Twittear

11 mayo, 2012

¿Extremo centro?


Lo recogido por Gregorio Luri en esta entrada me parece  merecedor de comentario porque tengo la impresión de que se trata de un fenómeno nuevo pero con todos los visos de seguir extendiéndose. Tal como señala la revista Causeur efectivamente supone la irrupción femenina en la política desde unas posiciones que siendo de extrema derecha guardan diferencias con la extrema derecha de las  botas militares y las cruces de guerra; pero no por ello menos de derechas o menos xenófobas.

Lo que parece claro es que seguramente asistamos en los próximos tiempos a importantes cambios en el terreno político tal como hasta el presente lo conocíamos. La política está profundamente envejecida en Europa y cada día que pasa  la demanda de nuevas respuestas se reclama desde cada vez más  sectores de la sociedad.  En cuanto a la derechización de la política de la mano de las mujeres constituye, quizá, la mejor prueba del despiste de la izquierda empeñada en cultivar una imagen tan idealizada de ellas que, incluso ahora cuando todo es tan evidente no está sabiendo cómo interpretar  o cómo reaccionar ante lo que está sucediendo.

7 comentarios:

  1. Anónimo9:43 a. m.

    Comenta Julia en El café de Ocata: "Vaya, veo que resurge el viejo tópico de las mujeres de derechas, puede que en general la mujer sea más conservadora pero no creo que sea 'más de derechas'"

    Y lo que a mí me sorprende es su comentario.

    Alberto

    ResponderEliminar
  2. La frase del artículo de Arcadi Espada que comentaba en otro hilo, ("Las cosas han cambiado y el discurso lepenista se ha hecho aún más transversal, pura y simplemente (medítese), porque lo encarna una mujer."), nos alerta que, efectivamente, la xenofobia no siempre tiene porque ir unida a un bigote finito debajo de la nariz. En cualquier caso, los años 20 y 30 del siglo XX están llenos de fotos de mujeres, junto con hombres, levantando el brazo o apoyando purgas ideológicas de todo tipo.

    ResponderEliminar
  3. Lo que no se puede pensar es que la puesta en cuestión, que suponen algunas leyes neofeministas, de elementos básicos de un Estado de Derecho como la presunción de inocencia o determinadas garantías jurídicas de los ciudadanos, se pueda saldar de modo diferente a como lo está haciendo.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7:37 p. m.

    “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles.” Bertold Brecht
    http://www.youtube.com/watch?v=InH-iUD_7e8

    Saludos.

    Carlos

    ResponderEliminar
  5. Parece interesante el libro del que habla la última entrada de Pelle Billing, del profesor de filosofía David Benatar: The Second Sexism.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo1:11 a. m.

    Sin Palabras
    http://www.alertadigital.com/2011/03/07/la-junta-de-andalucia-falseo-el-curriculum-de-una-alto-cargo-que-suspendio-una-oposicion/
    Arturo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es importante lo que se acaba desvelando Arturo, pero mucho me temo que con el descontrol de los últimos años, lo que salga a la luz sea menos que lo que permanezca oculto.

      Eliminar