Twittear

25 febrero, 2011

Qué, cómo, para qué

Esta es la entrada número 500 de la bitácora y una de las que quizá más me está costando escribir. Las dudas me asaltan por todos lados: la primera, si merece la pena seguir y, a partir de ahí, todas las demás. Es tan grande la magnitud de la tarea y tan escasa la capacidad de incidencia sobre lo que viene sucediendo, que no es fácil distinguir si será más lo conseguido  manteniéndose en el empeño o desistiendo del mismo.

Es verdad que después de tanto tiempo uno ya está picado del gusanillo y también resulta difícil prescindir de una actividad que ha pasado a formar parte de su  vida y, hacia la que lo empuja la constatación constante de que las cosas no marchan bien en el terreno de la igualdad, pero todo se hace poco ante la constatación de lo difícil que está resultando todo esto, sea lo que fuere esto: lucha por la igualdad, movimiento masculino, crítica del género, espacio de discusión, etc.

En cualquier caso, la constatación de que por el lado de los hombres todo está por hacer y arrancar está resultando un arduo trabajo. Como decía un comentario firmado por keltiberoi en el blog Mujeres de El País: “Queridos seres humanos con un cromosoma Y, los seres humanos con dos cromosomas X hacen bien en reclamar lo que consideran justo. El problema es nuestro, no hemos necesitado desarrollar una conciencia de género. Pero lo vamos necesitando.”

12 comentarios:

  1. Personalmente, te animo a seguir. Como sabes yo mantenía un blog sobre estos temas, pero he preferido ir centrándome en seguir el tuyo y hacer aportaciones, creo que de esta manera podremos centralizar esa nueva conciencia de género que, efectivamente, los hombres necesitamos, en un blog de calidad. Es mucho más necesario que nunca, ahora que incluso hay una ONU para mujeres (¿quizás el inicio de nuevas ONUs para colectivos que se sientan victimas del el hombre hetero, blanco, occidental?).

    ResponderEliminar
  2. Gracias Plutarco por la intención. Sobre lo demás no quiero pronunciarme ya que no sé si me haces un favor o todo lo contrario. En cualquier caso si de los apoyos recibidos dependiera el veredicto me supongo que sería claro. La verdad no sé lo que haré porque de esta u otra forma, con mayor o menor intensidad, seguiré peleando por mostrar, "visibilizar" se diría en feminista, mi descontento con la deriva actual a la que el feminismo institucional y de género está conduciendo la lucha por la igualdad y no discriminación por razón de sexo.

    ResponderEliminar
  3. No te desanimes Emilio.

    Llevo ya unos años leyendo tu bitácora y solo puedo agradecerte todo el esfuerzo de haber ido expresando por escrito lo que tantos pensamos.

    Es cierto que es muy frustrante hablar de estos temas. De nada sirve exponer la realidad y los problemas que todos conocemos, pues una y otra vez son ignorados. Dan ganas de salir corriendo y gritar, ¡pero es que no veis lo que está delante de vuestras narices!

    Involucrarte de esa forma puede pasar una factura emocional y hay que encontrar un equilibrio. No se arregla el mundo de una tacada, pero sí se puede ir influyendo poco a poco en que la gente tenga otra perspectiva, o vean que no son los únicos en darse cuenta de que algo hiede.

    En fin, enhorabuena por tu bitácora, ánimo y espero que sigas por aquí mucho tiempo.

    Bueno, o mejor dicho, espero que si no sigues por aquí sea porque por fin las cosas se empiecen a arreglar :)

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7:34 p. m.

    Llevo leyendo este y otros blog similares desde hace algún tiempo y creo que han servido al menos para que algunos hombres, y alguna que otra mujer, se haya dado cuenta de la situación en la que vivimos. Hace tres o cuatro años era casi imposible encontrar una sola opinión, en un periódico digital, contraria al dogma feminista. Actualmente las teorías artículos y noticias feminichorras son, en muchos casos, objeto de burla cuando no de ira. Algo se ha conseguido.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8:01 p. m.

    Yo no hago mas que recomendar leer tu blog, cosa que yo hago con frecuencia desde que lo descubrí hace unos meses, pero me parece fundamental aunque creas que predicas en el desierto, crear esa conciencia que efectivamente va haciendo falta y todos los que ya la tenemos hemos de poner nuestro granito de arena para ir abriendo los ojos de aquellas personas que no se han parado a darse un baño de realidad en este sentido.
    Mucha gente alucina cuando lee simplemente el primer artículo de la VIG, es la mejor manera de abrir los ojos de muchos, pues no se pueden crer hasta que lo leen que, pueda haberse hecho en estos tiempos de pretendida igualdad una ley tan desigual.
    Recuerda: ¿qué haríamos sin la gente que no para de luchar por una causa justa? y debemos recordar que si no reaccionamos cuando vemos una injusticia entonces si que es cuando ya no quedaría nada que hacer y a las demás personas, recordar también que tal vez que cuando le lleven a dormir a prisión ya no quede nadie fuera que le eche una mano......, esperemos que no.........
    Que no cunda el desaliento, eso es lo que algun@s querrían.
    Luis

    ResponderEliminar
  6. En el reader de Google a través del cual accedo a tu blog he visto que has publicado un nuevo manifiesto de los hombres que luego no aparece en tu blog. Considero que es una entrada bastante interesante. Por otra parte, creo que recomendar tu blog, hacer aportaciones, y que se convierta en puerta de acceso a estos temas no se si te favorece, pero contribuye a difundir las falacias de la ideología de género a un público más extenso.

    ResponderEliminar
  7. He leído el resumen del libro de Aaron R. Kipnis que recomiendas, tiene resonancias de Robert Bly y su Iron John. Lo compraré.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo8:56 p. m.

    Todos, yo el primero, nos desanimamos, pero me uno a los que opinan que tu blog se ha convertido en un espacio de hombres en positivo.

    Para mí, tus entradas y los comentarios son de obligatoria lectura diaria.

    Juan María

    ResponderEliminar
  9. Humberto11:45 p. m.

    ¡No jorobes, Emilio!

    No nos digas que piensas en dejar el blog, que nos hundes. Este blog es muy necesario, y aunque no se vean resultados inmediatos y palpables, sería un poco ingenuo esperarlo, te garantizo que hace mucho bien por las ideas igualitarias. Aunque el enemigo al que nos oponemos es muy poderoso, la labor que haces difundiendo tus ideas y las de otros compañeros poco a poco va calando. Ya hay una mayoría de gente (hombres y mujeres) que pensamos que el feminismo ha llegado demasiado lejos. Aún no se ha plasmado en ninguna fuerza política, asociativa o mediática, pero gracias a pioneros como tú, ya existe el caldo de cultivo. Es una lucha a largo plazo, eso debemos tenerlo muy claro para no desanimarnos.
    A nivel personal, no hace muchos meses que he descubierto tu blog, y puedo decirte que la sensación fue como la de encontrar un oasis en el desierto. Es muy importante que los hombres nos unamos contra el fascismo que se nos viene encima, y el primer paso es hablar y comunicarnos, justo lo que podemos hacer en este rincón que has creado.
    Te animo a que resistas, a que no te desanimes, porque tu voz tiene más repercusión de lo que piensas.
    Muchas gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Adjunto el enlace a una noticia que mencionas a los 2000 hombres que en España están dentro del programa de protección contra el maltrato en el hogar. El titular aquí no habla de violencia de género, ni tan siquiera de violencia doméstica, pero por lo menos menciona a estos hombres:

    http://www.elconfidencialdigital.com/Articulo.aspx?IdObjeto=27915

    ResponderEliminar
  11. Por su puesto que vale la pena seguir!!!

    ResponderEliminar
  12. Anónimo1:51 a. m.

    Hola. Es la primera vez que dejo un mensaje, pero queria decirte que leo tu bolg desde hace un año y que lo que leo aquí, no se queda aquí, sinó que me sirve para tener argumentos para questionar el feminismo en comentarios en internet o en conversaciones con la gente que conozco. Supongo que alguna de las personas que me leen o escuchan también los usan, aún sin conocer el blog, con otras personas o que les sirven para questionarse certezas.
    Domapoltres.

    ResponderEliminar