Twittear

23 septiembre, 2012

¿Más cerca o más lejos de la igualdad?


Hay en el neofeminismo un juego perverso consistente en  seguir hablando de igualdad y equidad, en seguir sosteniendo la perfecta intercambiabilidad de los sexos, aún cuando después de dos siglos nada sustantivo nos permita sostener algo así, y ni tan siquiera sepamos si nos encontramos –de hacer caso a lo que dicen-  más cerca o más lejos de aquella sociedad de iguales que constituía el ideal a perseguir. Bien es verdad que esta aproximación se deja en cada vez mayor medida a los grupos profeministas siendo mucho más escasas esas referencias desde el núcleo central del feminismo que, a estas alturas, parece no tener ningún interés en dar explicaciones concentrando sus esfuerzos en el ejercicio como lobby. 

Los niños y las niñas, los chicos y chicas, los hombres y mujeres tienen resultados escolares muy diferentes, estudian en una proporción muy dispar  carreras distintas en uno y otro caso, se emplean siguiendo pautas y perfiles con escaso parecido y, en relación con la familia, están situados en lugares más bien contrapuestos. Es más, incluso antes de haber nacido son deseados de modo completamente desigual. Y por lo que hace a la imagen que de hombres y mujeres, del  padre y la madre proyectan los medios  cualquier parecido  entre ambos resulta mera coincidencia.

Frente a esta realidad se sigue cultivando una especie de credo que  niega los sexos en determinadas ocasiones para en otros señalarlos como lugares donde la naturaleza humana se manifiesta de forma completamente opuesta, como los polos de lo bueno y lo malo. Así por ejemplo la legislación penal de género. Y todavía en otras ocasiones se revisten de pretensión científica estudios  en los que, después de ofrecer los porcentajes en que chicos y chicas estudian en la universidad y no dar significación alguna a la clara desventaja en términos absolutos de los varones o al 80% de mujeres en medicina,  se presenta como discriminatorio que una proporción del 70 % de varones lo haga en las ingenierías o arquitectura.

Es decir,  nos encontramos ante una ideología que ha abandonado cualquier pretensión de verdad, entidad que a su juicio no existe porque todo son constructos sociales, olvidando quizá que siendo coherente habría que considerar la suya otro tanto de lo mismo; que sin complejos ha asumido su sexismo de partida y que sin ambages se ha propuesto restaurar los roles de género estableciendo como de jurisdicción femenina  los hijos y la casa, los empleos a los que, como decía ese vídeo de la U.E., para promocionar las ciencia entre las chicas,  ahora retirado, se puede ir con tacones y los labios pintados, y donde el papel reservado a los varones apenas sufre variación en lo de proveedor y protector y la única novedad estriba en que si cabe lo haya de hacer más forzado y viendo su espacio de libertad ampliamente achicado. 


15 comentarios:

  1. Sobre el vídeo, alguien que ha desarrollado conceptos como la psicomagia (creo que escribió un libro sobre esa materia de especial éxito entre el público femenino), encuentra en la entrevistada el perfecto complemento para su pensamiento mágico, del gusto de personajes tan excéntricos como Sánchez Dragó. Quizás hasta Punset, otro iluminado de género, haya paseado por su programa el pensamiento "científico" de la entrevistada. La 2 es muy sistemática en la divulgación de los conceptos más extremos y extravagantes del neofeminismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí en particular me gusta cuando dice que va utilizar la testosterona "como droga política" y cuenta casi como en secreto que se trata de un gran potenciador sexual.
      Cuando esto lo destaca una queer como experiencia, yo diría sexual, resulta un concepto revolucionario, cuando Louann Brizendine relata desde la neurociencia que el gran baño en la misma que experimentan los varones siendo todavía fetos va a marcar importantes diferencias con las niñas que no lo reciben entonces resulta conservador.

      Eliminar
    2. Anónimo1:10 p. m.

      Es muy cierto esto que dices. Se que muchs de las manifestaciones de Beatriz Preciado no gustan en el feminismo paisanil-oficial (que le llamo asi) español precisamente por decir cosas como lo de la excitación que produce la testosterona.

      A mi lo queer me llama mucho la atneción también. Lo veo con muchos mejores ojos que el abolicionismo normativo este que se ha lobbyyzado tanto

      NAcho, oviedo

      Eliminar
    3. Como imaginaba, Beatriz Preciado tuvo también su momento de gloria en el programa "divulgativo" de Punset:

      http://igualdadracional.blogspot.com.es/2012/09/beatriz-preciado-es-un-absurdo.html#.UGFXE7LN_9c

      Beatriz Preciado: “Es un absurdo científico-político pensar en el pene como un órgano masculino”

      Eliminar
  2. Casi todos los domingos, los suplementos de los periódicos nos aportan alguna exclusiva de género. Especialmente, los de El País o El Mundo. La portada de El Magazine de El Mundo nos informa hoy del centenario de la primera aparición de Tarzán. Eso sí, con las siguientes matizaciones de género: “Si hoy volviera a nacer el centenario personaje creado por Edgar Rice Burroughs sería mujer”. Y así, la portada nos muestra a la presentadora Pilar Rubio con un sugerente taparrabos y mirada felina. No cabe duda que suscitará el interés de algunos lectores y la envidia de no pocas lectoras. Dice la ebúrnea presentadora: “Como Tarzán, lanzaría mi grito contra las creencias retrógradas que someten a las mujeres”.

    En el reportaje interior, la siguiente pregunta: “¿Por qué crees que la mujer encarna hoy los valores y el espíritu de Tarzán mejor que el propio hombre?”. Respuesta de la nueva ideóloga de género, con todos los clichés conocidos: “Porque no sólo estamos al mismo nivel en formación, sino que, encima, tenemos que trabajar más duro para demostrar que valemos para el mismo puesto que ellos. Además (yo creo que debido a nuestra naturaleza), cargamos con las responsabilidades familiares y todo lo que nos echen. Tengo muchas amigas a las que admiro porque me parecen superheroínas”.

    La tarzana que lleva dentro le sale a menudo, “porque hay que trabajar duro para conseguir tus metas, cuidar de los tuyos e intentar crear armonía con el medio que te rodea. Y, sobre todo, escuchar a la naturaleza y respetarla, como hacía Tarzán”.

    Creo que portavoces como esta o la ya comentada Lucía Etxebarría son claros exponentes de la dualidad expositiva del neofeminismo que se ha descrito en esta y entradas anteriores.

    Lamento no poder incluir el enlace electrónico por ser de pago.

    ResponderEliminar
  3. Humberto5:52 p. m.

    Curiosas palabras, viniendo de una profesional de la comunicación cuyas participaciones en diferentes programas se cuentan por batacazos. Hasta el punto de que ya se ha convertido en broma habitual relacionar a Pilar Rubio con el fracaso de audiencia. ¿Se referirá a eso cuando dice que tiene que trabajar más duro para demostrar que vale para el mismo puesto que los hombres? Claro, debe ser eso, que a ella la permiten trabajar pese a llevar 4 ó 5 patinazos, mientras que a otros (y a otras no tan llamativas) les echan al primero o segundo.
    Por otro lado, ya estoy bastante harto de que mujeres como esta, que vive de su cara bonita, nos regañe a los hombres desde su atalaya de presunto esfuerzo y sacrificio. Y en cuanto al cuidado de los suyos y las responsabilidades familiares, choca que lo diga una persona que no tiene hijos, pero que lloriquea como si cuidara a una familia numerosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Básicamente, creo que el artículo que comento era una mera excusa para sacar a Pilar Rubio en taparrabos, excusa a la que su aparente ideario feminista no hizo ascos. El principal impacto comercial de la foto será entre un gran número de mujeres, que empezarán a investigar las cremas que usa, la dieta que sigue o su signo del zodiaco.

      Eliminar
  4. Anónimo8:01 p. m.

    Es tan pintoresco que no sabía donde podía encajar

    http://padresdivorciados.blogspot.com.es/2012/09/soltar-una-ventosidad-ante-su-pareja-es.html


    Alberto

    ResponderEliminar
  5. Plutarco, conectando con tu comentario de más arriba, lee esto de Cultura 3.0-Tercera cultura, que lleva por título Dopamina feminista

    http://www.terceracultura.net/tc/?p=5406

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante artículo. Hemos pasado de "por mis huevos" a "por mis ovarios". Algunas mujeres incluso utilizan indistintamente estas expresiones, en su afán de reafirmar su agresividad de género. Freud, por otra parte bastante desacreditado, seguro que nos daría una explicación basada en la envidia de pene para explicar este fenómeno (explicación que debo aclarar sería meramente literaria para mi, pero para cierta corriente feminista el psicoanálisis es un instrumento "liberador") Estoy de acuerdo con el comentario final del autor, de momento, me quedo con la neurociencia y Pinker frente a la psicomagía y la pseudociencia de género.

      Eliminar
  6. Anónimo10:29 a. m.

    Interesante escrito para la reflexión:

    http://padresdivorciados.blogspot.com.es/2012/09/espana-violencia-de-genero-hoy.html


    Alberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Indudablemente, las leyes influyen poderosamente en las sentencias que toman los jueces.

      Eliminar
    2. Anónimo6:18 p. m.

      El protocolo es muy estricto y se han cuidado mucho las feministas de procurar que todo estuviese en la ley y el juez tuviese atados pies y manos, lo que unido al riesgo que se corre si uno es benévolo con alguien que luego se muestra un maltratador, hace que todo empuje en la dirección que este señor denuncia.


      Alberto

      Eliminar
  7. Esa es la idea que todas las personas que están informadas sobre como se han implantado la leyes de género en España tenemos. Sin embargo, una conocida visitante de este blog no ha tenido reparos en culpar de la ley contra la violencia de género a los jueces que la aplican (en su mayoría juezas, cabría matizar).

    ResponderEliminar
  8. Anónimo12:42 p. m.

    http://padresdivorciados.blogspot.com.es/2012/09/mejoras-en-la-ley-de-divorcio-que.html

    Alberto

    ResponderEliminar