia de la medida. Juzgad por vosotros mismos la consideración que les merece el llamado superior interés del menor y el del padre.


Permitidme solo un párrafo del de María Pazos: “En el empleo, si eres hombre tendrás más probabilidad de ser jefe, electricista, metalúrgico o cualquier otra profesión "masculina", mientras que si eres mujer es más probable que seas precaria, cuidadora, maestra o enfermera. ¿No es equivalente a la segregación racial o al sistema de castas?”


Y otro del de Patricia Merino: “La propuesta ha sido alegremente aprobada por el Congreso sin oposición, por lo que presumiblemente el nuevo gobierno se pondrá manos a la obra para orquestar una medida que es agraviante para las madres españolas, y dañina para las criaturas que nacen en este país. No sería sorprendente que sean capaces de implementarla sin consultar la opinión de la ciudadanía y de las madres reales, puesto que, de hecho, sus intereses y sus demandas son ignorados en esta reforma. Es difícil imaginar que quienes han votado a favor de la propuesta crean realmente que tales permisos puedan llevar a construir una sociedad más justa e igualitaria. Si la reforma finalmente se hiciera, y dentro de 10 o 15 años se constatara que tan generosa inversión sirvió sobre todo para extender las vacaciones de algunos empleados varones y para consolidar que la maternidad de las españolas sea la más devaluada de Europa, quizá entonces los políticos españoles comprenderán que su implantación fue un error.”


http://www.eldiario.es/tribunaabierta/Segregacion-sexual-favor_6_576802353.html


http://blogs.publico.es/econonuestra/2016/10/27/permisos-iguales-e-intransferibles-o-como-incrementar-los-derechos-de-los-padres-en-el-pais-de-europa-donde-las-madres-disponen-de-menos-apoyos/#disqus_thread



2 comentarios:

  1. Anónimo12:07 p. m.

    ¿Qué podemos pensar sobre la visión de la realidad de alguien que piensa que ser "electricista o metalúrgico" es propio de las castas (sic) elevadas, en tanto que ser "maestra o enfermera" está reservado a las pobres "castas" sometidas?

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es bastante asombroso que alguien entienda como discriminatorio trabajar como maestra o enfermera por comparación con un metalúrgico, aunque no sé si todavía lo será más comparar eso con la segregación racial o el sistema de castas. Uno acaba por pensar que alguien que dice algo así no es capaz de medir el alcance de sus palabras o vive en un mundo que no es el que conocemos.

      Si a eso añadimos que como ella misma recoge en su biografía trabaja en el Instituto de Estudios Fiscales del Ministerio de Economía y Hacienda desde 2004 coordinando la línea de investigación Hacienda Pública e Igualdad de Género, se da cuenta de hasta qué punto es grave que algo como los estudios de género gocen de todas las prebendas del Estado y provean los materiales con los que luego se elaboran dictámenes y leyes.

      Eliminar