Twittear

13 febrero, 2011

Sobre el blog: Mujeres

Aún cuando hace un par de días dejé este comentario: “A algunos les gusta soñar que el mundo nace con ellos. Les resulta fácil pensar que todos los hombres anteriores a él y sus amigos, si se quiere generación, actuaban según un discurso aprendido. Discurso que ya no es el suyo porque ha sido capaz de liberarse de todas las cadenas y de ese modo construir un discurso justo y libre. Pero quizá, sin apenas darse cuenta, su discurso no sea tan libre y escriba más al dictado de lo que pudiera parecer a primera vista. Por ejemplo, es capaz de escribir: los salarios de las mujeres son inferiores un 26 %, pero sería incapaz de citar un sólo caso en que una mujer cobre un 26% menos que su compañero varón por el desempeño del mismo trabajo y. para calibrar lo que en una afirmación así hay de error, hemos de pensar que debería encontrar no un caso, sino ocho millones.”  aquí

Hoy me gustaría referirme un poco más en extenso al contenido de este artículo porque me parece que resume bastante bien el argumentario de los llamados profeministas: con todos sus lugares comunes, su mala conciencia, su lenguaje de doble o triple uso, por ejemplo, la palabra posmacho primero utilizada para los comportamientos de Berlusconi o el alcalde de Valladolid, pero luego ampliada al conjunto de los hombres, excluidos como no podía ser de otra manera, gentes como él; y por qué no decirlo con total ausencia de rigor. 

Para empezar ni una sola explicación a por qué un espacio para mujeres y no uno para los hombres, como si quien gozase de los apoyos oficiales y extraoficiales no fuese el feminismo con toda su administración paralela y todos sus resortes de poder, con el apoyo sistemático a todas sus propuestas mientras las asociaciones de padres separados o los colectivos por la custodia compartida no sólo son negados y ninguneados también presentados como asociaciones de maltratadores. Como si aquí estuviera garantizada la custodia compartida y  la presunción de inocencia que estuviera en entredicho no fuera la del varón sino la de ellas.

Pero yendo más en concreto al contenido del escrito me sorprende la enorme distancia existente entre los objetivos que para dicho espacio señala Gabriela Cañas, quien los sitúa en penetrar en “los núcleos duros de la política, la empresa, la banca y los medios” y el señalado por el autor de este artículo: “Por eso, aunque el discurso igualitario pueda resultar a veces cargante, sigue haciendo falta pedagogía. Por eso hacía falta este blog.” La distancia entre lo que una y el otro dicen no pueden ser mayor,  aunque quizá nadie se atreva a negar que  se trata de un instrumento más del poder del feminismo institucional.

Otro aspecto reseñable del escrito es esa sempiterna tendencia a considerar que hay un ser humano a quien cabe exigir toda la responsabilidad y otro ser humano que por la misma queda descargado de cualquier obligación. A ese respecto: por qué confusión del posmacho en lo de abrir la puerta y ceder el paso o en lo del piropo, si después de oír del feminismo durante décadas que había que acabar con esas prácticas patriarcales, hasta situar el piropo en la categoría de acoso, la presidenta de la comisión de igualdad del Congreso y ex ministra Carmen Calvo ha expresado que a ella esas cosas le gustan… ¿De quién es la confusión?


Pero también a cuento de qué seguir hablando de los galanes que abofeteaban antes de besar cuando las cosas han cambiado tanto y ahora quienes reparten bofetadas con motivo o sin él son ellas, y desde determinadas tribunas femeninas no se tiene empacho en pedir que quién se quede en casa o renuncie a su carrera sea él. No entiendo por que seguir en el pasado si la realidad presente ha dado la vuelta a esas prácticas como un calcetín. A no ser que se nos quiera ahorrar la explicación de por qué lo que antes era detestable, ahora se  silencia o  en qué momento las bofetadas han pasado de ser machistas a justificadas.


En lo que hace referencia al trato dado a las ministras quizá sirva una simple anécdota para saber si han sido peor tratadas ellas que ellos, dado que la acusación de sexismo está presente incluso cuando quien las critica son otras mujeres, incluso mujeres feministas. Pepe Blanco harto de que Esperanza Aguirre le llamase Pepiño, se atrevió a llamarle Esperanzita una vez y fue tal la reacción que lo de Pepiño todavía continúa, lo de Esparanzita duró un día. En cualquier caso quien mejor podría explicar lo que ha pasado con ellas sea quien en su momento las nombró para después cesarlas porque interpretó que la imagen del Gobierno se había deteriorado grandemente y decidió que lo que hacía falta era un Gobierno con otra composición.


En relación a lo del menor salario valga el comentario de más arriba y en cuanto a lo de la mayor dedicación de ellas a las tareas domésticas, hay estudios internacionales claros en los que se ve que los hombres compensan ampliamente con el trabajo fuera de casa el trabajo que ellas a mayores desarrollan dentro del hogar. En cualquier caso hablar de dos colectivos con tanta heterogeneidad en su interior como son los hombres y las mujeres no puede conducir más que a apreciaciones erróneas porque las condiciones de una madre trabajadora con hijos en edad de grandes cuidados y la profesional que no tiene obligación familiar alguna la separación es tanta como la que pueda haber entre un padre trabajador con un trabajo extenuante y otro varón en situación mucho más desahogada.


Lo que a día de hoy habría que catalogar como trogloditismo es que vivamos en una sociedad donde la reivindicación de la custodia compartida esté perseguida y donde determinadas leyes no dejen de cuestionarse desde el ámbito de los tribunales pero sin posibilidad de que encuentren eco en los partidos políticos prisioneros del lobby feminista que en este terreno goza de un poder sin cortapisa. Por lo demás el uso de expresiones como “temen negociar un divorcio en desventaja” constituye un eufemismo inadmisible para hablar de algo tan dramático como las separaciones en este país, en las que miles de hombres de repente se ven alejados de su familia, sin casa y con un tercio del sueldo que ganan, sencillamente porque han decidido separarse de sus parejas.


En fin, lo que a estas alturas haría falta sería un blog, para dar voz a los cientos de hombres que después de un proceso de separación irregular no la tienen, como habría que darla para que fuese posible hablar sin anatemas ni excomuniones de custodia compartida, SAP, ley de violencia de género, y de todo aquello que sirviera para avanzar en la dirección de una sociedad de iguales donde el feminismo institucional y la mujeres no pretendiesen que todo deba ser compartible, excepto aquellas esferas en las que siempre llevaron ventaja: hijos, casa, salud… y todavía más, donde no pretendieran que el hombre afectado de no sé qué virus relacionado con la masculinidad, ha perdido su derecho a hablar sobre lo que haya de ser esa sociedad de iguales.


Ah, por cierto, puestos a buscar hay para todos y todas: http://www.abc.es/20110205/espana/abcp-poetisa-pere-navarro-20110205.html

15 comentarios:

  1. Anónimo9:54 p. m.

    ¡Feliz 2012! Si me chupas, me da goce...

    ¡Feliz 2012! Lo que quiero es que me roces...

    ¡Feliz 2012! A las Cedenillas y feminazis, que les den dos coces...

    Anonymouse Juan María R.

    ResponderEliminar
  2. Ya he echado un vistazo a ese blog, y desde luego es un refrito de tópicos que se arrastran desde hace décadas.

    Es cierto que tiene mucho éxito, a juzgar por los comentarios, pero la mayoría son de feministas radicales y de machistas que se retroalimentan.

    No cabe hacerse muchas ilusiones sobre lo que dicho blog puede aportar al debate de las cuestiones de género.

    ResponderEliminar
  3. Primero que todo la brecha salarial es un mito para seguir diciendo que las mujeres son víctimas.

    Segundo que todo debo de mencionar que los hombres profeministas son una clase muy extraña de seres humanos, traidores a su propio género que con tal de obtener la valiosísima aprobación de las mujeres venden a sus hermanos al movimiento feminista. En el mundo angloparlante se los llama "manginas".

    ResponderEliminar
  4. Brillante resumen de la situación. Deberíamos aglutinar tu blog, el de absurdistan y otros de similar calidad que reivindican una igualdad ajena a la ideología de género en un gran portal masculinista (¿es pertinente reivindicar este término?).

    Aporto el siguiente artículo, que si bien en algunos aspectos es algo simplista, ha sido publicado en periódico de tirada nacional:

    http://www.abc.es/20110214/opinion-la-tercera/abcp-tiranica-igualdad-20110214.html

    ResponderEliminar
  5. Gracias Plutarco, por mi parte no existirá ningún problema a aunar esfuerzos en lo que llamas gran portal. En relación con lo del masculinismo creo que sigue siendo una cuestión nominal porque aún no echó a andar, en el momento en que lo haga verás como con ese u otro nombre no habrá problema. Ahora sí lo hay, porque se trata de algo que va poco más allá de lo especulativo.

    En relación con lo que venimos comentando mi opinión es la de que no sólo no hay argumentos serios, ya no para un blog así, sino para ese tipo de argumentario, desmentido por cuanto estudio hecho con rigor y solvencia se ha realizado hasta el momento, y aunque duela un poco ver por escrito como se falta a la verdad, se generaliza sobre los hombres desde una soberbia ignorante, por nuestra parte debemos hacer todos los esfuerzos para ceñirnos exclusivamente a razones, evitando el insulto y desde luego no seguir su juego que tantas veces termina en el lodazal. Me parece en ese sentido muy ajustado lo que comenta Jeipi.

    No es fácil que, quien considera modelos de masculinidad a los que en el artículo aparecen, pueda entender que haya vida más allá del rasurado del vello y los calzoncillos de marca. La posmodernidad por desgracia es propicia a personajes a los que cuesta leer algo que no sea alguna revista masculina de la nueva ola. En fin, que en nuestro país en los últimos años, además de nuevos ricos, ha proliferado un tipo de hombre que se considera modelo a seguir no por lo tenga en la cabeza o la solidez de sus valores sino, porque entiende que estar a la última es seguir los dictados de determinadas revistas masculinas empeñadas en reproducir en varón el modelo consumista ya plenamente vigente para la mujer.

    ResponderEliminar
  6. Hace unos 8 años asistí unos cursos de sexología y el director del mismo, un prestigioso sexólogo, nos comentó como una conocida revista "para hombres" (creo que era FHM) financiada a su vez por un laboratorio de cosméticos (¿L`Oreal?)le propuso participar, bien pagado, en una campaña de supuestos estudios masculinos y su divulgación, que, en realidad pretendían promocionar el nuevo modelo de hombre "metroasexual" basado en el consumismo banal típico de las mujeres y a lo que muchas colaboran con la idea de "que ellos sepan lo que es matarse por mantener la figura" y otros grandes argumentos en esa línea. El antes mencionado sexólogo no acató la línea marcada y le rescindieron el contrato.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo10:37 a. m.

    Por alguna extraña razón, esta noticia no ha sido recogida en la prensa española:

    http://blogs.lainformacion.com/strambotic/2011/02/01/semen-regalo/

    (athini_glaucopis@hotmail.com)

    ResponderEliminar
  8. Sobre el consumismo femenino quizá algún día habrá que entrar viendo cómo, con total desfachatez, algunas mujeres, por ejemplo en la noticia de más arriba quien firma como Carmen, pretenden que lo de estar guapas es responsabilidad nuestra. O sea, que las tenemos tan esclavizadas que las obligamos a carísimos tratamientos de cirugía y belleza, las obligamos a subirse en zapatos de plataforma y tacón de aguja que las hace volar a 15 centímetros sobre su altura, también a lucir todo tipo de joyas y cambiar de modelo cada día...
    Mientras tanto nosotros los esclavistas nos contentamos con andar con la cara lavada y zapato a ras de suelo… Sencillamente inaudito si ese calificativo fuese capaz de expresar algo en la materia que nos ocupa, donde día tras día, se descubre el inmenso montaje y el mundo al revés que pretenden hacernos pasar por lógica de la buena. Si lo pensáis bien después de leído lo del enlace de Athini, quizá lo de Carmen no resulte tan exagerado.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, Emilio, no olvidemos que en realidad, lo de estar guapas de la muerte es "porque ellas lo valen", tal y como machaconamente les recuerdan las modelos y actrices patrocinadas por L'Oreal. ese "porque yo lo valgo" creo que ha embrutecido a tantas mujeres como los programas de telebasura a los que tan aficionadas son muchas de ellas (todos los anuncios que se ponen en este tipo de programas van dirigidos a ellas, o sea de que eso que los hombres también los ven iría en contra de todas las estrategias de mktg que los patrocinan).

    Por cierto...¿qué os parece este anuncio?.

    http://www.musicadelatele.com/tv/cancion-de/anuncio/anuncio-cerveza-voll-damm-doble-malta-gente-normal-darren-pettie-febrero-2011

    ResponderEliminar
  10. Anónimo11:00 p. m.

    ¿Cuántas veces habremos oído eso de que si las mujeres mandasen, se acabaría la corrupción y reinaría la paz y la armonía? Lástima que en Bangladés se convirtiera en el país más corrupto del mundo cuando una mujer era la jefe de estado y otra la jefe de la oposición. Y la actuación de ambas, por cierto, tampoco es que se pueda calificar de pacífica:

    http://asiabudayrollitosprimavera.blogspot.com/2007/10/dos-mujeres-y-un-destino.html

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  11. Athini, en cualquier caso, la ideología de género tiene explicaciones para todo, sus argumentos son circulares. Dirán, por ejemplo, que las mujeres que mencionas ejercían su poder conforme al modelo patriarcal y autoritario en el que fueron educadas...o algo parecido. Lo cierto es que el conflicto no es ajeno a las mujeres cuando están en posiciones de autoridad y lo podemos ver cercano a nosotros en nuestro entorno laboral. Muchas amigas y compañeras echan verdaderas pestes de sus jefas. Recordemos también el reciente episodio de la chabacana felicitación de navidad por una jefa de la DGT.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo4:10 p. m.

    En efecto, Plutarco, toda la ideología de género es un caso típico de teoría blindada, imposible de ser "falsada", como diría Popper: tanto si sucede un fenómeno como si sucede exactamente el contrario, se les va a dar siempre la misma explicación.

    Qué lástima que en "educación para la ciudadanía" no se haya incluído nada de Karl Popper.

    (Athini)

    ResponderEliminar
  13. Huy, Karl Popper en Educación para la Ciudadanía. Un liberal, que horror, igual que su amigo Hayek. Ya sabes, liberal=neoliberal=neocon=facha=machista, según la lógica que enmarca la corrección política que inspira los manuales de EpC.

    ResponderEliminar
  14. Al feminismo, y particularmente al español, todas estas cosas de falsación, verifición o acuerdo con la realidad de los hechos, le van muy grandes y han adoptado la pose de no contestar todo lo que no les convenga, por ejemplo, la falacia del menor sueldo de ellas, o tantas otras contenidas en sus famosos estudios de género que, al parecer, son verdad porque son de género.

    Baste decir, que en casi todos para reforzar lo que se dice se citan otros estudios de género y/o como citas de autoridad se recurre a otras destacadas feministas, de tal modo que unas confirman a las otras, pero sin que la verdad alumbre por ninguna parte.

    Como además estos estudios a la única regla que deben acogerse es la de género todo se resuelve en familia: el método, la contrastación del método y los resultados, sin posibilidad ni de error, ni de enmienda.

    ResponderEliminar
  15. Aunque es un poco antiguo, dejo un comentario y alguna pregunta.
    Me llama la atención aquello de la brecha salarial. Había escuchado que existía pero nunca pensé en ello hasta que hace poco, en un programa de Radio3 en el que se hablaba de la discriminación hacia la mujer, se trató el tema (y al que le dieron mucha importancia) de la diferencia entre la media de ingresos de los hombres y la media de ingresos de las mujeres.
    Resulta que la de las mujeres está en 1500 euros al mes (ya me gustaría a mi ganar eso) y la de los hombres algo así como un 26% más.
    En algún punto empezaron a hablar de la causa de esta diferencia. Resulta que los trabajos a tiempo parcial están peor pagados en términos de Euros/hora que los trabajos a tiempo completo y que el 84% de los trabajadores a tiempo parcial son mujeres.
    Y se quedan tan panchas! (eran sobretodo mujeres las invitadas al programa).
    Supongo que saben que más de una persona pensará: un momento, las mujeres que trabajan a tiempo parcial y por lo tanto ganan menos están discriminadas pero los hombres que trabajan a tiempo parcial y tambien ganan menos no lo están?

    Así que sin mencionar ese razonamiento (no vaya a ser que algún despistado se entere) te dan un argumento aún más sorprendente. La discriminación está en que las muejeres se ven OBLIGADAS a tener trabajos a tiempo parcial porque también tienen que ocuparse de la casa, los hijos, ponerse guapas (otra imposición), etc etc. y por lo tanto se ven OBLIGADAS a ganar menos.

    Y se vuelven a quedar tan panchas.
    En fin, yo flipé.

    Entonces una pregunta. Alguien tiene datos que corroboren esa supuesta brecha salarial fruto de la discriminación por parte de los hombres??? O datos que la desmientan???

    Un saludo.

    ResponderEliminar