Twittear

03 enero, 2012

Despreciando la biología


Kate Millet, la feminista que acuñó el lema “lo personal es político” en otros momentos había escrito que “en el nacimiento no hay ninguna diferencia entre los sexos” y que “la personalidad psicosocial se forma en fase postnatal”.

Sobre estos presupuestos negadores de las diferencias biológicas entre los sexos se ha construido el feminismo en los últimos decenios, visión culturalista que, sin embargo, no se limita al territorio de las ideas sobre los sexos, sino que en buena parte constituye el paradigma cultural en el que nos movemos.

Constituye el presupuesto de partida de la escuela, pero constituye también en buena medida el soporte ideológico de una izquierda que confunde biología con racismo o que interpreta que si acaso esas diferencias fueran ciertas tendríamos abonado el campo a la desigualdad, confundiendo los planos de la biología y los del derecho.

Lo cierto,  es que el neofeminismo proclama esa igualdad de origen, pero a partir de ahí, ya no tiene dificultad en proclamar todo tipo de diferencias, diferencias que por ser culturales parece que deberíamos admitir como no dañinas, incluso cuando se sitúan en niveles en los que las diferencias biológicas no dejarían de ser más que pálidos reflejos, y como dice Elisabeth Badinter,  estuviera puesta en cuestión una común humanidad.

Es por eso, que obras como la de Steven Pinker, o Louann Brizendine y tantos otros aún cuando parecen de una solidez intelectual innegable quedan limitadas en su influencia a círculos más bien reducidos y sin que las importantes cuestiones que se derivan de un enfoque así, sean exploradas para proponer cambios en la escuela y tantos otros ámbitos en los que el paradigma culturalista parece absolutamente incuestionable. Ese, sin embargo, debiera ser, en buena medida, nuestro empeño.

12 comentarios:

  1. Aquí hemos hablado de como incluso en series como Los Simpson, aparentemente inocentes, se propaga la visión extrema culturalista del neofeminismo. Lisa, por ejemplo, la hermana de Bart (protagonista gamberro de la serie con lejanas resonancias de Guillermo Brown), siempre es presentada como el no va más del neofeminismo. Sirva este vídeo para ilustrar lo dicho:

    http://vimeo.com/34411403

    ResponderEliminar
  2. En este blog se ha mencionado un estudio similar, aunque realizado en EE.UU por un equipo de sociólogos. En España los resultados parecen incluso más políticamente incorrectos: ocho de cada diez españolas priman la capacidad económica de su pareja sobre su atractivo físico. A pesar del culturalismo ideológico del neofeminismo de los últimos 50 años, el “hombre cazador” sigue avasallando al “metrosexual” (eso si, un Ronaldo con pasta seguirá “ganando” a un Paquirrin con pasta):

    http://noticias.terra.es/2012/espana/0103/actualidad/a-las-espanolas-les-importa-mas-el-dinero-de-su-pareja-que-su-atractivo.aspx

    ResponderEliminar
  3. Parece que el enlace de mi primera entrada ha sido inhabilitado: Aquí podéis ver el vídeo con algún anuncio previo:

    http://www.lavanguardia.com/television/20120102/54243888792/video-similitudes-soraya-lisa-simpson.html

    ResponderEliminar
  4. Humberto8:56 a. m.

    Si la encuesta sobre las preferencias de las españolas está bien hecha (que no pondría yo la mano en el fuego), la imagen que revela de las mujeres no las deja en muy buen lugar. O sea, que no les importa mucho que el hombre comparta o no las tareas domésticas, pero que tenga dinero sí es importante. A lo mejor no han evolucionado tanto como nos quieren hacer creer. A lo mejor el esquema patriarcal no les molesta tanto como dicen sus presuntas representantes.
    Me acuerdo ahora de esa estúpida frase que se puso tan de moda:"la mujer busca a un hombre que aún no existe, mientras que el hombre busca a una mujer que ya dejó de existir". Menuda tontería.

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente, como todos los estudios, y más los hechos en España sobre estos temas, hay que tomarlo con cautela. Lo he mencionado en cualquier caso porque alguien trajo a colación otro estudio que arrojaba resultados similares y que parecía ser riguroso, sobre las preferencias de las mujeres británicas o estadounidenses, muy similares a las españolas en cuanto a su gusto por el tamaño de la cartera del hombre.

    ResponderEliminar
  6. Lo que quizá revela con mayor claridad todo esto Humberto y Plutarco, es la facilidad con la que se pueden manipular datos y sentimientos y, se mire por donde se mire, el deterioro de la información es constante.

    Junto al dato del deterioro en la calidad, habría que señalar el verdadero pensamiento único que funciona en la información en lo relativo al género.


    En ese punto confluyen casi sin excepción todos los medios, sea cual sea su formato, y su inclinación política. La ley de igualdad, en este aspecto al menos, ha conseguido plenamente su objetivo: hacer que todos den la información según el mismo patrón de género.

    En relación con lo apuntado en relación con las tareas domésticas, conviene no olvidar que en nuestro país se considera una de las formas de la violencia de género, es decir un delito que puede llevar a la gente a la cárcel.

    ResponderEliminar
  7. ufff... Se le quitan a uno las ganas de tener pareja. Desde luego una de las tareas del hombre es volverse extremadamente selectivo en la elección de su pareja. Debido al constante avasallamiento que sufren las pobres féminas desde chiquitas, las vuelven locas ( y peligrosas ) desde pequeñitas.

    Ayer mismo, una alumna mia de tan solo 9 años me soltó que el dibujo del libro era muy machista porque el niño llevaba zapatos y la niña sandalias.

    Las madres son los principales instrumentos de propagación de la ideología hacia las nuevas generaciones (o generacionas). Otra amiga feminista a más no poder decía que quería quedarse embarazada de cualquiera y criar al hijo sola. Sola porque era "su proyecto" . Seguro que no le faltan ingenuos voluntarios.

    Por eso, uno a de saber muy bien con quien se casa y forma una familia.

    Basta ya de hombres ausentes que dicen que sí a todo.
    Basta a de que se tilde de machista cualquir condecte que no goce de la aprobación femenina.

    Un hombre ha de abrazar su masculinidad y su hombría sin sentir vergüenza de eso. Es la esencia de su identidad. Me sorprende que se hable tan poco de enseñar al hombre a decidir y a ocupar su propio espacio. Es, desde mi punto de vista, algo esencial.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo6:25 p. m.

    Sobre este mismo tema de la biología, hay una entrada en la página de Pelle Biling que merece la pena leer. Y sobre todo, ved el primer vídeo. El único inconveniente es que está en sueco con subtítulos en inglés.

    http://www.pellebilling.com/2011/12/norwegian-comedian-challenges-myths-about-nature-versus-nurture/

    (Pablo)

    ResponderEliminar
  9. Anónimo9:48 p. m.

    la clave para poder ver los videos de pelle billing es: hjernevask (copiar y pegar)
    aRTURO

    ResponderEliminar
  10. Gracias a la contraseña proporcionada por Arturo, he visto el primero de los segmentos de los documentales recomendados por Pablo. Está bastante bien, aunque me temo que no será de los que se pasen por la 2 en un futuro próximo (salvo que cambien las directrices de género en nuestra televisión pública, algo bastante inimaginable).

    ResponderEliminar
  11. Realmente sorprendente la contumacia mostrada por los noruegos en negar la biología.

    Lo que más me ha sorprendido con todo es que la sociedad que se deja entrever no parece caracterizarse por su liberalismo y apertura de mente, y más bien parece que existe un importante control ideológico sobre todas estas cosas.

    Por momentos daban la sensación de funcionarios de un país de la órbita de la extinta URSS pillados en un renuncio pero obligados a defender el dogma.

    Como dice Plutarco es una pena que no podamos ver cosas como ésta en nuestra televisión pública.

    ResponderEliminar
  12. En uno de los episodios de la serie noruega, uno de los entrevistados señala que se niega financiación a los estudios que traten de afirmar el papel de la biología, mientras se financian generosamente aquellos que refuercen el paradigma culturalista y que nieguen de manera absoluta la influencia biológica. Creo que el panorama español en las facultades de sociología o psicología no es en la actualidad muy diferente al noruego, así como en los ministerios que abordan estos temas.

    ResponderEliminar