Twittear

14 junio, 2014

Asombro



Me cuesta salir del asombro. Entre el “shock de modernidad” de Madina, que a mí me suena a posmodernidad y marketing, y la posmoderna y de Pero Grullo fórmula de acatamiento a la Constitución de Pablo Iglesias, con su velada puesta en cuestión del carácter democrático de nuestro sistema político por parte de quien tiene como referentes a Hugo Chávez y la república bolivariana, no salgo de mi estupor.


Como no lo dejo de hacer cuando observo que la “mujer de Estado” prefiere el refugio en su comunidad autónoma a la espera de mejores tiempos, o la aspirante a primarias, y por tanto quien desea optar a presidenta del Gobierno, decide que nada mejor para esa tarea que pasar su último año en EE.UU. Me cuesta tanto salir del asombro con ese cúmulo de cosas, como reconocer en ésta a la roja del anterior mundial.







3 comentarios:

  1. Parsifal9:26 p. m.

    No me he enterado. ¿Qué ha pasado con Madina y Pablo Iglesias?

    ResponderEliminar
  2. Disculpa por el retraso pero no siempre es fácil cumplir con las obligaciones del blog. Siendo breve diría que la izquierda, desde el PSOE a Podemos, con total olvido de sus orígenes, se ha lanzado a una carrera tras la postmodernidad -ellos hablan sin embargo de modernidad- que no solo los ha desnaturalizado sino que lleva camino de convertirlos en una mala caricatura de lo que algún día fueron.

    Y en ese sentido el fallido lema de Madina -le duró un día- de señalar como gran objetivo para un país con seis millones de parados, un "shock de modernidad", no hace más que recordar que Zapatero hace unos meses y motu proprio y cuando ni se vislumbraba una posible salida de la crisis, afirmó que el principal reproche que le hacía a Mariano Rajoy era haber suprimido la asignatura de Educación para la ciudadanía.

    Ahora Pedro Sánchez nos propone un federalismo asimétrico con un estatus especial para Cataluña, lo cual no deja de significar privilegio territorial y ¡eso en un partido que se considera depositario de la igualdad!. Bien cierto es que ya en el terreno del género no tuvieron ni tienen ningún tipo de dificultad en cargarse el principio de igualdad jurídica, y también socioeconómica.

    En cuanto a Podemos otro tanto de lo mismo. Los separa del PSOE su magnitud como partido y sus años de existencia, pero están tocados de la misma fiebre postmoderna y la misma incongruencia con cualquier legado de izquierda sea que nos refiramos a la cuestión territorial, la de clase o la de género.

    ResponderEliminar
  3. En lo de caricatura de lo que algún día fueron me refiero al PSOE ya que Podemos es prácticamente un recién nacido.

    ResponderEliminar