Twittear

15 octubre, 2010

Violencia femenina 2

He decidido situar aquí el comentario de Athini en la antepenúltima entrada en la procura de una lectura más cómoda, pero también porque aunque oficialmente no esté reconocida, efectivamente la violencia femenina existe como muestran los casos que se citan. Nada más lejos de pretender una competición, lamentamos tanto unas muertes como las otras, la razón de que se haga esta entrada, es lo dicho: no callar para no consentir la  versión oficial. Y ahora el texto de Athini



Estos días se puede notar, una vez más, la diferencia que en los medios de comunicación se presta a los actos violentos, según sean hombres o mujeres los culpables de ellos.

Un día sí y otro también se han abierto los telediarios con las noticias de mujeres asesinadas por sus compañeros. Pero en estos últimos días, precisamente, no han faltado casos de lo contrario. Una búsqueda superficial en Google (por la palabra "detenida") ofrece los siguientes resultados:

El día cuatro, en Móstoles, una mujer le clavó unas tijeras en el cuello a su marido:
http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=540272

El día nueve, una mujer mató a su novio en Alberic; por las mismas fechas, y en Valencia una mujer apuñaló a su pareja:
http://www.levante-emv.com/sucesos/2010/10/10/detenida-alberic-matar-novio-dejarlo-campo/746319.html

Evidentemente, bastaría con presentar estas noticias con el suficiente despliegue mediático, para crear en la sociedad la impresión de que hay una conspiración femenina para exterminar a los hombres. Esto se podría aún redondear con otras noticias que ejemplificarían hasta dónde puede llegar la crueldad femenina, entre otras disponibles:

Abandona a su bebé en la basura (día 14, Albacete):
http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=552255

Recorre cinco quilómetros con su cuñada sobre el parabrisas.
http://www.20minutos.es/noticia/742905/0/cunada/encima/coche/

En Colombia, una enfermera mata a un bebé de su hospital a golpes, porque sospechaba (erróneamente) que era hijo de su marido con otra mujer:
http://www.elmundo.es/america/2010/10/15/colombia/1287106123.html


(Athini Glaucopis)

5 comentarios:

  1. Ayer mismo se podría añadir este caso si coincidiera leer La Voz de Galicia, hoy ya no, porque estas noticias en las que la agresora es ella duran un suspiro y no tienen más difusión que la local.
    http://www.lavozdegalicia.es/galicia/2010/10/15/00031287176382920508352.htm

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:24 a. m.

    Hoy mismo podemos hacer una comprobación de cómo se le quita toda visibilidad a las noticias de mujeres violentas: Ayer en Lugo una mujer apuñaló a su ex (que está muy grave) y a la nueva pareja de éste. En el momento en que escribo, la noticia no aparece ni en los medios digitales nacionales (El País, ABC, El Mundo, aunque éste último sí la recogió durante un rato ayer a la noche), ni en los gallegos (La Voz de Galicia, La Región, Faro de Vigo, El Correo Gallego), excepto en el propio diario local de Lugo (El Progreso):

    http://elprogreso.galiciae.com/nova/64849.html

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  3. El feminismo podrá argumentarlo como le parezca, pero que haya amenazas de muerte –así viene recogido en la portada del periódico que recoge esta noticia: http://www.lavozdegalicia.es/galicia/2010/10/16/00031287243520673963993.htm - reiteradas durante años que no produzcan ninguna actuación de los poderes públicos, que toda una familia se sienta aliviada después de la detención de una persona que tiene a todos en vilo porque se sabe que hará algo, puede que a algunos y algunas les resulte una actitud comprensible cuando se trata de una mujer pero absolutamente reprobable si de un hombre se trata. A mí me deja indiferente el sexo de quien lo hace y me parece incomprensible en cualquiera de los dos casos.
    Tengo la convicción de que finalmente no habrá más remedio que aceptar que tanto en un caso como en el otro la justicia y los poderes públicos deben de actuar, mientras tanto habremos de asistir al espectáculo de quienes lamentan unas muertes pero no otras, de quienes airean unos hechos pero esconden o invisibilizan otros, de quienes entienden como moralmente aceptable en una mujer aquello para lo que piden duras penas si de una hombre se trata, en fin una doble moral y un doble rasero según el género, que hace pensar en otros momentos y otras segregaciones afortunadamente hoy superadas.

    ResponderEliminar
  4. Por mucho que sepa que existe un doble rasero, verlo expuesto de forma tan clara sigue impresionandome.

    ResponderEliminar
  5. Es verdad Manu. Impresiona cuando se reúne. Si, al igual que hace el instituto de la mujer, alguien se dedicase a recopilar información sobre algunos aspectos del género, no sólo violencia, sino muchas otras cosas, quizás nos llevásemos más de una sorpresa, incluidos los que más o menos estamos pendientes de estas cuestiones.

    ResponderEliminar