Twittear

05 octubre, 2012

Solo se ve lo invisible si se lo está buscando


Estoy leyendo el libro de Juan Luis Arsuaga: El collar del neandertal, cosa que os recomiendo que hagáis por lo ameno que hace el relato de la “historia” de esa humanidad paralela que constituyeron los neandertales. También recientemente estuve en la réplica de las Cuevas de Altamira y como no podía ser menos salí de allí sobrecogido por la magnitud del recorrido que hemos hecho en los escasos miles que años que nos separan, pero también por lo cerca que me hizo sentir de los seres humanos que habitaron aquellas cuevas.

Cuando escribo en la bitácora, a veces, lo hago movido por la prisa y la urgencia de comunicar algo pero, otras veces, como quisiera que fuera ésta,  con la convicción de que estamos muy lejos de entender la dialéctica de los sexos y que si avanzásemos en ese conocimiento quizá no cometeríamos la cantidad de errores que se están cometiendo en el presente. O dicho de otra manera son demasiadas las cosas que desconocemos sobre este asunto por lo que haríamos bien en  guardar una parte de nuestra inquietud e interés por algo de mayor alcance como sería explicar por qué somos como somos y nos comportamos como nos comportamos  y sobre todo por qué lo hacemos como lo hacemos en la interacción de los sexos.

En mi opinión hay un algo todavía por descubrir en las relaciones hombre-mujer que sería lo que explicaría por qué los hombres solemos ser mucho más severos en los juicios y las exigencias con otros hombres, sin embargo en la sociedad se ha instalado el sentimiento de que la única violencia existente es la que enfrenta a los sexos, peor, la perpetrada por los varones contra las mujeres. Si un grupo de hombres pretendiese basar sus exigencias frente a los demás en base a una encuesta en la que solo se recogiesen sus opiniones, el resto daríamos a esa encuesta un valor nulo, pero eso es lo que ha hecho el neofeminismo en toda Europa en relación con las mujeres y el resultado es la legislación de género y contra la violencia que todos conocemos.

Si un grupo social cualquiera pretendiese presentarse como las víctimas de ese sistema social pero al tiempo los datos indicasen una mayor esperanza de vida, la exclusión de los trabajos de riesgo y esfuerzo, el mayor consumo de cuidados de atención personal y de productos de belleza, o la aceptación pasiva de que aspectos tan sensibles como la reproducción, la educación de los hijos y el vínculo familiar  perteneciesen casi en exclusiva a ese grupo y una legislación que cubriese el acceso a aquellos ámbitos de más difícil acceso, pero sin la contrapartida de ninguna limitación en aquellos otros en los que se es mayoría, el regocijo primero y la expresión de incredulidad después seguro que serían las reacciones más comunes. Eso es lo que pasa con el grupo social: mujeres,  y tal reacción ni se produce ni ofreces visos de  ir a producirse en mucho tiempo.

En el libro citado se echa por tierra la “hipótesis de la abuela” de Kristen Hawkes y otros, para explicar el por qué de la menopausia en las mujeres pero muchas otras cosas como el cuestionamiento de nuestro papel como  proveedores o el porqué de nuestra longevidad y que fue profusamente utilizada para ahondar en la idea de que los hombres nos habíamos inventado un pasado mítico para justificar “nuestros actuales privilegios”. Por supuesto que tal cosa no afectará a la actual cruzada neofeminista para quien si el pensamiento o la ciencia no son de su agrado con atribuirle una intención patriarcal es suficiente.  Pero, por supuesto que entre los hombres la reacción no será de mucho mayor entusiasmo.

Como dijo Sherlock Holmes: Solo se puede ver lo invisible si se lo está buscando. 

12 comentarios:

  1. Anónimo11:24 a. m.

    Lo más penoso del Titanic no fue que los hombres respetasen lo de: las mujeres y los niños primero, aún sabiendo el terrible destino que aguardaba. Lo más penoso es ver cómo, en la actualidad, cuando no se oculta lo que pasó, simplemente se niega.

    Alberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo10:35 a. m.

      Lo que pasa es que los varones también han sido discriminados tradicionalmente. Y estas discriminaciones han tendido a procurar su muerte evitando la de las mujeres. Eran educados en la obligación de ser valientes, e, incluso, del desprecio por su propia vida. Ello facilitaba enviarlos a la guerra y que estuvieran dispuestos a realizar trabajos peligrosos. Aún hoy los hombres tienen un 3000% más de accidentes laborales mortales que las mujeres.
      Pero esta discriminación tradicional de los varones era legal, pues la discriminación por razón de sexo estaba permitida legalmente (no estaba prohibida). Y no sólo era legal, sino que, como hemos dicho, se trataba de que los hombres murieran en lugar de las mujeres, como sucedía en los naufragios: para los hombres hubiera sido una vergüenza salvarse ellos y dejar que las mujeres se ahogaran. Para las mujeres, no era vergüenza ninguna que ocurriera lo contrario, pues sus vidas eran las más importantes y era su derecho salvarse en primer lugar.
      Esta es una discriminación de los varones ahora olvidadada completamente. Era una discriminación, pero útil (pues evitaba que murieran mujeres) y honrosa para los varones (pues facilitaba su sacrificio útil para las mujeres y para la sociedad).
      Pero procurar la muerte de los varones a base de violar sus derechos, denigrarlos, o aunque sea ignorándolos y falseando la realidad, denigra a los varones perjudicados y a aquellos que les perjudican. Y también a las mujeres que colaboran.

      Juan

      Eliminar
  2. En relación con la última entrada de Igualdad racional, con título: Mejor que tengas "cara de niño", cuelgo esta párrafo del libro comentado en la entrada que recogiendo la misma idea le da un alcance mucho mayor. La cita dice:

    "Generalmente suele considerarse que el toro supraorbitario y la frente aplanada les darían a los neandertales un aspecto arcaico y tosco, mientras que la ausencia de toro y la frente levantada haría más airosos a los cromañones, nuestros ascendientes. Sin embargo, Björn Kurtén mira la cuestión desde otro punto de vista, el de los neandertales. Esa visera de hueso sobre los ojos les otorgaría a ellos un perfil altivo y fiero, la orgullosa mirada del águila. En cambio, los humanos modernos, con su frente globosa, carencia de toro supraorbitario y una cara más pequeña, les recordarían a los neandertales a sus propios niños. En todos los mamíferos, en efecto, tanto una frente abombada y lisa, como una cara reducida y poco proyectada, son rasgos infantiles, y, todavía más, cumplen universalmente la función de inspirar sentimientos de protección y ternura, y así inhibir la agresividad de los adultos frente a las crías (por cierto, esos mismos caracteres también son femeninos, y por la misma razón) En los dibujos animados y muñecos de animales y personas se potencian los rasgos infantiles para hacer a los personajes más simpáticos (y también esos signos se exageran, junto con los sexuales, en las representaciones femeninas). Si, como parece, tales mecanismos están grabados en nuestros genes (como en los de todos los mamíferos), ¡los cromañones debían parecerles muy tiernos a los neandertales! Tal vez descubrieran luego, a su pesar, la clase de personas (y de comportamiento) que se escondía tras una apariencia tan dulce."
    Juan Luis Arsuaga, El collar del neandertal páginas 95-96.

    ResponderEliminar
  3. El juez Serrano visibiliza en este vídeo el esperpento de la LIVG:

    http://vimeo.com/50888176#

    ResponderEliminar
  4. En esta entrada creo que no con excesivo éxito he pretendido plantear de nuevo qué pasa para que una ideología como la de género con más agujeros que un colador y unos postulados de ética de conveniencia haya alcanzado y mantenga contra viento y marea un éxito de díficil explicación. Esta misma cuestión se ha planteado también en la última entrada de la bitácora de Enric:

    http://masculinitat.blogspot.com.es/2012/10/participacion-en-las-10-jornadas.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed:+MasculinitatiPoltica+%28Masculinitat+i+pol%C3%ADtica%29

    En mi caso la pregunta de por qué tanto éxito me la hago prácticamente en cada entrada también en ésta. Tengo en mente algunas "ideas" al respecto pero están bastante inmaduras. La cita que hago en el comentario de más arriba sobre la "cara de niño" que debimos ofrecer los cromañones a los neandertales apunta en la buena dirección pero avanzar desde ese punto de partida no me parece fácil.

    En cualquier caso de lo que sí estoy convencido es que estamos dando por supuesto que, en relación con este tema, sabemos mucho más de lo que sabemos y mientras no nos desprendamos de ese prejuicio no va a ser fácil avanzar en la clarificación de las relacione entre los sexos y por qué los hombres muestran una especie de temor reverencial a enfrentarse a lo que signifique igualdad y no discriminación como lo harían en cualquier otra ocasión.

    Qué es lo que hace que abordar los temas que tienen que ver con las mujeres modifique tan profundamente los criterios que utilizaríamos para abordarlos si en lugar de como femeninos los viésemos como masculinos. En mi opinión alcanza al nivel de los genes como dice Arsuaga y, a partir de ahí, a todo lo demás.

    ResponderEliminar
  5. A mí también me parece que el reto intelectual más difícil no es ya hacer la crítica del feminismo de género, alqo que es sumamente sencillo, sino explicar por qué esta ideología, teniendo unas bases teóricas y empíricas tan endebles, sin embargo tiene tanto éxito y es tan influyente. Es probable que haya varios niveles causales implicados: desde sesgos psicológicos profundos, algunos incluso moldeados por la evolución, a causas culturales y políticas de un orden más alto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eduardo, creo que los niveles que señalas resumen bastante bien el entramado causal, que por otra parte la ideología de género no aplica cuando se centra en su visión patriarcal y explotadora del devenir histórico. Su esquema es mucho más mesianicamente simple y, por lo tanto, emocionalmente más atractivo en sus formas comunicativas. Creo que desenmascarar el juego político, que tú sitúas en un orden más alto, sería la manera de empezar a cauterizar ese temor reverencial que muchos hombres tienen a enfrentarse a lo que creen sería atacar la sacrosanta igualdad y no la evidente discriminación legal de género que los hombres padecemos en España y resto de países desarrollados. Pero aparte de esta y otro número limitado de bitácoras, y algunos autores que van por libre en algunos de los medios en los que escriben, pocas son las vías, por ahora, de desenmarañar el entramado político que propaga los informes que tan generosamente paga y que son ciencia, como señalas en otra entrada, cuando de reforzar la ideología de género se trata.

      Eliminar
    2. ...sin embargo tiene tanto éxito y es tan influyente.

      Una de las razones es seguramente que las mujeres también votan.

      Errores antiguos que traen consecuencias de largo alcance...

      Eliminar
  6. ¡Ojo! a esta noticia:

    http://www.israelnationalnews.com/News/News.aspx/150455#.UHSUtRW5Y_y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece ser que la respuesta de la ONU es a raíz de la iniciativa una organización fundada por padre israelí al que su ex mujer le denegaba sus visitas alegando una especie de "porque yo lo valgo" y respaldada por los servicios sociales de aquel país.

      La situación que el artículo describe para los padres israelíes no dista muchos de la de los norteamericanos o europeos.

      "A source on the committee said that the experts noted that there was a high suicide rate among divorced men in Israel, amounting to half of all suicides."

      Eliminar
  7. Anónimo10:58 a. m.

    Comos todas las religiones el feminismo tiene un extenso santoral que no hace otra cosa que expandirse. Si ya teníamos el día Internacional contra la Mutilación Genital Femenina (6 de febrero), el día de la mujer (8 de marzo), el día internacional de la partera (5 de mayo), el día Internacional de la mujer por la paz y el desarme (24 de mayo), el día internacional de acción por la Salud de las Mujeres (28 de mayo), el día internacional de las viudas (23 de junio), el día de la solidaridad con la lucha de las mujeres de Sudáfrica y Namibia (9 de agosto), el día internacional de la Mujer Indígena (5 de septiembre), el día Internacional en contra de la explotación y tráfico de mujeres (23 de septiembre), el día internacional de las mujeres rurales (15 de octubre), el día mundial de la menopausia (18 de octubre), el día mundial contra el cáncer de mama (19 de octubre), el día internacional contra la violencia de género (25 de noviembre)... Ahora tenemos también un día internacional de la niña (11 de octubre). Nótese que en algunos casos ya es posible incluso hacer "puente" entre algunas de estas festividades...

    http://www.elmundo.es/elmundo/2011/12/19/solidaridad/1324318656.html

    http://www.facebook.com/note.php?note_id=251928374876332

    José

    ResponderEliminar
  8. http://igualdadracional.blogspot.com.es/2012/10/las-profundidades-de-la-desechabilidad.html#.UHZ9MxW5Y_w En esta entrada de Igualdad racional, traducción de una de Pelle Billing, de algún modo se acaba aceptando que algunos trabajos sean preferente o exclusivamente masculinos.

    ¿Pensáis que eso es lo que se debe sugerir desde una página de denuncia del neofeminismo? ¿Podemos, en una sociedad como la nuestra, en la que se considera maltrato el no reparto de las tareas del hogar sin distingo de si eres camionero o el único que trabajas fuera, aceptar algo así?

    Entiendo que es una cuestión que no debemos dar por resuelta a la vista de dónde ha situado el listón el neofeminismo. Tengo la impresión de que poner una mejilla para lo que mejor ha servido hasta el presente es para que te exijan que pongas la otra.

    ResponderEliminar