Twittear

29 septiembre, 2012

¿Adónde vamos?


Lo que con más frecuencia experimentamos quienes estamos atentos a lo que sucede con la custodia compartida, la ley contra la violencia de género, o si debe haber más o menos rectoras en la universidad, pero los trabajadores de la construcción está bien que sean todos varones, o no se hable de brecha de género cuando se relata que  el balance de militares muertos en misiones internacionales para el período 1987-2008  ha sido de 163 varones por 2 mujeres (Wikipedia, citado en Igualdad racional),  es un cierto estado de impotencia.

Sentimos que se nos está traicionando ya que lo que por el lado de las declaraciones se nos vende como: igualdad, equidad, no discriminación, por el lado de los hechos en nada se parece a eso. Quienes claman por el derecho de autor en cada uno de sus pasos, quienes niegan con ferocidad inusitada la custodia compartida, quienes despotrican un día sí y otro también contra los hombres son, sin embargo, quienes no dudan en calificar de machista cualquier gesto, declaración o actitud, venga o no cuento su uso. Son además quienes proclaman su victimismo desde importantísimas instancias de un poder no compartido y del que gozan en exclusiva.

Luego de un tiempo uno acaba por darse cuenta de que las categorías mentales y conceptuales en que se ha estado moviendo son todas de la factura justamente de quienes obtienen provecho con ellas. Y no me refiero ya exclusivamente al género, o a lo que signifique machista, o qué demonios querrá decir igualdad en manos de quien la violenta todos los días, sino también a que la propia historia que nos cuentan guarda escaso parecido con los hechos que pretende relatar.  La idea de feminismo es una de ellas. En un tiempo de derribo de todos los  grandes relatos el único que ha sobrevivido es el relato feminista. Y quienes hoy pretenden apropiarse de la idea resulta que no solo han dado un gran portazo en las narices a todas las feministas históricas, también han traicionado gravemente su legado.

Es por eso hace falta hacer relectura de la historia de los últimos siglos por la igualdad,  de lo que ésta signifique y si puede ser calificada de tal una sociedad que niega la custodia compartida, interpreta que los trabajos manuales, los duros y los de riesgo corresponden al varón lo mismo que las tareas de defensa y protección, castiga de modo radicalmente diferente los comportamientos de hombre y mujer en las relaciones de pareja y para con los hijos, y consideraba que no era anticonstitucional una norma que obligaba al  servicio militar obligatorio solo a los varones, por citar solo algunos ejemplos, pero en otros momentos exige una intercambiabilidad absoluta de los sexos.

Tenemos que recuperar la historia de los dos últimos siglos para saber qué ha pasado a este respecto, como precisamos saber dónde estamos y hacia dónde nos dirigimos, tenemos que decir además muy claramente que no se puede excluir al hombre como agente activo de todas estas tareas y utilizarlo exclusivamente como saco de boxeo contra el que golpear. No debe valer el anatema neofeminista que lo excluye  porque se trata  de la “clase dominante”, los “malos” o los “verdugos” en una actitud de  juez y parte que como siempre ha sucedido nunca fue garantía ni de justicia ni de equidad.

Hemos de saber con claridad qué está suponiendo para ambos sexos la legislación de género, tenemos que conocer por qué fracasan los alumnos varones o por qué es necesaria la paridad en la política o los consejos de administración de las empresas, pero no hay problema en que las alumnas en medicina o magisterio deban ser el 80 %. Debemos saber qué está pasando en los medios de comunicación y cómo es posible que el lobby neofeminista tenga  derecho de veto en la publicidad y la información. Deberíamos saber por qué la publicidad vejatoria con el varón no es calificada como sexista y si ha merecido la pena el viaje que nos retrotrae a la televisión de salsa rosa y fútbol de los viejos tiempos.

Debemos saber si es suficiente que las neofeministas declaren las ideas de: “… igualdad, justicia, derechos, libertad, autonomía, etc., son retratos más o menos sublimados de un modo de ser machista…” (Enciclopedia Oxford de filosofía, entrada: feminista, ética)  y si  una posición  así para lo que mejor esté sirviendo no será para declarar que, cualquier cosa que se haga o se diga dependerá del sexo, o la intención,  de su autor y no de su mayor o menor aproximación a algún tipo de verdad o ética compartidas.  Debemos aclarar si lo que en realidad se nos está diciendo es que el neofeminismo tiene barra libre porque la medida de la justicia de sus propuestas está en su demostrada capacidad  para imponerlas. 


27 comentarios:

  1. Anónimo5:22 p. m.

    En la sociedad actual y en los medios de comunicación -muy principalmente la TV-, cada vez con más intensidad ofrecen una imagen del hombre totalmente negativa. Ya sea por medio de los mensajes subliminares o bien a través del mensaje directo, muestran generalmente a los hombres como seres tontos, malos o débiles, siempre con referencia a la mujer. Intentan de esta manera socavar la dignidad masculina para afianzar la femenina a toda costa.
    A través de los medios de comunicación, de forma directa o subliminal, se está educando a la mujer para DESPRECIAR al hombre y todo lo que tiene que ver con él; e igualmente se educa al hombre para que éste se sienta CULPABLE ante la mujer con la finalidad de asumir ese desprecio.
    Atentamente:
    Alex

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo5:01 p. m.

      En su vertiente nacida de las discriminaciones de género masculinas, ciertos representantes de los movimientos masculinistas consideran que la misandria ha tenido y tiene también una significativa influencia social e histórica resultado de dos de las principales y más atávicas de estas discriminaciones, por un lado “la competencia extrema entre varones” y de otro “la vinculación de lo masculino al riesgo”, fruto ambas de la división de roles asignada por la Sociedad a ambos sexos en los primeros colectivos humanos en virtud de sus diferencias biológicas, la cual origino una orientación y capacitación de lo masculino para el dominio y control del medio externo, más arriesgado y dañino sobre todo en épocas pretéritas, de lo que lo era el medio interno o doméstico, asignado fundamentalmente a la mujer.

      De la primera de estas discriminaciones, “la competencia extrema entre varones”, han surgido las guerras, la desunión y el enfrentamiento masculino, la falta de solidaridad entre varones y de esta la incapacidad transmitida educativamente a los hombres para configurar un movimiento unitario masculinista en las actuales sociedades democráticas, handicap no vivido por las mujeres y que ha facilitado su movimiento particular encaminado a resolver sus propias discriminaciones, aumentando este hecho la deuda histórica de la Sociedad con los hombres, al no facilitar ésta su concienciación como grupo o movimiento unido de liberación. El feminismo agravaría esta situación al definir al hombre como privilegiado social e histórico, mentalizando aun más a la Sociedad para insensibilizarse ante las discriminaciones masculinas, hacerlas invisibles y a partir de ahí perpetuarlas.

      Fdo: Federico

      Eliminar
  2. Anónimo6:47 p. m.

    Hola Emilio, he intentado ponerme en contacto contigo de alguna manera pero veo que no está expuesto tu mail. Tengo algo que te puede interesar con respecto al ser hombre y la identidad masculina. Si te parece, escríbeme a albertopsicoterapia@yahoo.es y hablamos. Saludos y enhorabuena por tu Blog...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:03 p. m.

    No soy un consumidor de televisión pero aún no siéndolo noto lo que tú dices, la necesidad de confrontar, la imposibilidad de hablar de alguien sin tener que contraponerlo con el otro sexo. Recientemente en un informativo de TV1 se hizo un pequeño reportaje sobre el 30º aniversario de la muerte de Ingrid Bergman. Se dijeron muchas cosas elogiosas de ella, seguramente todas merecidas. Cerrando el reportaje se eligió una escena de Casablanca con los dos, y una voz en off que por todo comentario lo que dijo fue que Humphrey Bogart había tenido que ponerse alzas para estar a su altura.

    Pero si lo observáis veréis que hay una escena que se repite con más asiduidad de la que quizá debía. El azoramiento del adolescente al que lo que sea: revista, la cinta o lo que sea, que delata que se masturba. Siempre es un adolescente varón. ¿Habremos de pensar que ellas no lo hacen? Se pretenderá seguir con la hipocresía de que las mujeres no hacen esas cosas, no son infieles o no miran el culo de los tíos. Recientemente Paula Vázquez la presentadora confesó que a punto estuvo de empotrarse cuando iba en moto por quedarse mirando el culo de un tío. Es un gesto inédito en una mujer. Lo hacen pero pretenden ocultarlo para mejor considerar el comportamiento del varón de un modo diferente. Excepto, claro está, que de lo que se trate es de demostrar que se está a la última porque entonces, uf, los tíos son unos cortaos.


    Alberto

    ResponderEliminar
  4. En breve, el neofeminismo nacional se felicitará por la publicación en castellano del libro de Hanna Rosin “The End of Men”. Hanna Rosin publicó un artículo con ese título, dio una conferencia en TED , (http://www.ted.com/talks/hanna_rosin_new_data_on_the_rise_of_women.html, son interesantes los comentarios que refutan gran parte de su discurso) y ahora publica el libro.

    Es un libro profundamente misándrico y al que Pelle Billing hace referencia en su última entrada. Gracias a él, he podido leer este excelente artículo sobre el libro:
    http://www.salon.com/2012/09/11/men_arent_ending/

    La autora del artículo es María Bustillos y publicó el artículo original en LA Times, periódico progresista de California. Su conclusión: “La igualdad es el mástil que sostiene mi punto de vista en cuestiones políticas, por eso me resultó complicado leer “The End of Men” de manera objetiva, o meramente neutral, porque es evidente que Rosin cree firmemente que las mujeres son literalmente – e inherentemente- superiores a los hombres”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo8:18 a. m.

      Nuestro castizo neofeminismo nada tiene que esperar a lo que pueda decir Hanna Rosin en un libro, porque ellas están convencidas hace ya mucho tiempo, y no necesitan libros para controlar los medios de comunicación o ser decisivas en las decisiones políticas. En ningún otro país del mundo hay tanta distancia entre la paridad política aquí conseguida y la ley de divorcio aquí vigente donde casa e hijos se entienden de la mujer, como no la hay en la pérdida de garantías jurídicas de los varones y el funcionamiento de los tribunales de justicia.
      En cualquier caso lo que se nos anuncia del libro no está muy lejos de lo que se nos previene en estas últimas entradas.

      Alberto

      Eliminar
    2. No he leído el libro de Rosin, pero a juzgar por la presentación de TED, lo que dice no coincide con el discurso feminista convencional. Lo que dice el feminismo convencional es que la crisis económica, y la reconversión del modelo económico, ha afectado más a las mujeres que a los hombres. Rosin presenta datos que justamente apuntan en la dirección contraria.

      Eliminar
    3. Anónimo11:42 a. m.

      Yo creo que si bien como decís la crisis actual (sistémica y muy profunda) está afectando un poco más a los hombres, porque son los principales perdedores de empleo (aunque ellas también) y porque tienden quiza a padecer más las consecuencias psicoógicas de esa misma perdida de empleo, en la medida en que los hombres están más socializados para el trabajo y el mantenimiento de la autoestima y estatus en función del mismo. (esto sucede también con las mujeres, pero en mucha menor medida)

      Pero si creo que la crisis va a producir cambios sociales concretos y uno de ellos creo que va a ser la vuelta a situaciones donde se encuentre más frecuentemente que las mujeres ejercen roles domésticos, es decir, una vuelta atrás en la independencia económica de las mujeres, tendiendo (en parte por ellas mismas) a volver a modelos tradicionales de familia.

      Nacho, Oviedo.

      Eliminar
    4. En mi opinión Nacho, aunque se trata de un tema poco estudiado, porque ya se sabe que si afecta a los hombres importa menos, o dicho de forma más clara, las brechas de género inversas no interesan, la crisis y no solo la crisis sino en general el proceso de globalización está efectando de formas completamente dispares al empleo de hombres y mujeres, porque también afecta de forma muy distinta a sus principales nichos, sector privado en el de ellos y sector público en el de ellas.

      Y ambos sectores se ven afectados de formas completamente diferentes, pues mientras el privado está sujeto a la competencia de productos fabricados en países donde los costes de personal son mucho más reducidos, en el caso del sector público está plenamente en expansión y no está sujeto a esa competencia.

      De hecho durante la crisis se han creado más de 300.000 empleos mientras se destruía por millones en el privado. Bien es cierto que eso ha dado marcha atrás este año (180.000 empleos menos en el sector público)pero con todo la comparación de evoluciones es muy dispar.

      No es un tema para hoy porque nos tropezaremos con él muchas veces en el próximo futuro y no estaría mal que le dedicásemos algún tiempo de nuestras reflexiones y, si hay quien se sienta con fuerza incluso se anime con un monográfico.

      Eliminar
    5. Eduardo, efectivamente el neofeminismo castizo convencional que padecemos en España, sigue siendo reacio a admitir que la crisis actual ha afectado más a los hombres que a las mujeres españolas. Es un tema, como señala Emilio, que se soslaya en los debates españoles. Pero en los países anglosajones es un hecho que se plantea desde diferentes ópticas del feminismo. Rosin, por ejemplo, lo menciona en sus charlas y libros como ejemplo del advenimiento de una nueva era supremacista de género en la que su particular versión neofeminista triunfará sobre la casta inferior masculina. Pero también feministas por la igualdad, como Christina Hoff Sommers señalan que no corregir el fracaso escolar masculino y el desajuste laboral que conlleva tendrá serios efectos en una sociedad que, teóricamente, valora la igualdad. También lo hacen conocidos activistas masculinistas como Warren Farrell o Pelle Billing.

      Por cierto, en el libro de Rosin se menciona la estadística de que en muchos estados de EE.UU., en episodios relacionados con la violencia doméstica, más del 50% de las detenciones corresponden ya a mujeres, un hecho que demuestra una renovada asertividad femenina, según ella. Delirante.

      Eliminar
    6. También podría ser simplemente que las feministas castizas no leen, o se conforman con los panfletillos que les reparten desde distintas asociaciones y canonjías. Y con eso, van tirando.

      Eliminar
    7. Como nos enseñó Ockham y su famosa navaja, la teoría más simple tiene más probabilidades de ser correcta que la compleja (Einstein y su teoría de la relatividad sería el ejemplo paradigma). Las neofeministas castizas, aparte de conformarse con los panfletillos que les llegan de EE.UU. y de obscuras universidades latinoemaricanas, optan por explicaciones, supuestamente elaboradas, pero alejadas de la ciencia y cercanas a la sociología vudú de los "women studies", tan imitados en nuestras facultades patrias.

      Eliminar
  5. Me gusta la expresión neofeminismo castizo, como me había gustado lo que había dicho Nacho en la última entrada del blog de Enric cuando escribió:

    "Algo parecido escribió Paloma Uria en un libro con un titulo muy similar "El feminismo que llegó al poder". En este, trata desde una perspectiva histórica la evolución del movmiento feminista en españa, incidiendo en los aspectos que han llevado a este movimiento, lo que en estos blogs llamais neofeminismo, y que no es más que el feminismo cultural americano en version chabacana española. Generado en parte por el PSOE en los años que gobernó y potenciando aquellas asociaciones y entidades más afines a esta corriente ideológica, con su propio lobby de influencia (Mujeres progresistas, Fundacion Mujeres, Amas de casa separadas, Mujeres en red, y en grandisima medida THEMIS, etc)Paloma Uria no pertenece a ninguna de estas corrientes y sin embargo es una histórica feminista, en la línea de Empar Pineda, otra lesbiana feminista histórica que ahora es considerada outsider por su defensa de la normalización de la prostitución."

    Cuanto mejor conozcamos al neofeminismo que nos gobierna más eficaces seremos a la hora de rebatirlo y a la hora de levantar algo alternativo que cada día que pasa lo veo como una necesidad mayor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iba a añadir un comentario similar a este. El neofeminismo castizo español bebe de las fuentes de los "women studies" norteamaricanos (imitados por muchas universidades latinoamericanas), desarrollados, sobre todo, en la universidades californianas. Por eso, cualquier novedad como la que reseño en mi entrada, siempre es bienvenida para este círculo de pensamiento, aunque como señala Alberto, las neofeministas castizas desde hace tiempo no necesitan recibir lecciones. Son más papistas que las "papisas" de género. Y en el fondo, su mesianismo les emparenta con lo peor de la Inquisión, de cualquier religión, o de cualquier totalitarismo sentimental del siglo XX (nazismo, peronismo, franquismo, comunismo, castrismo, nacionalismos de diversa índole...).

      Eliminar
  6. Anónimo6:29 p. m.

    Observad sin embargo la devoción de este escudero:

    http://elpais.com/elpais/2012/09/06/opinion/1346943292_301715.html

    Juan

    ResponderEliminar
  7. Si os apetece profundizar en la crisis y sus efectos aquí tenéis un vídeo muy interesante sobre la misma
    http://www.youtube.com/watch?v=Rkit5vv8dIg

    y aquí http://www.seap.minhap.gob.es/es/servicios/empleo_publico/boletin.html

    el Boletín estadístico del personal al servicio de las administraciones públicas, ver por ejemplo páginas 32 y 33.
    Sería interesante que quien tuviese pasión por la estadística extrajese ya no digo todo, pero si algo del jugo que rezuma ese boletín.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo6:44 p. m.

    Todo el simplismo de los enfoques de género, es decir, ese enfoque que cree que hay un género bueno y otro malo, disuelto como azucarillo en esta entrada:

    http://ideas.time.com/2012/10/04/womens-inhumanity-to-women/?iid=op-main-lede

    pero también en el primer enlace que aparece citado en la misma.

    Mientras tanto por estos lares Ana María Pérez del Campo entiende que el cortijo es suyo y no entiende como alguien osa meter las narices en él sin su permiso

    http://padresdivorciados.blogspot.com.es/2012/10/los-puntos-de-encuentro-familiar.html


    Alberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante artículo de la revista Time, que por otra incluye, en otros números, artículos que refrendan la agenda neofeminista surgida en Beijing en los años 90 y en las que Hilary Clinton tuvo arte y parte significativa.

      Warren Farrel, en su libro "Why Men Earn More"", menciona una encuesta de Gallup que arroja los mismo resultados del estudio de Harvard mencionado en el primer párrafo: en la mayoría de los países desarrollados, tanto empleados como empleadas prefieren tener jefes varones, siendo no obstante EE.UU el país en el que las preferencias están más igualadas.

      Eliminar
    2. Anónimo1:32 p. m.

      No, no es tan sencillo el tema de los puntos de encuentro familiar. Sin querer yo defender a Ana Maria Pérez Del Campo, a lo que se refiere eso es que los Puntos de Encuentro Familiar, hasta ahora estaban en manos de ong´s y asociaciones de mediación familiar, y alguna asociacion feminista. Lo que se critica es que entren a gestionarlos empresas privadas puras y duras, con animo de lucro, lo que yo tampñoco considero conveniente. Como tampoco considero conveniente bajo ningún concepto que los Legionarios de Cristo se pusieran a gestionar dichos recursos.

      Nacho, Oviedo

      Eliminar
    3. Anónimo2:59 p. m.

      Quizá no me he explicado lo suficiente. Mi reproche a Pérez del Campo es que después de sembrar todo lo que tiene que ver con el derecho de familia o la violencia de género de nepotismo de género, es decir, de pretender y en buena medida conseguir que quien ocupase un puesto de esos comulgase con la "perspectiva de género" porque ya se encargaron bien las neofeministas de que así fuera desde los psicólogos que evalúan a los padres candidatos a una custodia, hasta el personal de los juzgados, pasando por agrupaciones de abogadas, renunciando de ese modo a un criterio técnico y de titulación, luego no puede lamentarse de que cuando cambia la administración se proceda del mismo modo, es decir, en base a un nepotismo de otro género pero no mayor ni menor sencillamente de otro cuño.

      Alberto

      Eliminar
  9. He descubierto por casualidad este informe exhaustivo del Bundesbank según el cual es falso que las mujeres que participan en las decisiones que toman los bancos sean más prudentes que los hombres, más bien al contrario.
    http://www.expansion.com/blogs/polo/2012/03/27/mujeres-en-los-bancos-no-gracias-dice-el.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo10:02 p. m.

      Tiene gracia que el artículo al que envía el hipervínculo recoja la noticia sólo para ridiculizarla: la autora es una mujer que, faltaría más, está convencida de que semejante informe sólo es una muestra de machismo y carcundia. Argumentos propiamente dichos la autora no da ninguno, pero como puede usar las palabras anatemizantes en contra del artículo (machista, retrógado) ya no necesita hacer el más mínimo esfuerzo intelectual. Incluso sigue con la tontería esa del "Lehman Sisters" que, como una supuesta especialista en estas cuestiones debería conocer, ha demostrado ser otra tontería más:

      http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1749-5687.2011.00149.x/abstract

      (Athini Glaucopis)

      Eliminar
    2. Hay varias cosas llamativas Athini, la primera la enorme dificultad de llegar al informe original y eso que lo intenté desde varias páginas. Finalmente colgué ese enlace pero había pasado previamente por otros muchos. A continuación lo airado de las reacciones feministas. Ninguna se para en barras y tiran todas a dar y en todas las direcciones ¿Cómo alguien se atreve a cuestionar la sacrosanta superioridad de las mujeres a la hora de la toma de decisiones?

      Estamos ante un mundo donde todo lo que molesta al género acaba siendo apartado de la vista de la gente, sean personas o estudios. Si contradicen el prejuicio de género no puede ser verdad y santas pascuas. Y lo más increíble es que la sociedad se está acostumbrando a este proceder como si se tratase de lo lógico y normal, como si la censura y el anatema volvieran a ser hechos que cuando vienen de la mano del género fueran menos repugnantes que en cualquier otro caso.

      Eliminar
    3. Es que no aprendéis. Los datos y los estudios científicos sólo cuentan como "ciencia" cuando respaldan las conclusiones feministas. En caso contrario, son basura machista.

      Eliminar
    4. Lamentable, pero así es.

      Eliminar
  10. Anónimo11:13 a. m.

    Parece mentira, pero sólo a estas alturas nos enteramos de que el petrolero 'Prestige' de tan amarga memoria es propiedad de una mujer, Effie Coulouthros, la cual se oculta detrás de un complejísimo entramado de sociedades y "hombres de paja":

    http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2012/10/12/coulouthros-hermetica-duena-prestige-citada-declarar/0003_201210G12P12991.htm

    Y, sin embargo, supuestas especialistas en "economía y género" seguirán afirmando sin pestañear que si en vez de "Lehman Brohters" hubiera sido "Lehman Sisters", etcétera, etcétera.

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  11. Anónimo10:36 p. m.

    las mujeres "malas" siempre fueron, son y serán la excepción que confirma la regla (de que las mujeres son buenas y los malos son hombres), y si no, es que fueron obligadas por un hombre, y si no por el machismo institucional o por el patriarcado tradicional y si no es que tienen que demostrar no se que al moverse en un mundo de hombres...

    Arturo

    ResponderEliminar