Twittear

05 febrero, 2011

El CGPJ pide modificar la Ley contra la violencia de género

El Consejo General del Poder Judicial pide entre otras cosas modificar los artículos de la LIVG que resultaron más polémicos de la ley (153.1, 171.4, 172.2 y 148, que agravan las penas para los hombres) por la proliferación de recursos de inconstitucionalidad que provocaron. Para los jueces, el respaldo del Tribunal Constitucional "no ha eliminado la disparidad de las respuestas judiciales, afectando a la seguridad jurídica".


También tiene interés esta carta de Montserrat Tura a la Casa Real




Aquí podéis encontrar la carta de contestación a Montserrat Tura por parte del MInisterio de Sanidad.


Decir que, para lo que sirva con mayor claridad lo que más arriba se expone, es quizá  para medir el poder del feminismo institucional, para demostrar que ante un hecho tan trascendental como que el órgano de gobierno de los jueces está indicando que la LIVG debe dejar de ser una ley misándrica, consigan que todo suceda como en sordina. Con periódicos que ocultan esa parte del comunicado de los jueces para centrarse en otros  o que donde mayor repercusión tiene la noticia, es allí donde desearían que justamente esos fuesen los artículos que no se modificasen porque ese el sello que pusieron y desean para la Ley. En todo caso decir que con sentencia del Constitucional o sin ella, los jueces no la están aplicando de la misma forma. Por el lado masculino lo más sobresaliente está siendo el silencio. 

Lo de la carta de la señora Tura a la Casa Real es también impresionante ya que,  destapa la profunda misandria e injusticia de la LIVG con una virulencia que ninguno de los detractores hasta hoy se había atrevido a usar y lo hace en carta dirigida al Rey. En la carta además se habla de campaña contra los partidos políticos que no apoyen lo que propone… 

Los argumentos de los redactores de la respuesta  a la citada carta inciden en la falsedad histórica y el razonamiento circular  para evitar reconocer que es una ley que incumple el precepto de no discriminación por razón de sexo y que, por tanto, no puede ser una ley que pretenda la igualdad. También que, como ya es costumbre,  se eluda explicar el por qué de una disparidad tan grande entre denuncias presentadas cerca de 500.000 y resoluciones condenatorias 147.000.  Mucho menos  lo que está pasando en el mundo judicial a propósito de esta ley y su nula efectividad a la hora de su propósito último: reducir este tipo de violencia. Más bien al contrario parece que creciera cada año que pasa.



4 comentarios:

  1. Anónimo11:03 p. m.

    Por un momento pensé que esta "Montserrat Tura" era la militante socialista que, entre otros cargos, ocupó la consejería de Justicia de la Generalitat de Cataluña. Pero pronto me percaté del espejismo: la militante socialista se llama "Montserrat Tura i Camafreita".

    (Athini Glaucopis).

    ResponderEliminar
  2. En un primer momento yo tuve la misma confusión. Afortunadamente me di cuenta. La cosa tenía todavía más visos de credibilidad si pensamos que Montserrat Tura, la actual candidata en primarias a la alcaldía de Barcelona, había defendido en relación con la prostitución unas posiciones diferentes a las que en su momento fijaba Aído y que mantienen a esta país en un limbo de alegalidad tolerada donde al tiempo que se la califica como una forma de esclavitud, en Barcelona determinados locales poseen una autorización municipal para el ejercicio de la misma tal como contaba recientemente un documental de la Cuatro sobre el tema, o, que cuando no paran de producirse redadas un día sí y otro también, en la Jonquera se abre el prostíbulo más grande de Europa...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:21 p. m.

    En mi opinión los argumentos que niegan que el distinto tratamiento a hombres y mujeres no constituye discriminación son perfectas falacias. No estaría mal que algún día discutiéramos esto.

    Alberto

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:54 p. m.

    ¿Puede ser el principio de un verdadero debate social que que desemboque en la derogación de la LIVG y la desaparición de los tribunales de excepción contra los varones, cuyo nombre horrible figura ya en numerosas inscripciones de divorcio de los registros civiles?

    ResponderEliminar