Twittear

08 enero, 2012

Algunas preguntas


¿Qué creéis que pasaría si se demostrase que el techo de cristal al igual que el éter resultase completamente transparente porque, tal como sucedió con esa “hipotética sustancia extremadamente ligera que se creía que ocupaba todos los espacios vacíos como un fluido”, no existiese?

¿Y que la discriminación salarial femenina es una invención? ¿Es posible que tal discriminación se produzca sin signos externos para que la economía la detecte y de forma opaca para las inspecciones de trabajo y los sindicatos? ¿Será que en realidad se pretende lo que con los  premios de los grandes torneos de tenis en los que las cuantías están igualadas para ambos sexos?

Y ¿si resultase que aplicado el mismo cuestionario de las encuestas sobre violencia doméstica a los hombres, los resultados no difirieran mucho de los que se obtienen para las mujeres? ¿Tendría algún efecto sobre la legislación que se aplica?

¿Pensáis que estas preguntas no se le plantean a la opinión pública porque son completamente disparatadas? Si no fuera así: ¿qué puede explicar tanto silencio en torno a cuestiones capitales del mundo que vivimos? ¿Será que no se trata de atenerse a razones sino de abrazar un credo?

41 comentarios:

  1. Humberto10:46 p. m.

    Hoy ha publicado El País, portavoz oficial del género, una extensa entrevista a Inmaculada Montalbán, directora del observatorio contra la violencia de género del Consejo General del Poder Judicial. Es decir, uno de los muchísimos organismos públicos dedicados a mirar con lupa la violencia machista, y hacer la vista gorda frente a todas las demás.

    Entre muchas afirmaciones discutibles, a esta buena señora se le ha escapado, ¡ay!, una gran verdad:

    "Aún hoy, atender a la casa es una de las obligaciones principales que se autoimponen ellas".

    Más claro imposible. Podríamos decir que la verdad, en este caso, viaja en "auto".

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:41 p. m.

    En el año 1992 la tenista en el momento nº 1 mundial (Martina Navratilova) perdió estrepitosamente contra el representante masculino en el llamado torneo de los sexos. En aquellos tiempos el mantra feminista incluía referrencias a la progrsión deportiva femenina que amenazaba con "avergonzar" a los hombres. La chica partía con notables ventajas, a pesar de ser la nº 1 mundial, y él, según las fuentes ocupaba el puesto nº 36 o el 200 o era un exjugador retirado hacía años. Pero la chica ganaba poco menos que el nº 1 masculino y eso era motivo de gran queja y claro indicio de gran discriminación. Claro que, si bien se ve, también podrían quejarse de discriminación los hombres del nº2 al 26 o al 200 del ranking, pues siendo mejores ganaban menos, tenían menos fama y prestigio y menos posibilidades de promoción en publicidad etc.

    Arturo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:42 p. m.

    en el comentario anterior me olvidé de incluir http://www.puntodebreak.com/2009/04/27/el-tenis-y-la-batalla-de-los-sexos

    Arturo

    ResponderEliminar
  4. Creo que si te pones un gorro de aluminio ya no te pueden controlar la mente a distancia, pero no hay que fiarse, porque son muy astutos. ¿Qué pasa con la ocultación del montaje del Hombre en la Luna? ¿Eh? ¿Eh?

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:29 a. m.

    Lo del gorro de aluminio debe funcionar, si Aloe lo dice, ella lo sabe bien pues el suyo es de aluminio anodizado, con capa de pintura de ferrita y dotado de bisera tintada de rosa que solo deja pasar la luz ultra-violeta
    Arturo

    ResponderEliminar
  6. Quizás la carga de la prueba debería estar en el otro lado. No debería ser tarea nuestra demostrar que el techo de cristal o la discriminación salarial no existe, sino de otros demostrar que sí.

    Un nuevo parecido más del feminismo con la religión.

    ResponderEliminar
  7. Aloe, responder a una pregunta con otra pregunta no permite avanzar mucho. Lo explicaba en el anterior post: hay quien cree que al igual que sucede en la legislación de género, la carga de la prueba corre, no por cuenta de quien denuncia sino del denunciado, y pretende llevar el mismo método al terreno del debate social, pero yo en esto me atengo a lo clásico y es quien afirma discriminación salarial quien la debe probar, y no son los otros los obligados a demostrar que eso no es así. Sé que tú posees infinidad de pruebas en ese sentido, sólo se pide que las muestres, pero tú prefieres hablar de un casco de aluminio, que al parecer conoces de primera mano.

    En los videos que comentamos en: Despreciando la biología, observamos esa misma actitud, ese mismo método, cuando se presentan pruebas incontestables del influjo de la biología los culturalistas dicen que los investigadores británicos ven lo que quieren ver, olvidando que eso mismo se puede decir de ellos pero con la diferencia de que en un caso hay hechos y en el otro lo único que hay es una afirmación sin otro sustento que la fe que pone en ella quien así habla. En esto me parece que Steve Pinker acierta de pleno cuando dice: Esta mentalidad no puede coexistir con una estima por la verdad, y creo que es la responsable de algunas de las lamentables tendencias de la vida intelectual de hoy. Una de estas tendencias es un manifiesto desprecio entre muchos estudiosos por los conceptos de verdad, lógica y evidencia.

    ResponderEliminar
  8. En el tema de la supuesta discriminación salarial los sindicatos hace tiempo que no añaden lo del "por el mismo trabajo". El nuevo mantra es "por trabajos equivalentes", lo cual proporciona un marco de referencia más elástico y afín al discurso de los sociólogos postmodernos de la serie noruega que hemos comentado. En uno de los episodios, cuando una socióloga con más de 20 años es cuestionada para que aporte pruebas sobre sus tesis, responde, eso si, un tanto confusa, que es "lo que ella siente" lo que le hace asumir esa certeza. Algo tan esotérico como el gorro de aluminio que propone Aloe para que nuestras mentes no sean controladas por el neofeminismo. Rebatir sus argumentos con datos y hechos es más efectivo.

    ResponderEliminar
  9. Por cierto, aquí ya hemos comentado un famoso estudio que comisionó el extinto Ministerio de Igualdad, que no encontró evidencia de discriminación salarial machista...y que cuando existía, afectaba también a los hombres. Imagino que aquel estudio se inició con unas directrices muy claras...y ni con esas.

    ResponderEliminar
  10. Me alegro de haber encontrado este blog (Gracias, Vicente).

    No es por hacerme la publicidad, pero todo a lo que te refieres (creo), lo pude reflejar aquí:

    http://intersexciones.blogspot.com/2011/09/revolucion-de-las-hembras.html

    Un saludo,

    Alena

    ResponderEliminar
  11. En todo caso yo me pondria una visera, más que una bisera (que será una caja de bises, supongo), pero no me sientan bien los gorros ni sombreros, así que no.
    Por supuesto yo no pretendo probar nada, ni mucho menos discutir sobre reglas de razonamiento científico aqui, donde ya he comprobado que son inmunes a la estadística, la historia económica y otros conocimientos que les son un estorbo.

    Solo pretendia hacer una gracia, porque los humanos somos poco caritativos con las obsesiones monotemáticas ajenas. La naturalea humana siempre me decepciona. Hasta la mía.

    ResponderEliminar
  12. Aloe, el problema de estar de vuelta y media es que una puede terminar mareada.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Humberto1:58 a. m.

    Qué mal perder tienes, Aloe. Ese comentario sobre nuestra inmunidad a los conocimientos no es sino una rabieta mal camuflada; y todo porque en este blog se te han discutido tus argumentos.
    ¿Tan insoportable te resulta?

    ResponderEliminar
  14. Humberto9:31 a. m.

    Plutarco, te agradecería muchísimo si me pudieras indicar dónde puedo encontrar ese estudio que mencionas, sobre la presunta discriminación salarial. Creo que le sacaría bastante rendimiento en mis debates sobre este tema.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo10:07 a. m.

    Perdón por la falta de ortografía, donde puse bisera quería poner visera, pero la b y la v están `pegadas en el teclado y yo soy mal mecanógrafo y ni siquiera buen escritor por lo que debería repasar antes de publicar.Siento tan grave afrenta pero ya grabé el error y espero no agravarlo más Aloe.
    Arturo

    ResponderEliminar
  16. Humberto, te adjunto dos enlaces que mencionan las carencias del "estudio Aído", los dos críticos, pero desde diferentes ópticas:

    http://www.libertaddigital.com/economia/la-realidad-desmiente-a-aido-las-empresas-espanolas-no-pagan-menos-a-las-mujeres-1276401279/

    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/tropezon/brecha/salarial/elpepusoc/20100908elpepisoc_7/Tes

    ResponderEliminar
  17. Humberto, en relación con lo del mal perder, quizá mereciera una reflexión más en profundidad.

    Un adulto que incapaz de ofrecer un argumento se refugia en que quienes carecen de ellos son los demás refleja una carencia importante.

    Pero tampoco está tan distante de quien cree que puede decir cualquier cosa porque es al otro al que corresponderá en su caso demostrar el por qué no. Y de esto en el neofeminismo hay ejemplos a dar y tomar.

    Como tampoco podemos desvincular esto de ese mensaje machacón de: "porque yo lo valgo", que en última instancia representa el colmo de la egolatría y la autosuficiencia.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo12:46 p. m.

    "aqui, donde ya he comprobado que son inmunes a la estadística, la historia económica y otros conocimientos que les son un estorbo". (Aloe dixit).


    Ya que tan aficionada a la estadística eres, Aloe, te recuerdo que hace algunos meses estuviste por aquí y llegaste a decir que en las guerras el 90% de los muertos era población no combatiente (con lo que pretendías feminizar el coste de las guerras). En aquella ocasión te requerí en varias ocasiones que copiases y pegases la referencia completa y correctamente citada de la fuente de la que decías haber tomado dicha información. Pero por varias veces te dedicaste a lanzar balones fuera, evidenciando que dicho 90% sólo existía en tu ideología.


    José

    ResponderEliminar
  19. Otra pregunta más, a tras leer esta noticia...cuando los argumentos se acaban, ¿por qué tildar al oponente de "machista" hace que la mujer se pueda salir de rositas, incluso cuando es ella la agresora y la que exhibe ideas y comportamientos fascistas?:

    http://www.elmundo.es/elmundo/2012/01/09/internacional/1326110845.html

    ResponderEliminar
  20. Plutarco, en nuestro país y con los términos cambiados hubiera supuesto una petición de dimisión.

    Curiosamente, los medios que más se hubieran empleado en tal petición no recogen la noticia.

    ¡Bendita igualdad!

    ResponderEliminar
  21. Humberto, he leído la entrevista de la que hablas en El País a Inmaculada Montalbán y francamente esperaba de quien se ocupa de estas cosas a tan alto nivel un poco más.

    Cuando la periodista le pregunta cómo se previene esta violencia cita la Educación concretamente Educación para la ciudadanía y la creación en los institutos de unos "agentes por la igualdad" que enseñaran y actuaran cuando los jóvenes inician comportamientos machistas...

    Me pregunto ¿quién elabora estas propuestas? ¿Qué concepción de la educación que se imparte en nuestras aulas se tiene para fiar a unos agentes especiales que enseñen igualdad? ¿Qué concepción se tiene de las personas y los estudiantes?

    Pero continua: Paralelamente hay que trabajar en el ámbito de la cultura y los medios de comunicación.
    ¿Cómo? ¿Qué más se propone?
    Francamente esperaba otra cosa. Dice:
    "pero si luego mi hijo y mi hija si se sienten ante el televisor, los contenidos son absolutamente estereotipados... transmiten aún roles de dominio, de sumisión...

    Me asombra la ecuanimidad mostrada en relación con la violencia hacia los niños que pretende vincularse con la violencia hacia la mujer. Aquí parece olvidar que las estadísticas dicen que mueren más niños a manos de sus madres que de sus padres. Pero no es ya que no reconozca ese dato,es que parece situar como único maltratador al varón y la verdad esto tiene difícil justificación por mucho que se retuerza el significado de las cosas.

    Sorprende también la cantidad de veces que repite la palabra empoderamiento de la mujer, creo que es la parte en que parece más franca y lo que tú señalas de que reconociendo el papel de la mujer en la reproducción de los roles se quede en la mera constatación luego de la cantidad de cosas que propone para la escuela, un lugar donde esos estereotipos ni existen en esa forma, y donde la norma es la igualdad de trato.

    En relación con las denuncias dice lo ya sabido desde hace mucho tiempo, un número elevadísimo con menos de un 30% de condenados y donde no se explica qué sucede con el 70% restante excepto que hay entre un 11 y un 12% de denuncias que se retiran en la fase de instrucción y las que puedan hacerlo en la vista misma, descartando por supuesto que haya denuncias falsas.

    Aquí entiendo yo que el ejercicio de su cargo exigiría un poco más, cuando María Sanahuja denuncia que se está enviando a la cárcel a hombres por decir a su mujer "vete a la mierda", también que existen denuncias falsas, o cuando una consejera dice que las mujeres interpretaban que poniendo una denuncia tenían derecho a casa y trabajo, o cuando desde tantos ámbitos se denuncian tantos aspectos de esta legislación, entiendo yo que estaba obligada no sólo a desmentir todas esas cosas también a mostrar una claridad en los datos y las actuaciones que no se observa por ningún lado.

    Finalmente decir que como acostumbra a suceder en gran número de mujeres feministas del más alto nivel fueron alentadas por sus padres a estudiar y de eso hace ya muchos años e incluso como sucede en su caso cita a un profesor de filosofía que tuvo mucho ascendiente sobre ella y su orientación ideológica.

    Francamente 140.000 denuncias por maltrato al año, entiendo que exigirían algo más que lamentarse del fracaso de Educación para la ciudadanía y culpar a los medios de comunicación de propagar estereotipos.

    ResponderEliminar
  22. Humberto12:05 a. m.

    Pues a mí, Emilio, la verdad es que esta gente ya ni siquiera me decepciona, lo cual es muy triste. Hace tiempo que tengo claro que los únicos requisitos necesarios para dirigir estos organismos son saber escribir "empoderamiento" sin faltas de ortografía, acatar sin rechistar las consignas del lobby hembrista, y muy poquito más. Eso incluye la inevitable perspectiva de género, es decir, medir con doble rasero la realidad, para exagerar aquellos aspectos que incriminen a los hombres y hacer la vista gorda con los que hablen mal de las mujeres. Por ejemplo, piensa que es muy grave reirse con los chistes machistas; pero le parece una nimiedad el problema de las denuncias falsas. O, en ese mismo tema, considera que sólo existen las denuncias falsas que "demostró" aquel estudio ridículo del CGPJ (las no demostradas judicialmente no existen), pero a la hora de cuantificar los malos tratos, se computan todas las denuncias presentadas (ni siquiera sentencias) y multiplicarlas por el número que se les antoje esa semana; aquí cualquier estimación chapucera es dada por válida, y cuanto más hinchada mejor.
    Un dato que revela la capacidad de esta persona es su tonto comentario de que los anuncios de contactos en los periódicos incitan a la violencia. Yo desde luego, lo veo todos los días en el autobús: en cuanto un hombre llega a esas páginas del periódico, se levanta enfurecido y golpea a la mujer que tenga más cerca. Pero bueno, ¿de dónde narices habrán sacado esta conclusión, tantas veces repetida? ¿Habrán hecho un estudio comparativo de la violencia ejercida por los lectores de El País, que lleva estos anuncios, y los de Público, que no los lleva? Increíble. Ese es el rigor y la seriedad con la que estas personas observan la realidad, por eso digo que los requisitos necesarios para estos dirigentes son mínimos.
    Otra simpleza envenenada: la violencia se acabará cuando los hombres nos manifestemos en la calle contra ella. Caramba, pues qué fácil es la solución ¿no?. ¿Y para eso mantenemos tantos observatorios, consejos, fundaciones, etc., para que la solución mágica nos la dé gratis un escritor? Lástima que los hombres, ruines y malvados como somos, no queramos hacer ese pequeño esfuerzo, que tantas vidas salvaría. Al final, los culpables de la violencia no son los maltratadores, ni siquiera los jueces y políticos que cobran por combatirla: somos los hombres, así, en bloque, que no vamos a las manifestaciones. Dentro de poco será delito, sólo para los hombres, claro, faltar a las manifestaciones que nos ordenen estas lumbreras.
    Yo pienso, sin embargo, que la violencia se terminará cuando se encarguen de combatirla personas honestas, rigurosas y preparadas, libres de prejuicios sexistas y dogmatismos. Pero viendo lo que hay, me temo que va para largo.

    ResponderEliminar
  23. Anónimo1:13 p. m.

    He dejado un comentario en la página más arriba citada de la bitácora Intersexciones. Para este comentario realicé la misma pequeña comprobación que en otras ocasiones: buscar en Google la palabra "detenida" referida a los últimos diez días. Una vez más compruebo que, si estas noticias se visualizaran y comentaran en los medios con el mismo criterio con el que se presentan aquellas en las que el agresor es un varón, sería facilísimo difundir en la sociedad la idea de que las mujeres, por el mero hecho de serlo, son criminales más que potenciales (idea, desde luego tan falsa como la que hoy es doctrina oficial sobre los varones):

    -- Detenida en Castellón por obligar a su hermanastra a prostituirse: Le imponía los horarios y tarifas y pasaba más tarde a recoger todo el dinero ganado, sin dejarle nada (11-enero-2012) http://www.lavanguardia.com/sucesos/20120110/54244786320/detenida-por-obligar-a-su-hermanastra-a-prostituirse.html

    -- Dictan prisión provisional para la joven detenida por apuñalar a otra en Sonseca ["algunos vecinos de Sonseca al tanto de lo ocurrido sitúan como trasfondo la existencia de una antigua relación sentimental entre agresora y víctima"] (10-enero-2012) http://www.latribunadetoledo.es/noticia.cfm/Provincia/20120110/dictan/prision/provisional/joven/detenida/apuñalar/otra/sonseca/A6495F6E-F1C1-CD46-C16574DB2E88ACC5


    -- "Detenida por atacar a su marido con un cuchillo en Ponferrada" (7-enero-2012) http://www.abc.es/20120107/sociedad/abci-sucesos-mujer-agrede-marido-201201071603.html


    -- "Detenidas madre e hija en Oviedo por el secuestro de la amante del marido" (6-enero-2012) http://www.farodevigo.es/sucesos/2012/01/09/detenidas-madre-e-hija-oviedo-secuestro-amante-marido/612666.html Esta noticia debe complementarse con la de que, al poco de ser detenida, esta mujer fue puesta por la juez en libertad con el único cargo de lesiones, y no el de secuestro: http://www.elcomercio.es/v/20120110/oviedo/mujer-detenida-secuestrar-amante-20120110.html

    -- "Detenida en Mallorca una inglesa de 65 años acusada de violar 29 veces a sus hijas menores" (6-enero-2012) http://ultimahora.es/mallorca/noticia/sucesos/ultimas/detenida-en-mallorca-una-inglesa-de-65-anos-acusada-de-violar-29-veces-a-sus-hijas-menores.html


    -- "Detenida una estadounidense en Alicante por llevarse a su hija de su país" (4-enero-2012) http://www.elmundo.es/elmundo/2012/01/04/valencia/1325684167.html

    -- "Detenida en Gasteiz por clavar un cuchillo a su marido en la pierna" (3-enero-2012) http://www.eitb.com/es/noticias/sociedad/detalle/806158/detenida-gasteiz-clavar-cuchillo-su-marido-pierna/

    -- "La detenida por asesinar a su compañera en Bellavista tenía una orden de alejamiento de 2006" (3-enero-2011) http://www.abcdesevilla.es/20120103/sevilla/sevi-detenida-crimen-bellavista-tenia-201201022157.html

    -- "Detenida por clavar un cuchillo de 25 cm a su marido tras una discusión en Murcia " (2-enero-2012) http://noticias.terra.es/2012/local/murcia/0102/actualidad/detenida-por-clavar-un-cuchillo-de-25-cm-a-su-marido-tras-una-discusion-en-murcia.aspx


    Y si en vez de la palabra "acusada" buscamos la palabra "detenida", podríamos agregar:

    -- La acusada de asesinar y suplantar a una amiga, fuerza el aplazamiento del juicio sustituyendo a su abogado (10-enero-2012) http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=1061679

    -- Juzgan a la acusada de matar a su marido de 32 puñaladas en Carabanchel (6-enero-2012) http://www.eleconomista.es/legislacion/noticias/3650955/01/12/Juzgan-a-la-acusada-de-matar-a-su-marido-de-32-punaladas-en-Carabanchel.html

    -- Juzgan a la acusada de ahogar a su hijo y luego abandonar su cuerpo en una maleta (6-enero-2011) http://www.antena3.com/noticias/sociedad/fiscal-pide-anos-prision-madre-acusada-matar-hijo_2012010600038.html



    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  24. La capacidad para situar la pelota en el tejado de los hombres parece infinita, lo observamos en este caso, en lo que citas de: cuando salgamos todos a la calle, pero es lo que de otro modo plantea Carmen Calvo en su artículo cuando se plantea por qué no alcanzamos la igualdad, pero es que sigues la pista de esta manifestaciones verás que siempre es así, de ahí que tantas veces tengamos la sensacion de que lo que el neofeminismo sostiene es una especie de minoría de edad para las mujeres al situar todas las responsabilidades en el hombre...

    Ultimamente se está hablando mucho de que las diferencias psicológicas entres varones y mujeres son más pronunciadas de lo que se creía, yo tengo a veces esa impresión cuando en una discusión me encuentro con dificultades de este tipo en las que pareciera que los obligados a dar cuenta de lo que sucede fuésemos nosotros quedando ellas liberadas tanto de lo que sucede como de lo que no sucede y desde luego sin que les quepa la menor responsabilidad incluso cuando se trata de medidas de su factura como por ejemplo Educación para la ciudadanía o la propia LIVG.

    ResponderEliminar
  25. El comentario anterior quiere ser continuación del debate abierto por Humberto y debe ser leído en esa clave. Cuando lo colgué fue cuando me di cuante de que por medio se había colado la importante aportación de Athini en relación con la violencia femenina, que como es sabido no es que no exista, es que hay quien pretende invisibilizarla.

    ResponderEliminar
  26. Humberto3:24 p. m.

    Abundando en el tema de la ausencia de hombres en las manifestaciones contra la violencia de género, me ha pasado varias veces que alguna mujer me lo ha echado en cara. Cuando les pregunto ¿y tú sí que vas?, me suelen mirar con perplejidad y responder que no, pero que eso no importa, no tiene nada que ver. Lo cierto es que a ese tipo de manifestaciones, concentraciones, etc., va muy poca gente en general, quiero decir que también van poquísimas mujeres: pero solo la ausencia masculina es reprobable. Sospecho que esperan de nosotros que asistamos no como un acto de protesta, no cabreados, sino más bien avergonzados, como una especie de petición pública de perdón. Porque no dejan de pensar, y aquí está el quid de la custión, que en el fondo todos somos algo culpables, en mayor o menor grado, pero culpables. De ahí esa frase que he oido varias veces recientemente: "el maltrato es un problema de los hombres que sufren las mujeres". Ojo, no se dice que sea un problema de los maltratadores, es un problema de los hombres, en general. De esa idea central brotan otras similares, como que "nuestro silencio nos hace cómplices". Por eso se trata de adosar la culpabilidad del maltrato al pensamiento machista, porque de eso es más fácil acusarnos a todos. Si eres machista, y tienen claro que casi todos lo somos, ya eres un generador de maltrato. No importa que jamás hayas maltratado a una mujer, eres culpable porque quizá lo hayas imaginado, o te hayas reído con un chiste machista, o hayas cometido el más ínfimo micromachismo, o no hayas ido a las manifestaciones pertinentes, o hayas criticado a una ministra, o… y así hasta el infinito. Parece ser que los hombres somos culpables independientemente de nuestra conducta personal, como si tuviéramos una especie de pecado original. ¿El pecado original de no ser mujeres?.

    ResponderEliminar
  27. El otro día escuché de refilón una frase de la madre de Bart en un episodio de Los Simpsom que estaba viendo mi hijo. En ese episodio Bart parece que se estaba portando más civilizadamente que en otros y por eso su madre le dice algo así: "Bart, por fin te comportas como el hijo que todas las madres queremos: una hija". Su madre parece que le absuelve de ese pecado original al que alude Humberto.

    Afortunadamente, al final del episodio Bart vuelve por sus fueros "guillermobrownianos".

    ResponderEliminar
  28. Anónimo11:11 p. m.

    Recientemente un periódico se preguntaba por el futuro de la princesa Letizia después del caso Urdangarín. Al parecer todos los otros futuros: el de la monarquía, el del rey, el del principie Felipe, deben tener para el citado diario una consideración menor.

    El conjunto de los medios parece empeñado en que los avatares de la vida de la Duquesa de Alba sean motivo de atención continua, por encima de casi cualquier otra cosa, sea que se trate de un acto cultural, un dato de la economía, o las peripecias de la política…

    Isabel Pantoja nunca tuvo tanta atención mediática, ni tanto apoyo, como ahora que va a ser juzgada por un posible delito económico.

    Todo esto me hace recordar que el episodio que todavía se viene a la mente de muchos en relación con la lucha contra el fraude fiscal, que en su momento encabezó el entonces ministro Josep Borrell, es el que tuvo como protagonista a Lola Flores, que a punto estuvo de hacer fracasar la campaña.

    Francamente, ¿alguien entiende la lógica de estos acontecimientos máxime si quienes les dan esa cobertura forman parte del entramado “de género”?

    Alberto

    ResponderEliminar
  29. Queridos Humberto y Emilio, no sé si tengo mal perder, pero en todo caso aquí todavía no lo he ejercido. No he perdido discusión alguna, suponiendo que las discusiones haya que ganarlas o perderlas (las buenas discusiones son aquellas en las que todo el mundo gana, porque todo el mundo aprende algo).
    Es humano y comprensible que cuando se reside en un espacio cerrado donde todo el mundo le da a uno la razón, se sea completamente inmune a los argumentos adversos. Es decir, no se valoran ni se evalúan seriamente, ni se busca documentación imparcial y fiable para salir de dudas, ni se hace nada. Simplemente se repite lo mismo que se había dicho antes, y se finge que se ha contestado. Como los demás le dan a uno la razón, pues tal falta de argumentos pasa desapercibida.
    A mi no me importa discutir, es más, me gusta discutir, y creo que lo hago bastante eficazmente, si el entorno es adecuado (y el nivel no me supera, porque no me voy a meter a discutir en un foro de programación o álgebra, no tengo nivel). Muchas veces he aprendido cosas discutiendo. Es mas, es como se aprende de verdad.
    Pero se tienen que dar las condiciones: un tema, no mil mezclados. Contestar a lo que se dice, no repetir lo de antes. Honestidad intelectual. Ganas de aprender.

    Saludos. Y diversión.

    ResponderEliminar
  30. Aquí preferimos la palabra debatir. Lo de discutir por discutir o, sobre si uno discute mejor que el otro es un lujo que no quiero permitirme, tienes todo el terreno para ti y seguro que ahí ganas.

    El tema va sobre el inexistente techo de cristal, o la falacia de la discriminación salarial femenina, también qué sucedería si se aplicase el mismo cuestionario de las encuestas de violencia a los hombres, y sobre eso es de lo que no dices nada.

    Por eso es más sorprendente que seas tú quien habla de honestidad y ganas de aprender, ya que el primer acto de honestidad vendría por que te centrases en el tema y no tratases de confundir.

    Aquí nadie da la razón a nadie hay un tema y en relación con eso cada uno da su opinión que puede ser coincidente o no. En tu caso sabemos que mantienes una actitud hostil a lo que aquí se dice pero desconocemos tus argumentos en relación con lo tratado. Siempre hay ocasión para aprender. Recuerda que en algún otro debate anterior te negaste a decir de donde sacabas unas cifras que no estaban en el texto que tú misma presentabas como prueba. Eso también forma parte de la honestidad intelectual y de las ganas de aprender que en algún caso supone reconocer que una se ha equivocado...

    ResponderEliminar
  31. Yo no he entrado a discutir tu entrada, solo he hecho un comentario humorístico, más acertado o menos, que para eso hay gustos.
    ¿Por qué no he entrado a discutir tu entrada?
    Cuando alguien sostiene sin pestañear ni atender a razones, ni documentarse, cosas como -por ejemplo- que los males de la Revolución Industrial no afectaron a las mujeres, entonces simplemente no merece respeto intelectual ni tomarse en serio cualquier debate con esa persona. (Si prefieres esa más seria palabra).
    Eso independientemente de lo comprensivos que queramos ser con los motivos que llevan a alguien a tal incomprensión, por ejemplo el odio visceral. Tienes derecho a tus odios y monotemas obsesivos, pero no puedes pretender que si afectan a tus facultades cognitivas, los demás hagamos como que no nos damos cuenta y finjamos que mantenemos una discusión racional. Se puede hacer algún ratillo, pero cansa y no se aprende nada.

    En cuanto a tu entrada: tú no haces afirmaciones francas, solo preguntas retóricas.
    Quien hace afirmaciones es quien debe probarlas. Haz afirmaciones, y pruébalas, si quieres o puedes.
    Mientras tanto, lo único que se puede hacer seriamente es contestar a tus preguntas.
    Voy a contestar: Si pasasen esas cosas que preguntas, sería cojonudo y estupendo. Excelente y algo para felicitarse.
    Hala, a hacer afirmaciones y probarlas, para que nos podamos alegrar todos.
    Yo lo estoy deseando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo4:28 p. m.

      http://derechosdeloshombres.blogspot.com/2012/01/honestidad-vs-ideologia.html

      Alberto

      Eliminar
  32. Francamente, Aloe, llevas mal que no se te conteste en el mismo tono que tú utilizas. Quizá tenga razón Humberto cuando dice que tienes mal perder. Cuando tu propio argumentario te lleva a contradicciones en lugar de reconocer tu error prefieres taparlo con insultos a los demás y seguir adelante como ti tal cosa. Eso sí, diciendo que es el otro quien insulta.

    Es la enésima vez que se te pide que expliques de donde sacas cifras que no están ni en las fuentes que tú misma das y lo único que se obtiene es la callada por respuesta. Te quejas de que en los hilos se cuelan cosas que no tienen que ver con la entrada, pero tú haces lo mismo sin parar de quejarte. En fin, pareciera que lo de la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace fuese de aplicación a los demás pero no a ti misma.

    Pretendes colar como broma la acusación de falta de honestidad. Y cuando esta afirmación se vuelve contra ti elevas el tono para pasar a acusar de manías y odio que solo tú ves. Tu sola te has enredado en una espiral de acusaciones a cada cual más tremenda sin más sustento que tu propia furia y enfado porque no se te toleran tus insinuaciones calumniosas.

    Entiendo que no debe ser fácil después de tanto tiempo de reinado absoluto que alguien discuta las razones del neofeminismo, pero alguna vez había de ser. Piénsalo bien, hay mucho de inquisitorial en tu pretensión de que se te dé la razón cuando no la tienes y en pretender tapar la boca de los otros porque lo que dicen no te gusta, pero has tropezado con una bitácora laica a la que la amenaza del infierno no le va a impedir seguir opinando y aportando argumentos que pongan en evidencia al neofeminismo y sus políticas.

    ResponderEliminar
  33. Humberto10:31 a. m.

    Aloe, ya sabemos que en este foro no llegamos a tu nivel, que eres una gran ganadora de discusiones y que aquí somos inmunes (sic) a los conocimientos con que tú, diosa de la visera de aluminio, intentas en vano iluminarnos. Para colmo, no salimos de ciertos monotemas obsesivos, y el propio Emilio, creador del blog, tiene "afectadas sus capacidades cognitivas". Somos un desastre, ¿podrás perdonarnos?

    En serio, no pretendas darnos lecciones de honestidad intelectual, cuando en tus intervenciones abundan las descalificaciones personales. Te quejas de que estemos a menudo de acuerdo entre nosotros, aunque lo que realmente te escuece es que no te demos a ti la razón (¿es esa la honestidad intelectual de la que te vanaglorias?).
    Tu soberbia y agresividad han superado el límite de lo ridículo para llegar a lo simplemente cansino. Esa actitud desentona mucho en este blog. Te recomiendo que abandones como modelo a Mourinho, y trates de parecerte un poco más a Cristina, que sí sabe perfectamente discrepar sin ofender.

    ResponderEliminar
  34. A ver, muchacho, cita esa enésima vez en que me has pedido datos o fuentes. ¿Datos o fuentes de qué? Solo he comentado aqui seriamente una entrada tuya, que eso sí, trataba del universo y todo lo demás al mismo tiempo (la solución es 42, como ya sabrás :-)) y en esa entrada razoné y enumeré seriamente.
    No he vuelto a hacerlo, porque es tontería. No que se pierda o se gane (ni una cosa ni otra) sino porque se pierde el tiempo, y se aburre una enseguida.

    ¿Donde y con qué fuentes has justificado tú -por ejmeplo- la afirmación de que las mujeres no sufrieron las consecuencias de la Revolución industrial? Porque yo te cité datos de fuerza laboral en Inglaterra,y creo recordar que otros también (al menos recuerdo haber buscado bastante). Tú, absolutamente ninguno.
    Por otra parte, quien hace afirmaciones extrordinarias es quien debe aportar pruebas extraordinarias. Lo que yo dije está en cualquier manual de historia económica del siglo XIX, en multitud de obras contemporáneas de la propia época (francesas e inglesas a cascoporro) y en cualquier resumen sobre la vida de la clase obrera.
    Si pretendes sostener que Napoleón no perdió la batalla de Waterloo, me temó que tendrías que ser tú quien aportara multitud de fuentes. El resto del mundo solo tiene que decirte: "Google es tu amigo. Úsalo".
    Te saco ese ejemplo porque es especialmente espectacular y no admite dudas razonables ni diferencias de criterio... a condición de que uno sepa de qué habla. Pero del resto del Universo y todo lo demás hablas con la misma ligereza y la misma falta de seriedad. Tirando a lo gordo, como quien despotrica en la barra del bar. Me parece muy bien, pero hombre, no te pongas luego de damisela ofendida diciendo que yo no pongo fuentes. Que yo no pongo fuentes. Válgame dios... :-)

    Y yo no me quejo de nada, que conste. Me parece fenomenal que hagais pandilla y red social y esteis contentos de opinar lo jmismo. Faltaría más. ¿Qué otra cosa hacemos todos en internet la mayor parte del tiempo?.
    Y tampoco me enfado. He entrado por aquí unas cuantas veces mas por curiosidad y por diversión.
    Divertiros vosotros también un poco, hombre, que la vida pasa muy rápido... :-)

    ResponderEliminar
  35. Anónimo12:55 p. m.

    Si fuera Gila utilizaría la técnica de desenmascaramiento llamada de las indirectas y dejaría caer algo asi como: !por aquí huele a troll¡ !huy¡ !como huele a troll¡

    Alberto

    ResponderEliminar
  36. Es cierto. Parece que hay una “troll” que entra aquí por divertimento. Ella misma lo ha reconocido en su último post. Como partidario del “carpe diem” y consciente del “tempus fugit”, en los últimos meses ha sido especialmente divertido leer los post de la “troll” que nos conmina a divertirnos. Gracias por hacernos la vida más alegre. Además, a pesar de citar numerosa bibliografía que respalda sus trolas de “troll”, su estrategia, una y otra vez, es la el insulto y la descalificación porque ella lo vale.

    Creo que esta bitácora ofrece un espacio de debate bastante respetuoso con las opiniones ajenas. Yo mismo he discrepado intensamente en algunos temas con su editor. La “troll” que nos ocupa no sé hasta qué punto enriquece el debate. Quizás como nota humorística y como portavoz, probablemente involuntaria, de las forma de pensar neofeminista, sea una buena herramienta de aprendizaje. Pero para eso ya tenemos programas de radio, artículos de prensa o series y documentales de TV de los que aquí nos hacemos eco. Numerosas bitácoras y periódicos establecen políticas de restricción a la participación de “trolls”, sin que por ello se vea menoscabada la calidad del debate. Es una sugerencia para el editor de esta bitácora, que me consta, que por encima de todo, valora la libertad de expresión.

    Este artículo nos recuerda los usos y costumbres de los/as “trolls” y su cultura (o falta de ella):
    http://es.wikipedia.org/wiki/Troll_(Internet)

    El artículo menciona una interesante imagen que incluyen algunas bitácoras sobre la prohibición de alimentar a los “trolls”. Cualquier respuesta “troll” a esta entrada será respondida con el…silencio.

    ResponderEliminar
  37. Anónimo7:41 p. m.

    En estos momentos de ánimos un tanto irritados, sería bueno recordar que un comentario que Aloe había dejado en otra bitácora había sido recogido aquí de forma destacada por el propio Emilio:

    http://personasnogenero.blogspot.com/2010/03/debate-educativo.html

    Hay personas que pueden resultar irritantes con una grado y una frecuencia no siempre fácilmente asumible, pero que, a pesar de todo, en otras ocasiones también dan opiniones interesantes. Me permito recomendar tolerancia. Si un comentario nos parece una mera provocación podemos sencillamente ignorarlo (en vez de entrar en guerras de descalificaciones); y, al mismo tiempo, tratar con el máximo respeto y seriedad aquellos comentarios de esta misma persona que sí contengan argumentos propiamente dichos (y aún más, si cabe, cuando estos argumentos no concuerdan con nuestros inevitables apriorismos).
    .
    Athini Glaucopis

    ResponderEliminar
  38. Athini, desconozco si has leído los hilos que tienen que ver con lo que ahora comentamos, -yo lo he vuelto a hacer para que no se me pasase nada- porque en mi opinión, tanto Humberto como yo, que somos los aludidos, no sólo hemos sido tolerantes, es que en mi caso he contestado cada uno de sus comentarios, hasta que escribió cosas como ésta:

    "Eso independientemente de lo comprensivos que queramos ser con los motivos que llevan a alguien a tal incomprensión, por ejemplo el odio visceral. Tienes derecho a tus odios y monotemas obsesivos, pero no puedes pretender que si afectan a tus facultades cognitivas, los demás hagamos como que no nos damos cuenta y finjamos que mantenemos una discusión racional. Se puede hacer algún ratillo, pero cansa y no se aprende nada."

    Desconozco en qué tipo de debate se pueden dejar pasar cosas así y hacer como que no se oye, ni se ve, ni se siente. Como lo cortés no quita lo valiente echo en falta en tu comentario alguna referencia a que ataques personales de ese tipo y algunos otros que no menciono para no alargar excesivamente esta nota, no son propios de un foro en el que de lo que se debe hablar es de ideas o posicionamientos, pero procurando el máximo respeto a las personas.

    Que no ha habido ningún apriorismo lo prueba el enlace que mencionas en tu comentario. Como tú bien sabes procuro valorar las ideas con independencia del sexo de quien las sostiene. Pero quizá tengas razón en que mejor sería que estuviésemos escribiendo otras cosas. Por ejemplo en relación con la educación, para mí un tema central en esta cuestión de la igualdad, y crucial en un país metido en una crisis como la que tenemos y donde o mejoramos educativamente o lo tendremos muy crudo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Quizá sea un buen momento para que nos tomemos un descanso y dejemos enfriar eso ánimos irritados de que habla Athini. Yo al menos espero hacerlo como mínimo unos cuantos días.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  40. Obsérvese el titular y el cuerpo de la noticia en El País.

    Más mujeres que hombres en paro

    El paro entre las mujeres aumentó un 13% en 2011 hasta los 2.433.600 millones, lo que supone un incremento de 282.200 desempleados más en el año. Cerca de la mitad (130.000), se produjeron en cuarto trimestre del año. Entre los hombres, el alza del paro fue de 294.800 frente a 2010, hasta los 2.840.100 millones.

    Tras estos ascensos, la tasa de paro masculina aumenta 1,42 puntos hasta el 22,46%, mientras que la femenina sube 1,22 puntos y se sitúa en el 23,32%.

    El mayor número de paradas se concentra en el tramo de 25 a 54 años (el 76%) y en el de 20 a 24 (12,5%). En cuanto a los hombres, el porcentaje de ellos que no tiene trabajo entre los 20 a 24 años es muy similar, sobre el 12%.

    En cuanto a la ocupación, la destrucción de empleo afectó en mucha mayor medida a los hombres con 404.000 desempleados menos, hasta los 9,8 millones. Entre las mujeres, el número de desocupadas se redujo en 196.600 en el último año.

    El titular es estrictamente verdad, pero exclusivamente referido a la tasa de paro ya que la femenina es ligeramente superior a la masculina 23,32, frente a 22,46. Pero bajo ese epígrafe se esconde que la destrucción de empleo masculino alcanzó la cifra de 404.000 empleos, frente a los 196.600 femeninos, y esta ha sido la tendencia en todo lo que llevamos de crisis, o que en términos absolutos la cifra de varones desempleados es superior en más de 400.000. No destacar el vertiginoso ritmo de destrucción de empleo masculino a lo largo de toda esta crisis, significa obviar uno de los rasgos más característicos de la misma.

    ResponderEliminar