Twittear

15 enero, 2011

Otro criterio a tener en cuenta

http://www.lavozdegalicia.es/opinion/2011/01/15/0003_8966952.htm


P.S. Cada año Xosé Luís Barreiro, nos ofrece sus argumentos y su opinión sobre la LIVG. Y el diagnóstico y las conclusiones se repiten años tras año: la LIVG no está sirviendo para resolver el problema para el que ha sido creada y, sin embargo, está provocando importantes distorsiones en relación, por ejemplo, con el funcionamiento de la justicia. Recientemente un editorial de El País nos recordaba que la cifra de muertas permanece invariable a lo largo de los años, y también que en los últimos cinco se han producido 470.706 denuncias y 145.166 condenas -lo que representa el 30 % de las denuncias interpuestas-.


¡Ojo! Miguel Lorente en uno más de sus malabarismo le da la vuelta a las cifras para pasar a hablar de un 30 % de absoluciones, absoluciones que como es sabido para él lo único que significan "es que no hay pruebas para romper la presunción de inocencia". Lo que  en román paladino viene a significar que el hombre es culpable mientras no se demuestre lo contrario, porque lo que no cabe cuestionar es la presunción de veracidad de la denunciante, excepto, claro está, si la denuncia afecta a su propio departamento y responsabilidad como hemos visto recientemente y abordado en otra entrada. 

En el reportaje de El Mundo en el que se recoge dicha afirmación, aparecen también los siguientes datos: “En España hay 2,81 mujeres mayores de 14 años muertas por violencia machista por cada millón frente a Europa con una media de 3,94. En Dinamarca la cifra alcanza 5,4; en Finlandia, 9,3; la "superfeminista" -insiste Echeburúa- Noruega, 3,67; y Suiza y Reino Unidos duplican la media española. Y para más inri, recuerda Boira, que las políticas de igualdad llevan mucho más tiempo implantadas en los países nórdicos.""                                                                                

Pues bien, a pesar de ser esa la realidad de las cifras, y a pesar de la pauta marcada de la perspectiva de género a nivel internacional, en ningún sitio se ha sentido la necesidad de una legislación con los caracteres misándricos de la que aquí padecemos, ni por ningún lado se ve que el tratamiento informativo ni por parte de la Administración siga las pautas de lo que aquí se está haciendo, y desde luego lo que no pasa es el silenciamiento y ocultación  de la violencia femenina que aquí se da. Como tampoco se evita que una comparativa internacional como la presente pueda ser hecha para evitar romper el prejuicio feminista de que por fuerza las cifras del país del “macho ibérico” no pueden ser menores que las de otros  que se presentan como modelos.

La ceguera feminista no puede imponerse a toda la sociedad impidiendo que este tema se aborde con los instrumentos de una sociedad del siglo XXI que no debe hacer dejación de sus responsabilidades para confiar todas sus recetas a la opinión de aquellas y aquellos que han hecho de la confirmación de esta violencia la clave de bóveda de toda su teoría explicativa de la sociedad, los géneros y la historia.  Ni puede seguir siendo un tabú, ni se puede admitir que, quien dice conocer todas las claves explicativas del problema y su solución cambie radicalmente de criterio en cada rueda de prensa que convoca para confirmar que el número de fallecidas no se detiene.  Seguir sosteniendo que la violencia de pareja tiene su origen en el deseo de dominio del hombre (como género) sobre la mujer (como género) no sólo constituye  un claro desenfoque del problema, está impidiendo avanzar en la dirección de su solución. 



3 comentarios:

  1. Anónimo10:43 a. m.

    Xosé Luis Barreiro ha tenido la valentía de venir diciendo desde el principio a este respecto lo que muy pocos se atrevían a decir, pese a que resultaba obvio para cualquier persona con un mínimo de sensatez e información. ¿Cuántos años y cuántas víctimas más harán falta para que su ejemplo cunda y la sociedad se atreva a reconocer que los remedios mágicos no funcionan (porque remedio mágico es una fórmula como "la culpa es del machismo")?

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  2. Juan María Rías3:38 p. m.

    El último o penúltimo caso contabilizado de VG del año 2009 fue, en Huelva, el de un cubano de 23 años que mató a su "pareja" brasileña de cuarenta y pico años que se dedicaba a la prostitución.

    Conste que yo el proxenetismo (y la violación) los considero la máxima expresión del denostable machismo... Es una lástima que la LIVG no lo considere igual y mantenga que el proxenetismo y la violación no son violencia de género...

    ResponderEliminar
  3. Humberto1:18 p. m.

    Leo en el reportaje de El Mundo otra prueba de la desfachatez del "Sr." Lorente. Dice con todo su morro que en 2010 ha surgido en la sociedad el debate de las denuncias falsas, que refuerza y legitima el comportamiento del maltratador. Aparte de que ese refuerzo es muy, muy discutible, se olvida interesadamente el lamentable personaje de que el asunto de las denuncias falsas lo destapó en 2005 la jueza María Sanahúja, provocando un gran escándalo entre las hordas hembristas; y que desde entonces ha estado siempre presente en la vida pública, gracias a la propia jueza, al juez Serrano y otros valientes. No es una novedad de 2010, concretamente el segundo semestre, como dice Lorente para justificar las malas estadísticas de este año. Una vez más utiliza, la mentira y la tergiversación de la realidad al servicio de sus dogmáticos intereses.

    ResponderEliminar