Twittear

31 octubre, 2007

Feminismo e igualdad

He descubierto, un poco por casualidad, el siguiente documento. Ya sé que lo hago tarde, pero creo que es un documento por el que ha pasado poco el tiempo y que recoge sin ambages la posición del feminismo institucional en relación con algunos grandes temas de la relación hombre-mujer y la igualdad; aunque, después de la lectura de un texto como éste, seguir hablando de igualdad sea realmente difícil, tan difícil, al menos, como pensar que quien lo suscribe está por algo que la recuerde aunque sea remotamente. Lo encontrareis aquí:

http://www.separadasydivorciadas.org/articulos/OBRAS%20SON%20AMORES.pdf

Aunque el texto lleva el campechano título de: Obras son amores, el posicionamiento que recoge en relación con algunos temas: definición de feminismo, la afirmación de que ley contra la violencia de género no se inscribe en la filosofía del castigo (menos mal que a estas alturas tenemos estadísticas y sabemos que en base a ella se han condenado a 50.000 hombres en menos de 2 años); incluso hablar de la benignidad de la penas, como si una orden de alejamiento en la que el hombre queda privado de todo: familia, casa, barrio, etc, pudiese considerarse algo benigno y no sonase a choteo malévolo e irresponsable la comparación con pintar un graffiti; identificar como agresores a quienes demandan la custodia compartida, etc. etc.

Eso sin mencionar el tono claramente conminatorio en el que está escrito, la continua vinculación de todo con la violencia o descubrir que la fundamentación última de todo el escrito no puede ocultar el interés económico que mueve el mismo y por eso: “las asociaciones de mujeres advirtieron de que semejante tratamiento de la custodia compartida iba a servir de motivo de presión e instrumentalización de los hijos/as y en definitiva un impedimento para ejercer el derecho al divorcio por parte de las mujeres o moneda de cambio para un acuerdo con pensiones más bajas, venta y reparto del domicilio familiar, etc.”

Es decir, que hay un malo de la película: el varón, al que si se le dan los mismos derechos que a la mujer, es decir la custodia compartida, el la utilizará como moneda de cambio, incluso pretenderá ¡¡¡ojo!!! la venta y reparto del domicilio familiar. Lo justo, habría que concluir en consecuencia, es que la mujer se quede con todo: los hijos, el domicilio familiar y una buena pensión, ¿ quizá sea así como haya que entender la igualdad?

En fin, me cuesta seguir haciendo comentarios sobre algo tan alejado de cualquier ponderación. Por lo demás me gustaría leer vuestros comentarios. Sólo dos cuestiones para terminar, la definición de feminismo se las trae, quizá haría falta que un experto la analizase, pero también, se hace necesario constatar que el pensamiento que rezuma todo el texto, es el pensamiento del feminismo dominante español y todavía más, el pensamiento que ha inspirado las leyes de igualdad en nuesto país. Decidme vosotros si no haría falta entrecomillar ese tipo de "igualdad."

2 comentarios:

  1. Anónimo1:01 p. m.

    *(Fran) He leído el texto feminista y a la luz de la realidad,no me cabe la menor duda de que son "cantos de sirena" que pueden resultar sumamente seductores y tentadores para la gran mayoría de mujeres y para no pocos hombres también. Es bien conocida la capacidad que tienen algunas mujeres para maltratar psicológicamente a sus parejas. Este texto feminista me parece de lo más manipulador, chantajea emocionalmente al lector e intenta seducirlo con utopías y supuestas realidades ideales que muchos antes que el feminismo en la historiam ya habían evocado, como la idea de igualdad total entre los seres humanos, pero con la variante de esta ideología, de que el feminismo reivindica esos estados ideales sólo para la mujer, atribuyéndole a los hombres, a todos sin excepción un estado y un orden de cosas que le permiten, al menos en teoría disfrutar de esa igualdad y justicias sociales que ahora el feminismo reivindica también para el género femenino.

    La ideología feminista insiste en que la historia la han hecho los hombres y yo lo que opino es que los hombres lo único que han hecho es adaptarse a la historia que les ha tocado vivir en cada momento, exactamente igual que las mujeres. Que la que manda realmente es la realidad y la naturaleza última de las cosas y que en este sentido, la especie humana, hombres y mujeres no han tenido demasiadas elecciones y se han visto obligados tanto los unos como las otras a adaptarse lo mejor y más rápidamente posible a las circunstancias imperantes, sociales y medioambientales.

    Hoy el hombre es más libre que nunca de elegir su destino y de decidir qué vida desea compartir con su compañera y por eso, no es casualidad que sea éste el tiempo en que la hembra humana comienza también a gozar de esa misma libertad. Si fuese cierta la existencia de esa instinto nato o cultural y promovido siempre sólo por los hombres, de dominación del sobre la mujer, a día de hoy la mujer seguiría relegada al varón en occidente y ya vemos que esto no es así y que más que del varón, la emancipación y la libertad de la mujer, pero no sólo de la mujer, sino también del hombre y de todas las personas en general, depende más bien del desarrollo económico que confiere en última instancia la libertad personal y de elegir.

    Por tanto la ideología feminista me parece obcecada, parcial, sesgada y por supuesto tremendamente sexista y centrada únicamente en lo femenino. Una ideología así, no puede erigirse en representación de toda la especie humana. Habrá que agradecerle diversas aportaciones al desarrollo de la mujer y del conjunto de la humanidad pero ni mucho menos nos llevará el feminismo a la consecución de la libertad de los indivíduos todos ni a la erradicación de las mayores injusticia que soporta la humanidad (hombres y mujeres)históricamente.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:53 a. m.

    Vaya tela, casi parece sacado de un generador automático de artículos, como este, que genera uno distinto cada vez.

    Bueno, ha sido difícil sacar algo en limpio de todo ese batiburrillo de colectivos, opresión del patriarcado y mujeres del mundo uníos...

    Pero hay alguna cosa interesante, por ejemplo, me ha parecido entender que una persona no puede definirse como feminista en base a una definición objetiva, sino que sólo eres feminista si las feministas dicen que lo eres.

    Vaya, hombre. Acabáramos!

    ResponderEliminar