Twittear

03 octubre, 2007

¿Qué nos pasa a los hombres?

A estas alturas creo que la pregunta que más urge responder en relación con la igualdad sería la de qué nos pasa a los hombres. ¿Acaso el esfuerzo tenaz y constante de cierto feminismo identificando la condición masculina con lo peor ha calado tan hondo, que ha conseguido plenamente su objetivo de mantenernos en silencio por lo que pueda pasar? En la contraportada de un libro de Ivon Dallaire figura una frase que dice algo así como que “los hombres son, en el presente, el único grupo contra el cual se puede despotricar públicamente sin que nadie, ni ellos mismos, osen defenderse" o como lo expresa Elisabeth Badinter respondiendo a la pregunta de por qué siendo los hombres los más perjudicados por la actual deriva feminista son los que menos protestan:

- Están contagiados por el pensamiento feminista «bienpensante», y se mueren de miedo ante la idea de pasar por «machos», es decir, por cabrones reaccionarios. En el momento del debate sobre la paridad, cualquiera que manifestase su discrepancia era «fusilado» por los grandes diarios de izquierda, Le Monde y Libération. Hay que tener poco o nada que perder para afrontar estos ultrajes.

En fin, este estado de cosas lo podemos corroborar todos los días en la actitud y la expresión de muchos personajes públicos y como no en los medios de comunicación. La situación llega a ser tan esperpéntica que en las instrucciones de montaje de un mueble de Ikea me encontré que para representar cómo no debía hacerse utilizaban la figura masculina, y para representar cómo sí debía hacerse la figura femenina. Da lástima pensar que hace bien poco tiempo eso, pero a la inversa, era lo que denunciaba, y muchos combatimos, el mismo feminismo que hoy no duda en aceptar esas situaciones como lógicas. Es como si no hubiese, aunque muchos lo llegáramos a creer, un camino para el entendimiento y la única opción fuera o machacas o eres machacado.

Esto por lo que respecta las personas. En lo que hace a las fuerzas políticas quizá baste saber que ERC e IU acaban de proponer una Renta Básica de Ciudadanía "universal e incondicionada", un sueldo que no distingue a ricos de pobres, para que todos los interrogantes sean posibles.

1 comentario:

  1. Anónimo2:21 p. m.

    Buena pregunta.

    Como tú comentas, las acusaciones de machismo pueden llegar a hacer mucho daño. Ante esa perspectiva a veces es mejor estar callado, a no ser que no tengas nada que perder. Lo que ocurre es que los políticos SÍ tienen mucho que perder, por eso tragan lo que sea con tal de no contrariar al voto feminista y al de las mujeres en general.

    Por otra parte, sigue sin estar bien visto que los hombres se quejen. ¿Que tu mujer te maltrata? ¡Anda ya, calzonazos! ¡Sé un hombre!

    En general, lo que nos pasa a los hombres es que cuando un hombre se ve perjudicado por alguna injusticia, se le sigue considerando "persona, no género" No existe la conciencia de que un hombre pueda tener problemas por el mero hecho de serlo, mientras que en el caso de una mujer eso se da por sentado incluso aunque no sea así. Eso es la base de la ley integral contra la violencia de género, por ejemplo.

    Cuando una mujer sufre una injusticia se la considera "género, no persona", mientras que sólo se considera "género, no persona" a un hombre, cuando maltrata o discrimina a una mujer. Cuando ocurre al revés, se trata de un individuo, o de muchos individuos, pero no de "los hombres"

    ResponderEliminar