Twittear

17 septiembre, 2012

¿Se podrá frenar alguna vez esto?

Atentos a  esta entrada  de Malaprensa






18 comentarios:

  1. Anónimo11:18 a. m.

    Increible, realmente increible. Ana Maria Perez del Campo en todo su esplendor.

    Al lorito con la propueta del final, no dejar que los niños visiten a sus padres cuando haya INDICIOS de que es un maltratador. Claro, para ellas, cualquier varon tiene INDICIOS que es un maltratador

    ResponderEliminar
  2. Un portal que ofrece a los hombres como una mercancía más. Ante situaciones como esta, el neofeminismo recomienda que tengamos sentido del humor, que a fin de cuentas se trata de estrategias de marketing creativo. Pero todos sabemos que el peculiar sentido del humor neofeminista se troca en santa ira de género cuando se bromea sobre lo que sus ideólog@s consideran sagrado.

    http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=4103

    ¿Se agitará en su contra el ministerio de Ana Mato si esta iniciativa llega a España o la saludará como ejemplo del importante avance en materia igualitaria que tal página representa?.

    Sobre la manipulación estadística que señala Malaprensa, destaca la equiparación implícita que se hace en el artículo de que todos los hombres son “bretones”.

    ResponderEliminar
  3. Ayer El País publicaba esto:
    http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/09/17/actualidad/1347884152_242737.html

    Merecería una reflexión que quizá más adelante haga sobre esa igualdad que se pide con una mano y se niega con la otra, esa igualdad que en la política y la economía se impone por ley, pero luego se niega en tantas otras situaciones,baste recordar lo que el propio El País recogía en relación con el ejercicio de la medicina y como según ellas no importaba que fuese un campo como tantos otros muy feminizado.

    Esa igualdad que se nos impone desde Bruselas en tantos campos pero se niega en otros -nada dice respecto de la custodia compartida, el permiso paterno o las separaciones-, en fin, esa igualdad plagada de asimetría, de inequidad, de ausencia de reciprocidad y llena de privilegios.

    Y no sé qué me asombra más, si la naturalidad con la que el neofeminismo sostiene esa ética del ego, mi, me, o la ausencia de respuesta por parte de casi todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humberto10:09 a. m.

      Otro aspecto a tener en cuenta es que los campos en que las mujeres están infrarrepresentadas son numéricamente muy minoritarios. Es decir, la paridad de género en las directivas de las empresas, en los consejos de ministros, en las reales academias y similares, sólo afectarían a un puñadito de mujeres, porque el acceso a esos puestos está vetado para casi todas las mujeres, pero también para casi todos los hombres. Sin embargo, les sirve a la perfección para lo de siempre, para colocar a todas las mujeres la etiqueta de pobres víctimas. Está claro que se trata de un tema que sólo afecta a una exclusiva élite social que a la inmensa mayoría ni nos va ni nos viene.
      A cambio, la infrarrepresentación masculina sí afecta a grupos muy amplios de personas: educadores, trabajadores sanitarios, administración de justicia, etc. Este desequilibrio, sin embargo, se oculta debajo de la alfombra, se le quita importancia o se elude cuando el neofeminismo exige indignado igualdad total y a toda costa.

      Eliminar
  4. Sé que me repito, pero no me importa. Al igual que el primer día de esta bitácora, y va para siete años, me sigue llamando la atención la desorientación, la tibieza, el silencio -a veces tan espeso como el que se observa ante una manipulación tan escandalosa como la que recoge la entrada-, con el que esta sociedad reacciona o, mejor para estos casos, deja de reaccionar, ante la constante violación de principios éticos, políticos y morales por parte de quienes se han erigido en las únicas portavoces autorizadas del género femenino y que están conduciendo a esta sociedad a verdaderos callejones sin salida que, eso sí, se encargan muy eficientemente de ocultar o desvincular de su actividad, porque esa es otra de sus características están para los derechos jamás para las obligaciones.

    Quienes reúnen tanto poder pretenden además aparecer como las únicas víctimas, y es cierto que lo consiguen.

    ResponderEliminar
  5. Hola
    Me llamo Sandra y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
    Si estás de acuerdo házmelo saber.
    PD: mi email es: montessandra37@yahoo.com
    Sandra.

    ResponderEliminar
  6. Esta tarde escuchaba una tertulia en la que hablaban sobre el tema de las cuotas de mujeres en los consejos de administración, y me quedé perplejo ante la siguiente argumentación de Lucía Etxeberría: dado que las mujeres son ya mayoría en todas las carreras universitarias y en las oposiciones, la única explicación de que no haya más mujeres en los puestos directivos es que los hombres obtienen estos puestos simplemente por ser hombres.

    http://www.ondacero.es/julia-en-la-onda/gabinete/gabinete-quien-teme-mujeres_2012091800239.html

    Obviando el hecho de que a esta persona le parezca tan natural la superioridad intelectual de las mujeres (lo cual también sería un tema de debate), me imaginé a mi mismo en una entrevista de trabajo con la responsable de recursos humanos de mi empresa (me gustaría saber cuál es el porcentaje de hombres que trabajan en este puesto) para optar a un puesto de management, diciendo: sí señora, es cierto que los otros candidatos tienen más experiencia, preparación y han demostrado más aptitudes, pero como puede usted comprobar (guiño) yo soy un hombre y por lo tanto ambos sabemos que por derecho me corresponde el puesto, ¿verdad?


    Si las personas que hacen este razonamiento tan ridículo dejasen de una vez de mirar la entrepierna de de los que ocupan puestos directivos y se fijasen en su personalidad verían, quizás, que estos individuos suelen compartir ciertas características independientemente de que sean hombres o mujeres.

    Los que piden cuotas desprecian tanto a las mujeres que llegan a directivas por ser más agresivas, competitivas y trabajar más horas que cualquier hombre, como a los hombres que no llegan a directivos porque deciden no echar tantas horas y dedicarse un poco más a la vida fuera del trabajo, igual que tantas mujeres.

    En definitiva ¿quién es el sexista aquí?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de la Segunda Guerra Mundial, De Gaulle se quejaba amargamente ante Churchill de que los ingleses hacían las guerras por dinero, mientras que los franceses, por dignidad y honor. A lo que Churchill respondió: “Cada país hace las guerras para conseguir las cosas que necesita”. Lucía Etxebarria no cabe duda que es un nuevo caso del famoso “dime de lo que presumes…”. Alguien cuyo primer recurso novelesco suele ser el plagio está claro que es una prueba que contradice su principio de la superioridad intelectual femenina. Me hace gracia cuando alega el mayor número de universitarias que universitarios para forzar el establecimiento de cuotas más adelante (no se preocupa de analizar las razones de esa diferencia). Las cuotas de discriminación positiva se establecieron inicialmente en las universidades de EE.UU. para dar entrada a las minorías raciales infrarepresentadas. ¿Por qué nuestras neofeministas nacionales, tan sensibles con las minorías oprimidas, no reivindican cuotas que compensen esa infrarepresentación del varón en nuestras universidades?. ¿Por qué no les inquieta que el fracaso escolar previo a la entrada en la universidad afecte a los chicos en una proporción muy superior a la de las chicas?.

      Lucia Etxebarria posiblemente considere hilarante la web que he mencionado más arriba que oferta a los machos como una mercancía más, pero se ofenderá y tachará de machista a aquel que ponga en duda su axioma personal de la superioridad femenina.

      Eliminar
    2. El discurso neofeminista no precisa ni de coherencia, ni de solvencia, basta que apunte en la dirección presuntamente correcta y eso es lo que sucede en lo que relatas Manu. Como digo tantas otras veces sucede en estos asuntos que la mayoría de hombres reacciona como si se tratase de ruido blanco y lo oyese en una frecuencia que le hiciese dejar de prestarle atención. En mi opinión se trata de un error y sería bueno que no dejásemos pasar tantas cosas porque lo que se deja pasar terminan dándolo por bueno.

      Eliminar
    3. Plutarco, me gustaría conocer la fuente de tu comentario sobre el fracaso escolar de los chicos. ¿Sabes dónde se puede encontrar el dato en concreto?

      Eliminar
    4. Mi afirmación del mayor fracaso escolar masculino se basa en diversos estudios de diferentes países mencionados en esta bitácora. Pero símplemente googleando "fracaso escolar masculino", aparecen artículos como este:

      http://www.elconfidencial.com/tribuna/2011/fracaso-escolar-problema-principalmente-masculino-20110223-7035.html

      Contiene datos como el siguiente:

      "En 2010, según el informe Panorama de la educación Indicadores de la OCDE 2010, se graduaron de la ESO un 67% de chicos frente a un 80% de chicas. Entre los alumnos que consiguen acabar la ESO, existe otra diferencia: en concreto, un 26% de las chicas habrá repetido algún curso, mientras que, en el mismo periodo lo habrá hecho un 49% de los chicos. De nuevo se mantiene la proporción, por cada alumna que ha necesitado repetir curso, habrá dos alumnos repetidores."

      Googleando "failing boys in schools", aparecen artículos como este relativos al mundo anglosajón:

      http://www.thenational.ae/news/why-the-feminine-touch-is-failing-boys-at-school (¿Por qué el toque femenino no parece favorecer a los chicos en las escuelas?, con estadísticas de fracaso similares a las de España).

      o este:

      http://www.cbc.ca/news/canada/story/2010/01/08/f-vp-smol.html

      Eliminar
  7. Por si os interesan los vídeos de este canal:

    https://www.youtube.com/user/AsoccFEMII

    ResponderEliminar
  8. https://www.facebook.com/#!/hombresymujeres.porlaigualdad

    Hombres y mujeres por la igualdad.
    Igualdad del costo de la entrada a boliches, para hombres y para mujeres.
    Trato digno y equitativo.
    Legislación vigente.

    Derechos del consumidor.
    Cuestiones de género.

    La Plata. Argentina.
    ----------------------------

    Entrada a bares/ boliches/ discotecas/ pubs. Trato digno y equitativo.

    ¡Atención chicos y chicas! , adolescentes y jóvenes.

    El boliche/ discoteca, o cualquier otra denominación que adquiera, tanto para menores (matinée) como para mayores, tiene prohibido, tanto, hacer un cobro diferencial en las entradas, como dar un trato diferencial, por ejemplo, en lo referente a horarios de acceso, descuentos, consumiciones, según se trate de un hombre o de una mujer.

    Seguir leyendo en…
    https://www.facebook.com/#!/hombresymujeres.porlaigualdad?sk=info

    ----------------------

    Carta abierta a los bares/boliches/pubs/discotecas.
    Ciudad de La Plata. Aplicable a todo el territorio nacional.

    Sres/ sras bolicheros/ras: en los establecimientos que ustedes regentean, a la hora del encuentro, se suele hacer un planteo que genera confusión, en lugar de certezas: en vez de darle a los chicos las facilidades, ofreciéndoles el boliche como lugar de levante, para que la pase bien, se luzca y siga viniendo, inclusive recomendándoselo a colegas y cercanos, se le obstruye esa posibilidad, mediante un trato de regateo. De cercenamiento de libertades. De menoscabo. Tal planteo decepciona, humilla y lacera a los chicos.

    Veamos las actuaciones que hacen que el trato dado a los chicos, sea el anteriormente descripto.

    Seguir leyendo en…
    https://www.facebook.com/#!/hombresymujeres.porlaigualdad?sk=info

    ResponderEliminar
  9. ¿Alguien me puede decir o ha averiguado de dónde sale el dato concreto de los 2 millones?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Básicamente de la manga Eduardo, que es de donde, en general, se sacan los datos sobre las materias sensibles que maneja la ideología de género. Los pucherazos estadísticos de este feminismo son sonados aunque, en otras ocasiones hay una encuesta aunque sea muy sesgada pero algo a lo que referirse.

      En este caso entiendo que es una cifra de estos círculos como podía ser la mitad o la tercera parte que fue la que en su día dieron Bibiana Aído y Miguel Lorente, aunque también en aquel caso se trataba de pura "cocina" pues es un dato que se extrapola del número de mujeres que consideran maltratadas.

      Para mí la gran incógnita es por qué desde los ámbitos de la sociología y la estadística no se contestan con más frecuencia estos datos. Aunque entiendo que dada la forma de actuar del neofeminismo seguramente implique estar dispuesto a perder muchas cosas. En el caso de la cifra de los 800.000 que dio Bibiana Aído sucedió que ésta la atribuyó a la ONG Save the Children aunque cuando luego esta organización citaba la cifra la atribuía al Ministerio de Igualdad.

      Eliminar
    2. Es realmente increíble. Y la irresponsabilidad total de la prensa y los periodistas con este asunto. Todo esto me da un miedo y una pena terrible.

      Eliminar
    3. De esta vuelta ha sido el ABC pero en otro momento podía haber sido cualquier otro. Y como tú dices da más miedo, primero, porque se cocina en quién sabe donde y, a continuación, porque nadie parece querer freno a esto: ni fuerzas políticas, ni medios de comunicación, cualquiera que sea su signo.

      Eliminar