Twittear

23 enero, 2008

La lógica de género

En esta tarea de poner en entredicho la “marcha hacia la igualdad” diseñada por el feminismo de género y puesta en práctica por los distintos Gobiernos de este país, desde el lado masculino, está casi todo por hacer y, en ausencia de cualquier resistencia, está claro que aquí puede suceder cualquier cosa como pone de manifiesto la última propuesta del PP de rebajar el IRPF a las mujeres.

Si las democracias se caracterizan por una serie de contrapoderes que moderan los distintos poderes, en el caso del “género” se trata de un poder con tendencia al absoluto, carente de cualquier contrapoder, pues más allá de ciertas declaraciones formales todas las fuerzas políticas están haciendo suyo sino el ideario, si al menos, la deriva discriminatoria para el hombre, que el mismo supone. Sería interesante indagar que número de personas no se consideran dignamente representadas en las Cortes Generales, en relación con estos temas.

Que una propuesta de ese estilo, según la cual una mujer que ganase mucho más – 3,4,5… veces más- que un hombre tendría derecho a una deducción en renta de la que el hombre carecería, pone al descubierto que frente al género la critica política, social y cultural desaparecen completamente y solo hay lugar para el silencio. Pero también, que cualquier lógica: matemática, fiscal, la que sea, dejan de tener validez cuando de propuestas de género se trata.

El caso de la discriminación salarial que se maneja todos los días, en todos los foros, con un porcentaje diferente en cada uno de ellos, y que está en la raíz de esta propuesta del PP supongo pasará a la historia como el mayor fraude intelectual masivo de todos los tiempos pero mientras tanto ahí está para asombro de cualquier persona que no se pierda con los números. Y de poco va a valer la demostración de Wonkapistas de que las mujeres entre los 16 y los 29 años ganan por hora trabajada un 6% más que los hombres. Eso al margen de que es falsa la afirmación de que un hombre y una mujer ganan diferente desempeñando el mismo puesto de trabajo, como por otro lado estarían obligados a hacer cumplir todos los organismos públicos y privados en este país, a riesgo de incurrir en delito perfectamente recurrible ante cualquier tribunal de justicia.

Que ante tal propuesta guarden silencio la mayoría de la clase política, los opinadores de uno y otro lado, pero sobretodo los sindicatos, lo que hace es poner de manifiesto que frente a estas cuestiones rige una lógica diferente, frente a la cual los agentes sociales muestran la más absoluta desorientación, incluso cuando la propuesta, como en este caso, toca al núcleo central de su actividad y la razón de su existencia. Si los sindicatos pelean por evitar la discriminación salarial pero luego transigen que la norma fiscal los desiguale, qué sentido tiene su actividad. Pues eso sería lo que sucedería. El convenio fijaría unas retribuciones para tal puesto al margen de si quien lo ocupase fuese hombre o mujer, pero la norma fiscal haría que la mujer ganase más porque su retención y su impuesto serían menores.

Antes de ponerme con esta entrada pensaba que quienes no estamos de acuerdo con la actual deriva de género –especialmente hombres pero también muchas mujeres- deberíamos ser capaces de comenzar a formular en positivo qué cosas reclamar de los políticos y la sociedad y no sólo comentar la “última discriminación” que se nos echa encima pero sin quererlo me he puesto con lo anterior y ahí se me ha ido el tiempo. En cualquier caso animaros a formular cuestiones en positivo sobre las tareas que consideráis tenemos por delante quienes peleamos por la igualdad (quizá debiéramos llamarnos “igualitaristas”) tanto en lo referente a cómo hacer llegar este mensaje a la sociedad cuanto en las reivindicaciones concretas que formularíamos a un político en campaña electoral, situación en la que por otro lado estamos

3 comentarios:

  1. Anónimo1:21 a. m.

    Un artículo muy interesante, aunque no hable sobre el tema concreto de esta entrada. Está escrito por la psicóloga Amaia Beranoaguirre.

    http://www.diariodeleon.com/se_opinion/noticia.jsp?CAT=108&TEXTO=6367143

    ResponderEliminar
  2. Realmente interesante el artículo de Amaia Beranoaguirre. Gracias por tu colaboración.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. No hará falta repetir que es muy interesante la entrada de la bitácora de Emilio. Pero esta vez tenemos que agradecerle al comentarista anónimo el vínculo al artículo de Amaia Beranoaguirre. Gracias por partida doble.

    ResponderEliminar