Twittear

12 octubre, 2010

Mineros chilenos 2

Resulta asombrosa la distancia que separa la insobornable unidad de los hombres denunciada por el feminismo y que explicaría el famoso techo de cristal, -como ese nivel al que las mujeres no pueden acceder por la acción concertada de los hombres-, y la realidad de quienes como nosotros pretendemos un foro de discusión, ya no masculino sino sobre la masculinidad y sus problemas, y nos tropezamos con infinitas dificultades para reunir en torno a esta cuestión a penas unas centenas de hombres si juntásemos todas las iniciativas.

Lo cierto es que lo masculino en cuanto tal,  ni se plasma en los estudios de género ni aparece por casi ninguna parte. La pretensión del feminismo de que el Marca es el equivalente en masculino al amplísimo repertorio de revistas que pueblan el quiosco hablando de salud, belleza o actualidad femeninas,  no deja de reflejar en sí mismo la profunda desigualdad existente en estos asuntos y que hace muy difícil, por no decir imposible, dar crédito a las diferentes teorías sobre el techo de cristal y la tribu de los hombres contra la tribu de las mujeres que, por lo demás,  no encuentra reflejo social por ninguna parte.

Los hombres no sólo no anteponemos nuestros problemas y preocupaciones a cualquier otro tema de conversación, sino que prácticamente no hablamos de nuestra salud o bienestar, como si se tratase de temas que abordásemos con pudor o resultasen un punto egoístas. Y si alguna vez nos referimos a nuestros asuntos más personales les quitamos hierro evitando el tono serio y formal. Excepto esas situaciones en las que no existe más remedio por estar uno convaleciente o haber sufrido un accidente. Nada que ver con las féminas en las que su salud, su bienestar y su belleza son tema constante de preocupación y constituye buena parte de las conversaciones entre mujeres.

Lo cierto es que la resultante, a veces, es demasiado cruel con los hombres. En El País de ayer se hablaba de las peticiones de los psicólogos a los mineros chilenos, en el sentido de  que rebajasen su expectativa de un grato reencuentro con los suyos, en unos términos que por momentos la sensación que producía  era poco menos  que deberían pedir perdón por habernos tenido a todos tan en vilo y angustiados, pendientes de su suerte durante tanto tiempo. Pareciera que debieran borrar cualquier huella de trauma psicológico antes de salir de nuevo a la luz. Ya se sabe el trauma psicológico en determinados casos puede venir provocado por un detalle nimio, en algunos otros no se puede ni mentar si no se quiere evitar el rechazo de los demás.

Pensé por un momento que si en un contexto así las protagonistas fuesen féminas el tratamiento informativo llegaría hasta la ONU como la prueba más incontestable de la discriminación y maltrato a las mujeres, a quienes después de volver del infierno se las preparaba para la contención en las expresiones de alegría y  en la manifestación de los afectos, incluso para  el rechazo de los suyos. No pude evitar pensar  en la prescindibilidad -la expendability de que habla Pelle Billing en su última entrada- y menor valor de la vida de los hombres.

9 comentarios:

  1. juanmaria2008@gmail.com8:46 p. m.

    [Modo Hillary Clinton ON] Ten en cuenta, Emilio, que las auténticas víctimas de este episodio han sido las mujeres, que han tenido que hacerse cargo en solitario de los hijos e hijas, mientras todo el Patriarcado se volcaba mediáticamente ante un simple accidente laboral.

    Además, creo que estas mujeres no han cobrado la pensión, digo el salario, en estos dos meses.

    [Modo Hillary Clinton OFF]

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho este artículo. En verdad cuando sucede una desgracia a las mujeres por alguna razón es más trágico. También es interesante mencionar que las noticias dicen "mineros" en lugar de decir "hombres"

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:38 p. m.

    Uno de los botines más preciados que las feministas esperan obtener (y lo están consiguiendo), como fruto de sus mentiras, tergiversaciones y exageraciones, es sin duda la exclusividad del victimismo. Víctimas de verdad, auténticas y genuinas sólo son ellas, es lo que nos intentan inculcar a través de sus medios amaestrados. La constante aparición de víctimas masculinas (del sistema educativo, de la legislación hembrista, de divorcios injustos, de accidentes laborales, delincuencia, suicidios, etc.), la justifican con un sencilla serie de justificaciones escalonadas. La primera será dudar de los hechos relatados ("no será para tanto", "los hombres son muy quejicas"); si no es suficiente, se aludirá a la culpabilidad de la víctima ("ellos se lo han buscado"), y si no queda más remedio que reconocer la injusticia, se recurrirá a un manipulada contabilidad general ("ya era hora de que alguna vez los hombres salieran perdiendo"). Pero jamás llegarán a la conclusión de que se trata de hechos injustos que es preciso remediar. Todas las acciones correctivas emprendidas por parte de las administraciones públicas deben tener a las mujeres como únicas beneficiarias, porque ellas son las verdaderas víctimas; los demás son impostores. Ese es el modelo de igualdad que nos proponen, y que los hombres, como borregos, vamos aceptando.

    Un saludo, compañeros.

    Humberto.

    ResponderEliminar
  4. Yo me pregunto...si hubieran quedado atrapadas 33 mujeres en la mina (altamente improbable, ya que aquí no se aplican cuotas laborales al ser un trabajo desagradable y peligroso), ¿hubieran haber podido ser rescatadas por otro equipo enteramente femenino?. El responsable de toda la operación es un ingeniero que ha exhibido una templanza a lo largo del proceso genuinamente masculina. El encargado de la perforadora, un simpático "gringo" que buscaba pozos de agua en Afganistan, ha exhibido una sangre fría y concentración tal que sólo es posible encontrarla en varones (las mujeres presumen de poder hacer varias cosas a la vez...que generalmente se hacen mal). Por otra parte, 33 mujeres durante tanto tiempo en el fondo de una mina...?hubieran conservado la templanza?. Aún así, de todo esto, la frase por antonomasia es la de una que dijo que hoy, la madre tierra parirá 33 vidas...como si el trabajo dedicado de todo un equipo formado exclusivamente por varones hubiera sido una anécdota.

    ResponderEliminar
  5. 33 cruces que no fueron:

    http://www.elpais.com/articulo/opinion/Treinta/cruces/fueron/elpepuopi/20101014elpepiopi_4/Tes

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6:02 a. m.

    Estos días se puede notar, una vez más, la diferencia que en los medios de comunicación se presta a los actos violentos, según sean hombres o mujeres los culpables de ellos.

    Un día sí y otro también se han abierto los telediarios con las noticias de mujeres asesinadas por sus compañeros. Pero en estos últimos días, precisamente, no han faltado casos de lo contrario. Una búsqueda superficial en Google (por la palabra "detenida") ofrece los siguientes resultados:

    El día cuatro, en Móstoles, una mujer le clavó unas tijeras en el cuello a su marido:

    http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=540272

    El día nueve, una mujer mató a su novio en Alberic; por las mismas fechas, y en Valencia una mujer apuñaló a su pareja:

    http://www.levante-emv.com/sucesos/2010/10/10/detenida-alberic-matar-novio-dejarlo-campo/746319.html

    El día 14, una mujer apuñaló a su compañero en Sevilla:

    http://www.europapress.es/andalucia/noticia-juez-decreta-ingreso-prision-brasilena-apunalo-hombre-convivia-20101014190514.html

    Evidentemente, bastaría con presentar estas noticias con el suficiente despliegue mediático, para crear en la sociedad la impresión de que hay una conspiración femenina para exterminar a los hombres. Esto se podría aún redondear con otras noticias que ejemplificarían hasta donde puede llegar la crueldad femenina, entre otras disponibles:

    Abandona a su bebé en la basura (día 14, Albacete):

    http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=552255

    Recorre cinco quilómetros con su cuñada sobre el parabrisas.

    http://www.20minutos.es/noticia/742905/0/cunada/encima/coche/

    En Colombia, una enfermera mata a un bebé de su hospital a golpes, porque sospechaba (erróneamente) que era hijo de su marido con otra mujer:

    http://www.elmundo.es/america/2010/10/15/colombia/1287106123.html

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  7. Este otro artículo también merece la pena:

    http://www.lavozdegalicia.es/opinion/2010/10/14/0003_8782827.htm

    ResponderEliminar
  8. Excelente artículo el de La Voz de Galicia. Digamos que según los cánones del feminismo de cuota que nos gobierna, esta ha sido una odisea "machista". 33 mineros varones sepultados, equipos de hombres perfectamente coordinados, un presidente varón que ha sabido movilizar a su nación...Cualidades masculinas como la templanza, el análisis, la creatividad para buscar soluciones bajo presión, la camaradería hacen que esta historia se convierta en un canto al masculinismo. Una pena que ahora puedan convertirse en carne de cañón de la telebasura y de un público, mayoritariamente femenino, muy dado al morbo.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo11:52 a. m.

    http://www.elpais.com/articulo/opinion/hubo/milagros/elpepuopi/20101019elpepiopi_4/Tes

    Alberto

    ResponderEliminar